La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

DE PROVINCIAS Y PROVINCIANOS

Escrito por Sousa-Poza | Desde Sudáfrica
20 de junio de 2010 a las 11:35h

Observo en la prensa gallega que el BNG ha comenzado a poner en tela de juicio la racionalidad de las provincias gallegas. Para muchos, el mero hecho de que venga del BNG sera anatema. A mi igual me da que venga del BNG o de la Falange Espanyola si la idea tiene merito.

Todo lo que recuerdo de unas benditas oposiciones juveniles a no se ya que puesto en un Ayuntamiento de cuyo nombre no quiero acordarme, es una referencia a Donoso Cortes en la que criticaba las provincias espanyolas. Simplemente no se crearon de acuerdo con ningun criterio discernible. Es una vieja historia: yo tengo en el vestibulo de mi casa, como decoracion, un mapa de Galicia del 1784 con siete provincias: Ourense, Tui, Santiago, A Corunya, Betanzos, Mondonyedo y Lugo. A la usanza de la epoca, el mapa esta solemnemente dedicado al conde de Florida Blanca. La provincia de Ourense es enorme y la de Betanzos diminuta. Seria la Pepa, la constitucion de 1812, la que las redujo a cuatro. Como no obedecen a ningun tipo de criterio, pueden crearse o abolirse, hacerse grandes o pequenyas, a placer. Dependera del numero de caciques, y de su peso especifico, a quienes haya que complacer. Yo tenia el convencimiento de que, con el advenimiento de la autonomia gallega, con capital en Santiago, las cuatro provincias existentes serian automaticamente derogadas: no mas gobiernos civiles y no mas diputaciones provinciales. En vez, se puso sobre la estructura existente una superestructura. O sea que una medida racional que debiera de haber supuesto una economia en el gasto publico, lo incremento en vez. Es curioso que sean precisamente el PSdeG y el PPdeG los que se oponen a la desaparicion de las provincias: evidentemente cuentan mas sus intereses partidistas que los intereses de Galicia y de los gallegos. Y despues dicen unos y otros que las autonomias representan un incremento desproporcionado del gasto publico: por supuesto! Cuando las cosas se hacen mal, generalmente salen mal. El problema no admite otra solucion que la de una cirugia drastica: cualquier reforma nunca dejaria de ser un parche sin gran futuro. Seria el cuento del chocolate del loro. Y que duda cabe que, ante la crisis actual, este seria el momento de llevar a cabo esa cirugia. Sera en vez una oportunidad perdida mas. Pero es hiriente que, en un momento que se le pide a la ciudadania todo tipo de sacrificios, los politicos rehusen a deshacerse de sus prebendas. Uno empieza a comprender que los sindicatos quieran ir a la huelga general. No hay razon por la que si los politicos defienden sus “derechos creados”, los sindicatos no defiendan los suyos. Pero es bueno que los periodistas alcen la voz ante esta aberracion por timidamente que lo hagan: habra una segunda oportunidad en el futuro y hay que concienciar a la ciudadania desde ahora. En ultima instancia, no es la culpa de los politicos: es culpa de los ciudadanos que los eligen. Dice Jose Maria Carrascal en uno de sus articulos de prensa que “lo unico que puede cambiar es la actitud de los espanyoles”: Carrascal no es santo de mi devocion, pero es algo en lo que tiene razon. Y si no cambia, que no nos quejemos nosotros tampoco de Zapatero o, en su dia, de Rajoy. O de la manida democracia.

2 respuestas a “DE PROVINCIAS Y PROVINCIANOS”

  1. Kim Basinguer dice:

    Para cambiar la actitud de los españoles tendrian que ponernos del revés…

    [Reply]

  2. Sousa-Poza dice:

    NI ASI!

    [Reply]

Deja tu comentario