La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Chile’

Otra de volcanes (aunque a nadie parece importarle)

miércoles, julio 2nd, 2008

Está iniciando su erupciòn otro volcán en el sur de Chile, el Llaima, cerca de Temuco, región de la Araucanía y èsto ya está empezando a preocuparme. Os conté el domingo recién pasado, el del triunfo futbolístico, sobre otro volcán, el Chaitèn. Cuando terminé de escribiros esta nota, mi hijo me pregunta que sí sé lo que està pasando en España y le digo que no. Me pregunta: pero ¿cómo? ¿no sabes que acaban de ganar un campeonato de fútbol a nivel europeo y que derrotaron a los alemanes? Pero ¡tù eres española! Mamá ¿en què mundo vives? ¿cómo no sabes lo que está pasando y no sales de inmediato a celebrar?

Me sentí un tanto enajenada y absurda porque debo admitir que estaba totalmente fuera de la euforia futbolística que, por lo que desprendó del blog, ha salpicado a todos. Además, cuando me preguntan si soy española, me quedo como “para dentro” (así dicen en Chile) porque yo me siento más bien gallega, que es sentirse de otro modo. Sé que uds. me entienden. El punto es que me siento totalmente ajena a tanto entusiasmo y hoy, cuando ví en los diarios locales, las fotos del Rey abrazando a alguien, que imagino que es el líder de la selecciòn ganadora, me pareciò entrañable, sí, pero también me impactó sentir que no me llegaba el tal abrazo porque, a decir verdad, “paso del fútbol”. Esta es una sensación rara, porque me gustaría sentirme invadida por el frenesí que todos sienten frente a este deporte. Es la misma sensaciòn que un agnóstico o un ateo tiene frente a los que tienen fe, casi un poquito de envidia por no tenerla. Pero la fe no se tiene por decreto, dicen, es un don. Lo cierto es que este pasotismo futbolero tiene su origen en el franquismo, ni más ni menos. Mi niñez gallega, durante los nueve últimos años del gobierno de don Francisco Franco, están marcados por la trilogía maldita que yo llamo: fútbol, toros y flamenco. Había un solo canal en esos días, TVE, y todos los sàbados y domingos vespertinos nos cascaban fútbol. Era demasiado para una niña de 9 años que no tenía muchas alternativas de diversión salvo que salir a la calle a jugar a la goma, a la mariola o a los portales, a las nunca bien ponderadas “mariquitas”. Todos los bares pasaban llenos de parroquianos, viendo fútbol y jugando al mus y a la brisca. Luego, cuando no había fútbol, pues nos daban nuestra raciòn de tauromaquia, que confieso que me resulta insoportable. Para remate, si queríamos folklore, pues ahi estaba el oficial, el flamenco, muy bien representado en aquellos años por Lola Flores, la diva gaditana y su marido, que si no recuerdo mal, se llamaba “El Pescaílla”.

Entenderán, entonces, los motivos por los cuales todo lo relativo al fútbol no es necesariamente algo que me convierta en una castañuela sino que es, más bien, evidencia de fastidio y aburrimiento.  Ahora, con tanto volcán en protoerupción por estas latitudes, resulta difícil aburrirse. El Llaima es el volcán más activo de Chile y ha registrado 46 grandes erupciones desde 1640. Os seguirè informando desde esta atalaya vulcanológica.

