La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Acupuntura

Escrito por Miguel Salas | Desde Taiwán (Antes desde Manchuria)
23 de agosto de 2008 a las 1:26h

Escucho en La Rosa de los Vientos, el magnífico programa de radio, que se han publicado recientemente un par de estudios sobre acupuntura en famosas revistas científicas internacionales.
El primero de ellos ha salido esta semana pasada en Archives of Internal Medicine, publicación norteamericana de contrastado prestigio. Habla de un experimento realizado con un montón de gente: 1162 personas adultas, con las que se han realizado casi 10.000 pruebas. Todos padecían un mismo mal relacionado con problemas de espalda. Se les dividió en tres grupos: el primero fue tratado con terapia convencional –medicamentos–, el segundo con acupuntura tradicional china y el tercero con falsa acupuntura. Es decir: pinchaban al tuntún.
El objetivo de la prueba era saber qué porcentaje de cada grupo había experimentado progresos en su dolencia. Los resultados fueron los siguientes:
-Terapia convencional: 29%, con un altísimo índice de efectos secundarios.
-Acupuntura tradicional china: 49%, sin efectos secundarios.
-Falsa acupuntura: 44%, sin efectos secundarios. Los expertos deducen que el mero hecho de clavar agujas activa determinados mecanismos en el sistema nervioso que pueden ser beneficiosos, unidos al efecto placebo.

La segunda prueba a la que hace referencia la noticia fue dada a conocer por The Lancet. Se llevó a cabo en 900 pacientes que sufrían de migrañas. Se hicieron tres grupos de nuevo: acupuntura tradicional china para el primero, acupuntura falsa para el segundo, fármacos contra el dolor para el tercero. Sin más rollos, resultados después de 26 semanas:
-Fármacos: 40% de éxito.
-Acupuntura falsa: 39% de éxito.
-Acupuntura tradicional china: 48 % de éxito.
acupuntura.jpg
Habría que insistir de nuevo en el hecho de que la acupuntura no genera efectos secundarios, y recordar también que los fármacos contra la migraña suprimen el dolor pero normalmente no van a las causas, no terminan con la dolencia, cosa que consigue más a menudo la acupuntura china.
No quiero decir con esto que nos entreguemos a los curanderos o que intentemos curarnos de cáncer tomando una hierba crecida a los pies del Himalaya, pero sí que existen muchas dolencias que se pueden curar con terapias menos agresivas, más sencillas y más baratas. Hay buenos profesionales que se dedican a ellas, y en no pocos países civilizados se ofrecen en la seguridad social. Eso por no hablar de que si comiéramos bien, pero bien de verdad, no esa pseudo dieta mediterránea (la verdadera no la hace en nuestro país ni a mitad de la gente que dice hacerla) que muchas mamás y papás españoles freidores compulsivos de sanjacobos congelados dicen imponer en su casa, necesitaríamos mucha menos asistencia médica.

 

Quizás sea hora de mirar con desprecio ciertas prácticas solamente porque pertenezcan a otras tradiciones o porque se resistan a nuestra limitada visión cientificista. Yo he probado la acupuntura y la homeopatía con resultados excelentes.

 

¿Y ustedes?
Saludos.

Etiquetas: , , , ,

22 respuestas a “Acupuntura”

  1. maría e. garcía martínez dice:

    ummm!!!! Miguel, volviendo a la “normalidad”?, quiero decir…contando tus experiencias? Me interesa la vida cotidiana, en un país tan lejano. Son los asiáticos taaaan impenetrables como lo aparentan? Aquí en Venezuela hay una colonia numerosa de chinos y casi no se mezclan , son considerados mas bien antipáticos. Adoramos la comida asiática, hay muchos sitios de comida china, generalmente de Sechuán (bien escrito?). En Venezuela existen seguidores de la acupuntura, homeopatía y medicina alternativa desde hace mucho tiempo.La acupuntura me la han aplicado algunas veces para combatir algunos dolores, con éxito.
    Saludos, hasta pronto gallega-venezolana, musiúa-sudaca..etc,etc

