La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Andalucía’

Galicia, Andalucía y el olivo

miércoles, abril 1st, 2009

            La empresa distribuidora de aceites orensana Aceites Abril ha sembrado olivos en diferentes municipios orensanos y se dispone a recoger la primera cosecha gallega de aceite a nivel industrial. Este hecho coincide con los bloqueos de carreteras y autovías andaluzas por los tractores de los olivareros, en protesta por la situación desastrosa del sector, cuyas explotaciones son inviables con los precios actuales. Esta doble (y contradictoria) situación me ha hecho reflexionar sobre la enorme importancia económica del olivar andaluz y la significación histórica y simbólica del olivo en Galicia.

 

            Un amigo de mi familia, nativo de la localidad lucense de Quiroga y residente en La Coruña, me dijo un día que tenía una finca de olivos y que elaboraba aceite. Supuse que esa finca estaría en alguna provincia olivarera andaluza. Pero no, estaba en Quiroga.  Resulta que el cultivo del olivo en Galicia se remonta a la época romana pero se había perdido esta tradición y únicamente se conservó el reducto quirogués, donde no más de media docena de propietarios han seguido con la elaboración de aceite por medios artesanales.

 

Como se sabe Andalucía y sobre todo la provincia de Jaén dedica enormes extensiones de tierra al cultivo del olivar, siendo la principal productora mundial de aceite de oliva. El olivo es el árbol andaluz por excelencia. Pero ignoraba la existencia de este enclave olivarero en Galicia. Quizá Quiroga tenga una cierta vocación andalucista, porque es también el único municipio gallego con un Cronista Oficial andaluz, el galardonado escritor y poeta José Pol, No deja de ser curioso que el sucesor de poetas de las tierras del Courel y del Sil como María Mariño o Uxío Novoneyra sea este andaluz que se declara enamorado de esas tierras, se define como poeta ecologista y como tal ejerce.

 

Es llamativo el que la denominación (“Abril”) de la empresa orensana que ahora va a explotar olivares a nivel industrial esté inspirada en el enamoramiento de su fundador por la feria de abril sevillana, a la que no solía faltar ningún año. Precisamente uno de los gallegos residentes en Andalucía que adquirió mayor notoriedad en el siglo pasado hizo fortuna con la comercialización y exportación de aceite. Fue presidente del Betis y el constructor de su actual estadio, que hasta hace unos años se denominó con su nombre: Benito Villamarín. Naturalmente, hasta que llegó ese original presidente llamado Ruiz de Lopera, que se apresuró a borrar el anterior nombre del estadio y poner el suyo. Tiene una fuerte oposición bajo la denominación de “Béticos por el Villamarín”. De modo que es de suponer que el estadio pronto recupere el nombre del olivarero gallego ya fallecido hace bastantes años.

 

También llama la atención que Vigo se conozca con el nombre de la ciudad olívica y que en su escudo estuviese incorporado un olivo. Tal simbolismo se debe a un antiguo olivo que en siglos pasados estuvo delante de la iglesia de Santa María “debajo del cual trabajaban veinte zapateros”. Un retoño de este olivo se plantó en el mirador de Alfonso, tiene más de cincuenta años, está protegido por un artístico cierre metálico con una poética inscripción y es el único árbol de la ciudad incluido en el  Catálogo de árbores senlleiras de Galicia.

 

La significación histórica del olivo en el mundo celta difiere del de otras culturas. Para los celtas, era el árbol funerario. En este sentido es especialmente ilustrativa la relación de los grandes poetas y escritores de Padrón con este árbol. Rosalía dedicó alabanzas al cementerio de Adina, el camposanto que rodea a la colegiata de Iria Flavio, en donde San Pedro de Mezonzo compusiera la salve, donde fue bautizado Camilo José Cela y a la sombra de cuyos olivos repetidamente escribió que quería ser enterrado y donde definitivamente reposa. Dice Rosalía:

 

                        O simiterio d´Adina

                        N´ay duda qu´e encantador

                        C´os seus olivos escuros

                        De vella recordaçón…

 

Efectivamente, Rosalía fue enterrada en ese cementerio, a la sombra de los olivos centenarios que con tanto sentimiento cantara y allí estuvo desde su muerte, acaecida el 15 de julio de 1885 hasta su traslado a la iglesia de Santo Domingo, en Santiago, el 25 de mayo de 1891.

 

En Padrón nació también Macías el Enamorado, el doncel de Don Enrique el Doliente, que pasó a la literatura española como el enamorado por excelencia. Una de las muchas ediciones que se hicieron sobre la aventura amorosa de este gallego al que la reconquista llevó en la Edad Media a tierras andaluzas, fue el regalo de petición de mano que le hizo doña Leticia al príncipe Felipe. Macías, muerto por un amor imposible a una doncella, yace en el cementerio de Arjonilla. Ningún lugar en el mundo más apropiado para un trovador gallego de Padrón, ya que está rodeado de ese inmenso olivar que es la provincia de Jaén. Su sepulcro es aún hoy objeto de peregrinación.

¿Centro financiero o paraíso fiscal?

jueves, febrero 5th, 2009

            Si con la que está cayendo en la economía mundial nos dicen que hay un territorio cuyo primer ministro muestra una euforia desmedida sobre las perspectivas a corto y medio plazo de su economía, nuestra reacción oscilaría entre el escepticismo y la sospecha de algún tipo de enajenación mental de tal personaje. Bueno, pues eso se da y además yo lo tengo muy cerca: está en un territorio de 6 kilómetros cuadrados, 30.000 habitantes y 90.000 sociedades que tengo a la vista mientras escribo esta entrada. Se trata de la Roca en cuya cima (400 metros en vertical sobre el mar que está a sus pies, el mástil más alto del mundo) ondea una bandera que no es precisamente la española.

