La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

¿Discriminación? Más bien “no discriminación”

Escrito por Ana Puga | Desde Australia
27 de noviembre de 2008 a las 11:14h

Hace cosa de un mes fue noticia que un médico alemán con permiso de residencia temporal en Australia había pedido la residencia permanente pero se la habían denegado por tener un hijo con síndrome de Down, lo cual supondría un gran gasto para el sistema médico australiano. Hoy leo que, finalmente, tras haber sido objeto de una gran atención por parte de los medios de comunicación de todo el mundo, el Ministro de Inmigración se la ha concedido.

La verdad es que todo esto está sacado un poco de quicio. Para pedir el visado de residencia en Australia hay que pasar inexcusablemente una serie de pruebas médicas (análisis de sangre, de orina, radiografías, auscultación, etc.) y, a menos que todo esté perfecto, no te conceden el visado. Esto es así hasta tal punto que una amiga mía holandesa tuvo que repetir el proceso porque su tensión estaba un poco más alta de lo normal. Por lo tanto, no es que a este médico se le denegara la residencia permanente por tener un hijo con síndrome de Down, sino que, como la familia se engloba en la misma solicitud que el solicitante principal, en este caso el médico, a menos que todo el mundo esté perfecto de salud, el visado se deniega.

En las noticias se ha tratado este tema como un caso obvio de discriminación hacia este médico y, especialmente, hacia su hijo. Nada más lejos de la realidad, en todo caso sería un caso de “no discriminación”, porque los trataron exactamente igual que al resto de las personas que pedimos la residencia. No nos olvidemos de que Australia es uno de los países más ricos del mundo con tan sólo 20 millones de habitantes, lo que permite que sus ciudadanos disfruten de unas ayudas sociales impresionantes (los nuevos residentes no tenemos derecho a ellas, dicho sea de paso, hasta pasado un plazo de dos años desde nuestra llegada), y por ello sus criterios para aceptar inmigrantes son muy estrictos.

Mi intención con esta entrada es dismitificar un poco este caso, explicar que existen unas normas que todo el mundo debe cumplir y comentar que en este caso se ha hecho una excepción con este médico porque existe escasez de médicos especialistas en la zona de Australia donde vive (y, obviamente, por la opinión pública mundial). En lo que respecta a la petición del visado, el hecho de que su hijo tenga síndrome de Down es, obviamente, desafortunado, pero no más desafortunado que el hecho de que mi amiga holandesa (veterinaria, por cierto, y en Australia hay escasez de veterinarios) tenga la tensión alta. No piensen que estoy en desacuerdo con que le hayan concedido el visado, al contrario. Pero lo que sí quería dejar claro es que, a diferencia de lo que se ha publicado en la prensa y de la manera en que se ha redactado, no es éste un caso de discriminación, sino todo lo contrario: se ha tratado a esta familia de igual manera que se trata al resto de los solicitantes.

Etiquetas: , , , , , ,

6 respuestas a “¿Discriminación? Más bien “no discriminación””

  1. jose maria pier loures dice:

    Después de leer este articulo, me hizo pensar muchas cosas, primero, yo soy Español, pero residente en EE.UU, y pase por los mismos tramites de inspección medica he investigaron mi trayectoria de mi vida pasada, toda una odisea para que me dieran la visa.
    Eso es normal en casi todos los países civilizados, ya que nadie quiere contraer enfermedades o pandemias en su país procedentes de un tercero. Lo que si me llama la atención es que en España esto no se haga y entren personas con todo tipo de enfermedades venéreas y algunas desconocidas para los Españoles, lo cual hace fácil que nuestro país sea coladero de todo lo que los demás no aceptan en los suyos. Dejo este comentario para la reflexión… gracias…

    [Reply]

  2. Brais Romero dice:

    Pues yo también soy español, y espero que mi país nunca haga cosas semejantes, y menos con esa excusa. Así nos hacemos todos ricos algún día, con un país como “continente” y 20millones de habitantes.
    Me imagino que ese señor médico pagará igual que un australiano su sanidad pública o privada, no me meto porque no tengo conocimientos sobre o que se paga en sanidad, pero eso de “su hijo con síndrome de Down es caro para el estado, señor alemán que lo aguante el suyo” me parece bastante doloroso. Y no es el caso de introducir enfermedades desconocidas, nuevas, o gente que quiere ir a un país a morirse o a contagiar a la población, hablamos de una enfermedad con la que se nace. Dios me libre que fuese somalí el que quiera entrar en Australia y con dos diotrías en un ojo.

    [Reply]

  3. María dice:

    Pero vamos a ver: tener síndrome de Down no implica tener que ir más al médico y, por tanto, incrementar el gasto en salud de ese país. Las personas con síndrome de Down tienen una enfermedad psíquica, no física, e incurable, por lo que no se les hacen pruebas por su enfermedad ni se les trata. Yo, que me acabo de hacer un seguro médico hace poco y he pasado todas las pruenas sin problema, voy al médico y me pongo enferma bastantes más veces que uno de mis tíos, que tiene síndrome de Down y veinte años más que yo. Es absurdo.

    [Reply]

  4. Ana Puga | Desde Australia dice:

    María: el sistema es discriminatorio de por sí, pero no sólo en lo que respecta a las pruebas médicas, sino en todos los aspectos. El hecho es que tienes que pasar miles de pruebas y exámenes (orales, físicos, psíquicos, etc…) con preguntas personales, sobre tus padres, hermanos, sobre los lugares donde viviste durante los últimos diez años, sobre tu profesión, tus ahorros, y además en mi caso cuestionan mi relación de pareja y las relaciones anteriores que tuve… En mi opinión, es uno de los procesos más discriminatorios que existen, pero el caso es que existe, y a todos nos pasan por el mismo rasero.

    [Reply]

  5. juan carlos dice:

    Por lo que leo, la esencia viene a se r la misma que en el totalitarismo, quien no es “util” o no resulta rentable en terminos productivos le pegamos un tiro o lo tiramos a una fosa, increible, bueno si vives ahi no te queda otra que identificarte con ellos. Yo vivi un año en ese pais, conoci muchos emigrantes que en el fondo pensaban que serian mucho mas felices en españa con su sueldito y vida modesta que an la opulenta australia. Despues de un año, haciendo infinidad d3e trabajos fisicos, llegue a la conclusion que eso no era lo que me mataba de australia, sino la facilidad con la que mucha gente se mueve en la HIPOCRESIA, asi que, no! A mi este articulo no me sorprende.

    [Reply]

  6. jose maria dice:

    Creo que si uno va a un país que no es el suyo, lo primero que tiene que hacer es acatar las leyes de dicho país, lo que no es lógico es que se impongan las reglas del nuestro en otro.Eso es de gente civilizada, lo demás es vivir como los gitanos que exigen cosas sin dar nada.

    [Reply]

Deja tu comentario