La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Echar de menos

Escrito por Angeles Fernández Ramil | Desde Chile
6 de julio de 2010 a las 6:38h

Ni siquiera la expectación del Mundial y la esperanza latinoamericana puesta en Uruguay puede evitar que, con la llegada del invierno austral, coronado en Santiago por la cordillera en forma de atalaya de nieve, me acuerde más de Galicia.

Hablo de la Galicia de mi niñez, en un tiempo histórico preciso, de una Galicia que me dice cosas que no necesariamente le dirían a cualquier otro gallego o gallega más joven o más viejo que yo.  De una Galicia que me habla y me sugiere, no pensando en que cualquier tiempo pasado fue mejor, no. Hablo de una Galicia que, con Unión Europea y avances de la modernidad de por medio, se resiste a morir y que, al menos, en mi corazón, sobrevive para siempre.

Alguna vez, en este blog, hablé del olor. Pongo el pie en Coruña y me invade un olor inconfundible a casa, a un no sé qué es una mezcla de lluvia, de sardina, de tortilla de patatas con pan de Carballo, jamón serrano y tabaco…¨¡Qué se yo! Es una mezcla única e irrepetible de todo lo bueno y rico de la tierra, pero imposible de atrapar en una sola palabra. Cierro los ojos y puedo escuchar las sirenas de los barcos cuando entran por la bahía de La Coruña y lo más increíble es que, con los ojos cerrados y todo, puedo rememorar claramente desde el resplandor nocturno y bailarín del faro de la Torre de Hércules hasta los árboles añosos del Campo de Marte. Pestañeo y puedo ver la empanada y sus mil y un posibilidades de contenido, las olas en un encrispado Orzán y las campanas al vuelo de todas las iglesias que pueblan la Ciudad Vieja.

Me sorprendo muchas veces escuchando a lo lejos, como un quejido, el sonido de una gaita, o de nuevo el olor de las tapas que invade la calle de Los Olmos, o el viento agitándose en una noche de temporal…¡El viento de Coruña es inolvidable para mi, que vivo en una ciudad escasa de viento! De niña, de camino al colegio y agarrando la falda para que este viento intruso no la levantase, varias veces pensé en lo fácil que sería que un tsunami asolase La Coruña por entero. ¡Menos mal que no hay riesgo de tal cosa! Recuerdo también el olor y la espuma de los inolvidables cafés de cualquier café de Galicia, en cualquier esquina porque todas, sin riesgo a equivocarme, son dueñas de un café de barrio.

Es probable que, en el baúl de mi memoria, todas estas pequeñas cosas, trivialidades para más de alguno, hayan sido magnificadas, cuando no,  idealizadas. Pero ¡qué importa si me devuelve a la tierra de mis padres, a los pasos de mi infancia, a la tierra de los aturuxos, de las pombas, del orballo, de la xeada, de los xogos y de las bágoas!

Galicia es, definitivamente, mi Aitué, que significa “la tierra que amamos”, en mapudungun, y la dueña de la mejor expresión para enfrentar todo tipo de contratiempos y adversidades. Cuando decimos “malo será”, estamos seguros de que podremos ponerle cara a todo lo que venga, por difícil y tremendo que sea.  Y cuando pienso y siento así sobre Galicia, lo sé íntimamente, es que la morriña, una vez más, ha tocado a mi puerta.

2 respuestas a “Echar de menos”

  1. Gerardo Alonso dice:

    Para echar de menos:

    Es bien cierto que, a cada emigrante espanol sea de la latitud que este pueda ser, siempre echa de menos a su tierra natal que, es el cimiento donde estan basadas nuestras raices.

    Nuestra Espana tiene sabores, olores y colores al igual que otra latitud del planeta, pero es Espana la que tiene la magia que embelesa a sus compatriotas, algo que viene siendo la nostalgia que se convierte en morrina y esta en deseos profundos de regresar un dia para renovar vivencias del pasado que, a pesar de todo, no hemos olvidado aun que hayamos podido vivir en el suelo donde nos hayan permitido establecernos y, de alguna manera echar raices.

    Espana tiene algo enxebre y magico, algo que nos atrae sin que podamos determinar el tiempo que hayamos estado fuera y, a pesar de todo lo malo que, cada dia, e irremediablemente, sale mas y mas a la luz publica.