            Intentaré explicarme. El Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europea anuló hace un mes la decisión de la Comisión Europea de considerar una ayuda estatal ilegal el impuesto de sociedades de Gibraltar, más bajo que el vigente en el Reino Unido. La Corte considera que Bruselas cometió un error al comparar el sistema fiscal al que están sometidas las empresas del Peñón con el aplicado en el Reino Unido. Este fallo del Tribunal europeo se produjo apenas un mes después de la cumbre de los líderes de las principales veinte economías mundiales en la que la propuesta estrella de Zapatero era la supresión de los paraísos fiscales. Si no quieres caldo, toma dos tazas. No a la supresión y además sí a la ratificación.

            La Comisión dictaminó en 2004 que constituía un sistema de ayuda estatal incompatible con el Mercado Común, ya que gravaba a las sociedades de Gibraltar con un tipo menor al del Reino Unido y favorecía a unas empresas sobre otras. Gibraltar y Londres interpusieron sendos recursos ante el Tribunal de Primera Instancia solicitando la anulación de la decisión. Esto es lo que ahora se ha fallado estableciendo que el Peñón tiene una fiscalidad propia y puede dictar sus propias normas tributarias. ¿Entienden ustedes ahora porqué el Peñón tiene el triple de sociedades que de habitantes? Se trata de lo que oficialmente se llama “Centro Financiero” internacional igual que lo son la isla de Man, Gersey, Malta o las Bermudas, por ejemplo. Es decir, lo que los ciudadanos de a pie, ignorantes como somos de tales sutilezas léxico-financieras,  llamamos “paraísos fiscales”.

            La Constitución de Gibraltar permite el establecimiento de sociedades que, dirigidas desde el Peñón y situadas en cualquier lugar del mundo, pueden desarrollar sus actividades exentas de impuestos. Miles de sociedades allí registradas no tienen actividad en el Peñón. Muchas de ellas tienen como única propiedad y actividad una vivienda en La Costa del Sol o el Campo de Gibraltar. De modo que si se produce una transmisión lo que se transfiere es la totalidad de las acciones de la sociedad propietaria, la transacción se registra en Gibraltar y el fisco español ni se entera porque la propietaria continúa siendo la misma sociedad. Sofisticada ingeniería jurídico-financiera de última generación al servicio de la opacidad fiscal.

            Así se explica la euforia del ministro principal Peter Caruana, que ofreció una rueda de prensa para manifestar estar “encantado” con todos los aspectos de la resolución, que le permite continuar con un régimen fiscal excepcional y que atrae importantes flujos de capital internacional. Caruana llegó a decir que de esta forma “legaremos prosperidad social y económica y estabilidad a nuestros hijos, nietos y futuras generaciones de gibraltareños”. Y, como colofón demostrativo de su nivel de euforia, declaró que “para reconocer la importancia de esta sentencia, el 5 de enero será, a partir de 2009, jornada festiva”. Pocas horas después de esta declaración lo he visto comiendo, supongo que para celebrarlo, en un restaurante próximo a la lujosa urbanización española de Sotogrande, donde tiene una casa y donde igualmente la tienen miles de gibraltareños y de propietarios de sociedades radicadas en Gibraltar.

            Que esta situación se produzca ahora, con negrísimos nubarrones sobre la economía mundial en el horizonte que amenazan tiempos borrascosos en la meteorología económica, no deja de ser cuando menos paradójico. Parece que estos “Centros Financieros” pueden ser unas nuevas “arcas de Noé” en las que se podrán poner a salvo del diluvio universal económico que ya tenemos encima los expertos navegantes en el río revuelto de las altas finanzas internacionales. Aunque ya hemos visto que incluso estos tiburones de la economía se pueden tropezar con un “tocomocho” tipo Madoff que les frustre sus privilegiadas inversiones.

Estaba la playa igual que una feria

jueves, diciembre 11th, 2008

       Supongo que todos conoceréis los tanguillos de Cádiz, esa variante jacarandosa y chirigotera del flamenco, que con un tono jocoso y burlesco trata temas de actualidad o hechos relevantes del pasado de la vida local, regional o nacional. El más conocido de todos es el de Los duros antiguos. Este tanguillo está inspirado en el revuelo que se armó en Cádiz en 1904 cuando apareció enterrado en la playa un tesoro de monedas acuñadas en el siglo XVIII, cuya procedencia se ignora. El caso es que “se puso la playa igual que una feria”, como dice la letra del tanguillo, de la multitud de gente que rápidamente acudió con toda clase de artilugios para excavar en la arena en busca del ansiado tesoro. Y dicen que no fueron pocos los que se llevaron sus monedas a casa.

      Han circulado diversas versiones del origen de este botín playero, pero la más extendida es la que lo atribuía al tesoro escondido en la playa por el sanguinario pirata pontevedrés Benito Soto y sus secuaces, cuando en 1830 embarrancó su barco en la playa gaditana. Y esto sí que es historia y no leyenda popular. Yo no sé si conoceréis esta historia del último y más sanguinario pirata gallego, nacido en 1805 en el barrio marinero de la Moureira, en Pontevedra. Era un marinero que inició muy joven una breve pero terrible carrera de pirata despiadado. Su implacable consigna a sus marineros era que no debían quedar testigos ni restos delatores de sus actos piráticos. De modo que asesinaban despiadadamente a todas sus pobres víctimas y hundían sus barcos a fin de no dejar huellas de sus criminales fechorías.

      Acosado y temeroso de ser descubierto, inició una última singladura en el bergantín brasileño El Defensor de Pedro (que previamente había apresado) desde La Coruña teóricamente a Gibraltar, aunque su plan secreto, ocultado incluso a su marinería, era dirigir su barco a las costas de Berbería, encallarlo en alguna playa, deshacerse de sus marineros y largarse con el copioso botín acumulado. Pero un temporal y la torpeza de sus tripulantes hizo que la playa en la que encallaron fuera la de Santa María, en Cádiz capital, donde fueron capturados, juzgados y condenados: siete ahorcados, dos ahorcados y decapitados y tres ahorcados, decapitados y descuartizados, siendo expuestos públicamente. Otro fue condenado a diez años de presidio y cuatro a seis años.

