La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Olimpiadas poco olímpicas

Escrito por Miguel Salas | Desde Taiwán (Antes desde Manchuria)
8 de septiembre de 2008 a las 17:23h

Ya estoy en Taiwán. Tengo casa, y hoy he visitado por primera vez mi Universidad.

Sin embargo, no es de mis primeras impresiones como taiwanés de lo que quiero escribir hoy, sino sobre las noticias que me llegan, de aquí y de allá, de diferentes amigos que, desconocidos entre ellos, han vivido en persona las Olimpiadas de Pekín. Es curioso que todos –cinco en total, aunque dos de ellos las vieran juntos– hayan coincidido en su juicio: han sido unos juegos brillantes en lo formal, muy destacados en lo deportivo, y sin embargo, nada, pero nada olímpicos en espíritu.

Y es que parece ser que la actitud del público chino –así en general, se entiende, asumiendo lo arriesgado de las generalizaciones–  ha sido de olímpico desprecio hacia todos aquellos deportistas que no fueran compatriotas. Por lo visto, los estadios, campos y piscinas se atiborraban minutos antes de que los participantes anfitriones lucieran sus habilidades, para vaciarse casi por completo de espectadores nacionales momentos después de que éstos terminaran sus exhibiciones. Insisto, recibo la misma impresión de personas fiables –viven en China y aprecian a sus habitantes– que no se conocen de nada.

Esto es lo malo del nacionalismo a machamartillo: importa nada más lo propio porque la boina tapa el horizonte. Tal comportamiento es irritante siempre, pero en un evento como el olímpico, en el que han de primar la internacionalidad y los vínculos entre patrias y continentes, en el que el protagonista ha de ser el deporte, la superación, el juego limpio y la solidaridad humana, fastidia todavía más que haya gente a la que le importe tres pitos lo de los demás, por bueno que sea lo que tengan que ofrecer.

Si los chinos no se han sentado a admirar a las gimnastas rusas, a los saltadores alemanes, a los fondistas etíopes,  si no les han jaleado en la persecución del lema olímpico –más lejos, más alto, más fuerte–, si solamente han aclamado a sus compatriotas –más nosotros, más nosotros, más nosotros– ¿qué es lo que han aprendido? ¿Qué ha dejado el espíritu olímpico en la capital del Imperio de Centro?

Triste asunto si es cierto lo que mis fuentes me aseguran.

Y ustedes, ¿han oído críticas similares?

Etiquetas: , , ,

4 respuestas a “Olimpiadas poco olímpicas”

  1. Pablo Carballada | Desde Irlanda dice:

    Hola Miguel, mucha suerte es este nuevo periplo por Taiwan.

    Bueno, yo creo que lo de Pekín y el espíritu olímpico ya se veía venir después del play-back de la niña en la ceremonia de inauguración. O sea, que les importaba más aparentar y dar una imagen de país moderno y normalizado que otra casa.
    No sé como se habrá visto allí pero por lo que decían los periodistas europeos enviados, había una obsesión con el “medallero” que choca frontalmente con el espíritu olímpico: horarios favorables para los deportistas chinos, cierta parcialidad por parte de los jueces y árbitros (rozando el escándalo en algunos deportes) y, como dices tú, bastante apatía com los deportistas no-chinos por parte de los aficionados, con la excepción, claro, de las grandes estrellas que hasta ellos tienen en la sopa.

    Algo que me llamó la atención por la tele eran las patrullas de chinos “a sueldo” animando con banderitas de otros países para que los estadios no estuviesen vacíos.

    [Reply]

  2. Ana Puga | Desde Australia dice:

    Mmm… creo que esto que comentas está relacionado con una noticia que salió aquí en el telediario. Resulta que China contrató a miles de animadores, es decir, personas contratadas para ir a las pruebas deportivas y animar como locos. Lo que no sé es si tenían que animar sólo a China pero, visto lo visto, es probable.

    [Reply]

  3. Sousa-Poza dice:

    Miguel, cuando te hablan del espiritu olimpico, lo mas probable es que te esten tomando el pelo. Ese espiritu hace ya mucho que no existe. El que lo haya arruinado el nacionalismo o el capitalismo, poco importa. Lo que cuenta es que, en efecto, las olimpiadas chinas fueron brillantes: el resto es rizar el rizo.

    [Reply]

  4. Miguel Salas | Desde Manchuria, China dice:

    ¡Hola a todos! Pablo, gracias por los buenos deseos. También he oído hablar sobre esos extraños detalles que mencionas. Lo de los chinos contratados para animar a otros países, que también menciona Ana, quizás se deba a la poca afluencia de público estranjero, pero especulo, hablo sin saber.
    Avelino, estoy de acuerdo en que el espíritu olímpico se va perdiendo, pero eso no justifica a los chinos en su actitud poco respetuosa hacia los atletas de otros países, en el caso de que sea cierto lo que me dicen mis amigos.El brillo formal de los juegos se debe, en mi opinión, más a razones espúreas que a otra cosa: creo que las olimpiadas han sido toda una declaración política dirigida a occidente.
    En cuanto a rizar el rizo… Es el deber de todos rizarlo, y no dejar que la esencia de algunas buenas costumbres se diluya. ¿no?

    [Reply]

Deja tu comentario