La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Escuela a la alemana

Escrito por Paloma García-Lastra | Desde Alemania
14 de octubre de 2008 a las 13:23h

En la entrada anterior comentaba que un instituto como el mío sería un sueño en España. La principal diferencia entre el sistema educativo alemán y el español es que en Alemania hay tres tipos de escuelas secundarias: la Hauptschule, la Realschule y el Gymnasium. A eso de los once añitos, los profesores y los padres (más bien los profesores, más que nada las notas) deciden a qué escuela irá el chaval. Los que vayan a la Hauptschule obtendrán un título básico y podrán aprender un oficio posteriormente, pero no estudiar. Los que vayan a la Realschule están ahí como en el medio, no son los mejores, pero tampoco se les da por perdidos. Si son buenos, pueden acceder también a la universidad, aunque no como los alumnos del Gymnasium. Éstos son, claro, los más listos, los más rápidos, los más inteligentes, los que más ganas tienen de aprender y, sí, por qué negarlo, también los más guapos. Así que en la escuela en la que yo trabajo los chicos han pasado por un filtro previo para que sólo quedasen los mejores. Por supuesto este sistema es muy criticado e incluso en algunos Länder hay una Gesamtschule (a la que van todos juntos), pero no ha demostrado funcionar mejor. Mis colegas discuten a menudo sobre el tema y creen que no sería buena idea juntarlos a todos. Siempre se preocupan por los buenos (los buenos dentro de los buenos), ¿qué sería de ellos? ¿Cómo iban a alcanzar todo lo que su potencial promete si el profesor tiene que vérselas y deseárselas para poder malamente explicar un poco de su materia? Y tienen razón. Pienso en alguno de mis alumnos como J.K., de dieciséis años, que se me aburre porque sus compañeros van más lentos que ella, y que tira de toda su clase y les empuja a participar y a encontrarle el gustillo a aprender un idioma. Se sienta en la clase y sus ojillos negros me miran expectantes, deseando que le hable en español, deseando que no le hable para nada en alemán, deseando absorber como una esponja y pasárselo pipa por el camino. Como ella hay siempre un par de alumnos en cada clase. Los mejores. Pero detrás de ellos vienen los buenos, que son la mayoría, los mediocres y los vagos, que son los menos. Los chicos tienen bastante claro para qué y por qué están ahí sentados y si en algún momento molestan, hay miles de trucos para hacerles callar. Tienen su mérito, con entre 6 y 10 horas de clase al día y sus actividades en las pausas, mantenerse quieto y concentrado con todas las hormonas revolucionadas no es tan sencillo. Comparando con cómo funciona una clase en un instituto español, los alumnos alemanes son unas ovejitas. Tengo una clase que incluso se levanta cuando entro, me saludan a coro y se vuelven a sentar (yo no dejo de sorprenderme). Eso sí, luego la relación entre profe y alumno es bastante familiar –aunque jamás te tutearán-.
Quizás este sistema es bueno para los buenos y malo para los mediocres y estoy segura de que muchos profes de Hauptschule opinan distinto que mis colegas. ¿Es mejor mediocrizarlos a todos?

Una respuesta a “Escuela a la alemana”

  1. Brais Romero dice:

    De ese sistema, me enteré yo el año pasado, aunque seguramente que lleva ya bastante más ;), fue cuando estuve en Paderborn de visita a un buen amigo mío que estaba allí de erasmus. La verdad es que lo que más me impresionó, no fue la separación en sí, ni el por qué…fue lo rápido que eres seleccionado como un alfa, un beta o un gamma…los 11 años. No creo que todo el mundo a esa edad esté preparado para rendir al máximo ni para saber lo que quiere de mayor, sobre todo teniendo en cuenta la de gente que se equivoca de carrera, y esto con 17 o 18 años. Con 11, me parece un poco difícil, porque hubo casos en mi clase, que el que pensaba más lento y suspendía todas por vagancia, a los 16 se volvió “una esponja” y saca una ingeniéría curso por año. Es más, apuesto a que si a los 11 nos hicieran el test más de uno (quizás yo) lo hubieran respondido a modo de broma. claro que esto en Alemania, no pasa…cierto, pero aún así me parece muy prematuro……la de vidas que no se tuercen de los 11 a los 18! y la de vidas que no se arreglan también!

    “Hay Aldous Aldous, yo no quiero ser un Gamma.”

    [Reply]

Deja tu comentario