La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Australia’

Hoy, excepción: Brest

jueves, junio 26th, 2008

Hoy me voy a tomar una licencia y, a pesar de que yo participo aquí para hablar de Australia (y después de comprobar que no hubiera ya alguien escribiendo desde Bretaña), voy a hablar de Brest.

Brest está presente en los periódicos gallegos últimamente porque organiza la Fiesta Marítima Internacional, que se celebrará en esta misma ciudad entre el 11 y el 17 de julio, y en la que Galicia es invitada de honor.

Ayer, casualmente, intentando documentar un término para una traducción, llegué por casualidad a esta página web: www.galiciaenbrest.org. Me sorprendió, para qué negarlo, porque, a pesar de haber visto algunas referencias al respecto en los periódicos, no pensé que la cosa fuera para tanto como para crear una página web sólo para ello. Pero me sorprendió gratamente, porque yo viví en Brest durante un año entero, pasando un año de Erasmus y, aunque ya hace cinco años, me acuerdo perfectamente de ella.

Brest es una ciudad del Finistère francés situada en la punta más occidental de Bretaña, cuya economía está marcada por la construcción naval y por la presencia militar (¿a alguien más que a mí le recuerda a Ferrol?). Tiene 150.000Brest - Tour Tanguy habitantes aproximadamente y, como en Ferrol, la población lleva una tendencia descendente. Siempre fue un puerto importante, desde la época de los romanos (desde luego, su situación es inmejorable), y fue destruida casi por completo mediante bombardeos en la Segunda Guerra Mundial. Del Brest anterior a esta época, sólo se conservan la Tour Tanguy y el castillo, que se pueden ver en las dos fotos. Después del bombardeo la escasez de recursos estaba a la orden del día y los edificios que se construyeron son funcionales y no muy estéticos, por lo que la ciudad en sí misma no es demasiado bonita.Brest - Castillo

Los alrededores de Brest, eso es otra historia. Está situada en la Rade de Brest, muy similar a las rías gallegas, y plagada de pueblecitos en todas las direcciones. Tiene además unas playas estupendas, grandes y salvajes (a lo Doniños), y faros y ruinas de edificios que merece la pena visitar. No nos podemos olvidar de que está en Bretaña, por lo que la naturaleza es idéntica a la gallega (con tojos incluidos), todo es verde, mires a donde mires las montañas son verdes. El tiempo es muy parecido al de Ferrol, con viento, viento y más viento, lluvia también y veranos templados.

En cuanto a la vida cultural, la verdad es que es innegable que Brest es una ciudad francesa. Cada fin de semana hay actividades, conciertos, fiestas en bares (todo tipo de bares, desde cubanos a pubs ingleses pasando por bares de música rock y sin olvidarnos de las boîtes) y por supuesto, cine, y eso quedándonos en Brest, porque gracias al TGV y sus buenas combinaciones, en un par de horas nos plantamos en Rennes (quien dice Rennes, dice Quimper o Lorient, para ver el Festival de Música Celta, por ejemplo) o incluso en París. Para quien le guste la cultura prehistórica, Bretaña es un lugar imprescindible con ejemplos como los alineamientos de Carnac.

En cuanto a la gente de Brest, yo desde luego sólo tengo buenas palabras. Todo el mundo es muy acogedor, si bien es cierto que cuesta un poco establecer una relación, pero una vez la cosa ya está en marcha, recibes invitaciones para tomar cafés, cenar o ir a fiestas sin parar. Ya sabemos todos que en este blog somos aficionados al buen comer: pues Brest y Bretaña son de lo mejor del mundo en ese aspecto, y me decanto especialmente por las crêpes y el kir breton. Además, las similitudes con Galicia son abrumadoras también: recuerdo que vendían pegatinas con las regiones celtas (le dan mucha importancia al pasado celta de la región), en donde la bandera de Galicia estaba incluida, y tienen como lengua regional el bretón (lengua compleja donde las haya: sólo recuerdo una palabra, Breizh, que significa Bretaña en bretón, y también que uno de los símbolos que emplean es “ñ”, aunque no tengo ni idea del sonido que representa), aunque por su dificultad cada vez son menos las personas que lo hablan.

