La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Sangría demográfica

Escrito por Angeles Fernández Ramil | Desde Chile
31 de enero de 2011 a las 23:42h

Aunque leo sistemáticamente La Voz de Galicia, confieso que me sorprendió la noticia de que los gallegos en el exterior no podremos votar en las próximas elecciones municipales. Algo había leído, hace tiempo, sobre un proyecto de ley que pretendía suprimir este derecho. Las razones parecían plausibles: en algunas aldeas, su destino estaba siendo decidido por los votos de la diáspora, dado que muchas habían experimentado tal merma de población, que estaban quedando despobladas. No resultaba lógico que pesara más el sufragio de aquellos que no se ven cotidianamente afectados por las decisiones que se toman, a nivel local.

Efectivamente, a medida que crece el censo electoral gallego en el exterior, adquiriendo así el voto emigrante un mayor peso, la crisis demográfica en Galicia se agudiza, de forma tal que el 70% de los “concellos” viene perdiendo población, siendo esta merma más pronunciada en las provincias internas.

Al parecer, éste no es un fenómeno nuevo pero cabe preguntarse si se agudizará aún más con la crisis. Para los gallegos, ésta ya es una historia conocida. Desde hace siglos, su juventud deja las aldeas, bien para irse a las urbes, bien para irse allende los mares, en busca de destinos mejores.

Como contraparte, dado que América Latina parece haber resistido mejor la crisis financiera internacional que el continente europeo, muchos jóvenes están buscando su destino en este lugar del mundo y, concretamente, observo dos noticias relativas a Chile. La primera es que  jóvenes europeos están solicitando visa de residencia para venir a probar suerte a este país. Antes, los jóvenes venían a conocer cualquiera de los tres destinos turísticos más conocidos en el extranjero: Isla de Pascua, Torres del Paine en la Patagonia o bien San Pedro de Atacama, en el marco del desierto más árido del mundo. Ahora, al parecer, han tomado una decisión distinta: aspiran a encontrar una mejor calidad de vida que la que sus países pueden ofrecerles. Ni la amenaza de terremotos parece inhibirlos. El dato es elocuente: 25,5% más de visa de residencia se entregaron a españoles en 2010, en comparación a 2008.

Obviamente, el fenómeno de la globalización atrae a muchos a trabajar afuera y a obtener experiencia. Chile, hoy, a pesar del efecto inhibidor que pudiera desatar su reciente megasismo (el 27-F hará justamente un año) y quizás por la épica que encerró el rescate de los 33 mineros,  es más conocido y atrae a muchos jóvenes que buscan un lugar que, junto con ofrecer aventura, es también un punto relativamente seguro a nivel político y social dentro de la región.

Sin embargo, la población extranjera residente en Chile es todavía pequeña: representa el 2,08% de la población total del país y, la mayoría, es de procedencia latinoamericana. Los peruanos siguen siendo la comunidad más numerosa, seguidos por los argentinos. De Europa, sólo España y Alemania están entre los 10 países extranjeros con más residentes en el país.

La pregunta que cabe hacerse es cómo esta sangría demográfica, particularmente de sus talentos más jóvenes, afectará a  España  justamente cuando esté iniciando su “take off” hacia la recuperación y el capital laboral juvenil pudiera ser más estratégico.

3 respuestas a “Sangría demográfica”

  1. Eduardo Eusebio dice:

    E quen non sescapa da Galiza de sempre, cando iso sempre foi o pan cotidian. E unha hirenca dun pasado incerto e cheo de fame. So goberno dagora e todos os pasados nunca protexeron os cidadans non creo ca gora a ley do, non sufraxio, pros emigrantes galegos e non galegos no extranxeiros tena que traerse a debate, cando iste problema e tan bello como aniversarios ten o descubremento das americas.

    Votar pra que, e pra quen, da o mesmo que sexa periquinyo ou xancinyo dodos eses lambiscoes e aproveitados do traballo axeno venyen sendo a mesma chusma. per outro lado os documentos pra poider votar, case sempre lle chegan a morada dos imigrantes no estranxeiro con tres ou catro dias dantecipo a feita das eleccioes e piden que se remitan por correio certificado cando ai xente que non lle queda o tempo pra dispor dado o seu tempo pra dedicarllen os seus traballos, se queren comer, porque os gobernos rexionais e municipais ou concellos interesalle un pepino a vida dos pobres imigrantes, o que lle importa e moito e, o seu sufraxio e dispois disto, se te vin non macordo.

