La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

En mi visita a Galicia

Escrito por Maricarmen Canosa | Desde Huntington NY (EE.UU.)
21 de agosto de 2010 a las 20:54h

En mi última visita a mi querida tierra gallega me han ocurrido cosas muy bonitas, detalles sorprendentes, y otros que no lo han sido tanto.
En primer lugar les tengo que contar que el servicio al cliente en entidades privadas ha mejorado muchísimo en los últimos años. De no haber sido por Tino Caamaño del banco de Banesto de Carnota, mis vacaciones en Galicia no habrían sido tan placenteras. Me explico, debido a un garrafal descuido de mi parte, mi cuenta corriente, con la que contaba para disfrutar de mis vacaciones fue “congelada” ¡y ahí entra el fabuloso Tino de Banesto de Carnota! Después de casi dos horas en el teléfono, internet y demás medios, Tino consiguió ayudarme a convencer al mi banco en EEUU de que nadie me había robado mi identidad, que era yo en persona la que estaba retirando el dinero de mi cuenta a pasos agigantados (¡el cambio de dólares a euros no ayuda nada, señores!). ¡Muchas gracias Tino! También vengo muy agradecida de haber conocido a mis vecinos en Sardiñeiro que son majísimos. Entre otras cosas porque me informaron que los marcos de mi finca están mal colocados y, nos os lo vais a creer, ¡para mi beneficio! Parece ser que tengo casi un metro más de ancho en mi finquita. ¡Eso solo pasa una vez en la vida! Muchas gracias vecinos, y lo dicho, ¡coged todas las uvas que os apetezcan!
Debería ser lo mismo un las entidades públicas pero no lo es todavía. Una de las cosas que quería hacer en España este año era renovar mi DNI. ¡No se rían! Les cuento que si conseguí renovarlo, y que tuve el honor de ser la primera en la fila. ¡Claro que para eso me presenté a las cuatro de la mañana en Pitelos, Santiago! Luego de cinco horas de espera me comunican que me falta un papel (tengo un e-mail previo del Ministerio de Interior enumerando lo que necesito, pero ese papel especifico no estaba en la lista). Bueno, por lo menos la funcionaria me coge los papeles que llevo conmigo y me los guarda hasta el siguiente jueves, a la espera de que yo consiga el mentado papel que me falta. Claro que la chica me deja muy claro (tres veces) que “esto es un favor que te hago, porque yo no te tengo por qué hacer esto.” Mi marido me miraba de reojo, suplicándome que no fuera a perder la calma. Al pobre no le sienta nada bien madrugar. En fin, que si conseguí renovar mi DNI. ¡Toda una proeza!
Y aquí va una sugerencia para todas las bandas municipales. Estando en Laín, Pontevedra, fui a la fiesta patronal de Bermés. Bermés tiene una bonita capilla pero es pequeña y muchos de los feligreses, incluida una servidora, tuvimos que escuchar la misa afuera, en el “adro” a través de un altavoz que la capilla tiene instalado desde hace varios años. La parroquia había contratado la banda municipal para tocar en la misa y para la “sesión vermut” y los miembros de la banda, jóvenes y mayores, chicos y chicas, estaban por afuera, en el “adro” esperado su hora de tocar. Me sorprendió gratamente ver que en Lalín se sigue patrocinando y apoyando la música y que muchos de los integrantes de la banda son jóvenes e incluso niños. Y aquí viene my respetuosa sugerencia: no es de buenos modales, fumar, charlar, contar chistes etc.… mientras los parroquianos están tratando de escuchar la misa, ¡que para eso están allí! para oír misa y para escuchar la banda tocar música cuando sea su turno y no para escuchar los malos chistes y oler el apestoso humo de tabaco de algunos de los integrantes de la banda durante la celebración de misa.
…. Por último, saco mi sombrero, y agradezco la flexibilidad y la compasión que demostró el Sr. cura de San Mamed de Carnota con mi mamá. A la pobre se le ocurrió que quería comulgar durante la misa de la fiesta patronal un poco tarde, y se acercó al altar cuando ya el cura estaba recogiendo. A pesar de todo, el la trató con un inmenso respecto y le acercó la comunión, la primera que ella había recibido en muchísimos años. Otro día les explicare la historia de mi mama.

2 respuestas a “En mi visita a Galicia”

  1. Roberto Gonzalez dice:

    Maricarmen los que vivimos lejos de nuestra querida Galicia tendemos siempre a hacer comparaciones entre las dos residencias y casi siempre en lo administrativo lleva las de perder la tierra en donde nacimos.
    Así como existen muchas razones en las que Galicia será siempre la primera, en lo que se refiere al trato con los ciudadanos detrás de un mostrador del estado o de la autonomía deja mucho que desear y según creo es porque los funcionarios en ocasiones se sienten superiors a los ciudadanos a los que atienden, esa es una cosa que a mí personalmente me pone los nervios a flor de piel y el genio me invade al instante…… pero la gente de nuestros pueblos cuando alguien les “mantrata” detrás de un mostrador se limitan a encogerse de hombros y decir…” que le vamos hacer, aquí las cosas son así ”
    Un abrazo

    [Reply]

  2. Kim Basinguer dice:

    Me alegro que vengas contenta de tu visita a Galicia y que tus vecinos disfruten de unas estupendas uvas.

    [Reply]

Deja tu comentario