    [Reply]

  2. Pablo Carballada | Desde Irlanda dice:

    Bueno, aquí me tocas la fibra profesional.
    Totalmente de acuerdo con lo que dices de la acupuntura. Como bien señalas, ciertas técnicas están reconocidas por la medicina occidental, sobre todo en el caso de tratamientos de analgesia y algunos psicológicos.
    Todo bien hasta la última línea, en donde mezclas el “touriño” con el “ave”. Y lo digo por lo de la homeopatía, el gran timo del siglo en el mercado farmacéutico. Y no dudo de que hayas tenido resultados “excelentes” con ese tratamiento, no eres el único, pero cualquier extrapolación o comparación está fuera de lugar. Tus resultados tienen una explicación científica racional que nada tienen que ver con el tratamiento homeopático.
    Y lo voy a explicar fácil: citas a “The Lancet” como fuente en el caso de la acupuntura. Por desgracia, no encontrarás en ésa ni en ninguna publicación científica seria un estudio similar sobre la homeopatía, simplemente porque no existe, todos los ensayos clínicos han sido sonoros fracasos. Ojalá fuese de otra manera! Curarse con bolitas de azúcar!
    Es una pena, pero la teoría pseudo-científica en la que se basa la homeopatía carece de fundamento, y se salta todas las normas de la ciencia empírica, ésa misma que teorizaron fulanos como Newton y Descartes (que limitada su visión cientifista!!) y que nos permiten vajar a la luna o escribir un email.

    [Reply]

  3. Miguel Salas | Desde Manchuria, China dice:

    Pablo, no me refiero a la limitada visión cientifista de Newton o Descartes, sino de las de la sociedad que juzgó las ideas de pioneros como Bruno, Galileo, Servet o tantos otros. Lo que hoy se desprecia puede ser demostrado mañana, y muchos científicos actuales juegan el papel que jugó la inquisición en su día: han cambiado hogueras por el ostracismo profesional de los que se atreven a plantear alternativas (sean éstas fallidas o correctas).
    Ya que lo dices, no solamente he obtenido buenos resultados con la homeopatía, sino que me he curado con este tipo de medicina de cosas que la medicina tradicional pretendía “curarme” a base de medicamentos como la cortisona, fracasando estrepitosamente. No creo que haya que ver oposición entre las diferentes opciones, sino complementariedad.
    Decir que la homeopatía pretende curar con bolitas de azúcar es reducir al absurdo sus principios. Lo que sí es seguro es que no tienen efectos secundarios, cosa que no podemos decir de la inmensa mayoría de los medicamentos.
    Por cierto, de las técnicas de acupuntura, funcionan las reconocidas por a medicina tradicional y también muchas no reconocidas por ésta. El reconocimiento de la medicina tradicional no es una garantía absoluta, ¿no?
    Vuelvo a decir que creo que el futuro está en la combinación equilibrada de técnicas, no en la imposición absoluta de una de ellas.

    [Reply]

  4. Pablo Carballada | Desde Irlanda dice:

    Lo que reconoce la medicina tradicional es lo que está demostrado basado en el “método científico”, que no te voy a explicar aquí ahora (para eso tienes la wikipedia), pero que te adelanto que se basa en la experiencia empírica, no en experiencias personales. Claro que hay muchas cosas que quedan por explicar pero hay otras, como la homeopatía, que no tienen nada que explicar. Es todo palabrería. No se trata de bolitas de azúcar, pero conozco perfectamente sus principios.
    Como anécdota te diré que estudié la asignatura de homeopatía en la universidad y en la primera clase el catedrático ya nos dejó claro que era todo mentira, pero que nos sacaríamos un buen pellizco a cuenta de ella.
    Sinceramente, creo que mezclas churras con merinas cuando hablas de hogueras, inquisiciones y no se qué rollos, no creo en esa “visión limitada” de la que hablas, y te recuerdo que quien condenó a Galileo y Servet fue la religión, otro “cuento chino” más.
    Si escribo esto aquí es porque me parece muy peligroso promocionar ciertas técnicas pseudocientíficas que no han demostrado su eficacia clínica en ningún momento, más que nada porque es fácil que haya gente enferma de verdad que se sienta tentada por esos cantos de sirena que no curan a nadie.