Me alegra ver que Galicia es invitada de honor en esta Fiesta Marítima Internacional y aprovecho para animaros a todos a que, si algún día planeáis pasaros por Bretaña, visitéis, además de Rennes, Saint-Malo y Vannes (paradas imprescindibles desde mi punto de vista), Brest, que aunque es menos conocida, tiene mucho que ofrecer.

Y perdonad por no hablar hoy de Australia, prometo retomarla en el próximo post.

God save the Queen

lunes, junio 9th, 2008

Hoy es festivo en Australia: celebramos el cumpleaños de la Reina Isabel II aunque, en realidad, su cumpleaños fue en abril.

Existe una relación amor-odio entre australianos y británicos (aquí hablo de la perspectiva australiana, que es la que conozco). Australia es uno de los países de la Commonwealth, por lo que la Reina Isabel II es también la Reina de Australia (y de Canadá, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Jamaica, Barbados… entre otros, ahí es nada). No obstante, ella no interviene en los asuntos de estado australianos, aunque de vez en cuando viene de visita estas tierras para que nadie se olvide de ella.

La influencia de Inglaterra en Australia (hablo de Inglaterra porque la verdad es que la influencia de escoceses o galeses por ejemplo no se deja ver mucho) es innegable. Se conduce por la izquierda, existe una gran devoción por el cricket y el rugby, el humor australiano es, en gran parte, británico, tienen mucho éxito series de televisión como Midsomer Murders y todo lo que tenga que ver con la campiña inglesa, está fuertemente arraigada la cultura del pub con pintas, dardos y billar…

Sin embargo, en ocasiones los australianos se refieren a los británicos como pohms, prisoners of her majesty, dicen de ellos que son unos whingers (quejicas) y unos estirados y que cuando vienen a las playas de vacaciones siempre acaban rojos como camarones y los socorristas tienen que rescatarlos porque se olvidan de que aquí el océano es salvaje.

Es una situación curiosa, de amor-odio como decía, porque aunque se quejen de ellos, lo cierto es que Inglaterra es parte intrínseca de Australia y todos reconocen las ventajas que tiene pertenecer a la Commonwealth (díganselo si no a todos los australianos que se van a vivir a Londres gracias a los acuerdos entre los dos países), como quedó demostrado en el referendum de 1999 sobre si Australia debería convertirse en una república o no, en el que ganó el no por un 54,4 % de los votos.

La tele, distinta pero igual

sábado, mayo 31st, 2008

Hoy he decidido hablaros de la televisión en abierto en Australia.

No es que yo vea mucho la tele, la verdad, y tampoco la veía mucho en España, sobre todo desde que empezó el fenómeno Perdidos y Mujeres Desesperadas y Boston Legal y semejantes, cuando ya descargamos las series el mismo día que se emiten en Estados Unidos (sí, soy una de esas personas). En cualquier caso, sí he visto lo suficiente para haberme formado una opinión.

Existen cinco canales en abierto: ABC, Seven, Channel 9, TEN y SBS.

La ABC es como la BBC británica, es el canal público, SIN PUBLICIDAD (bueno, sólo anuncian sus programas) y con una programación decente, fundamentalmente importada de inglaterra. Hay concursos, documentales, series, noticias y películas, para todos, pero todo tirando a la vertiente intelectual, sin telerrealidad ni cotilleos ni mal gusto. Las mañanas de los fines de semana están dedicadas a la música, ya que emite el programa musical de Triple J, la cadena de radio más famosa de Australia.

Seven es un canal normal, con una mezcla de películas, noticias, series y programas como Australia’s Got Talent, Deal or No Deal (nuestro archiconocido Allá tú), Family Guy, Uggly Betty, Perdidos, Boston Legal…

Channel 9 ya tira un poco más al sensacionalismo. Emite series como CSI, Hell’s Kitchen (programa de telerrealidad estadounidense donde diversas personas tienen que ser capaces de trabajar en una cocina… creo que lo mejor es Gordon Ramsay, el chef), Underbelly (es una serie australiana sobre un caso real de mafias en Melbourne que, para no herir sensibilidades, se emite en todo el país salvo en Melbourne) y la siempre eterna Days of Our Lives y programas como Australia’s Funniest Home Videos (vamos, vídeos de primera de toda la vida, se va la cabra, se va por el barranquillo…).