      Benito Soto consiguió escapar en otro barco a Gibraltar, previo soborno a un marinero gaditano. Allí fue apresado, juzgado, acusado de 75 asesinatos y del saqueo y hundimiento de 10 embarcaciones, siendo ahorcado en la plaza pública. En el juicio fue identificado por algunos viajeros del mercante inglés Morning-Star que milagrosamente habían sobrevivido a un despiadado ataque suyo, en el que murieron la mayoría de los pasajeros. Era el mes de enero de 1830, dos meses antes de cumplir 25 años. Una increíble, despiadada  y precoz carrera criminal.

      El domingo día 30 de noviembre pasado, la playa de La Barrosa en Chiclana, a muy pocos kilómetros de la de Santa María, se volvió a poner “como una feria”. Pero no para desenterrar un tesoro sino para presenciar un espectáculo insólito, tanto que probablemente no se ha dado nunca y difícilmente se repetirá. Se trataba de que en la playa había encallado ¡un dique flotante!, una enorme estructura prefabricada que venía remolcada desde Tenerife para el muelle de la base naval de Rota. Casi finalizando el viaje un temporal rompió las amarras del remolcador que lo transportaba y llevó el dique, que era flotante gracias a unos enormes depósitos llenos de aire, hasta la playa. De modo que miles de personas de las poblaciones cercanas acudieron a ver un espectáculo seguramente irrepetible. Y que, con toda seguridad, suministrará nuevo material chirigotero para las coplas del próximo carnaval de Cádiz. Buenos son los gaditanos como para dejar pasar un hecho tan insólito y tan propicio a su fértil imaginación carnavalesca.

      Son muchos los gallegos que han dejado muy alto el pabellón de Galicia por estas tierras y mares del Estrecho. En el otro extremo, el de la ignominia, se sitúa Benito Soto. Por eso sobre él yo procuro guardar por estas latitudes el más tupido silencio. Pero hoy, que otra vez se puebla una playa gaditana por otro hecho singular y que además parece resurgir en sitios como Somalia el fantasma de la piratería, que parecía ya enterrado, me pareció oportuno este comentario en esta discreta tertulia entre paisanos, sabiendo garantizada la discreción. A ningún gallego nos interesa airear esta lamentable historia de uno de los gallegos más despiadados de nuestra historia.

Galicia: crónica de invierno

viernes, noviembre 28th, 2008

            Como, al parecer, todos los blogueros globales habéis ido a nuestra tierra en verano y no veo crónicas postveraniegas, parece obligado transmitiros las impresiones de mi reciente visita a Galicia. Empezaré por deciros cual es mi periplo cada vez que voy a la tierra, condicionado por la distribución geográfica de mis familiares o los de mi esposa, que se centralizan en tres puntos: La Coruña, Vigo y El Bierzo. De modo que mis estancias en el Noroeste suelen venir marcadas por los desplazamientos entre estos tres puntos del triángulo galaico-berciano.

            Utilizo, por tanto, autopista (Coruña-Vigo), autovía (La Coruña-El Bierzo) y carretera para el tramo Toral de los Vados-Orense en el desplazamiento a Vigo. Las autopistas y autovías suponen un ahorro de tiempo y seguridad importantes, aspectos en los que Galicia ha mejorado considerablemente. Pero pierden romanticismo, posibilidad de disfrutar del paisaje, contacto con pueblos y aldeas. Esto no se ha perdido, en cambio, en el tramo entre Toral y Orense en lo que podríamos llamar la ruta de los grandes ríos gallegos (Sil, Lor, Miño). O la ruta de los viñedos porque recorre las zonas vitivinícolas del Bierzo y cuatro de las cinco denominaciones de origen gallegas: Valedoras, Ribeira Sacra y ya en el tramo Orense-Vigo, Ribeiro y Rías Baixas; sólo falta la denominación de Monterrey. Estos viñedos están ahora con unos coloridos impresionantes: una inmersión paisajística bella y relajante.

 A mí este tramo Toral-Orense me trae otras reminiscencias relacionadas con los monasterios de la Ribeira Sacra y las primeras emigraciones gallegas. De ellas hablaré en otra ocasión porque creo pueden interesar en esta tertulia de la Galicia dispersa. Se trata de las primeras emigraciones organizadas de Galicia que no eran precisamente a América sino a Andalucía y se remontan al siglo XVI. Una tremenda epopeya poco conocida pero perfectamente documentadas.

Capítulo de novedades. Como novedades invernales llamativas citaré en primer lugar el repentino ataque de amor al emigrante que les ha entrado a los alcaldes gallegos de todos los colores. Todos van a ir en tropel a diferentes países donde hay emigrantes o descendientes (y votantes) de sus respectivos municipios. Más de medio centenar de alcaldes y ediles están en marcha y otros lo harán próximamente. Que este furor viajero coincida con etapa preelectoral es pura coincidencia, naturalmente. Por supuesto que todos van pagándose los gastos de su bolsillo, incluidos vinos e invitaciones varias. Faltaría más, que la gente es muy susceptible y enseguida se inventa lo de los viajes y cuchipandas a cuenta del erario municipal. O incluso te denuncian como le pasa actualmente a algún alcalde procesado por no sé qué cuentas con agentes electorales supuestamente enviados a recaudar votos. Cuando las barbas del vecino…Eso sí, llevarán folletos informativos del pueblo, para que vean sus paisanos lo bien que marcha y lo maravilloso que irá en lo sucesivo, cuando él salga reelegido. ¿Quién ha dicho que no hay más cera que la que arde? La CERA (Censo Electoral de Residentes Ausentes) que llevan los alcaldes gallegos en esta procesión tiene 334.000 votos potenciales, que no arden pero eligen. ¿Está ahí su devoción viajera?

Otra novedad llamativa: la modernización en la utilización de nuevas tecnologías por parte del clero gallego. Algunas parroquias ya tienen su propio blog e incluso algún obispado está captando monaguillos por medio de You Tube, parece que con éxito. Seminarios vacíos, clero envejecido, echemos mano de la informática. Parece que hay menos de un sacerdote por cada tres parroquias y además de edad media avanzada.