    Puedo estar equivocado (otra máxima científica), pero si lo estoy y tú has visto a un homeópata curar un cáncer (por ejemplo), deberías acudir a alguien para que lo certifique y lo envíe a una publicación autorizada para compartir ese conocimiento y que otros se vean beneficiados por él.

    [Reply]

  5. Satanito dice:

    Lo siento Miguel, pero me he tomado la molestia de consultar el artículo del Lancet (soy subscriptor desde el artículo aquel de la homeopatía que traduje, que está aquí: http://quienvigila.wordpress.com/2008/01/17/%C2%BFel-fin-de-la-homeopatia/, de conveniente lectura para entender el mundo de la medicina alternativa), y no sé de dónde habrás sacado esos resultados, pero no se han extraído de ningún estudio del Lancet, sino que son totalmente tergiversados.

    He aquí el artículo (en inglés):

    http://www.thelancet.com/journals/laneur/article/PIIS1474442206704240/fulltext

    En él se cuenta cómo quedó patente en los experimentos realizados y/o supervisados por el Medical Journal que la auténtica acupuntura cura más que la falsa (es decir, obtiene resultados superiores al placebo), y admiten que la acupuntura verdadera sí funciona, pero está muy lejos aún del tratamiento convencional.

    [Reply]

  6. Sousa-Poza dice:

    La descalificacion a la totalidad de Pablo me parece … muy espanyola. Yo recuerdo los tiempos en los que la medicina occidental decia que la acupuntura era pura supersticion. Hoy no es ya asi.

    Pero tambien es posible que los achaques de Miguel fuesen tan solo psicosomaticos. Id vosotros a ver!

    Las ciencias estan llenas de misterios …

    [Reply]

  7. Joaquín Gómez Ferrandis dice:

    Buenas tardes,
    Efectivamente, algunas afirmaciones gratuitas pueden ser ciertamente peligrosas. Como médico me siento en la obligación de dejar claro que esto no es una ciencia exacta y cada paciente es diferente, pero que los tratamientos aprobados gozan de todas las garantías. A veces, los tratamientos farmacológicos, a pesar de su coste y de los efectos secundarios de algunos de ellos, son la mejor opción que tenemos y pasaron por todos los filtros disponibles, como ensayos clínicos y estudios de farmacovigilancia, entre otros.
    La homeopatía (inventada en el XIX por un listillo alemán) es, no obstante, charlatanería que no está a la altura siquiera de nuestros clásicos curanderos, que basaban sus conocimientos en el empirismo (la experiencia) del que se ha hablado aquí y que yo respeto, desde mi posición de científico. En cambio, la homeopatía se basa en principios falsos, indemostrables e irreproducibles en un ensayo clínico, lo que la sitúa a la altura de la astrología o cualquier otra superstición que se les pase por la cabeza.

    [Reply]

