La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Canícula austral: de todo un poco

Escrito por Angeles Fernández Ramil | Desde Chile
8 de febrero de 2009 a las 4:49h

Revisando las últimas entradas del blog, resulta inevitable la refencia a las nevadas que han tenido lugar en distintos puntos de Europa. Está bueno que el clima, aún con todas sus inclemencias, nos sirva de distracción frente a la incertidumbre proveniente de las informaciones de una crisis como la financiera, que pareciera no tocar todavía fondo. En el cono sur de América Latina también se viven los embates del calentamiento climático, pero al revés. Vengo llegando de Buenos Aires, desde donde me estuve moviendo durante varios días en bus hacia Ciudad de La Plata, capital de la provincia. El gobierno ha debido decretar emergencia por la sequía. Preocupante porque, a los problemas que el año pasado vivió el país por el asunto de las retenciones móviles al agro, se suman ahora dos fenómenos más: el golpe que la crisis produce en las exportaciones y los estragos del tiempo.

Leí en la prensa bonaerense que el presidente de la Xunta, Touriño, andaba por estos días visitando Argentina y Uruguay. Un diario local recordaba que son cerca de 120.000 votos los que se emiten desde esta zona del mundo, en las elecciones gallegas. Es un caudal electoral considerable si se tiene en cuenta que las elecciones, casi en todas partes, tienden a ser cada vez más reñidas y competitivas, resultando que unos pocos votos pueden hacer la diferencia. En el viaje de regreso al aeropuerto, para tomar el avión hacia Chile, pude ver en las afueras de la ciudad muchos muros pintados con las palabras “Touriño-PS de Galicia”. Ah! y para no quedar cortos, parece que también Núñez Feijoo andaba por estos lados. Serán signos de la globalización pero lo que es yo, estoy preocupada. Se supone que las elecciones autonómicas son en marzo y yo no recibo todavía información relativa a la votación. Me he acostumbrado a votar, en el marco de esta lógica de ciudadanía trasnacional que supone una oportunidad para estar atentos a los asuntos de la tierra de nuestros antepasados o, como es mi caso, la tierra donde viví mi niñez y adolescencia. Me resulta inevitable no asociar esta situación con la que viven los chilenos fuera de su país, privados del derecho a voto. A pesar de los esfuerzos que se han realizado en estos años impulsando en el Congreso el proyecto de ley que posibilitaría que los chilenos en el exterior puedan votar, los sectores más conservadores se niegan a aprobar una medida de esta naturaleza. Curiosa paradoja la de un país como Chile, del que se dice que es la quinta economía más abierta del planeta pero tan cerrado a la hora de permitir que los chilenos que no viven físicamente en el territorio nacional puedan pronunciarse sobre los asuntos que, directa o indirectamente, también les afectan.

En Chile, por estos días de calor que alcanza a veces los treinta y cinco grados, no abundan las noticias locales salvo la del próximo viaje de la Presidenta Bachelet a Cuba. Será un hito si tenemos en cuenta que es la primera mandataria en visitar la isla, luego de Salvador Allende. La polémica está encendida porque sectores de la Democracia Cristiana, partido que integra la coalición de gobierno, plantean que la Presidenta tiene que reunirse también con la disidencia y otras exigencias parecidas. Entre estas informaciones y las noticias de las peripecias que tiene que hacer Obama para que el Congreso le apruebe su plan de salvataje, el verano parece estar servido. La sensación ambiental es que algo pasará, una vez que termine el tiempo de playa y sol y se retomen las obligaciones cotidianas asociadas al trabajo y los colegios. El calor que nos agobia, en contraste con la gelidez del hemisferio norte, parece ser tan sólo una tregua ante algo que no sabemos bien que será pero de lo cual estamos teniendo todos los días anticipos como son las noticias de despidos o las bajas en la seguridad social. Se trata de una curiosa mezcla de indignación, porque los que nos metieron en ésto andan por ahí sueltos, gozando de una impunidad inexplicable, y de fatalismo. No quedará otra que imaginar fórmulas para ver cómo capeamos el temporal.

4 respuestas a “Canícula austral: de todo un poco”

  1. Antonio Grana dice:

    Disfrute tu comentario voy a reenviarlo, Gracias, Antonio

    [Reply]

  2. Sousa-Poza dice:

    Angeles, yo tampoco recibi las papeletas todavia -y quisiera votar en las elecciones de Galicia. Quiza lleguen todavia.

    [Reply]

  3. nuski dice:

    Las papeletas se envían a partir del 9 de febrero, día de la publicación oficial de las listas de candidatos en el BOE, así que ¡tranquilos!

    [Reply]

  4. Sousa-Poza dice:

    Gracias, Nuski!

    [Reply]

Deja tu comentario