La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

El desagravio de la memoria

Escrito por Angeles Fernández Ramil | Desde Chile
28 de junio de 2010 a las 2:47h

Tarde rara de domingo en Santiago. Mezcla de frío invernal y de una calma que precede a algo, no se sabe bien qué. Mañana es el partido Chile.-Brasil, un duelo que se ve más bien como una cuesta empinada. La televisión informa del refuerzo anticipado de efectivos policiales, previendo lo que suceda, bien se gane, bien se pierda. Decido ir al Estadio Español ya que el Lar Gallego proyecta tarde de cine, con la película “Gallego“. No la había visto nunca.

Los españoles residentes atestan el comedor, viendo ruidosamente el partido de rigor. Mientras aguardo a que comiece la película, escucho a un grupo de jóvenes vestidos a la usanza de una estudiantina, que tocan el “Alma Llanera“. Me pregunto hasta cuándo se me seguirán apretando el corazón y la guata (estómago) cada vez que la escucho, si ya llevo veinticinco años en Chile.

Comienza la función en el teatro del estadio, pomposamente llamado Lope de Vega. Somos, literalmente, cuatro gatos. Comienza la película, con música de Pablo Milanés. Es de emigrantes, como era de esperar, emigrantes que parten a Cuba. El personaje, Manuel, pudiera ser cualquiera de mis dos abuelos. Ambos estuvieron en ese país. Mientras observo la pantalla, escarbo en mi memoria y es casi nada lo que sé del paso de ambos por la isla. Me pregunto, hasta la recriminación silenciosa, cómo puede ser posible esta laguna mental. Mientras miro atentamente la pantalla y observo la actuación magistral de Sancho Gracia, sigo hurgueteando. Recuerdo una foto de mi abuelo materno, detrás de un mesón, rabiosamente joven y vestido con un delantal blanco, rodeado de negritos.  Rememoro vagamente haberme enzarzado, de niña, en disputas con mi abuelo por haberle escuchado comentarios que me parecieron racistas. ¿Cómo podía él hablar así, si había convivido con tantos mientras estuvo en Cuba?  Yo no me quedaba callada y le recriminaba desafiante sus dichos. De la experiencia de mi abuelo paterno en Cuba, no recuerdo nada aunque sí escuché alguna vez decir que estuvo poco tiempo.

Sin embargo, reconozco que hasta ahí llegan los recuerdos de mis abuelos y de su paso por Cuba. ¿Cómo nunca pregunté, inquirí, indagué? Me asaltan mil y una interrogantes. !Quisiera saber tanto de lo que vivieron ambos en ese país para poder completar el puzzle de mi pasado! Surgió, sin pretenderlo, la necesidad de desagraviar mi memoria y terminar de tejer mi propia historia de iberoamericana, una iberoamericana nacida en Venezuela, que pudo haber sido uruguaya, con abuelos emigrantes en Cuba, viviendo más de dos décadas en Chile y con un hijo en Argentina y una hija que está, por estos días, en la Araucanía profunda, participando del Año Nuevo mapuche.

En el limbo de la infancia, poco parece importar el pasado de tu familia y, más, de tus mayores. Mientras veo que Manuel, casi un niño, va en un barco hacia La Habana, en condiciones indignas, recuerdo haberle escuchado a mi padre referir que su viaje a Venezuela no fue de lo mejor. De hecho, desarrolló una úlcera.

Manuel, el gallego de la película, solo quiere juntar dinero para enviar a su abuelo, que quedó en la aldea y de paso, ser un poco más que lo que dejó en su tierra, una tierra que viaja con él, que considera “su casa”  y lo desasosiega,  pero que sabe que no le ofrece horizontes. Poco le importan las vicisitudes políticas y sociales pero ellas se le atraviesan, porfiadamente, en sus propósitos.

Mis dos abuelos ya no están para responder tantas y tantas preguntas que me hago ahora, tan tardíamente. La película sirvió para llenar esa inquietud, imaginando que su vida en La Habana de aquellos años fue muy similar a la que enfrentó Manuel, en la que partió siendo repartidor de carbón.

Una simple película en una tarde helada de domingo, en el último lugar del mundo como dice la canción de Montaner, puede servir para expiar, aunque de manera vicaria, las deudas que cargamos los descendientes de emigrantes con nuestra propia biografía.

Etiquetas: , , ,

4 respuestas a “El desagravio de la memoria”

  1. Gerardo Alonso dice:

    Para el desagravio de la memoria:

    Como en otras ocasiones he comentado y de diferente manera, nuestro planeta esta hecho con diferentes composiciones las cuales y en orden a nuestro sistema solar se mantiene firme y girando alrededor del Sol.
    Esto, queridos lectores por ahora. Recuerden que hay un asteroid que esta circulando alrededor del planeta Tierra que, en fecha quizas no muy lejana y mediante un contacto con el suelo que pisamos, en estos momentos, este puede desintegrarse en parte.

    Lo malo de este asunto es que, de ninguna manera podemos estar seguros de si realmente el suelo que nos sostiene tiene la solidez que tiempos atras se suponia. Tampoco sabemos a ciencia cierta hasta que punto nuestro suelo pueda producir el sustento de cada dia que los seres del reino necesitan para sobrevivir.