  8. Miguel Salas | Desde Manchuria, China dice:

    La anécdota de tu catedrático demuestra que hay gente que practica la homeopatía sin creer en ella, solamente con la intención de hacer dinero. Pero eso no quiere decir que no haya médicos dedicados a la homeopatía que creen en sus principios y hacen su labor con la mejor de las intenciones. También conozco médicos alopáticos que están más preocupados por recomendar el medicamento del laboratorio farmacéutico que les paga sus viajes a Cancún que de curar al paciente, lo que no significa que todos sean así.
    La Igesia condenó a Galileo y a Servet, pero también fueron muchos los científicos de su época que les despreciaron y se rieron de ellos por considerarlos charlatanes. La visión imitada en la que no crees es la visión del materialismo. No creo que todo se explique por leyes mecánicas, y menos un fenómeno tan complejo como la enfermedad. Las milenarias terapias orientales tienen en cuenta fenómenos que la ciencia occidental desprecia porque no se pueden demostrar por el “método científico”, y se dedica básicamente a reprimir síntomas.
    No he visto a ningún homeópata curar un cáncer, pero sí le he visto curar los problemas de respiración de mi padre, mis eczemas y otras cuantas cosas menores, pero molestas.
    El caso de mis eczemas, por ejemplo: el dermatólogo me diagnosticó dermatitis atópica y me ofreció la solución de quemar mis eczemas con cremas de cortisona. ¿Curaba aquello la causa? No, pero se iba el feo síntoma a costa, por cierto, de la salud de mi piel: la cortisona no es precisamente suave. Entonces fui a una doctora que integra terapias homeopáticas y naturistas. Me sorprendió, primero, que tuviera me preguntara cosas que al doctor alopático ni se le habían pasado por la cabeza: si estaba nervioso, si me deprimía con facilidad, si sentía miedo, cómo dormía, y un sinfín de asuntos más.
    Me sorprendió, después, que me prescribiera la modificación de mi dieta, que me diera medicamentos sin efectos secundarios y que tratara mi enfermedad desde un pusto que ella llamó “holístico”, es decir integral, teniendo en cuenta mi pasado, mi espíritu, mi mente (claro que, ¿cómo demostrar científicamente eso del espíritu y de lo holístico?).
    La tercera sorpresa fue curarme de los eczemas en seis meses después de pasar más de un año deambulando de dermatólogo en dermatólogo, mejorando además mi salud general, mi estado de ánimo y mi capacidad de concentración y trabajo.
    El caso de mi padre, lo mismo: ex fumador con problemas de respiración. El médico halopático le dio tres inhaladores muy agresivos, y le advirtió que los necesitaría de por vida. El pobre se dormía al volante, respiraba fatal, no conseguía dormir dos horas seguidas. La médico homeópata, por el mismo procedimiento que a mí, consiguió que los inhaladores, la angustia y demás problemas sean hoy cosa del pasado.
    ¿Que si recomiendo a esta médico, supuesta psedocientífica (insisto en que es médico colegiada), peligrosa matasanos, timadora y sacacuartos? Vamos que si la recomiendo. No garantizo que cure a otros, pero puedo decir que a mí y a mi familia nos curó. Y aún hoy nos beneficiamos de sus consejos. Por cierto, mi alergia también va mucho mejor con sus gotitas de supuesto placebo.
    Lo que no recomiendo es la crema de cortisona. Han pasado diez años y todavía tengo partes de la piel un poco lastimadas.
    Hay que reconocer, más allá de las respetables reticencias de los científicos a incorporar nuevos procedimientos, que ciertas terapias alternativas son peligrosas para el establishment, en particular para los laboratorios farmacéuticos: curan, no tienen efectos secundarios, y a a veces son más baratas.
    No quisiera entrar a fondo aquí en las siniestras actitudes de muchos laboratorios, que también hay datos en la red, y fiable (pruebas ilegales en el tercer mundo, ocultación de información, compra injustísima, por muy legal que sea, de patentes de plantas y principios que pertenecen a los pueblos que las usan des de hacen miles de años, etc.) Bayern y Aventis son dos buenos ejemplos de estas linduras (léase “El libro negro de las marcas” si uno quiere sentir terror del bueno). Una cosa es fiarse del método científico y otra de lo que ellos digan, sobre todo si están en juego sus caudales.
    En fin, que yo sigo abogando por una integración de las prácticas. A lo mejor la homeopatía o la acupuntura no curan el cáncer, pero otras cosas sí, por lo menos mis cosas. Y, desde luego, daño no hacen.
    En cuanto a esa visión que das de los homeópatas como sacacuartos, son simplemente médicos privados –no pueden ejercer en la sguridad social,– y como tales son caros. Hace nada un urólogo privado me cobró 90 euros por una revisión de un minuto, y no tenía nada de homeópata –la mía cobra menos por sus consultas, y duran entre 30 y 60 minutos…–.
    No soy un irresponsable que recomiende ningún pase mágico para curar el cáncer. Eso sí es mezclar churras con merinas.

