La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Un xantar como el mejor

Escrito por Angeles Fernández Ramil | Desde Chile
25 de agosto de 2008 a las 2:30h

A pesar de que todavía falta para que llegue la primavera, no nos quedamos atrás y tuvimos nuestra fiesta. Hoy, domingo, tuvo lugar la celebración de la fiesta de Santiago Apóstol, acompañado por el clásico xantar, que reúne a la comunidad gallega que vive en Santiago convocada por el Lar Gallego. Fue una fiesta emotiva y, como nunca antes, pletórica y entusiasta. El Lar Gallego tiene ya cuarenta años de existencia, lo que no es poco teniendo en cuenta que la comunidad es pequeña comparada con otras que residen en América Latina y particularmente por las dificultades que la lejanía entraña para mantener vivos los vínculos y las costumbres. Se recordó hoy el trabajo que se ha realizado en todos estos años en favor de la galleguidad y, confieso, me emocionó escuchar los himnos chileno y español a lado de nuestro hermoso himno gallego, “Os pinos”. También se cantó, por supuesto, A Virxen de Guadalupe, A Rianxeira y otras canciones que ya forman parte de nuestros himnos “alternativos”.

Se recordó, no sólo a los emigrantes que dejaron sus vidas por estas tierras sino también  a los primeros gallegos que arribaron por estos lados, básicamente hombres con cargos y responsabilidades oficiales. La segunda oleada migratoria estuvo compuesta por pequeños comerciantes, pescadores, artesanos y labriegos. Buena parte, sino todos los gallegos y descendientes que componen la comunidad gallega en Chile provienen de un pequeño pueblo orensano, denominado Chaguazosos. Con verguenza, tuve que admitir la primera vez que escuché este nombre que no lo conocía, y eso que viví mi infancia y adolescencia en Galicia. En broma, les digo que yo soy una infiltrada en el grupo porque mi familia viene de otro lugar, que es Ortigueira. Lo cierto es que una parte significativa de esta oleada decidió radicarse en la Patagonia chilena, bajo condiciones de vida muy duras, diría que hostiles. Hay que tener coraje y espíritu de superación para haber salido adelante en esas condiciones. Sin embargo, los gallegos lo lograron.

Si bien esta comunidad es pequeña, es pujante y lo que vimos hoy es una evidencia de su capacidad de crecimiento. Mucha gente joven, ataviada con nuestros típicos vestidos folklóricos. En Chile, otras sedes de la galleguidad se encuentran en Valparaíso y en Punta Arenas.

 En la celebración de hoy, el cónsul de España en Chile recordó a tres ilustres gallegos que dejaron su huella en este país: a Sarmiento de Gamboa, ilustre navegante y marino expedicionario; al coronel Quintanilla que dejó su huella indeleble en el sur, particularmente en la isla grande de Chiloè a la que el primer descubridor llamó “Nueva Galicia” y al escritor Eduardo Blanco Amor, que dejó un librito maravilloso, “Chile a la vista”.

Hoy fue un día donde todos los gallegos que vivimos en Santiago renovamos el compromiso con nuestra tierra mirando el cruceiro que corona uno de los jardines del Estadio Español en torno a una empanada que, aunque no se pareciera mucho a las que se comen en Galicia, igual nos supo a gloria.

3 respuestas a “Un xantar como el mejor”

  1. macruza dice:

    Me has dejado con la boca abierta por tus comentarios positivos sobre tus Nacionales por tierras Chilenas y me alegra que estén en buen pié y trabajando duro ya que algunos de nuestros nacionales están viajando a su país solo a dejar mal el nombre de Chile, espero que las empanadas de mi país y las de Galicia sean igual de sabrosas..

    Saludos…..

    [Reply]

  2. Sousa-Poza dice:

    Macruza, simplemente no es posible dejar mal el nombre de Chile. Tan solo tiene uno que cuidar de no criticar a los ingleses delante de ellos. Hasta Neruda dice en su autobiografia que Chile le debe su identidad a los ingleses … o algo por el estilo: ya no me acuerdo exactamente.

    [Reply]

  3. Mary dice:

    Angeles ¡qué emoción al leer tu entrada! Hace unos días que regresé de Galicia y aun estoy un poco como en el aire sin llegar a aterrizar en la rutina diaria, y al leer lo de Chaguazoso se me abrió el alma. Algunas de las personas de las que hablas seguro que las conozco yo porque pertenezco al mismo ayuntamiento (A Mezquita) que Chaguazoso, y tengo vecinos residentes en Chile.
    ¿Será verdad eso que a veces se dice que el mundo es un pañuelo?

    [Reply]

Deja tu comentario