Desde el volcán

domingo, junio 29th, 2008

Es altamente probable que más de alguno haya leído acerca de un volcán que, en el sur de Chile, acaba de reactivarse. Me refiero al Chaitén, ubicado en la décima región del país. Desde el momento en que su humareda amenazante se constató, el gobierno se movilizó y trasladó a todos los habitantes de la zona hacia lugares más seguros. Fue un operativo digno del primer mundo. Mejor, incluso, que los del primer mundo porque ahí tenemos el desastre de Nueva Orleáns y el Katrina. El punto es que el gobierno actuó como un mecanismo de relojería y logró ahuyentar el riesgo de vidas humanas, salvo el lamentable deceso de una anciana durante el traslado. Toda la gente debió trasladarse vía Argentina porque no hay vías directas desde el lugar en el que está enclavado el volcán hacia la ciudad más próxima. Si pueden observar un mapa del sur de Chile, se percatarán de lo que digo porque está salpicado de múltiples islas, islitas, canales y fiordos. Así que la “hermana” República Argentina fue, nuevamente, solidaria y puso el hombro en esta operación de masivo desplazamiento. No han faltado las críticas porque el gobierno tuvo que dejar allá los animales y las mascotas. Lamentable pero, dada la accidentabilidad geográfica, era difícil acometer esta tarea.

Esta situación ha vuelvo a poner en el tapete el debate sobre la conectividad y cómo es posible que, a estas alturas del siglo XXI,  haya zonas del país que estén prácticamente aisladas desde el punto de vista territorial. Por otra parte, los desplazados sólo quieren volver, como es natural. Allá han dejado historias, identidades  y pertenencias en una tierra de colonización donde las personas, en esa soledad y sin más compaña, llegan a generar un profundo sentido de la autarquía. Sin embargo, las autoridades han desechado la posibilidad y se está estudiando, inclusive, la refundación de la ciudad en otro punto. La Presidenta Bachelet, que acaba de visitar California, se entrevistó con expertos vulcanólogos a fin de despejar todo tipo de duda acerca del desempeño del volcán en el futuro inmediato y, de esta forma, tomar decisiones definitivas. Las erupciones se mantienen, con carácter intermitente, y los especialistas sostienen que el daño en el cauce de los ríos permanecerá por meses o años, habiendo riesgo de aludes por las cenizas acumuladas.

Habrá que ver el desarrollo de los acontecimientos. Por mi parte, recién me estoy percatando de que éste no sólo es un país con alto riesgo sísmico sino también vulcanológico. No tengo la cifra a mano pero Chile es uno de los países del mundo que reúne mayor cantidad de volcanes en su territorio. Dicen que en Santiago, la capital y donde vivo, hay cinco desactivados. Por eso, luego del repentino despertar de este volcán sureño, habrá que esar atentos. Me levanto en la mañana y veo con cierta inquietud, pero siempre con asombro y gratitud, las cumbres nevadas de los Andes que vigilan la ciudad. No he dejado de recordar por estos días a Eduardo Blanco-Amor, gallego por más señas pero que por estos lados sindican como “español de origen”, sin más, que en su libro maravilloso “Chile a la vista”, dice lo siguiente: “Digamos ahora que nadie nos oye, que los volcanes, tantos como en Chile he visto, me han defraudado un poco como tales volcanes, como volcanes en sí. En realidad se trata de volcanes bajo palabra de honor. No viven de otros testimonios que la aseveración de los cartógrafos y las noticias de la tradición: dos elementos muy quebradizos y dudosos”. Me he preguntado què diría don Eduardo frente al despertar del Chaitén, si estuviera vivo por estos días… 

Gallegos en el lugar más remoto

lunes, abril 28th, 2008

Resulta asombroso observar los lugares desde los que escriben los colaboradores de este blog. Los gallegos han llegado desde siempre, y sin duda, lo seguirán haciendo, a los lugares más remotos. Vengo llegando ahora de Punta Arenas y no puedo resistir la tentación de comentarles que, también en esta ciudad, que es la más austral del continente, se encuentran las pisadas y las huellas de los gallegos.

Se encuentra en la llamada región de Magallanes y la Antártica chilena, y fui invitada a un encuentro con mujeres de la zona. Se ubica a 3.141 kms. de la capital, Santiago, que es donde vivo. Les hablo de una zona del mundo donde están ubicados Campos de Hiello, Torres del Paine y la cordillera Darwin, entre otras bellezas naturales cada vez más apreciadas por los turistas.