Capítulo de tradiciones. En el apartado de fiestas gastronómicas, tranquilos. Se conserva la tradición. No hay letargo gastronómico invernal. En esto no damos respiro. Los magostos se han extendido a lo largo y ancho de pueblos, aldeas, ciudades y barrios, en los que a las tradicionales castañas se han añadido otros ingredientes en los que el cerdo es el rey: cachola, orella, lacón, chorizos… Y música: gaitas, percusión, conjuntos y una variada gama de actuaciones corales y musicales más o menos improvisadas. Y hasta,  en algún sitio, la fiesta do cabazo, que ahora me entero que así se llama la calabaza.

Las tradiciones históricas también se mantienen .Durante mi estancia se publicó un estudio sociológico que, en líneas generales, parece confirmarlo: Vigo trabaja, Santiago reza (y estudia), La Coruña se divierte y… ¿quién era el que dormía? Ahora parece que ya nadie duerme, porque en ese estudio no aparecen dormilones. Tampoco aparecen las aldeas. ¿Envejecen? ¿Se despueblan? ¿Desaparecen? ¿O las tres cosas?

Julián y Andrés

miércoles, octubre 22nd, 2008

            Julián y Andrés son dos niños que tienen muchas cosas en común. Los dos han nacido y viven en la misma Bahía, aunque con distinta nacionalidad: Andrés en Algeciras y Julián en Gibraltar. Ambos tienen una grave enfermedad de la sangre: Julián tiene leucemia y Andrés talasemia, una enfermedad genética que afecta a la hemoglobina, impidiendo la normal función de los glóbulos rojos. Los dos necesitan un trasplante de médula.

            Julián está hospitalizado en Londres, donde no encuentran un donante de médula que sea compatible. Su familia ha lanzado un dramático llamamiento a su ciudad de Gibraltar solicitando un donante de entre 18 y 40 años compatible con Julián, en un plazo de seis semanas, a partir de las cuales la vida de Julián corre inminente peligro. La respuesta fue extraordinaria: en una población de 30.000 habitantes, se presentaron 2.000 donantes entre 18 y 40 años. Los donantes se están haciendo los pertinentes análisis de sangre. Esperemos que aparezca alguno compatible.

            Andrés tiene seis años. Su enfermedad le obliga a continuas transfusiones de sangre y su esperanza de vida no va más allá de 35 años. A los padres se les ofreció una posibilidad de curación novedosa en España: la madre podría someterse a una variante nueva de fecundación in vitro, con la que entre los diferentes embriones que se formasen se podría seleccionar uno libre de esa enfermedad hereditaria. El bebé nacería sano y además de su cordón umbilical se podrían extraer las células madre que curarían a su hermano. Este nuevo hermano ya ha nacido, se llama Javier y es el primer bebé español seleccionado genéticamente para salvar a su hermano. El diagnóstico preimplantacional fue autorizado por Ley de Reproducción Asistida de 2006

            El hospital donde nació el bebé, el Virgen del Rocío de Sevilla, tiene una unidad de Genética, Reproducción y Medicina Fetal y ha puesto en práctica por primera vez en España un procedimiento de selección de embriones llamado “diagnóstico preimplantacional”. Es una variante de los métodos tradicionales de fecundación in vitro, procedimiento que inevitablemente produce varios embriones, que se analizan y se elige uno que cumpla determinados requisitos, en este caso que estuviese libre de talasemia y que fuese compatible con el sistema inmunitario del hermano enfermo. De este modo, el cordón umbilical del bebé podrá proporcionar células con las que hacer el trasplante que cure o mitigue la talasemia de Andrés.

            Este procedimiento tiene detractores que opinan, entre otros argumentos, que es moralmente reprobable congelar o destruir los embriones rechazados. La Conferencia Episcopal Española ya en su momento se pronunció en contra y ahora acaba de repetirlo con motivo del nacimiento de Javier, tildando de “práctica eugenésica” la selección preembrionaria.

            Éstas son dos historias reales, paralelas y coincidentes en el espacio y en el tiempo. A mí me caen muy próximas geográfica y anímicamente. Si en vez de tratarse de un hecho real se tratase de una creación literaria, yo tendría para  ella un final feliz: que las células madre de Javier, además de ser compatibles con Andrés, lo fuesen también con Julián. Además de servir para salvar estas dos vidas incipientes y gravemente amenazadas, haría más por el cordial entendimiento entre las gentes de Gibraltar y las de su Campo que muchos años de política de vecindad británica, gibraltareña y española.

            Desde luego el diagnóstico genético preimplantacional debe ser usado con los máximos controles legales, ya que su generalización por razones económicas o de otro tipo podría tener derivaciones indeseables. Otra cosa es su utilización con fines terapéuticos, como el caso expuesto.

            Llegado a este punto, propongo a mis tertulianos de la Galicia Global un breve cuestionario. ¿Qué opináis de la decisión de los padres de Andrés? ¿Haríais lo mismo en su lugar? ¿Qué opináis de estos programas de selección preembrionaria? ¿Seríais partidarios de la formación de un banco de cordones umbilicales que permitiesen futuros usos terapéuticos? ¿Cómo está este tema en los países en los que estáis viviendo?

España, Gibraltar, Julio Verne y los monos

viernes, octubre 10th, 2008

            En España no hay monos, al menos en libertad. Digo en España, no en la Península Ibérica, ya que en Gibraltar están los únicos simios (macacos) que viven en libertad en Europa. Existe la leyenda de que cuando los monos desaparezcan del Peñón, éste dejará de ser británico y retornará a poder de España. De modo que España debía estar interesada en su desaparición y los británicos en su conservación. Pues es justamente al revés: España ha firmado el Proyecto Gran Simio para conservación de estos primates. Por el contrario, el gobierno de Gibraltar parece estar eliminando parte de los monos que habían proliferado hasta extremos molestos para la población.

