La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Elecciones con tomate

Escrito por Esther Diz | Desde Filadelfia, EE.UU
3 de noviembre de 2008 a las 16:10h

A medida que han ido pasando los últimos días de octubre en esta típica ciudad residencial americana de casitas y jardines con manicura francesa, he podido observar que los cartelitos de afiliación política que la gente planta en sus parcelas sin vallar se habían multiplicado de manera sorprendente durante la noche, cual grenmlin malo de película. El ambiente se caldea, los vecinos  han ido acercando lentamente sus pancartas correspondientes. Las que antes reinaban en mitad del césped, con aire reivindicativo, ahora delimitan las líneas de la propiedades colindantes, amenazadoras y apoyándose en el dorso de la pancarta contrincante del vecino. Una reza: Obama-Badin la otra: McCain-Palin

¿Quién no se ha enterado todavía de cómo está el patio pre-electoral norteamericano después de 21 meses de campaña? Claramente yo no quiero ni puedo hacer una análisis político serio, más bien puedo contar una historia basada en la percepción. En resumen, tenemos por un lado al abuelo veterano de guerra (candidato republicano a la presidencia) armado de coraje y energía durante los debates que se han ido sucediendo a lo largo de los últimos meses gracias a dos elementos fundamentales: unas gotas milagrosas que se pone en los ojos y que le permiten parpadear por minuto más que Betty Boo para ganar un aspecto jovial a sus ochenta y mochos, digo, muchos años; y la jovial señorita Palin, su candidata a la Vicepresidencia con aspecto de institutriz de Heidi pero más joven y guapa, que según las fuentes se ha gastado más de lo presupuestado en mantener el recogido y el maquillaje que la caracterizan, nada menos que 150.000 USD.

De Palin sabemos que es o era alcaldesa de un pueblo de Alaska y que su hija de 17 años se ha declarado recientemente en estado y que la familia del novio y el novio han anunciado públicamente que habrá enlace. Final feliz para una joven de 17 años… No sabemos si esto es algo frecuente o no en los estados norteños, lo que parece obvio es que Palin contribuye al enigma de Alaska.

El abuelo republicano por su parte es un orador elocuente y su veteranía militar le da un tono algo paternalista, sus años en el EJERCITO y su EXPERIENCIA. Atención a las palabras resaltadas pues son las que salen de su boca cada vez que puede y representan la base de su campaña. Su mensaje es claro: “Yo se cómo hacer esto porque tengo experiencia y porque soy un veterano de guerra. Tú Obama, hablas mucho pero no tienes ni idea de cómo hacer lo que quieres hacer llegado el momento. No estarás a la altura de las graves circunstancias en las que nos encontramos. Eres muy joven y como tal, inexperto e impulsivo. Tomarás medidas precipitadas y retirarás a nuestras tropas apresuradamente sin traer victoria y honor al pueblo americano”.

Obama (el demócrata, para no perder a nadie), representa el sueño americano y  parece haberse convertido en el profeta del cambio. Negro, pobre y criado en una casa sin figura paterna, accede con beca a una universidad de la élite del Ivy League, se gradúa en derecho, se casa con una mujer tan o más inteligente que él, también de origen africano, se convierte en senador y en un soplo es candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Todo esto antes de cumplir 50.

A estos logros hay que sumar el hecho de que el candidato demócrata y su campaña política hayan despertado el interés por la política de sectores de la población tradicionalmente desconectados con la vida política y con su derecho al sufragio. Otro hecho sorprendente es que Obama haya sido el primero en “convertir” en demócrata un estado como Virgina, de corte tradicionalmente republicano.

El estilo cercano, solidario y su preocupación por los problemas sociales nos hacen olvidar por momentos que las diferencias en materia de seguridad social, seguro médico y sistema educativo todavía se alejan bastante de las  políticas sociales que disfrutamos en Europa y que, en realidad, el cambio social no será tan pronunciado gane uno u otro. ¿Será capaz si gana de gestionar el cambio que nos promete? Eso está por ver, desde luego tal y como están las cosas para el que gane hay que admirar sus ganas de asomarse al puesto.

Por mi parte y debido a las limitaciones que me otorga mi condición de residente legal sin derecho al voto me dedicaré a observar muy de cerca durante las próximas horas (y más desde el punto de vista sociológico), las reacciones de los habitantes votantes que me rodean y a compartirlas lo mejor que pueda con los amigos de GG. Stay tunned!

Pd: Esta mañana, lunes 3 de noviembre, se comenta de nuevo el gran interés que han generado estas elecciones en el mundo y entre personas que históricamente no se han molestado en ejercer su derecho al voto. El desconocimiento del sistema por parte de estos votantes, (la mayoría en zonas menos favorecidas de las grandes ciudades) y la creciente complejidad que parece caracterizar a las urnas americanas ponen en peligro que un elevado número de votantes no pueda o sepa llevar a buen fin su voto. De seguir así, en lugar de un MBA será necesario haber completado un MVA (Masters in Vote Administration) para asegurar el buen trámite de las mismas.

Etiquetas: , , , , ,

Deja tu comentario