Nada más llegar, pregunté a mis anfitrionas por los emigrantes gallegos que habían llegado por esos lados. No hay que olvidar que esta ciudad fue una de las más frecuentadas antes de que se construyera el canal de Panamá. Los barcos no tenían más remedio que dar una apoteósica vuelta, bajar y atravesar el Estrecho de Magallanes. Es por eso que Valparaíso era, quizàs, el puerto más importante de la zona del Pacífico. En fin, otros tiempos, añorados por muchos. Todavía, tanto en Punta Arenas como en Valparaíso, podemos encontrar edificios y zonas que nos hablan de aquellos tiempos de gloria y esplendor…

Yo había leído que los gallegos habían llegado por estos lados, al igual que un contingente nada despreciable de croatas. Tuve la suerte de conocer en este encuentro a una descendiente de gallegos, Isabel Soto Cárcamo que, cuando le dijeron que yo estaba allí y que andaba indagando por la huella gallega en la ciudad, se me acercó para hablarme de su padre, Antonio Soto, a quien la historia denomina “líder de la Patagonia rebelde”. Efectivamente, este hombre nació en 1897 en Ferrol. Su padre murió a poco él nacer, en la guerra de Cuba. Cuando Antonio cumple tres años, su madre se vuelve a casar y viaja toda la familia a Buenos Aires. Dados los problemas de adaptación que tuvo con su padrastro, su madre lo envió de nuevo a Galicia, donde estaría un tiempo, para regresar de 17 años al sur del mundo.

Soto, influenciado por la revolución bolchevique, inicia una senda laboral que lo envolverá, inevitablemente, con el movimiento laboral y luego anarquista que bullía en esta parte del mundo. Río Gallegos fue la ciudad testigo de sus luchas y de cómo se enfrentó con los patronos. Huyendo de la persecución militar, llegan a Puerto Natales, donde los obreros chilenos de la Federación Obrera Magallánica lo acogen. Luego, marchó a Valparaíso, casándose con una chilena. Marcha con ella al norte, a Iquique. Luego, regresa a la capital para partir definitivamente al sur. Trabajó como peón rural, tuvo un cine y durante muchos años fue asesor de los sindicatos del sur chileno. En 1936, cuando se declara la guerra en España, quiere marchar y hacer su aporte, pero su salud se lo impide. Se casa de nuevo con una mujer de la Isla Grande de Chiloé, con la que tiene a la hija que me regaló esta historia, Isabel. Antonio fue, definitivamente, lo que en el habla popular chilena es un “patiperro” (persona que deambula y viaja por distintos lugares).

Fundó el Centro Republicano Español, el Centro Gallego y la filial de la Cruz Roja Internacional, todo en Punta Arenas. Murió a los 63 años, en 1962.

Una historia, sin duda emocionante. Si uds. pudieran ver su foto, verían reflejado en él a tantos de nuestros bisabuelos y abuelos que, desafiantes, salieron por el mundo a buscar fortuna pero ¡qué fortuna! Este hombre no dudó en involucrarse totalmente con los acontecimientos políticos y sociales de un lugar del mundo que todavía encierra muchas historias por descubrir: la Patagonia.

Le doy las gracias a Isabel por regalarme esta historia de su padre y poder, a través de este blog, comunicársela al mundo. Gracias a la colaboración de distintas instituciones, entre las que se encuentra el Concello de Ferrol, la Municipalidad de Punta Arenas y la Diputación Provincial de A Coruña, han podido ser contados los derroteros de este gallego en el centenario de su nacimiento.

Bachelet, Zapatero y las mujeres

martes, abril 15th, 2008

Me encanta este blog porque, entre otras cosas, permite que cada uno hable de lo suyo. Sí, es algo asì como que “cada loco con su tema”. Como mi particular “locura” es la política, no me resisto a enviaros las primeras impresiones que me suscita la conformación del nuevo gabinete conformado por Rodríguez Zapatero: nueve mujeres y ocho hombres. Entiendo que, al menos, tres son gallegos.