TEN… bueno, TEN es un despropósito de canal. Es sensacionalista al máximo, con el famosísimo Big Brother de programa bandera. También emitió Australian Idol (operación triunfo), emite diariamente Oprah y Dr. Phil y, el más horroroso de todos: The Biggest Loser (¡llegaron a emitir la versión estadounidense y la versión australiana al mismo tiempo!), un tipo de gran hermano para gente obesa cuyo objetivo es perder kilos mientras les ponen pruebas como el que más calorías ingiera  se salva de la nominación y los pesan delante de las cámaras cada semana… Eso sí, también emite House, Supernatural, Medium y, mi programa favorito, The Late Show with David Letterman.

Y, para terminar, SBS, mi canal preferido y ¡el único que no pillo en mi casa! Emite noticias de Italia, España (duran como media hora, del Canal Internacional), Filipinas… en versión original, claro, y películas extranjeras (el otro día pusieron A mi madre le gustan las mujeres).

En resumen, poco que ver que no haya visto ya, salvo las comedias inglesas que desgraciadamente no llegan tanto a España como deberían: Extras, The IT Crowd, The Mighty Boosh, The Office, Black Books… Magníficas y divertidísimas, para quien le guste el humor inglés, eso sí.

Garage sales

lunes, mayo 12th, 2008

Desde que vivo aquí, las mañanas de los sábados las asocio completamente con los garage sales, literalmente “rebajas de garajes”, en los que cada familia pone en su garaje o delante de su casa todas las cosas (muebles, libros, ordenadores, discos de música… todo) que ya no necesita o que no quiere y los vende a precios bajísimos (por ejemplo: microondas en buen estado y en pleno funcionamiento: 20 €, o bicicleta prácticamente nueva: 15 €).

Imaginaros que os estáis mudando de casa y que, desgraciadamente, os tenéis que cambiar a una más pequeña porque por lo que sea, ya no podéis pagar la anterior. ¿Qué hacéis con todas las cosas que os sobran, como el microondas, la piscina hinchable de los niños, la mesa del comedor, el armario de las escobas…? Pues o se los dais a vuestros amigos y familiares, o si no a la basura directamente.

Aquí, esas cosas se venden en los garage sales. Cada semana, el miércoles, recibo en mi casa el periódico Blue Mountains Gazette (es el periódico de la zona) y en los anuncios por palabras hay una sección dedicada a ellos. Os pongo algún ejemplo de la semana pasada:

EVERYTHING less than 3 yrs old, top quality antique furniture: 8 pc dining suite, 5 pc bedroom suite, 3 pc lounge suite, fridge freezer, TVs, PC, DVDs & player, PS2, Japanese pictures, wine table, cnr cabinet, rugs, cushions, fine china, silverware, Global Chef knives, washing machine, tumble dryer, Victa mower, BBQ the lot must go!. Saturday 12 May 9am, Bullaburra. Contact Michael on XXX.

Este por ejemplo es mi favorito de la semana pasada (sobre todo por la PlayStation 2 que vendía), dan ganas de ir y comprarlo todo. No todos son así, claro. La mayoría suelen ser del estilo de:

SPRINGWOOD Lucinda. Sat 8-12 Handmade jewellery, surfski, furniture, tallboy, h/hold items.

Mucho más simples. Yo creo que un buen anuncio para un garage sale tiene que mencionar las cosas que se van a vender, porque es lo que hace que yo, por ejemplo, me levante de la cama un sábado a las 8 para ir a comprar algo (es que si no vas pronto, no suele quedar nada de nada, porque hay gente que creo que se dedica a esto, es decir, encontrar gangas en garage sales y luego venderlas a precios más acordes con los precios de mercado).

Ir a garage sales es como ir de compras: nunca sabes exactamente qué te vas a encontrar, y es posible que encuentres miles de cosas que quieras pero que te tengas que moderar (el dinero, al fin y al cabo, no nace de los árboles) o que no haya nada que te guste. El otro día por ejemplo fuimos (mi novio y yo, adictos a estas cosas) a uno que aparecía en el periódico como gran garage sale conjunto, 13 casas juntas y que prometía un montón, pero llegamos allí y eran sólo juguetes medio rotos (estos abundan bastante, los padres hacen un garage sale para que los niños se deshagan de unas cuantas cosas pero los niños, además de no querer perder nada, venden los medios rotos a un precio altísimo). Una decepción. Otro día fuimos a otro en el que el anuncio decía que vendían ordenadores pero lo que había en realidad era una señora con una casa sucísima (apestaba) y una habitación llena de cosas todas apiladas sin ton ni son. Horrible. En estos casos suele ser necesario recuperar la fe en los garage sales con alguno decente, por ejemplo como el del otro día, cuando compramos el microondas y la bici por casi nada.

