La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Diario de verano III

Escrito por Miguel Salas | Desde Taiwán (Antes desde Manchuria)
7 de julio de 2009 a las 23:29h

Ser vegetariano en España es un infierno. Sobre todo después de vivir en Taiwán, que es un paraíso para budistas y demás amantes de los animalitos. En Taichung, solamente en mi calle hay cinco bufés vegetarianos. Pero no es la única diferencia, sino la amabilidad con que atienden las demandas vegetarianas en cualquier restaurante que sirva carne. En un momento te lían, con arroz y unas verduritas, un plato sencillo pero sabroso.

Igualito que en España, donde la primera reacción de muchos camareros cuando le dices que eres vegetariano es poner unos ojos como platos. Después te mandan mentalmente al infierno –se nota en sus caras– para empezar, acto seguido, con los “puffffs”, y los “pueeeeeeees”, síntoma inequívoco de la pereza mental. Has cometido el pecado mortal de sacarles de la carta, cosa que en Taiwán se acepta con total naturalidad. Preferirían decirte que no hay nada, que te vayas, pero el caso es que estás sentado con otros cinco, y no compensa. Comienza entonces la pesadilla:

-Tenemos sandwich vegetal.

-¿Y qué lleva? –es que ya me los conozco, jeje–.

-Lechuga, tomate, cebolla, atún y huevo.

-Mira, es que no como atún.

-Pues le quito el atún.

-Pero es que tampoco como huevo: soy vegano –no lo digo hasta ese momento porque no suelen saber lo que significa esta palabra, no para darle intríngulis a la conversación–. O sea, que no como ni carne, ni pescado, ni huevo, ni lácteos. Ni miel (por si las moscas). Nada de origen animal, vamos.

-Ah. Te puedo hacer un sandwich de queso.

-El queso es un lácteo.

Cortocircuito. Tras un momento de duda encuentra la solución:

-Eeeeeeeeh, entonces te hago una ensaladita de lechuga, tomate y cebolla.

Les prometo que este diálogo lo he sostenido prácticamente sin cambios en bastantes restaurantes de toda España. Galicia, a pesar de su abundancia vegetal, no es una excepción. Es cierto que en muchos lugares comienzan a tener en carta dos o tres platos aptos para veganos, por si las moscas entra algún tronado como yo –grillo o vaca es lo que más nos llaman–. Aunque estemos lejos de las posibilidades que ofrece Taiwán, un país de gran tradición vegetariana por influencia del budismo, nos vamos acercando.

O quizás soy yo el que ando confundido y algún día, dando un paseo por Covas, algún amigo me enseña los árboles en los que crecen el atún y los huevos cocidos.

4 respuestas a “Diario de verano III”

  1. gloria dice:

    TIENES RAZON Espanya tiene fama de que se come muy bien,pero la gente que como tu sean vegetarianos o que no puedan ingerir proteinas de ninguna clase,el comer se vuelve una verdadera maratona.Mi marido hace parte del grupo antiproteinico y este anyo lo pasamos muy mal. me pregunto:es que los restaurantes no se dan cuenta que existe algo mas alla` de los pescados, de las carnes o de los mariscos?Y que decir de las freiduras?

    [Reply]

  2. Vilagonde dice:

    Antes de nada, cuando hablas de Covas… ¿te refieres al de Meaño?.
    Y segundo, en realidad ahora hay uno bastante bueno en POntevedra, en la Plaza de la Verdura, el AMBROSÍA. Por unos 10€ de media, se puede comer más que bien. Yo no soy vegetariana, pero sí que no soy muy forofa de la carne, digamos que la como una vez o dos, cada 2 semanas. A veces pasa toda una semana y no la he tocado. Y el pescado menos todavía (de pascuas en viernes). Así es que cuando salimos a cenar, solemos irnos ahí. También está el CÚRCUMA, pero es algo más caro. Ya sabes, cuando te vuelvas por “estos lares” prueba si está a tú gusto. Un saludo.

    [Reply]

  3. Miguel Salas | Desde Taiwán (Antes desde Manchuria) dice:

    ¡Hola Gloria! Es la primera vez que oigo hablar de los grupos antiproteínicos. ¿Por qué forma parte de uno? ¿En qué consiste exactamente su comportamiento? Todas estas cosas del comer me interesan mucho.
    Vilagonde, hablo de Covas –o Cobas– Ferrol.También aquí hay un restaurante vegetariano, y un par de ellos en Coruña, que son las ciudades que visito cuando estoy de vacaciones. Me resulta complicado convencer a la mayoría de mis amigos a comer en uno –a casi todos menos a los que son vegetarianos–, así que casi siempre vamos a un chino, o a un italiano, donde hay alternativas. Es en los restaurantes de tipo español o gallego donde es difícil encontrar algo para veganos.
    ¡Un abrazo a los dos!

    [Reply]

  4. gloria dice:

    Migel, gracias por tu interes, me edado cuenta que no me he apresentado pero soy ferrolana como tu, vivo en SAO PAULO y apesar de no hacer parte del blog me gusta acompanyar las entradas de todos y asi tengo la opurtunidad de saber cosas de otras culturas ya que estamos espaleados por el mundo.Los grupos antiproteinicos son aquellos que tienen deficiencia renal y con esto se acumula liquido en el organismo llegando a provocar edema pulmonar no pueden ingerir proteinas de ninguna clase, para que te des una idea, mi marido en diez dias engordo 8k y a base de mucho diuretico los perdio en 3 claro que con acompanyamento medico y enla U.T I[unidad de terapia intensiv]esto ya devuelta a casa.Estas personas si no se cuidan son candidatas a hemodialisis y como ultimo recurso al transplante .como puedes ver la cosa es muy seria.su alimentacion consiste en tuberculos,verduras y aminoacidos.preguntaras como se llega a esto.bueno en este caso concretamente,lo ha causado 30 anyos de tension alta[no somos jovenes!]las medicinas, provocan una sobrecarga al rinyon.Saludos

    [Reply]

Deja tu comentario