 ¡Ahí es nada porque, sin querer queriendo, superó la paridad para las mujeres! Además, una de ellas será Ministra de Defensa, la primera en España y està embarazada. Todo un guiño a lo simbólico y, además, bastante osado.

En Chile, la Presidenta Bachelet conformó al asumir un gabinete paritario, con una cantidad de hombres y mujeres equivalente. Ella ya lo venía anunciando desde que fuera candidata pero nadie le creía, particularmente los señores políticos. Decían ¿y de dónde va a sacar mujeres para llenar tantos cargos? Pues sí, las encontró y lo conformó, para sorpresa de todos, junto con dos criterios adicionales que utilizó para organizar su primer equipo ministerial: “no repetirse el plato” (que es lo mismo que invitar a caras nuevas) y un “gobierno ciudadano”. Desde que conformara este primer equipo, y declarándose ella en varias oportunidades entusiasta seguidora de la experiencia paritaria española, ya ha tenido que cambiar dos veces su gabinete. Vamos en el tercero de un gobierno que entra en su segundo año. No las ha tenido todas consigo la Presidenta Bachelet porque, nada más asumir, los estudiantes secundarios se rebelaron, cosa inédita en este manso Chile de la transición. Luego, se han descubierto irregularidades varias en distintas reparticiones pùblicas (muchas, limítrofes con actos de corrupciòn); huelgas de los trabajadores de Codelco (que es la principal empresa minera. El cobre es reconocido por todos como “el sueldo de Chile” y sigue ocupando un lugar superlativo en su balanza de pagos) y, para guinda de la torta, ella le da el “vamos” a un plan de transporte que ha venido a resultar un fiasco y que  ha tenido a los santiaguinos entre histéricos y angustiados. Olvidaba referir que, como si todo esto fuera poco, el pueblo mapuche ha hecho sentir sus derechos ancestrales. Ello ha llevado a que la Presidenta anunciara una nueva política indígena, bajo el sello de la multiculturalidad, algo que no estaba contemplado en su programa de gobierno.

La Presidenta ha pedido perdón en pùblico, ha reconocido que debió haber hecho caso a su instinto (no pueden imaginarse los chistes que se hicieron de esa confesión) antes de tomar la decisión de poner a andar el malhadado plan de transporte (llamado Transantiago) y ha puesto, al mal tiempo, buena cara, tratando de recuperar la magia que la llevó a las urnas de manera bastante inédita. Recuerden que América Latina ha visto llegar al poder a varias mujeres pero no por la vía de la normalidad, que es la competencia electoral, sino sucediendo a un marido asesinado las más de las veces.

La Presidenta tiene hoy un gobierno donde las mujeres son el cuarenta por ciento, que viene a corresponder al concepto de la paridad flexible. Pues bien, los medios de comunicación no hacen más que repetir machaconamente que la paridad ya no existe porque se quedaron pegados a la idea de la paridad radical, aquella del inicio de su mandato, del “fifty-fifty”. Como en Chile no hay ley de cuotas ni de cupos, lo que lo convierte en un extraño paisaje lunar en la región en la que casi todos  los países tienen dicho mecanismo para facilitar la presencia de mujeres en los cargos de responsabilidad política, no sabemos bien què pasará cuando la Presidenta termine su mandato. Resulta inquietante pensar que la paridad pende de u hilo y que, como carecemos de medidas políticoinstitucionales similares a lo que se establece por la Ley de Igualdad entre Hombres y Mujeres en España, podamos experimentar una regresión. Los más agoreros y otros interesados dicen que pasarán muchos años antes de que Chile tenga a otra mujer Presidenta. Mientras tanto,  Michelle Bachelet pugna por lograr que el Congreso apruebe una ley de participación política equilibrada entre hombres  y mujeres y reivindica el derecho de las mujeres a equivocarse. Es bastante injusta la vida ¿no? Si un hombre hace una chapuza, la hace él solito y no compromete al resto de sus congéneres. Las mujeres, al parecer, no somos evaluadas en tanto individuos. Si una lo hace mal, carga con ese peso el resto de su colectivo y, dicho sea de paso, hipoteca las posibilidades de las demás de atreverse a lo que ella anteriormente se atrevió. 