Otro que nos encantó fue uno en el que solamente se vendían puzzles. El señor de la casa es un gran aficionado y tenía, no os exagero, más de 200 puzzles cuando llegamos nosotros (a eso de las 12 de la mañana, tardísimo), y salimos de allí con 8 puzzles por unos 15 €. Por si no os habíais dado cuenta, nos gustan mucho los puzzles, y ¡¡esta fue una de nuestras mejores compras!!

Otras cosas que también hemos comprado en garage sales son un masajeador para la espalda de precio de mercado 60 € (lo compramos por 7 €), un taladro de estos que utilizan batería, miles de ordenadores antiguos y partes (mi novio está estudiando informática y construye redes entre ellos y tal), y el otro día la hermana de mi novio, que tiene un bebé de un año más o menos, compró un lote enorme de juguetes, un corralito, una silla de paseo, libros… por solamente 20 € (estos de cosas de niños abundan mucho también, porque si ya no vas a tener más hijos todos los juguetes, la ropa etc. ya no la necesitas). Una ganga total.

Estoy deseando que llegue el miércoles para ver qué me espera el fin de semana.

Otro reencuentro en GG

sábado, mayo 10th, 2008

Avelino Sousa Poza es un gallego de Pontevedra que vive en Sudáfrica. Es uno de los autores de Global Galicia y, desde el principio, de los más activos en los comentarios. A través de sus aportaciones a una entrada hecha por Miguel Salas desde China, en la que hablaba del concepto de patria, lo localizó María Mercedes Pallarés, una amiga de juventud que, por lo que ella escribe también en su blog pudo haber sido algo más.

Así nos cuenta la historia Avelino desde Suadáfrica, 46 años después de haber compartido pandilla con Mercedes en Toronto:

 “Conocí a María de las Mercedes Pallares en 1962 en Toronto. Yo estaba haciendo estudios post-graduados en la Universidad de Toronto y ella trabajaba en una dependencia de la Universidad. Alguien me dijo que había una española allí y fui a verla: había entonces algunos españoles por esas tierras, pero eramos pocos.

Ella, Agustín, un gallego de El Bierzo, Rosa María, una andorrana que estudiaba farmacia en la Universidad, y yo, pronto formamos una peña y salíamos juntos, todo muy amigable y muy bonito. María es de San Sebastián. En 1963 yo me gradué y me fui de Toronto. Los otros también pronto se fueron cada uno por su lado. Nos mantuvimos en contacto por algún tiempo. María se fue a París. En un viaje mío al Perú a fines de 1964 hice escala en París para verla. Le propuse que se viniera conmigo al Perú pero me pidió tiempo.

Yo lo tome como unas rotundas calabazas que es lo que probablemente eran: a buen entendedor pocas palabras bastan. Eventualmente, perdimos contacto el uno con el otro. Recientemente a ella se le ocurrió buscar mi nombre en Google. Hay páginas allí de m hijos pero no hubiera habido menció mí alguna de no ser por este foro: de alguna manera, nuestras entradas figuran allí.Y fue así como nos reencontramos en Global Galicia”.

Anzac Day

viernes, abril 25th, 2008

Hay muchas cosas de las que os podría hablar hoy.

Os podría hablar de la antorcha olímpica, que llegó a Canberra, provocó ataques, detuvieron a gente… Como en el resto del mundo. Varios deportistas, como el medallista olímpico Ian Thorpe, están haciendo llamamientos a no boicotear los Juegos Olímpicos ni a sus símbolos como medio para protestar contra los ataques de China al Tibet, algo con lo que yo, igual que Miguel Salas, estoy completamente de acuerdo.

También os podría hablar del cambio climático: Australia es una isla muy seca, gran parte de ella es desierto puro y duro, y donde vivo yo, cerquita de Sydney, hay bosques y es todo muy verde, pero una de las características de Australia es el sol, el sol y el calor. Yo llegué aquí en octubre del año pasado, en primavera en el hemisferio sur, y desde entonces hasta ahora dejó de llover una semana, siete días contados, ni más ni menos. Yo la verdad es que no tengo conocimientos que me permitan asegurar que esto es parte del cambio climático, pero vamos, que a mí me lo parece.