            El tema de la proliferación de los monos gibraltareños ya fue previsto, como tantas otras cosas, por Julio Verne, que escribió un relato al respecto. Sobre este relato publiqué yo hace unos meses un artículo en una revista bilingüe español-inglés que se distribuye en España, Gibraltar e Inglaterra, que causó extrañeza a ambos lados de la verja, por tratarse de un relato poco conocido. Lo transcribo:

            “La población y el gobierno de Gibraltar tienen un problema con la superpoblación de monos, que están causando serios trastornos ya que, en busca de comida, bajan a la ciudad introduciéndose en casas y establecimientos hosteleros. Esta incómoda situación ha obligado al gobierno a buscar soluciones, habiéndose barajado la posibilidad de sacrificar parte de la población simiesca, medida a la que se han opuesto ecologistas y científicos, que han propuesto otras soluciones alternativas como puede ser la exportación. Ésta parece ser la solución que se va a adoptar: exportar parte de los monos existentes en la parte alta del Peñón.

            Lo sorprendente del caso es que esta superpoblación de monos en Gibraltar y su invasión y ocupación de la población ya fue pronosticada y escrita por Julio Verne hace 120 años. En efecto, este prolífico y futurista autor escribió en 1887 un pequeño relato titulado Gil Braltar en el que describe una invasión de la población gibraltareña por nada menos que setecientos monos descendidos de la parte montañosa del Peñón en donde habitan normalmente. Se trata de un relato poco conocido que no es fácil encontrar referido en las relaciones de su extensísima obra, a pesar de no pertenecer precisamente a su etapa de autor novel, ya que fue escrita encunado ya tenía 59 años y ya había escrito gran parte de sus obras, entre ellas las que le dieron popularidad universal como Veinte mil leguas de viaje submarino o La vuelta al mundo en 80 días.

            El protagonista es un hidalgo gibraltareño extravagante y hasta un poco loco, que había desaparecido hacía diez años de la población y se había refugiado en la cueva de San Miguel y otras cuevas existentes en el Peñón, llevando una vida de troglodita y allí había convivido con los monos, sobre los que llegó a tener un cierto ascendiente. Allí abrigó “la idea obsesiva de conquistar aquella roca ofensiva y defensiva…él se llamaba precisamente Gil Braltar, un nombre que, según él mismo sostenía, lo predestinaba a una conquista tan patriótica. Su cerebro había dado tantas vueltas a esa idea mesiánica que no había podido resistir y quizá su sitio debería haber estado en un manicomio”.

            Llegado el día señalado, revestido con una piel de mono, reunió a sus huestes simiescas, “extendió su brazo derecho hacia la base de la montaña, agarró un sólido palo, lo enarboló y todos los monos hicieron lo mismo, esgrimiendo los palos en el aire con un movimiento de molinillo, como lo que practican esgrima llaman la rosa cerrada”. De esta guisa descendieron por la ladera del monte y descendieron hasta la ciudad, exigiendo la rendición de la población. Gil Braltar, enfundado en su piel de mono, ocupó la propia estancia del general gobernador de la plaza, a quien Verne denomina Mac Kackmale.

            De pronto se produjo un giro en los acontecimientos. “Los monos empezaron a batirse en retirada. A la cabeza de la tropa iba su jefe, blandiendo su palo. Todos, imitando sus movimientos de brazos y piernas, le seguían al paso… subiendo por las pendientes de la montaña. Una hora más tarde no quedaba en la ciudad ni uno sólo de los invasores de Gibraltar. Se supo inmediatamente, cuando el general Mac Kackmale apareció en la linde del parque. Había sido él mimo quien se había envuelto en la piel de mono del prisionero y, ocupando el lugar del loco, había dirigido la retirada de la banda”. No deja de ser curioso que incluso en el desenlace el relato de Verne guarda una cierta similitud con la solución que ahora adopta el gobierno gibraltareño: Gil Braltar también fue “exportado”. Fue “cedido por el Reino Unido a un tal Barnum que está haciendo fortuna paseándolo por las principales ciudades del antiguo y del nuevo mundo”.

            Este relato apareció incluido en la edición de Le chemin de France, como complemento, en 1887. Parece que en esos años Verne andaba literariamente de capa caída. En castellano se incluyó, con una traducción discutible, en un libro de relatos que pasó desapercibido. El año 2005 fue editado en un pequeño librito por Signatura Ediciones junto con unos comentarios sobre Gibraltar de Juan Carmona de Cózar y de Juan José Téllez.

            Es otro relato premonitorio de Julio Verne, que se anticipa más de un siglo a la superpoblación de simios en Gibraltar. Igual que anticipó el descubrimiento del submarino, el helicóptero, la televisión o tantos otros inventos entonces impensables por quien no tuviese la imaginación desbordante del autor francés”.

El informe de Martín Sarmiento sobre los atunes

lunes, julio 14th, 2008

Los medios en los que suelo escribir habitualmente en Andalucía o bien son de contenido cultural o bien de carácter más general con sección de cultura. La temática que suelo abordar está en relación con hechos históricos de la zona de Gibraltar/Estrecho/Sur de Andalucía. Desde estas plataformas procuro aprovechar la oportunidad de hacer patria (gallega, por supuesto). Y puedo asegurar que son frecuentes las ocasiones que se presentan porque los gallegos secularmente hemos realizado hechos relevantes o dejado huella de nuestra presencia en los lugares más insospechados, muchas veces alejados de las tradicionales rutas migratorias del éxodo gallego.

Uno de esos medios es la revista Sotogrande que, como todas las publicaciones del grupo HCP que la edita, es bilingüe y dirigida principalmente al público español y al angloparlante residente o visitante de Gibraltar, Campo de Gibraltar y Costa del Sol, aunque también se distribuye en otros países, especialmente en Inglaterra. Por cierto que a este grupo editorial se le otorgó recientemente el galardón de mejor editor español de prensa.

Lo que reproduzco a continuación es el último artículo que publiqué en esta revista, en la que trato uno de los infinitos campos abarcados por nuestro ilustre polígrafo Martín Sarmiento, pero éste íntimamente relacionado con la zona del Estrecho.