Mucho más que Pinochet

viernes, abril 11th, 2008

No es mi ánimo politizar un blog que viene oscilando entre la gastronomía, las crónicas de viaje y la espiritualidad. Sin embargo, no resisto la tentación de compartir con vosotros esta idea, bastante extendida, de que habría sido Pinochet, el dictador de Chile por diecisiete años, quien habría puesto a este largirucho país en el mapa. Creo que la afirmación es un tanto injusta porque Chile, de seguro, tiene de sobra otros méritos. Por decir alguno, apuesto que muchos de los que consultan este blog han leído alguna vez un poema de Pablo Neruda, el “vate” chileno”. Más raro, quizàs, es que hayan leído algo sobre otra poetisa chilena, también Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral.

Pues esta idea de que Pinochet habría visibilizado este país en el que vivo por tanto tiempo se corrobora cada vez que visito Galicia. Cuando digo que resido en Chile, de inmediato (o “al tiro”, como gustan decir por estos lados), se produce la asociación con Pinochet. En febrero pasado, cuando visité a mis padres en Coruña, tambièn fui invitada a un programa la Radio Voz, de este mismo diario y, claro, como era de esperar, uno de los conductores no resistió la tentación de preguntarme por Pinochet. Le recordé que había muerto a fines del año 2006. Sin embargo, este dato parece no haber sido interiorizado todavía por mucha gente. Pensar en Chile es pensar en Pinochet. Dejo a cada uno de uds. evaluar si esta asociaciòn es buena o mala. De seguro, dependerá de su visión de mundo y de sus predisposiciones ideológicas.

Lo que sí parece estar claro es que, aunque Pinochet ya no está físicamente presente en la vida política chilena, su presencia sigue planeando y casi un tercio de los chilenos siguen adhiriendo positivamente a su memoria. Esta situación sorprendió sobremanera a muchos corresponsales extranjeros que se apostaron en Santiago para reportar al mundo su deceso. No podían creer que todavía un sector importante de la población lo llorara con tanto desconsuelo cuando, para el resto del mundo, su gobierno ha pasado a representar una de las dictaduras más tiránicas de la historia política reciente.

(más…)

Un mar de referencias

domingo, abril 6th, 2008

Tengo que agradecer a este blog el reencuentro con ciertas referencias que, con el correr de los años, se me habían ido como escapando entre los dedos. Este blog, definitivamente, y para todos los que andamos dispersos por el mundo, gatilla la emoción. Viví mi niñez y adolescencia en Coruña, y es efectivo que padezco de “morriña gastronómica”, como bien dice Claudia en su entrada, desde Argelia. Cuando era niña, odiaba el caldo gallego. Ahora, ¡que no daría por un tazón! Somos bien contradictorios los humanos.

Pero no sólo de añoranzas culinarias vivimos los gallegos. En otra entrada se habla de los acantilados y de los océanos. Me he puesto a recordar mis paseos a la Torre de Hércules, a fines de los años sesenta y principios de los setenta. Nuestra torre, dicho sea de paso y en aquellos años, no era estaba tan glamorosa como ahora y menos, no se le ocurría a nadie postularla como “patrimonio de la humanidad”. Era una torre que estaba ahí, simpática, rodeada de campos con vacas, pero sin constituir un centro de especial atención para nadie. Sin embargo, mi niñez está entrelazada indisolublemente a esa torre a la que, pasados los años, veo que se le ha hecho justicia y hoy corona todo un parque que sirve de solaz y recreación a miles de coruñeses. En aquellos años, y digamos las cosas como son, Coruña le daba la espalda al mar. Era una ciudad como encogida en torno a los Cantones. Hoy, menos mal, es otra cosa y todos los que la visitan, la alaban.