Pero de lo que me apetece hablaros hoy es del Anzac Day. El día 25 de abril, además de conmemorar la revoluçao dos cravos en Portugal (y ser el cumpleaños de mi hermano), se celebra el Anzac Day en Australia y en Nueva Zelanda. Anzac significa Australian and New Zealand Army Corps y en este día se recuerda al ejército conjunto de Australia y Nueva Zelanda, especialmente los miembros de él caídos en la batalla de Gallipolli, en Turquía, durante la Primera Guerra Mundial, donde se dice que empezó a nacer de verdad la conciencia nacional de estos dos países. Antes de esta batalla los australianos y los neozelandeses admiraban al Imperio Británico, pero en esta batalla fueron utilizados como distracción mientras los británicos atacaban y, a causa de ello, murieron en masa, lo que hizo que se perdiera parcialmente la estima por los británicos.

En este día el ejército (las tres ramas, tierra, mar y aire) desfila por las ciudades más importantes e, incluso en los pueblos pequeñitos, los habitantes que participaron en alguna de las guerras desfilan por el centro. Es tradición que el hijo mayor, si su padre o su abuelo lucharon en alguna guerra, luzca sus condecoraciones. Lo retransmiten por la tele, igual que el 12 de octubre en España, y vi que incluso hacen una ceremonia para recordar a los caídos en combate con coronas de flores y las salvas. Por lo que me cuentan, la gente está bastante orgullosa del ejército, y en este día si eres miembro de él tienes transportes públicos gratis y los ex combatientes te suelen invitar a cervezas en los bares.

Os cuento esto porque la verdad es que a mí el ejército siempre me dio un poco de grimilla, pero me parece bonito que todo el país se enorgullezca del suyo.

Por cierto: yo también soy de Ferrol, parecía una ciudad pequeñita pero resulta que era ¡porque la mayoría estábamos todos fuera!

De la fauna australiana, o cómo mirar a la muerte a los ojos

jueves, abril 10th, 2008

Si nos preguntan qué tipos de animales hay en Australia, a todos nos vendrán a la cabeza el canguro y el koala. Alguno habrá que diga el ornitorrinco (no es muy frecuente, pero de verdad que ocurre: yo sin ir más lejos tengo un amigo coruñés cuyo animal preferido es el ornitorrinco, creedlo o no),  pero de ahí no es probable que pasemos.

En este país/continente (mi novio, australiano, se empeña en decir que Australia es un continente, aunque yo ya me encargo de recordarle bien que Oceanía es un continente y Australia una isla /país enorme que forma parte de él) la fauna es muy rara. A simple vista, las cosas podrían parecer normales: un vecino con un pastor alemán, otro con un gato, caballos, ovejas, vacas… Pero no.

A la mínima que te descuidas, paseando por el bosque, puedes ver cosas que te ponen los pelos de punta en un segundo, como por ejemplo serpientes, pero serpientes grandes, venenosas y mortales, no simples vívoras. Sin ir más lejos, cuando nos mudamos a esta casa (tiene un jardín grandote por detrás), el dueño nos dijo que había visto por el jardín una red belly snake de metro y medio (muy venenosas, por cierto) y que lo llamáramos si la veíamos que la venía a coger (el hombre es bombero y tiene un curso hecho de cazar serpientes). Podéis imaginaros el repelús horrible que me dio, tanto que cuando bajo al jardín no me alejo mucho de la casa (y bajo con botas SIEMPRE).

