La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Eslovenia’

Velika noč, la Semana Santa eslovena

sábado, marzo 22nd, 2008

La Semana Santa en Eslovenia se vive de manera totalmente diferente a Galicia. Los días grandes empezaron ayer, viernes de “Post”, en el cual se rememora la larga noche de Jesús o “Velika noč”. Ljubljana se llenó de huevos coloreados, conejos con cestas llenas de caramelos y mucha comida. La Semana Santa eslovena se vive a lo grande. Aunque no haya procesiones, la religión es el punto fuerte de estas fiestas, donde se observa que los habitantes de este país son grandes católicos practicantes, tanto los jóvenes como los viejos.

Tras el Post o Velika noč viene la gran fiesta: la comida típica de hoy está compuesta por huevos coloreados (que simbolizan las gotas de sangre de Jesús en la cruz), jamón cocido (que simboliza su cuerpo) y el “hren”: este es un vegetal extremadamente picante que nos hará llorar, y representa los clavos de la cruz de Cristo . De postre, la famosa “potica”: una especie de tarta rellena de una crema con nueces, pasas y ron.

Proceso de coloraciónPintandoSecandoMesa final
El proceso de coloración de los huevos se lleva a cabo en todas las casas y es una tradición que se sigue a rajatabla. Comenzamos cociendo los huevos e hirviendo un cazo de agua, donde echaremos el colorante. Normalmente en nuestra casa usamos el color rojo, símbolo de la sangre, pero mucha gente elige toda variedad de gamas, adornos, etc… que más tarde conseguiremos con el típico intercambio de huevos entre familiares y amigos. Una vez los huevos estén cocidos, los introduciremos en el cazo con colorante durante unos siete minutos, dejándolos luego secar al aire. Después, se pone la mesa con manteles decorados y se deja todo listo para la celebración, dejando aparte una muestra de cada alimento dentro de la cesta que llevaremos con nosotros a la siguiente etapa del día: antes de empezar a comer hay que acudir a la iglesia, donde el cura oficiará una corta ceremonia para bendecir las cestas de comida de todos los feligreses. Primero rezará una oración para bendecir el pan, luego vienen las bendiciones del jamón, el hren y la potica. Tras la bendición, arroja agua bendita e incienso, y el cura de nuestra parroquia suele saludar a todo el mundo, uno por uno, dándonos luego luz verde para ir a llenar nuestros estómagos hambrientos, ya que antes de este rito es obligatorio el ayuno. Esta ceremonia se oficia una vez cada hora durante todo el día, aunque la gente suele acudir temprano, A pesar de estar totalmente nevado y hacer mucho frío, las iglesias se llenaron hasta los topes y apenas tuve espacio para sostener la bolsa de comida. He de decir que es la primera vez en muchos años que nieva en un día como hoy.

Feliz Semana Santa a todos!

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

Supervivencia y elecciones

jueves, marzo 13th, 2008

Como muchos gallegos, yo también he decidido dejar mi tierra. Somos una región viajera, supongo que lo llevamos en los genes. Es cierto que mis motivos han sido totalmente diferentes de los de mis antepasados, que cruzaron el océano y el continente en busca de una vida mejor. He venido sin saber nada del país, de sus gentes; he venido por amor, por haber conocido a un esloveno, y he decidido quedarme para siempre. O, para no tentar a la suerte, digamos mejor que he decidido quedarme una larga temporada. Pero esa es otras historia. Es interesante que una región como la nuestra sienta esa necesidad de ver mundo. ¡Con lo bien que se está en Galicia! Cómo echo de menos el pescado fresco, la fruta y las verduras de mi tierra, el océano, los acantilados… lo he cambiado todo por pescado de lago y río, por montañas, por inviernos de temperaturas polares, por una costa de sólo cuarenta kilómetros y por calabazas (vegetal extrañamente popular entre los eslovenos).

¿Cómo se adapta un gallego a Eslovenia? Toda la gente que conozco me ha hecho esta pregunta, todos sin excepción. Somos un pueblo aferrado a nuestra tierra y es difícil comprender el por qué de un cambio tan grande. Cuando digo que Eslovenia no es tan diferente a Galicia la mayoría no me cree. La distancia, los orígenes, el idioma, todo parece venido de otro mundo, un mundo alejado del que jamás oyeron hablar en la esquina atlántica. El ser humano tiende a pensar que el lugar de donde viene es único en el mundo, que es especial por tener unos orígenes desconocidos para cualquier mortal que viva más allá de la frontera. Cree que sus productos regionales asombrarían incluso a los más escépticos con su originalidad. Pues bien, aquí descubrí que no somos únicos, por lo menos respeto a algunas cosas. Los gallegos y los eslovenos tienen algunos puntos en común que no dejan de sorprender al viajero.

(más…)