    Entrando en el tema emigracion: Espana ha sido un pais de emigrantes, emigrantes que, se han dividido en diferentes categorias. Los propiamente necesitados, los de alguna manera ambiciosos, los aventureros, los enganados por aquellos que trabajaban dos y tres turnos de trabajo, enviaban el dinero a Espana y decian que se lo ganaban en ocho horas de trabajo y, los exilados de la guerra civil.

    En consecuencia debo decir que, el crecimiento de la Espana de hoy no se debe a las grandes riquezas acumuladas por los mencionados emigrantes espanoles que en su dia han dejado atras su tierra. Ni los que han emigrado a Cuba, ni a Venezuela,ni a Mexico, ni a Argentina, ni a Centro America, ni a EE UU. y otras latitudes del planeta. No senor, el crecimiento de Espana se debe al capital extranjero y a la mano de obra no emigrante, tengase bien en cuenta esto.

    Tenganse bien en cuenta tambien que, todos aquellos emigrantes que hoy dia salen de Espana salen bien preparados para desempenar buenos cargos en otros paises, porque las remesas anteriores el unico trabajo que podian encontrar era de lavaplatos, repartidores de carbon, servicio domestico, cuidado de animales entregadores de mercancia a domicilio, porteros de edificios, gardineros, carga y descarga de mercancias, empleados de granjas, suma y sigue.

    Ha sido un minimo porcentaje de todos ellos los que han podido acumular cierta riqueza, los otros lo unico que han logrado ha sido y, a duras penas, algo para su sostento y el de sus familias que habian dejado atras.

    Es posible que, ciertos descendientes de los mismos y mediante sus estudios hayan podido alcanzar sus metas, pero estos estan arraigados de alguna menera y no piensan en Espana sino en el pais que les ha dado la oportunidad.

    Recordemos que, todos los emigrantes que han salido de Espana antes del final de la decada de los 60, la mayoria de ellos no sabia leer ni escribir. Es por ello que, la Espana de hoy, senores mios, no esta donde esta por aquellos emigrantes que han salido en busca del pan de cada dia y que han salido en muchas ocasiones por engano, engano que a muchos les ha costado lagrimas de sangre al verse envueltos en una realidad que estaba muy lejos de ser alcanzada por ellos.

    Este mundo esta lleno de mentira. Todo es mentira y con ella se vive. Un mundo lleno de sinconciencias. Un mundo lleno de oportunistas que viven a cuenta de los incautos. Un mundo lleno de latrocinio y terror.

    Un mundo sin respeto ni pudor. Un mundo lleno de mentiras alla por donde se camine.

    Ahora: yo soy un emigrante, quizas un emigrante diferente a aquellos que un dia han salido de Espana acosados por una cosa o la otra. En mi caso no ha sido asi, pero no por eso dejo de captar las quejas y carencias de paisanos que no estan contentos ni son felices con sus trabajos ni con sus salarios, aun asi, no quieren regresar y no quieren regresar porque sus amigos que se han quedado viven y se sienten mas felices que ellos que por capricho, por aventura o por lo que fuera, lo dejaron todo para recolectar NADA.

    Continuo diciendo que esta vida es una pura mentira, una mentira que, solamente algunas personas podemos percibir, lo digo porque existen muchos incautos que todavia creen que va a venir algo mejor, cuando lo que viene es mucho peor que lo anterior. Solamente puede verse algo muy claro y es: que el rico se enriquece mas y el pobre se empobrece mucho mas cada dia, Y NADIE SABE A DONDE VA A PARAR EL DINERO.

    Para terminar este comentario decir que, nuestros compatriotas no nos necesitan. Ellos no viven de recuerdos absurdos, los unicos que se lamentan son ciertos emigrantes, porque al igual que yo, nos encontramos entre dos bandos que suelen ser,la morrina por un lado y, lo que el viento se llevo por el otro, un buen conjunto para formar una mentira real.

    [Reply]

  2. Roberto Gonzalez dice:

    Hermosos tus comentarios sobre las generaciones de emigrantes de tu familia….que bien podría ser la mía o la de tantos otros que seguramente leen lo escrito por ti.
    La película Gallego es, a mi parecer, una verdadera obra de arte en cuanto a los sentimientos, yo de cine entiendo muy poco y no me atrevo a criticarla artísticamente, pero si puedo decir desde mi posición de emigrante la gran carga de sentimientos que renacen en mí cada vez que la veo.
    ¿ Como olvidar todos los que algún día tuvímos que cruzar el Atlántico en un viejo barco y en tercera clase lo que para nosotros significó el llegar a nuevos lugares con costumbres muy diferentes a las de la aldea ? ¿ Como no sentirse identificado con el emigrante de la película ?….Imposible, ese es un estigma que está en nuestras vidas y seguramente morirá con nosotros.
    Un abrazo.

    [Reply]

  3. Sousa-Poza dice:

    Angeles, una entrada excelente! No quiero echarla a perder con mis comentarios.

    [Reply]

  4. esther dice:

    Me encantó la película.

    [Reply]

Deja tu comentario