            “Cuando se publique este artículo habrá terminado la temporada de pesca “de derecho o de ida” en las almadrabas del Estrecho. La de Barbate habrá iniciado la pesca “de revés o de vuelta” y las de Conil, Zahara y Tarifa habrán ya levantado el complejo entramado de redes y otros utensilios que componen la almadraba. Para los no iniciados diré que la almadraba de derecho o de ida es la que captura los atunes en su migración sistemática de primavera del Atlántico al Mediterráneo, donde desovan y la de revés o de vuelta es la que los captura al retorno al Atlántico. Estos atunes suelen ser más jóvenes y pequeños.

 En el momento de escribir desconozco el resultado cuantitativo de la temporada almadrabera pero, excepto alguna levantada buena, la impresión es que continuará la tónica descendente de los últimos años, debido a la intensidad de la pesca del atún rojo en todos los mares y concretamente en el Mediterráneo. Esta sobrepesca y escasez de capturas ha hecho pensar a las autoridades en la materia en proponer una moratoria en la pesca de estos atunes.

  Esta situación me ha hecho recordar el informe que el sabio benedictino Martín Sarmiento emitió en 1757, a petición del duque de Medina Sidonia, entonces propietario de estas almadrabas, sobre la escasez de capturas que se venía produciendo respecto a años y siglos anteriores. La casa ducal de Medina Sidonia tenía el monopolio de las almadrabas desde sus concesión por Sancho IV en 1294 a Guzmán el Bueno, monopolio que duró hasta las primeras décadas del siglo XIX.  Pedro de Alcántara Guzmán, XIV duque, tenía una gran amistad con Martín Sarmiento y una confianza ciega en su erudición en todos los campos del saber, como había tenido ocasión de comprobar reiteradamente durante sus frecuentes visitas al ilustre polígrafo gallego en su monasterio de San Martín de Madrid, por lo que ya le había pedido sus sabios consejos en otras ocasiones, la más reciente sobre la causa de mortandad de flamencos en su coto de Doñana, cuyo informe le satisfizo plenamente.

En su informe Sarmiento (algo así como el Google del siglo XVIII) hace una síntesis del saber sobre la biología, los hábitos migratorios y otros aspectos de los atunes recogidos de todos los autores antiguos que habían tratado sobre esta materia (que eran muchos), estableció un diagnóstico sobre las posibles causas de la disminución de capturas y propone una serie de posibles soluciones, entre ellas, precisamente, el establecimiento de una moratoria durante tres años al menos para las capturas de los atunes que en primavera emigran a desovar al Mediterráneo. Como en tantos otros aspectos de las múltiples facetas del saber que abarcó este sabio gallego afincado en Madrid demostró una notabilísima erudición y, aunque algunos aspectos de su informe hoy parezcan desfasados, otros como el de la moratoria se están demostrando de plena actualidad.

Entre estas otras medidas que proponía estaban la de repoblar el mar con sargazos, bellotas y cangrejos (que se creían eran el alimento de los atunes) y promover las almadrabas de buche que ya se utilizaban en el Mediterráneo y que aquí empezaban a sustituir a las antiguas de tiro con las que se pescaba tirando de redes desde la playa. También proponía que no se matasen las atunas para extraerles las huevas “porque en cada atuna se aniquila un millón de cordylas o atuncillos”.

  Este informe es el primer estudio sistemático conocido sobre los hábitos migratorios de los atunes y en el mismo se incluyen unos datos estadísticos de las capturas efectuadas en las almadrabas del duque (Conil, Castilnovo y Zahara) desde 1525, que un enviado del duque le había facilitado. Este informe, esta estadística también pionera y la efigie de Martín Sarmiento figuran en lugar preferente en la sede central de la Organización Mundial del Atún Tropical en La Jolla, California”.

La ministra bloguera

martes, junio 24th, 2008

La rabiosa actualidad me induce a abordar el tema de la ministra Bibiana Aído.  Creo poder informar algo nuevo de su personalidad a mis paisanos de dentro y fuera de Galicia. Sinceramente me duele el chaparrón de críticas (que ya va disminuyendo) que le está cayendo por el error semántico de “los miembros y las miembras” pronunciado en su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados. Los lectores que no vivan en España pueden consultar esta polémica sobre la ministra entrando en Google y poniendo la palabra “miembra”. En el momento de escribir este artículo son 362.000 las entradas que registra.

Debido a las actividades culturales que vengo desarrollando desde hace mucho tiempo en la provincia de Cádiz, tengo frecuente relación con las diferentes delegadas (casi siempre son mujeres) provinciales de Cultura. Cuando hace unos seis años designaron delegada a Bibiana Aído, me llamaron la atención dos cosas: su gran juventud (tendría entonces 25 años) y el desparpajo con que se desenvolvía en público aquella jovencita guapa y de agradable talante. Me informé de que era hija de Paco Aído, lo cual ya explicaba en parte su desenvoltura. Paco Aído fue el primer alcalde democrático (y socialista, como todos sus sucesores) de Alcalá de los Gazules, un pueblo de unos 6.000 habitantes situado en la Ruta del Toro, a medio camino en la autovía entre Jerez y la Bahía de Algeciras. Este pueblo tiene una característica: es el principal vivero de políticos socialistas de la provincia de Cádiz y, proporcionalmente a su población, probablemente de Andalucía. Ha dado varios diputados, consejeros, parlamentarios andaluces, presidentes de Diputación y delegados provinciales de las diferentes Consejerías, entre otros cargos. De modo que la joven Aída tiene actualmente 31 años de edad y los mismos de experiencia política, ya que la vivió desde la cuna. Luis Pizarro, el actual secretario de organización del PSOE andaluz, también alcalaíno, la conoce desde que nació y el propio Chaves la conoció en pañales. Es afiliada desde los quince años y desde los dieciocho está dando mítines. De modo que es joven pero con experiencia política. Por cierto que Alcalá es también el pueblo natal del escritor y poeta José Pol García, al único andaluz Cronista Oficial en un municipio gallego, el de Quiroga (Lugo).