No creo que no haya gallego que no tenga grabado a fuego, en el centro de su mente, la figura de un hórreo. Nadie, según creo recordar, lo ha comentado hasta ahora. El hórreo y el cruceiro son artefactos indisolublemente unidos a nuestras aldeas y campos y no me cabe duda de que, al momento de yo mencionarlo en este blog, muchos de vosotros cerráis los ojos y los rememoráis con vuestra memoria. Yo me he traído mi hórreo chiquito y lo tengo coronando una esquina de mi escritorio de trabajo.

Es cierto que España es más que flamenco y toros. Sin embargo, mi niñez gallega estuvo marcada por lo que yo pienso ahora que era una trilogía esperpéntica: flamenco, que era el folklore oficial; toros y más toros y fùtbol. En aquellos años sesenteros, no había más que un canal y las tardes sabatinas y buena parte del domingo veían las pantallas inundadas de fútbol mientras los parroquianos se instalaban en los bares a fumar y a jugar al mus. No era un panorama muy alentador para una niña de ocho años. Le he declarado la guerra a esta trilogía y debo reconocer que el fútbol me produce alergia.

Y, para terminar por ahora con las referencias a las que este blog me remite de manera inexcusable, no puedo dejar de mencionar a la “piolla”, esa lluvia fina que ya lo creo que moja. Mis recuerdos están indisolublemente unidos a la imagen de la lluvia menudita trás las ventanas, esa lluvia que antaño nos parecía fastidiosa y que prometía arruinar los juegos infantiles. Sin embargo, ante la amenaza de sequía que ya parece ser una epidemia mundial, y que no sólo afectará a Chile, ¡cuánto daríamos por recuperar esa lluvia persistente! 

Luego, hay todo un tema con eso de los olores. Cuando viajo, desde el lejano Chile hasta Galicia, nada más pisar el aeropuero de Santiago de Compostela algo muy familiar inunda mis narices.  No sé bien lo que es: mezcla de pasto, de lluvia, de cocimientos… Siempre le comento a mis hijos que el contraste con Santiago de Chile es demasiado grande. Esta ciudad, que me acoge ya por veintidós años, siempre me parece inodora e insípida. Sin embargo, el olor que me invade cuando llego a Galicia es un olor muy particular, es un olor que me dice que estoy en casa.

Un blog muy gastronómico

jueves, abril 3rd, 2008

Me he puesto a revisar todo lo que se ha escrito en GaliciaGlobal desde que nació, hasta ahora. Y, si algo salta a la vista, es que se trata de un blog con mucha reminiscencia gastronómica. Está claro que a los gallegos parece importarnos mucho la comida, no sólo la novedad en el país que nos acoge, sino que vivimos con nostalgia de la nuestra.

Acabo de estar en febrero en Coruña, aprovechando que son las vacaciones de verano en el hemisferio sur y, más concretamente en Chile, donde vivo. Llamó mi atención un anuncio televisivo patrocinado por Gadis, que he visto que es una cadena de supermercados muy importante. Una de las frases más atrayentes del protagonista del anuncio que, dicho sea de paso, pretende ser una especie de apología de la identidad gallega, es aquella que dice “donde la comida es una religión”. Pues parece ser cierto, por las evidencias que arroja este dinámico y multifacético blog que estamos construyendo entre todos.

