La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

La morriña en días como hoy

Escrito por Marian Otero | Desde Canarias
14 de mayo de 2010 a las 13:32h

En días como hoy es cuando más morriña me da estar lejos de mi tierra. Hoy 14 de mayo, uno de mis sobrinos, Mario, cumple 11 años. Cuando me fui de Galicia todavía no había cumplido los 4, pero estábamos tan tan unidos que ese amor tan profundo ha perdurado con el paso de los años y a pesar de la distancia seguimos teniendo esa conexión tan especial que forjamos en sus primeros años de vida. Una conexión que hace saltar chispas cuando estamos juntos y que cada vez que nos encontramos nuestros corazones laten con más fuerza, suena cursi, lo sé, pero es lo que siento.

Y sé que Mario siente lo mismo, sé que también le hace feliz esa relación tan especial que tenemos y que a veces encuentro inexplicable, ya que era tan tan pequeño cuando me marché que muchas veces me pregunto cómo es posible que me quiera tanto si llevo más tiempo lejos de él que a su lado.

El no tener a mi familia cerca es lo que más me duele, y en ocasiones como la de hoy me siento tan mal que hasta me duele respirar y no puedo dejar de llorar y plantearme si realmente merece la pena estar tan lejos de los míos. Tengo una pareja maravillosa con la que me caso el próximo mes, su familia es estupenda y mi trabajo me llena completamente. Tenerife es un lugar muy especial del que te enamoras cuando lo descubres, pero… ¿merece la pena?.  No puedo dejar de pensar en romanticismos al ver que me estoy perdiendo el crecimiento de mis cinco sobrinos, sus primeros años de vida y las ocasiones más especiales de sus vidas. Me imagino que todo esto será causa de la morriña que me invade hoy, pero sea cuando sea, sé que algún día esto me podrá y regresaré a la tierra que me vio crecer y que llevo tan dentro de mí.

En fin, quiero aprovechar también esta vía para felicitar al príncipe de mi vida, el hombre de mis sueños, por su 11 cumpleaños. Muchísimas felicidades Mario y muchas gracias por hacerme tan feliz en la distancia y por regalarme tan bonitos momentos cuando estamos cerca. TE QUIERO!!!

marian-mario

5 respuestas a “La morriña en días como hoy”

  1. VICTOR FREIRE dice:

    Marian, compreendo perfectamente la morriña que tu sientes de tus seres mas queridos y de tu Galicia que te vió nacer al estar lejos. Imajinate tu ahora la que yo siento de mis amigos, familiares y de mi Ferroliño querido y de Galicia al yo estar tan lejos como estoy (Brasil) ya hace 50 años? Ya te lo imaginastes como tendré “Morriña”
    Bueno Marian te deseo mucha salud y suerte y que puedas volver muy pronto para tu querida Galicia.

    De un emigrante gallego que no olvida nunca sus origenes,

    Victor Freire

    [Reply]

  2. Sousa-Poza | Desde Sudáfrica dice:

    Marian, el que te preguntes “¿merece la pena?” en visperas de casarte, … es un mal omen.

    [Reply]

  3. Kim Basinguer dice:

    La verdad es que hoy en día las distancias, con lo fácil que es hablar por teléfono y escribir un correo electrónico, verse en una web y todo eso, parece que la distancia es más corta.

    [Reply]

  4. Marian Otero dice:

    Gracias por vuestros comentarios. Sousa, decirte que lo de merece la pena no es por la boda, ya que si yo me voy a Galicia sería acompañada. Obviamente por haber encontrado a mi pareja me merece la pena, pero puedo estar allí igualmente y con mi amorcito al lado. Al igual me expresé mal, jeje.
    Victor, me imagino que tú si tendrás morriña, 50 años fuera y además tan lejos.
    Kim, cierto es que gracias a internet te sientes más cerca, yo me veo con mi familia por webcam a menudo, pero un abrazo no lo puede compensar la red.
    Saludos a todos

    [Reply]

  5. María de los Angeles Fernández dice:

    En relación a que los abrazos no los puede compensar la web, recomiendo buscar la columna de César Casal publicada en La Voz de Galicia con el título “Feisbuk”. Corta y contundente en el sentido de revelar las múltiples posibilidades de atrapamiento, su capacidad de atrapamiento y de seducción pero sus limitaciones en términos humanos. Saludos, Angeles

    [Reply]

Deja tu comentario