El tema de la igualdad de género preocupa a la sociedad en general y el partido socialista ha llevado esta preocupación al terreno de la semántica hasta límites exagerados. En la última campaña electoral en muchos mítines la reiteración en hablar de “los andaluces y las andaluzas”, “los gallegos y las gallegas”, “los españoles y las españolas” llegaba en ocasiones a sonar ridículo. Y de la ridiculez al lapsus linguae solo hay un trecho, que inevitablemente se recorrería. A Bibiana le dieron todas las papeletas para ser la agraciada. Nada menos que nombrándola ministra del nuevo Ministerio de Igualdad. Y claro, le tocó. Al fin y al cabo no hizo más que subirse al carro de las creaciones, innovaciones y adaptaciones léxicas de sus compañeros de gobierno y del mismo presidente, que llaman desaceleración a la crisis, conducción temporal al trasvase u otras manipulaciones más o menos oportunistas del lenguaje. 

  La oposición y los medios de comunicación afines están aprovechando el lapsus y el empecinamiento inicial en justificarlo, para atacar a la joven ministra, posiblemente porque la consideran la parte más vulnerable del gobierno. Pero la semántica no tiene nada que ver con la capacidad política. Y yo estoy seguro de que esto va a ser una tormenta de una noche de verano y que Bibiana acabará triunfando en su lucha por las políticas de igualdad y hasta por eso tan innovador políticamente como es la “transversalidad”. Eso sí, yo le recomendaría que no se limitase a la igualdad de género, que es lo que hasta ahora parece monopolizar su actividad y que preste también atención a otras desigualdades que deben ser de su competencia si es que ya se han delimitado las responsabilidades del nuevo ministerio. Desigualdades por razón de edad, raza, religión, discapacidad u orientación sexual, por ejemplo. Quizá las esté abordando, pero en ese caso falla su difusión y falta una campaña de imagen.

Mi amigo el hispanista londinense Francis Cherry, ganador del premio Marqués de Santa Cruz de la Anglo-Spanish Society por sus publicaciones sobre la cultura española, ha escrito (y sostiene) que el castellano es un idioma machista. Pone ejemplos. Vean uno: cortesano, varón que se desenvuelve con soltura en la Corte; cortesana, puta. Eso sí que es desigualdad. Un ministerio nuevo exige creatividad, soluciones novedosas: políticas, legislativas, de mentalidad, de comportamiento. Quizá también idiomáticas.

He pretendido dar a conocer a mis paisanos de Galicia y del mundo aspectos de la personalidad de una ministra a la que he tenido ocasión de conocer y apreciar, que creo está siendo injustamente tratada y en cuya capacidad política tengo plena confianza. Y además, es compañera nuestra en la blogosfera. Sigue manteniendo contra viento y marea su blog “Amanece en Cádiz”. La generación bloguera ha llegado al Gobierno.

Cantón de Porlier, Cantón de Lacy

martes, junio 3rd, 2008

 Leo que se ha retirado la placa “Cantones de José Antonio” de la fachada del Banco Pastor, en el Cantón. Cosa que me ha extrañado, no por su retirada sino por su larga permanencia allí, probablemente cerca de setenta años, en una de las fachadas más céntricas, emblemáticas y visibles de La Coruña. Con escaso arraigo popular porque ¿algún coruñés se citó alguna vez con un amigo/a en “los Cantones de José Antonio”? Pues a pesar de todo compruebo que, con la retirada de éste y otros símbolos franquistas, se está produciendo el mismo revuelo que en otras ciudades españolas donde se llevó a cabo.

Coincide esta noticia con la publicación de un artículo mío en uno de los medios andaluces con los que suelo colaborar, en donde hablaba precisamente de los Cantones coruñeses. Porque durante el Trienio Laboral (1820-1823) se llamaron Catón de Porlier y Cantón de Lacy. La figura de Porlier es conocida en La Coruña, donde tiene actualmente una estatua y una calle con su nombre. Menos conocido me temo que es Lacy, del que no parece  haber quedado ningún símbolo en la ciudad. El general Lacy fue Capitán General de Galicia desde enero de 1813 hasta marzo de 1814. Poco tiempo, pero dejó una profunda huella por ser un liberal al que el Ayuntamiento constitucional quería retener en La Coruña, pretensión que se truncó con el retorno de Fernando VII.

 En 1815 Porlier encabezó en La Coruña una sublevación que fracasó y fue ajusticiado en el Campo de la Leña, actual Plaza de España. Dos años después, en 1817, se levantó Lacy en Cataluña y al fracasar igualmente fue condenado y fusilado en el castillo de Bellver, en Palma de Mallorca.

El interés por este general en estas tierras del Sur se debe a que nació en el Campo de Gibraltar. Descendiente de irlandeses, su padre luchó al lado de los españoles en el Gran Asedio de Gibraltar de 1779-1783 y durante ese período nació Lacy en el campamento de las tropas del asedio. Actualmente en ese lugar hay un núcleo de población precisamente llamado Campamento, situado entre La Línea de la Concepción y San Roque y perteneciente a este último municipio.

Este trágico destino de estos dos militares liberales hizo que, al triunfar el levantamiento de Riego y retornar el liberalismo en 1820, se les pusiese sus nombres a los Cantones coruñeses. Naturalmente, estos nombres fueron retirados en 1823 al reinstaurarse el absolutismo fernandino tras la venida a España de los Cien mil hijos de San Luis. Pero Porlier sigue teniendo una calle y una estatua en La Coruña igual que otros liberales coruñeses igualmente ajusticiados, como Sinforiano López. En cambio  de Lacy, que yo sepa, no queda ningún símbolo que lo recuerde. Aunque puede ser que desde la distancia mi información no sea completa  

En ciudades como Madrid o Alicante sí hay calle Lacy. En su pueblo, San Roque, lleva su nombre la calle principal, en la que hay también una estatua. Y su ayuntamiento está interesado en recuperar el protagonismo de su paisano en una ciudad como La Coruña, en la que desempeñó su último cargo importante y en la que dejó tan grato recuerdo. Este grato recuerdo lo conocen muy bien historiadores/as coruñeses/as tales como Ana Romero Maciá, que en 2005 publicó una amplia documentación municipal que así lo acredita.