    [Reply]

  9. Pablo Carballada | Desde Irlanda dice:

    Miguel, como tú hay bastante gente que se siente curada con la homeopatía. El efecto placebo y nuestra capacidad psicosomática están ahí. Como sabrás, en los ensayos clínicos se le da placebo a uno de los grupos de la muestra para conocer la efectividad real de un medicamento. El efecto placebo puede ser bastante elevado, depende de muchas cosas. En el último ensayo clínico en el que participé estaba en torno al 40% (porcentaje de pacientes que sienten una mejoría aun cuando solo recibieron un placebo).
    No me sorprende que te hayas curado con la homeopatía, y tu padre, y mucha gente, precisamente por eso. Yo también tengo mis experiencias personales, aunque las mías no son tan positivas. Pero como ya dije, no se trata de experiencias personales, ésas valen para el “Saber Vivir”, pero no para “The Lancet”.

    El problema de la homeopatía (y si no fuese por este detalle, no habría ningún problema con ella) es que no ha pasado ningún ensayo clínico. Esto quiere decir que el número de pacientes que recibieron el tratamiento homeopático nunca ha resultado ser mayor que el número de pacientes que recibieron el placebo. Así de simple. Y por eso los tratamientos homeopáticos no están aprobados por ninguna autoridad sanitaria, y si se venden en farmacias, o en tiendas de ultramarinos (tb se puede) es porque son totalmente inocuos (de otro modo, sería ilegal su venta, como cualquiera puede suponer).
    Por lo demás, totalmente de acuerdo contigo en que la industria farmacéutica es una mafia (de hecho ellos hacen los remedios homeopáticos que se venden por ahí, la pela es la pela), y también estoy de acuerdo en que los médicos privados se pasan con sus honorarios.

    [Reply]

  10. Sousa-Poza dice:

    Un debate harto interesante: se lo voy a pasar a un amigo mio que es profesor universitario de medicina precisamente en Alemania, de donde salio el “listillo” de quien nos habla Joaquin. Me gustan sus argumentos. Los del efecto placebo de Pablo, seran ciertos, pero que casualidad que Miguel y su padre fuesen ambos beneficiados por ese tratamiento. Bueno, supongo que desde el punto de vista de ellos lo importante es que se hayan curado sea por el efecto que fuere …

    [Reply]

  11. Miguel Salas | Desde Manchuria, China dice:

    ¿Los tratamientos aprobados gozan de todas la garantías, Joaquín? ¿Cuántos han tenido que retirar por la presión social de grupos de usuarios perjudicados? Parece que a veces las pruebas no son suficientes o acertadas, y los laboratorios nos endiñan medicinas malas malas…
    Satanito, ya digo en el artículo que saco los datos de La rosa de los vientos, programa de Onda Cero Radio. Es posible, no lo sé, que The Lancet haya publicado más de un artículo sobre acupuntura.
    En cuanto a la homeopatía, sigo pensando que, en casos como aquel mío, en el que me sentenciaban a cortisona de por vida sin pararse a buscar las causas de las lesiones, no cuesta nada acudir a un médico homeópata, pagar una sesión, y tomar medicinas inocuas. ¿Que me curó la homeopatía? Genial. ¿Qué me curó el placebo? Igual de bien. ¿Por qué no tuve efecto placebo con las medicinas que me dió el médico alópata? Yo tenía 19 años y no estaba inclinado a creer en la homeopatía. Y menos aún mi padre que es un escéptico de tomo y lomo. Por supuesto, no descarto que haya sido placebo, pero… No sé cómo exlicarme. No es que no me importe, pero a veces los caminos de la curación son complejos, y no por eso menos válidos. Sin efectos secundarios, me quité aquellos eczemas y la necesidad de cortisona. ¡Pues bendito placebo!
    Esa fue mi experiencia, y la de no pocos que conozco. Y desde luego no voy a ocultarla por miedo a que me tachen de supersticioso, ignorante u oscurantista. Nadie me robó el dinero, ni perjudicó mi salud en el proceso de curación de mi enfermedad. Entiendo que esto os incomode a los científicos, y no dudo que lo que decís lo decís para defender una postura que creéis justa. Por ese mismo afán de justicia yo digo que me curaron las recomendaciones de un médico homeópata.
    Claro que mi postura no es la del científico, sino solamente la del curado.