    Saben cuando todo esto se puede sentir mas profundamente dentro de nosotros, queridos lectores? Se lo dire a continuacion: y se lo dire por experiencias vividas en momentos relativamente criticos donde no podemos ver expectativas sobre un determinado concepto, algo que puede afectarnos seriamente y, algo que, se puede sentir cuando una mala racha puede cerrarnos las puertas a un mundo donde estabamos acostumbrados a disfrutar plenamente de lo que eramos y, de repente nos encontramos muertos en vida y sin vecinos, familiares o, amigo alguno a quien poder contarle nuestras penas, alguien con quien platicar y de esa manera sentirnos cobijados para limpiar nuestra mente embotada.

    Es aqui y, en un caso de estos, estimados lectores, cuando realmente podemos anorar nuestras verdaderas raices, porque nos falta lo espiritual que es la materia que nos hace sentir confortables y menos solos para seguir viviendo. Bien, mientras nada de eso los afecte sigan viviendo su vida sin preocupaciones y den gracias a Dios por todo aquello que puedan disfrutar actualmente y, si es posible para ustedes, sin lamentaciones, porque cuando nos lamentamos sin razon, esto, por soberbia, puede traernos consecuencias que, pueden ser lamentables.

    Los quiero mucho. Cuidense y traten siempre de ser personas de bien.

    Es mas facil ser buenos que malos, esto ultimo puede, a veces, traer malas consecuencias. Ojala Espana gane el campeonado de futbol mundial, siempre y cuando sea ganado con humildad y, en buena LID.

    Un abrazo muy fuerte para todos

    [Reply]

  2. Gerardo Alonso dice:

    Hoy que ya hace semanas que el campeonato de futbol se ha terminado, a Dios gracias, porque es algo que de alguna manera no es mas que, un despilfarro de dinero que no va a parar a manos de los mas necesitados sino a ciertas agrupaciones del mundo que, son las que menos lo necesitan, pero bueno: quien se preocupa de los pobres? Pues casi nadie, esto comenzando por los gobiernos de los paises que mayor numero de ellos tienen. Pero esto no es mi tema de hoy, sino otro mas importante que es concerniente a la MENTIRA Y, LA HIPOCRESIA existente en el mundo de hoy.

    Yo estimados mios no soy de los que le pone mucho enfasis a los mitos, porque estos vienen siendo parte de nuestra vida y de como la sociedad lo admita o deje de admitir, no obstante no dejo de pensar en algo muy de tener encuenta y, que viene siendo la enorme hipocresia existente entre los seres humanos que,sin miramientos ni conciencia, enganamos sin mesura, a veces con la sola intencion de aprovecharnos de algo, de alguien o, de las dos cosas a la vez.

    Fingimos lo que no somos y sentimos, tanto en el afecto, como en el amor, como en un acto sexual y un enorme rosario de ecepteras como para construir una cadena con estos para abarcar el globo terraqueo.

    Preguntenmelo a mi y tendran la contestacion exacta a todo ello, esto desde mis 9 anos de edad hasta la fecha de hoy que,son mis 50’s acabados de hornear. Cuanta hipocresia y falta de conciencia me ha tocado vivir. Cuanta bajeza, cuanta infidelidad y cuanta basura existe hoy dia entre los seres humanos que, no piensan nada mas que, en sexo, droga, alcohol y dinero. Un mundo de conceptos inhumanos convertidos todos ellos en dos muy pronunciados que son la mentira y la hipocresia.

    Que cosa tan fea es, cuando decimos una cosa y sentimos otra muy diferente. Mucho mas, cuando por intereses mezquinos tratamos de hacer ver un concepto, conocido por todos, de un color diferente al que, este, realmente tenia o pueda tener. Algo tan llevado a la practica hoy dia por aquellos que se creen superiores a los demas. Sigamos por esta ruta equivocada que un dia hayamos emprendido, pero si no aminoramos la velocidad, el final de nuestra ruta sera desastroso y en solitario, digo, para aquellos que no sepamos seguir el propio camino marcado por nuestras propias huellas, si fuere posible limpias de fango para que podamos llegar limpios de
    de esta materia al final de la ruta que nos hayamos trazado sin mentiras ni hipocresias que, siempre son innecesarias.

    [Reply]

Deja tu comentario