Para no ser menos, quiero contaros algo de la comida de Chile. Es cierto que este largirucho y enjuto país es bien conocido por sus vinos, en primer lugar. Puedes encontrar vinos de procedencia chilena en cualquier parte del mundo ¿no es cierto? En segundo lugar, por sus frutas, especialmente manzanas y uvas. Ahora, Chile ya está siendo más conocido por la exportación de salmón. Los extranjeros, cuando llegan por estas tierras tan lejanas y australes, piden vino y marisco. Esto del marisco hay que mirarlo con atención porque no es que vengan a darnos lecciones a los gallegos de lo que son los buenos productos del mar. Pero acá, no sé si por la Corriente del Niño, pareciera que los productos marinos tienen algo especial. El tamaño es bastante grande. Algunas especies llegan a ser exageradas de grandes y eso es algo que impresiona. Luego, tienen unos mariscos con nombres peculiares: piures, machas, locos…A nuestros mejillones, les llaman choros. Si son pequeños, se llaman choritos pero alguno alcanza tamaños siderales. Esos son los “choros zapato” y, con uno que te comas, quedas listo para el otro día.

(más…)

Desde el sur austral

viernes, marzo 21st, 2008

Me dio un gusto del alma conocer la existencia de este blog. Como tengo La Voz de Galicia como página de inicio en el computador, no había como no darse cuenta de esta buena iniciativa.

Estoy muy pendiente de lo que ocurre en Galicia. Me crié en Coruña y ahí viví desde los 6 hasta los 17 años. Nací en Caracas, como tantísimos gallegos hijos de emigrantes y volví a este país a los 17, para ingresar en la universidad. En Galicia, me decían la “criollita”. En Venezuela, la “galleguita” y así, suma y sigue. Imagino que ésto les pasa a muchos gallegos, que empiezan a sentirse un poco trasterrados, expresión que usó un historiador español, Castedo, que se vino a Chile hace muchos años. Los “a través de las tierras” somos nosotros. Sin embargo, al final del día, cuando queremos responder a la pregunta ¿de dónde somos? la respuesta es sencilla: no se si si es tanto de donde uno nace, sino de donde aprende a pensar. Y yo aprendí a hacerlo en Galicia.

Desde este lugar tan alejado de todo, desde este lugar cercado por el desierto al norte, la cordillera de los Andes, el Océano Pacífico y la Antártida, Galicia se ve muy lejos y bastante desdibujada. Galicia no aparece acá en ninguna parte. No debiera ser así, aunque sólo fuera por los intereses comerciales que unen a este país con nuestra tierra, especialmente en el sector pesquero. Pues así es. Pregunté en el Lar Gallego de Santiago de Chile cuando habían recibido por última vez una visita de la máxima autoridad de la Xunta y me dijeron que en la década de los noventa. Estamos lejos y olvidados. Como es una comunidad pequeña, comparada con la argentina, cubana o venezolana, estamos un tanto postergados. Ojalá esto cambie en el futuro inmediato porque, en la vida cotidiana, yo he ido descubriendo a personas que tienen ascendencia gallega pero no tienen conciencia de ella. Hay todo un trabajo por hacer en ese sentido.

Gracias a que estoy estudiando un doctorado en Santiago de Compostela, y en etapa de tesis, he vuelto a retomar el contacto con Galicia, luego de muchos años de ausencia. Eso me ha permitido, por otra parte, vincular a mis hijos con la tierra. Fue emocionante la primera vez que los llevé a la aldea, a Ortigueira. Cuando nos ponemos trágicos y me preguntan donde quiero ser enterrada, les digo que en Ortigueira, teniendo a la ría como vista. No pueden creer que les diga algo así pero tendrán que cumplir mi voluntad, cuando llegue la hora.

Noto mucho en falta Galicia, sus olores, la gaita, los prados, la visión del hórreo desde cualquier ventana…Imagino que la vida es ésto: pasar notando en falta.

Gracias de nuevo por esta iniciativa, que espero que se nutra con las experiencias de todos los que añoramos y estamos lejos.