    [Reply]

  12. Satanito dice:

    La Rosa de los Vientos es el mismo programa donde descubren bases extraterrestres en las Canarias y ese tipo de cosas. Es un programa de fantasía, no es científico, y siempre van a darle más bola a lo esotérico y espectacular que a la triste y seria realidad.

    Lo tuyo es fe, que es en lo que se basan las religiones y chamanes del mundo. Te defiendes como gato panza arriba. Por supuesto que la ciencia se puede equivocar, pero no confundas ciencia con las empresas que la explotan, que siempre arrimarán el ascua a su sardina, ni con las personas que la aplican, que son humanas.

    [Reply]

  13. Sousa-Poza dice:

    Miguel, y el que seas el curado es precisamente lo que se trata de demostrar. Pero he aqui lo que me dice el Prof. Dr. Santamaria de la Universidad de Muenster, jubilado:

    “He aquí una frase que copio y que sabe muy bien lo que dice.

    Y lo digo por lo de la homeopatía, el gran timo del
    siglo en el mercado farmacéutico

    Similia similibus curantur. Ésta era la norma de muchos médicos a finales del siglo XIX, y en algunos (raros) casos, hasta tenían razón. Pero tomado como norma es una de los grandes absurdos.
    Consiste en aplicar venenos al organismo que produzcan síntomas parecidos a los de la enfermedad de que padece. ¡Claro que diluídos y potenciados! Se diluyen sucesivamente cada vez 1 a 10, tras de lo que se lleva a cabo la potenciciación que consiste en agitarlo otras 10 veces. Como tal proceder se remite tal vez 20 veces, al final se ha llevcado a cabo una dilución de 10 elevado a 20m que sin no me equivoco viene a ser de uno por 100 trillones. Con lo que cabe la posibilidad de con un poco de suerte poder aplicar al organismo una molécula de la sustancia en cuestión- Pero eso sí: potenciada 20 veces.
    Como la potenciaciòn sólo requiere un mínimo de paciecia, y como la materia prima es prácticamentre inagotable, el boticario se alegrará indudablemente cada vez que tenga que preparar tal receta, ya que en las largas esperas de las guardias tendrá ocasión de potenciar no veinte, sino 20 veces veinte preparados, sin que sus reservas disminuyan visiblemente.”

    O sea que date con un canto en los dientes por estar curado, pero a lo que se debio … es ya otro cuento.

    [Reply]

  14. Paloma dice:

    ¡Hola Miguel!
    Mi experiencia es -desgraciadamente- muy diferente a la tuya. Tras casi un año enferma y yendo de médico en médico sin encontrar siquiera un diagnóstico distinto a “Fiebre de origen desconocido”, me decidí a probar con una Homeópata, lo que aquí también se vienellamando Heilpraktiker y que es mucho más común y aceptado que en España. Fui recomendada por un amigo al que le había ayudado mucho y que me la pintó como algo estupendo. La señora me atendió durante mucho tiempo, me hizo miles de preguntas y me sentí muy a gusto. Me dijo que tenía alergia a la leche y a los productos lácteos, que los dejara, y además me dio unas gotas que debía tomar. Las dos sesiones a las que acudí me costaron 300 euros. Durante más de tres meses no probé la leche y tomé sus gotas (que me costaron 20 euros cada botellita). No sólo no mejoré, sino que aterricé en urgencias en silla de ruedas porque no podía ya ni caminar. Los médicos me dijeron que estaba desnutrida, y en cuatro días de intensivísimas búsquedas, pudieron diagnosticarme. Puedo decir que estaba con un pie en el otro barrio, y la cortisona me salvó la vida -y me sigue manteniendo en pie, desgraciadamente-. Ahora soy una enferma de una de esas enfermedades raras, que afectan a muy poca gente, y entre los que tenemos este problema se habla mucho demedicina alternativa. La mayoría son excépticos, aunque la medicina tradicional no nos pueda curar, o precisamente por eso, si los mejores médicos de Alemania no saben qué se puede hacer, ¿cómo voy a atreverme a dejar los tratamientos que hasta ahora me han salvado -no curado, es verdad- para probar otras cosas? Ojalá fuera cierto mucho de lo que se dice, yo estaría encantada de curarme tomando tomates o lo que fuese. Pero a mucha gente nos va la vida en ello y precisamente por eso todo el asunto de la Naturheilkunde es un enoooorme negocio en este país, tan grande que da miedo. Yo misma he cambiado de dieta y sí, me ha ayudado a sobrellevar los efectos secundarios de medicinas muy fuertes, pero no afecta a mi enfermedad. En fin, yo me alegro de que tu experiencia sea tan buena y no dejo de creer que hay cosas que sí que pueden ayudar, pero -al menos aquí- hay una fiebre anti-medicina que hace daño a la gente que está enferma. Yo misma me he tenido que sentir casi criminal o simplemente una mema por aceptar hacer quimioterapia, ¡dejarme envenenar así!
    Saludos!!

