La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Ávila’

De romería por Ávila

Lunes, Junio 16th, 2008

Como ya os avanzaba en mi primer post en este blog, me gustaría comentaros la que se armó en Ávila con motivo de la instalación de una carpa con productos típicos gallegos.

Me enteré de que unos paisanos de Ourense estaban de paso por la ciudad amurallada y tenían la intención de mostrar la riqueza culinaria gallega típica de una romería, así que para allá que me fui.

Cuando llegué a la plaza en la que se habían instalado, cuál fue mi sorpresa al comprobar que no era la única que tenía interés en ver qué era lo que allí se cocía. Estaba a tope de gente, unas colas larguísimas para coger la comida y otra aún más larga para poder encontrar un sitio donde sentarte y nada de una mesa para ti solo, a compartir como buenos hermanos que es lo que hacemos todos cuando no hay más sitio y la comida se enfría. Automáticamente mi mente me transportó a las fiestas de nuestra tierra, aquellas en las que siempre terminas sentado en un duro banco de madera frente a unas buenas raciones de pulpo, churrasco, chorizo, … compartiendo mesa con personas desconocidas hasta ese momento y escuchando de fondo el sonido de nuestras gaitas.

Se ve que a los abulenses les resultó interesante el experimento porque puedo aseguraros que todos los días que pasaron en la ciudad nuestros paisanos, llenaron el chiringo hasta los topes (y eso que el tiempo no acompañó que si no…). Eso sí, desde mi punto de vista se pasaron un poquito con los precios, si me descuido habría salido más barato comer en el Ritz.

Vista la gran acogida, seguramente tendremos más romerías primaverales a lo largo de los próximos años. Quién sabe, a lo mejor tendría que montar un restaurante gallego en Ávila …

Bicos e apertas a todos.

Empezando a escribir

Lunes, Mayo 19th, 2008

Mi “historia” con este blog empezó hace ya unos meses cuando, casi por casualidad, me topé con su enlace al entrar en el portal de La Voz para revisar las últimas noticias publicadas de nuestra tierra. La verdad es que desde un principio me sentí atraída a pinchar el link pero por unas cosas o por otras no encontraba el momento. Siempre estaba ahí, esperándome, así que cuando al final entré consiguió engancharme y desde entonces se ha convertido en visita obligada en mis paseos por el ciberespacio.

Lo que más me gustó, cuando entré por primera vez al blog, fue el encontraros a todos y comprobar que había mucha gente con mi misma sensación de morriña y añoranza de la tierra. Es cierto que físicamente no me encuentro tan lejos como algunos de vosotros y por ello me siento muy afortunada, ya que desde Ávila puedo acercarme a nuestra añorada Galicia siempre que necesito reponerme de un ataque repentino de saudade.

Hace unos cuantos años me fui de nuestro terruño en busca de un trabajo mejor y más acorde con mis estudios y después de algún tiempo sobreviviendo en Madrid (porque por mucho que la gente diga que en Madrid se puede vivir, yo siempre afirmaré que se puede trabajar y llevarlo más o menos bien, pero no hay calidad de vida), he fijado mi residencia en Ávila, una ciudad encantadora y que, tal y como dice uno de sus anuncios, “te abre las puertas”. Ya os contaré más cosas sobre mi ciudad adoptiva y lo que hago aquí en otros posts.

¿Por qué Ávila?, os estaréis preguntando. Pues muy sencillo, llegué a Ávila por amor, sí es cierto, aunque suene cursi y ñoño. Junto con el trabajo o los estudios creo que es uno de los grandes motivos por los que la gente decide moverse de un lado a otro. Cuando conocí al que hoy es mi marido lo tuve muy claro y, cual lapa de nuestras playas, me pegué a él para no separarme en la vida, al menos eso espero (mmm, con lo de las lapas me viene a la memoria una de nuestras aventuras en Galicia, aunque ya os contaré el tema de los caramujos, que en Castilla le llaman bígaros, más adelante, porque es increíble lo cerca que estamos -Galicia y Castilla y León- y las diferencias culturales que puede haber entre unos y otros). Mi empeño actual es enseñarle a David todas nuestras costumbres y conseguir que vaya queriendo cada día más la tierra que hace ya unos años me vio nacer y que todos nosotros llevamos grabada a fuego en el corazón.

Hasta ahora el balance es positivo y como he empezado por el estómago creo que vamos ganando puntos para hacerlo gallego de adopción. Al menos no me pone pegas cada vez que me pongo pesada con eso de “es que el pulpo de aquí no es como el de Galicia”, jejeje. Lo tengo negro con eso de que mis principios me prohíben comer pulpo que no sea de la ría, pobriño, hay que ver qué aguante tiene.

Y por hoy creo que es suficiente, ya os iré informando puntualmente de las cosas que suceden por esta zona de España. En mi próxima historia os contaré la que se lió con una carpa de productos típicos de Galicia instalada en una plaza de Ávila.

Bicos e apertas para todos.