Muy comunes son las arañas. Yo soy una de esas personas que odian las arañas, y desde que vivo aquí es como si estuviera sometiéndome a una terapia de choque día tras día. El buzón les encanta, así que ahora ya voy siempre con guantes a coger las cartas. De momento he tenido dos cerquísima, dentro de casa, que me traumatizaron por completo. Una fue una white tail, que no matan, pero lo que sí hacen es inyectarte su veneno que, desafortunadamente, va llenito de bacterias que causan llagas en la piel a los humanos. La otra fue una huntsmen de 15 centímetros como mínimo de punta de pata a punta de pata que, además, SALTAN. Mi novio no mata las arañas, las coge con un vaso y un cartón y las saca al jardín (dice que da mal karma matar animales… y yo no me acerco a ellas, claramente), pero con esta última no pudo y tuvo que utilizar el espray mataarañas y durante un buen rato, que no se quería morir la tía. La única que no he visto aún (bueno, que no he visto hay muchas, dicen los expertos además que el 80% de las éspecies de arañas australianas están sin catalogar, ahí es nada) es la funnelweb, la más mortal de Nueva Gales del Sur, que teje una tela en forma de embudo y mata a humanos en seguida. Y espero seguir sin verla durante bastante tiempo.

Lo de las arañas la verdad es que hizo que cambiara mis hábitos. Ahora nunca entro en el baño (el baño les encanta) sin antes mirar bien todos los rincones, por si acaso, y no salgo al jardín sin guantes ni botas. Aquí en los colegios enseñan a los niños primeros auxilios en caso de picadura de araña o mordedura de serpiente, y con mucha razón, y la gente hace cosas como poner calcetines dentro de las botas, para que no entre “nada”.

Aparte de las arañas y las serpientes, el resto es bastante normal (sin contar los marsupiales) pero aumentado de tamaño y con colores fosforitos. Hay hormigas que son 20 veces más grandes que las nuestras, por ejemplo (siempre me acuerdo del cómic de Mortadelo y Filemón El sulfato atómico, donde los bichos se volvían gigantes), y lo de los colores… cualquier cosa que sea rojo superllamativo o amarillo fuerte, es peligrosa para la salud fijísimo.

Si queréis leer algo sobre Australia y su fauna (entre otras muchas cosas), os recomiendo En las antípodas de Bill Bryson, un libro de viajes divertido que retrata genial a este país y a sus habitantes.

Mimosas, canguros y emús

miércoles, marzo 26th, 2008

canguro.jpg

Estoy viendo en la tele las pruebas de selección del equipo nacional australiano de natación para las olimpiadas de Pekín. Puede que parezca un poco raro que pongan esto en la tele, pero la afición de este país a los deportes no tiene límites, aunque de eso hablaré otro día. El caso es que acabo de ver a uno de los nadadores con el traje de la selección australiana y, no sé si os dais cuenta, pero en todos los deportes la selección australiana va vestida de verde y amarillo, y eso me dio una idea para mi primer post en este blog.

El verde y el amarillo de los uniformes de la selección están elegidos en honor a ni más ni menos que la mimosa, flor más que conocida en Galicia y flor nacional de Australia. La eligieron como emblema nacional porque crece en todo el país (este país es muy grande y de una costa a otra la fauna y la flora cambian bastante) y, por lo tanto, representa la unidad.

Del himno de Australia no os puedo hablar, porque la verdad es que no lo conozco o, si lo he oído, no me acuerdo, pero sí os puedo hablar del escudo (podéis verlo en la foto). Tiene un canguro, cómo no, y un emú enfrentados, y se dice que se eligieron estos animales porque casi siempre caminan hacia adelante, lo que representa el avance de la nación. Esto igual os suena un poco rebuscado, pero quería comentároslo porque a mí me parece curioso lo de que el canguro y el emú caminen sólo hacia adelante. En fin. Podéis ver en la foto también una estrella grandota arriba de todo, que representa a la Commonwealth, y en el escudo en sí mismo aparece la Cruz del Sur y otras cosas que, la verdad sea dicha, no sé lo que son (si os pica el gusanillo, decídmelo y pregunto por aquí a estos aussies).

Valga esto como aproximación a Australia, el sexto país más grande del mundo, con una extensión de 7,5 millones de kilómetros cuadrados y 21 millones de habitantes. Igual esto no os dice mucho, pero podemos compararla con España, que tiene una quinceava parte de su extensión (medio millón de kilómetros cuadrados) y más del doble de habitantes (45 millones). Curioso, cuando menos.

Estuve dándole vueltas a la cabeza decidiendo qué escribir en este primer post sin decidirme (el síndrome de la página en blanco, supongo) y, al final, la inspiración llegó con la tele. En fin. Espero que os haya gustado, y no dejéis de pasaros por el blog, que se está poniendo interesante.

La foto, por cierto, está sacada en Sydney, en la calle MacQuarie.