La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Castas

Escrito por Rocío Saavedra | Desde la India
16 de octubre de 2009 a las 17:37h

Una de las preguntas más frecuentes acerca de la India es aquella sobre las castas. ¿Existen todavía?

La respuesta es clara: en teoría, no, en la práctica sin duda alguna. Dejaré un par de ejemplos que muestran cómo el sistema de castas sigue estando presente en muchas zonas del país (tampoco se puede negar que en las zonas más céntricas de las grandes ciudades la presencia es bastante menor).

Un lugar en el que se puede ver cómo unos son de una u otra casta son las escuelas de aldeas pequeñas. En la escuela de Azde (Pune) por ejemplo, donde un grupo de compañeros íbamos a dar clases de apoyo de matemáticas e inglés a niños de entre ocho y doce años, nos encontramos con que hay niños que se niegan rotundamente a sentarse con otros. Hay niños que directamente están solos en una esquina y que no se molestan cuando algún otro se burla de ellos o les toman “prestado” algún color. Pero claro, ¡que a ellos se les ocurra hacer lo mismo! Vamos, como el bullying del que tanto se hablaba hace un tiempo pero abiertamente reconocido como un hecho justificado porque aquel es de esta casta y este de esta otra.

Otro lugar donde esto se puede ver (hablando siempre desde los ojos de un occidental que llega allí sin entender mucho y seguramente se pierde tres cuartos de lo que pasa a su alrededor) es bajo las camisetas de los chicos y hombres que, para indicar a qué casta pertenecen, se hacen pasar un cordón como si fuese una banda o un cinturón, estando este oculto bajo la ropa. A priori nadie reconocerá que es un símbolo representativo de una casta, pero… ¿quién lo puede negar? Uno de mis amigos llevaba uno de esos cordoncitos. Una persona culta, que vive en una familia donde ha tenido de todo, que ha viajado, que tiene estudios, que está en contra del sistema de castas pero que, por motivos religiosos, sigue llevando el hilo que le identifica como Brahman. No sé si a vosotros, pero a mi no me cuadraron las cuentas cuando me encontré con esto.

Y menos me cuadraron la primera vez que me fijé en la sección de anuncios por palabras de un periódico indio. Es algo que nunca se me había ocurrido mirar y que, sin saber muy bien por qué, acabé leyendo. ¿Y qué me encontré allí? Una lista infinita de personas que buscaban pareja para casarse. Hombre de casta A y trabajo B busca a chica de casta C para contraer matrimonio pronto. Ese es el modelo básico. Luego los hay de todo tipo, hasta el punto de encontrarse con algunos que le hacen a uno pensar demasiado, aquellos que ruegan encontrar a alguien con quien compartir su vida y que no se asuste al saber que es portador del VIH.

En fin. ¿Alguien preguntaba que si las castas existen? Vaya que si existen. Hasta en el gobierno todo se sabe y se hace público en tema de castas. Es cierto… en este caso no es segregación sino discriminación positiva (hay un número de puestos reservados siempre a políticos pertenecientes a la casta de los intocables). Pero qué, ¿acaso por condenarla deja de ser una realidad?

2 respuestas a “Castas”

  1. Kim Basinguer dice:

    Nos encanta hacer diferencias entre unos y otros, y siempre ganan los mismos,aunque no lleven el cordón que referencia su casta.

    [Reply]

  2. Miguel Salas | Desde Taiwán (Antes desde Manchuria) dice:

    ¡Qué interesante! ¿Hace algo el gobierno por evitarlo?

    [Reply]

Deja tu comentario