Entre las personas interesadas en este tema está un sanroqueño bien conocido de los aficionados al fútbol coruñeses, por haber jugado unos años en el Deportivo: Adolfo Aldana. Adolfo me mostró su sorpresa al enterarse por mi artículo de que el Cantón Pequeño, al lado de la calle Juana de Vega en la que él vivió, llevó el nombre de su ilustre paisano. Por cierto que Juana de Vega fue otra destacadísima liberal coruñesa y casada también con otro general liberal, Espoz y Mina, con el que compartió años de destierro por el absolutismo fernandino.

Les aseguro que traté de resumir. Pero me temo que fallaron los mecanismos de síntesis y clarificación y que ha salido un rollo más historicista que bloguero. Por tanto, al igual que los diez mandamientos, los párrafos anteriores también se resumen en dos:

1º.- El general Lacy merece el reconocimiento oficial de La Coruña y desconozco si actualmente hay algún símbolo de este reconocimiento.

2º.- A quien informe de si hay alguna placa, estatua, calle, plaza, etc. a su nombre se le recompensará expresándole nuestro agradecimiento en este blog.

La monja pregonera

martes, mayo 27th, 2008

 Que una monja pronuncie el pregón de una fiesta es una noticia novedosa. Si ese pregón además se realiza en una plaza de toros la novedad sube de grado. Pero que la monja sea gallega y el pregón se realice en la feria de una localidad andaluza sitúa la noticia en territorio Guinnes. Si alguien cree que mis largos años de residencia en Andalucía me han llevado por el camino de la exageración, añádanle dos ingredientes más. Primero: nuestra monja ya fue nombrada hija adoptiva del municipio en 1995. Segundo: desechen cualquier suspicacia de connivencias ideológicas, porque ambos nombramientos los realizó un gobierno municipal socialista y presidido por el mismo alcalde, Alonso Rojas. De todas estas distinciones se ha hecho merecedora Sor María José López Álvarez, una lucense que ha pronunciado el pregón de la feria de la localidad campogibraltareña de Los Barrios. Y además con un éxito apoteósico ya que fue aplaudida entusiásticamente por miles de personas puestas en pie.

Y es que Sor María José no es una desconocida en la localidad ni mucho menos. Antes al contrario, es queridísima en esa población en la que lleva cuarenta años y en la que ha sido directora del colegio San Ramón Nonato, directora de la Escuela Espacio de Paz en el que participan todos los centros de primaria e institutos de secundaria del municipio y además se ha dedicado, con su comunidad, al cuidado de ancianos y de inmigrantes. Y todo ello con una entrega tal que le ha granjeado el cariño unánime de sus convecinos y de todos los partidos que constituyen la corporación municipal.

La prensa de la zona dice que nació en Santiago de Ferroy (sic) en la provincia de Lugo, hija de agricultores y miembro de una familia numerosa de ocho hermanos. Estudió Magisterio en la Escuela Normal de Lugo y al finalizar ingresó en el Instituto de las Franciscanas del Rebaño de María, de la que ahora ha sido nombrada directora general y por ello abandona este pueblo al que se siente entrañablemente unida, ya que ella dice haber encontrado aquí, al lado del verdor del parque natural de los alcornocales, un segundo hogar que le recordaba el verde paisaje de su Galicia natal.

Sor María José llegó a Los Barrios en 1969, un año histórico para la comarca, que nunca se borrará de la memoria de los campogibraltareños. En ese año el gobierno de Franco, en el que Castiella era ministro de Asuntos Exteriores, llevó a cabo un acto que ocasionó la ruina y la desgracia de muchos miles de vecinos de la comarca, especialmente de La Línea de la Concepción: el cierre de la verja con Gibraltar. Con ello, de la noche a la mañana, unos quince mil trabajadores españoles en Gibraltar y bastantes empresarios que tenían sus negocios en el Peñón se quedaron en la calle. Aparte de otros muchos miles de personas que se buscaban la vida “trapicheando” con mercancías que diariamente adquirían en Gibraltar y distribuían por la comarca y por otras zonas de Andalucía.

Para compensar este desaguisado, se creó el polo de desarrollo del Campo de Gibraltar y pronto se empezaron a instalar las primeras industrias, entre ellas la refinería de CEPSA en San Roque y la fábrica de acero inoxidable ACERINOX en Los Barrios. A partir de aquí este último municipio, situado en el centro del arco de la Bahía, inició su despegue económico y demográfico, fuertemente incrementado en la última década. De modo que el pueblecito de 7.000 habitantes al que llegó Sor María José en 1969 se convirtió en una próspera población de más de 20.000 habitantes. Hoy es el principal centro comercial de la comarca. En cuyo municipio, por cierto, se están levantando las monumentales y espectaculares torres de Hércules. Una evolución parecida a la que puede haber tenido Arteixo, por ejemplo.

El pueblo de Los Barrios, muchos de sus vecinos, su corporación municipal y hasta su propio alcalde son bien conocidos de los vecinos de Muxía. A ambos municipios les unen unos entrañables vínculos no sólo de amistad sino de hermanamiento. Hermanamiento que se hizo oficial en sendos actos en Muxía y en Los Barrios con nutrida representación de delegaciones de regidores y vecinos de ambos municipios. Muxía y Los Barrios son oficialmente pueblos hermanos. Y entre vecinos de ambos pueblos han surgido estrechos vínculos afectivos. Pero ésta es una hermosa historia de amor merecedora de un nuevo comentario.

Si has sido paciente para llegar hasta aquí, lector, eres persona 2.0. En recompensa a tu paciencia, te propongo la participación en un juego interactivo. Existe un paralelismo entre esta monja lucense y otro personaje con trayectoria biográfica similar: este personaje también es lucense (de Villalba), eclesiástico, residente en España pero fuera de Galicia. Fin de las similitudes. A partir de aquí, trayectorias absolutamente dispares: este villalbés es obispo, cardenal, presidente de conferencia episcopal y ex-papable. ¿Lo cogen? El juego consiste en contestar estas dos preguntas: de estas dos personas ¿quién crees que ha prestigiado más a Galicia? ¿Y a la Iglesia Católica?