    [Reply]

  15. maría e. garcía martínez dice:

    …….ok,nunca hablamos de acupuntura!!!!!!!!!!

    [Reply]

  16. Miguel, desde Manchuria dice:

    ¡Hola a todos!

    Paloma, de mema nada: lo importante es que un tratamiento cure o alivie en la medida de lo posible al paciente, y que el paciente se sienta lo más a gusto posible con él. Igual que nadie me va a hacer sentir memo a mí por estar contento con la homeopatía, nadie debería hacer que tú te sintieses mema por recibir quimio. Lo mío se curó, pero con eso no quier decir que se cure todo, ni siquiera que la misma enfermedad que yo tuve se cure en otra persona. La medicina natural es un enorme negocio para muchos, pero no menos enorme negocio es la medicina convencional. Que con algo se gane dinero no quiere decir que sea malo, ¿no? Lo importante es que no se nos defraude por lo que pagamos.Insisto en que muchos médicos privados alopáticos te habrían cobrado los mismos 300 euros por dos sesiones. Por cierto, no creo que dejar de tomar lácteos y tomar unas gotas provoque desnutrición… ¿qué más te recomendó esa médico para que acabaras desnutrida?

    Satanito, difícilmente me defiendo panzarriba, cuando aquí nadie me está atacando. Que en la Rosa de los Vientos hablen de OVNIS no quiere decir que descubran bases de OVNIS, eso es una simplificación tendenciosa de la realidad. Además, ¿hablar de Ovnis y de acupuntura es incompatible? Ellos se dedican a recopilar noticias de diferentes medios y a darlas, opinando de ellas. No pretenden ser científicos, pero sí son divulgadores de cierto rigor. Pregúntae a cualquier periodista lo que piensa de Juan Antonio Cebrián, el difunto fundador del programa, y no encontrarás ni uno que no resalte su rigor y su gran profesionalidad. Claro que difamar es fácil, uno dice lo de encontrar bases de OVNIS y ya está todo el mundo con el “acabaaaaaramos, si son de esos…” Puro sensacionalismo.

    En fin, que terminando un poco con el asunto, insistir en que no apoyo el uso de la homeopatía en todos los casos y por encima de otras medicinas, pero si a uno no le saben arreglar el asunto los médicos convencionales tampoco está mal que pruebe estas cosas: son inocuas y no cuestan más que los tratamientos y las consultas de los médicos privados de cualquier otra especialidad. A mí me fue bien, y a muchos otros también. Aquí que cada uno haga de su capa un sayo. Y por supuesto, Avelino, que doy gracias por haberme curado. Es algo que siempre hago.