    Todos aqueles que temos dous cm. de testa, sabemos ben quen son os chupasangres que loitan por obter un posto na alta esfera de calquer goberno, mais non pra axudar o pobre ou aqueles que loitaron por ganyarse unha posicion academica a forza de privazons, e moita dedicazon pra ver sos seus desexos puideran ter algunha recompensa, mais non sempre, ou case nunca, poiden ter bos resultados.

    Agora ca nova lei das cotizazoes pra obter o 100% da sua xubilazon a idade dos 65 anyos os novos traballadores tenyen que ter acumulados 47 anos cotizados o seguro cociai. Ben, ponyamonos a pensar siquera un pouquinyo a que idade a persoa tendria que comenzare a traballar, cando na actualida hai xente profesoal que xa cumpliron a seus 35 anos de idade e siguen vivendo a conta dos seus pais.

    Falar da politica e falar per falar, porquesta ten un so final e todo e o mesmo.

    Gustariame ouvir algo positivo sobre calquer un, dos politiquillos espanois da actualidade. Que alguen poidera dicer algo bon dalgunha boa obra feita per calquer dun deles.

    Agora pra colmo dos males abrese a emigrazon dos espanois calificados pra certos paises da Europa “Unida” . Si, meus queridos galegos e espanyoles en xeral, paises unidos mais, con determinazon propia, como a Alemania, Francia, Belxica, Inglaterra, y Holanda algo que lle falta a os politicos choscos espanyoles da actualida, que os pobres xa non poden ver mais ala das suas narices, porca sua testa esta EMPTY, NON AI MAIS NADA QUE SACAR DESA PELOTA SEN NADA DENTRO.

    Agora donde mais extranyeza atopo, segun poido ver e, que aixan espanyoles que buscan traballos en Chile, cando o cambio, peso euro esta tan desaxustado, sinceramente non entendo naida de naida. Este mundo xa caminha cabeza abaixo e patas prarriba.

    Que tenya boste, Sra. Anxeles, un moi bon verao.

    [Reply]

  2. Eduardo Eusebio dice:

    Pido perdon pola metedura da pata cando escribin corentesete anos en ves dos trintesete anos e medio pra cotizar pra ter dereito a o 100% enteiro, do retiro dunha persoa cando chega a idade dos 65 anos traballando. Saudos.

    [Reply]

  3. Antonio de la Torre Junquera dice:

    Fui un niño aldeano, que destacó por ser un buen estudiante en la escuela rural. Ante las escasas oportunidades que había para alguien como yo en Galicia, siendo un adolescente emigré a Madrid. Y allí empezo mi calvario, no habla apenas castellano y me convertí en el azmereir de la clase. Aun siendo de los mejores alumnos, mis notas eran superiores a la media, mis compañeros me rechazaban, sino abiertamente de hecho.
    Pasó el tiempo, terminamos los estudios y la vida me sonrió sobre manera: alcancé las más altas cotas en mi profesión. Y algunos de aquellos que en principio se burlaron, me decían gallego sabio sin ningún pudor.
    Nunca me sentí superior por ser gallego, pero hay algo que llevo muy dentro: los necios no merecen compasión.
    Rechazar aun hombre por su lengua, es algo mezquino y reprovable. Ser gallego no es ser mejor ni peor, pero merecemos un sitio bajo el Sol de España.
    Nunca he sido racista ni separatista, pero hay algo que los españoles debían saber: si quieren que nos sintamos cómodos como españoles, ha de tratarnos con el respeto que merecemos. Y sino que hablen claro, para ser ciudadano del mundo no se necesita a nadie, ni nadie ni nada.
    Si fuimos serenos y barrenderos durante demasiado tiempo, se debe a que el “caciquismo” es un sistema perverso. Me enferma ver a los políticos autonómicos poníendose medallas que no han ganado. El pueblo espera soluciones, no gaitas y panderos para adormecerlo.

    [Reply]

Deja tu comentario