    [Reply]

  17. Mary dice:

    Pablo, si dices que la gente se “siente” curada después de recibir un tratamiento homeopático, los estás confundiendo con hipocondriacos, que se “curan” hasta con un vaso de agua.
    Esas técnicas pseudocientíficas, según tu, no han demostrado su eficacia clínica, pero si el paciente se siemte mejor, y los síntomas desaparecen, ¿qué más eficacia clínica quieres?
    Reconozco que sólo cierta clase de dolencias encuentran alivio (o quizás curación) en la medicina alternativa, pero desprestigiar la homeopatía diciento que ningun homeópata curó enfermedades como el cáncer(a pesar de la verdad que tal dicho encierra) es un argumento muy pobre.
    ¿Acaso la medicina convencional cura todas las enfermedades?: NO y lo sé por experiencia propia.
    Tengo a mi madre enferma de ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Es una enfermedad neurológica, de las llamadas enfermedades raras, incurable y mortal. El promedio de vida es de unos tres años. Y no hay nungún tratamiento convencional ni alternativo en nungún lugar del mundo que pueda curar estos pacientes. O sea que la homeopatía no la cura pero la medicina convencional tampoco, y no por ello vamos a desprestigiarla.
    Tampoco hay dinero para investigar porque, como es una enfermedad poco frecuente, a la industria farmacéutica no le interesa invertir en investigaciones poco rentables. (Pero este ya es otro tema).

    En cuanto a que personas enfermas de verdad corran el peligro de dejarse llevar por cantos de sirena, yo te digo sinceramente que mi madre (y yo con ella) iría a fin del mundo detrás de un canto de sierena y sé que muchos científicos en situación semejante harían lo mismo.

    [Reply]

  18. Pablo Carballada | Desde Irlanda dice:

    Este es un tema bastante complicado y el debate puede ser interminable. Intento ser lo más racional posible en mis argumentos. Entiendo la postura de Miguel, y tampoco tengo nada en contra de complementar los tratamientos con otros que no sean perjudiciales, siempre y cuando no se abandone el tratamiento “convencional”. Eso, en algunas patologías, puede ser bastante peligroso.

    Veo que Mary ha tergiversado algunas cosas que he dicho:

    -Los hipocondriacos no se “curan”: revisa la definición.
    -Eficacia clínica no es que un paciente se sienta mejor. Si un paciente mejora con un medicamento, esto tiene que ser reproducible estadísticamente y en condiciones controladas.
    -En ningún momento he dicho nada del cáncer en mis comentarios.
    -Es cierto que la ELA no se cura, como muchas otras cosas dolencias, nadie dijo que la medicina sea perfecta, queda mucho para entender muchas cosas. Poco se sabe de la ELA pero sí que se está investigando, sobre todo con células madre.
    -Sobre los cantos de sirena… no sé si los milagros existen. Yo no he visto ninguno.

    [Reply]

  19. Mary dice:

    Pablo, teóricamente los hipocondriacos no se curan porque no sufren las dolencias que creen padecer, pero sí se “curan” en el sentido de que ellos se sienten curados (aunque al día siguiente ya tengan otros síntomas)
    Con la eficacia clínica, pasa como con todo en la vida, entre la teoría y la práctica hay a veces un abismo.
    En tu entrada del 25 de agosto dices literalmente: “puedo estar equivocado, pero si lo estoy y tu has visto a un homeópata curar un cáncer….”
    Y no, los milagros no existen..

    [Reply]

  20. Pablo Carballada | Desde Irlanda dice:

    Es verdad, Mary, mencioné la palabra cáncer aunque no hacía falta.
    La eficacia clínica no es teórica sino práctica, es como pasar del in-vitro al in-vivo. Se demuestra con ensayos clínicos (donde todas las variables están controladas) y con el seguimiento una vez aprobado el medicamento, como se dijo anteriormente.

    [Reply]

  21. Sousa-Poza dice:

    Mary, los milagros no existiran, pero los exitos contra todas las probabilidades si existen.

    [Reply]

  22. yolanda torres dice:

    Hola el creativo de esta página, que lástima que no hablan nada de acupuntura, sino de homeopatia. Me encantaria saber tus testimonios con pacientes y sus resultados, asi aprendemos todos, no te parece?

    [Reply]

Deja tu comentario