La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

A cidade, again

Escrito por Gonzalo Rivero | Desde Nueva York, EE.UU
20 de junio de 2008 a las 22:24h

Seguro que hai unha magnífica explicación teórica, porque como regularidade empírica non ten prezo. Van xa varios casos similares e de feito, aínda que curioso a primeira vista, o vexo como a situación natural. Calquera outra reacción me resultaria estrana. Cousa dos tempos, que mudan axiña. Boto a mirada atrás e penso no meu avó e no seu intento de emigración a Venezuela, en como a rede de galegos que había aló o había protexer mentres se instalaba, en como a mesma decisión de onde ir e que facer viña mediada por veciños e familiares que xa estaban aló. Emigrar non era coller a maleta sen máis e aparecer ó chou en calquera vila perdida do mundo. Era unha decisión meditada e mediada pola comunidade de outros emigrantes. Penso tamén nas Casas galegas de todo o mundo e como se fundaron precisamente para dar cobertura os patriotas.

Velaquí a anecdota. Onte, coa miña coreanísima compañeira de despacho (coa outra, coa turca non teño tanto trato) marchei xantar ó parque de Washington Square. Calorciño e luz, xusto o que non temos na oficina. De cando en cando, e máis agora que aínda se para ben fóra, marchamos estarricarnos un anaco ao sol. Curiosamente, sentaron á nosa beira dous españois. Mozos, arredor da mina idade, ben postos. Por inercia, en canto distinguín o acento me metín na súa conversa (con pouca elegancia e discreción, todo hai que dicilo). Resultaban ser emigrantes dos de verdade, dos que levan 5 anos ou máis no país e dos que non teñen, salvo catástrofe, intención de volver. Norma de corrección:  de contado mudamos para o inglés para non excluír á miña amiga. Agora ben, nin nos presentamos, nin a cousa quedou en algo máis que un “Españois? Que curioso…’. Podíase pensar que se crearía una comunicación mística, unha rede de axuda mutua, un “toma o meu teléfono e chámame se tes calquera problema”, unha transcendental intimidade ibérico-peninsular. Non. Non foi asi. De feito, de pasar, o tomaría por ridículo.

Eso non quita que me dese, a forza de ser una situación repetida moitas veces xa, por pensar un anaco no tema (pouco, que teño moito traballo e tampouco é unha cuestión TAN interesante). O sentimento de comunidade universal dos emigrantes non ten xa moito sentido de ser. Se cadra o peor que me podería pasar estando aquí sería precisamente facerme unha rede de amigos españois soamente. Pode ter algo que ver con que non teño intención de quedar aquí toda a vida (nesta cidade, digo) pero coido que había cambiar nada. Non é que fuxa deles: pouco sociable si, pero non tanto. Que sexan galegos/españois, a día de hoxe, non os fai máis cercanos a min do que pode ser calquera americano. Entón, que é diferente con respecto ao meu avó? Se cadra que eu viñen aquí porque quería, non había pasar fame na casa e nas condicións nas que viñen podería ir indo sen contar con cantos galegos/españois se me cruzasen (por moitísimo que eso lle preocupase a miña nai). O dito, non o boto en falla. E esa é a reflexión.

Despois deles veu unha parella de rapaces do sur, aposto que de Tennessee, a preguntarme polas minas crenzas relixiosas e por se quería coñecer a Deus. Pero esto xa me sorprendeu moito menos.

2 respuestas a “A cidade, again”

  1. Ana dice:

    Gonzalo, has dado en el clavo en una cuestión que yo también quería plantear. A mí me pasa exactamente lo mismo que tú, o incluso más. En los primeros días en Italia sí que hablaba con los españoles que me encontraba por casualidad, sin embargo, ahora no me suelo dar a conocer cuando los oigo hablar por la calle o en el tren. Sinceramente me recriminaba a mí misma esta actitud. Me he preguntado el porqué a este compartamiento y creo que la única respuesta es la seguridad en mí misma.
    De todas formas, no nos parecemos en nada a esas comunidades de emigrantes como las de tus abuelos o mis padres. Quizás porque sabemos que las causas de nuestra emigración son diferentes, porque no vamos a lugares desconocidos, porque volvemos varias veces al año, porque existe el teléfono, videoconferencia, chats, tv vía satélite, etc, y no las ansiadas cartas en papel cebolla que llegaban cada 4-5 meses, porque sabemos en directo lo que pasa en nuestro pueblo. Por todo eso, no “necesitamos” tanto de esa comunidad de acogida. Es probable que para ellos, esa comunidad sirviese para vivir Galicia en el extranjero. Nosotros, en cambio, la vivimos también, pero de una manera diferente con ayuda de la tecnología. En todo esto en mi caso también influye el estar en un país cercano culturalmente. QUizás nuestros compañeros de Santo Tomé, Sudáfrica, China o Australia no estén tan de acuerdo conmigo.

    [Reply]

  2. Sousa-Poza dice:

    Senyores, dos correos interesantes. El tema es el de “reconocimiento” entre hispanicos, y el que ese reconocimiento existe lo prueba el que Gonzalo “en canto distinguín o acento me metín na súa conversa”. Seguro que, “Por inercia”, no se hubiera metido si el acento fuese frances.

    Creo pues que la cuestion es “grado de reconomiento”. Esto se observa tambien dentro de familias. Hace un anyo me encontre con familiares mios andaluces la mayoria de los cuales no conocia. Existio un “reconocimiento” de nuestro parentesco, inevitablemente hablamos de antepasados comunes, pero no dio lugar ni tenia por que dar lugar a que en lo sucesivo nos escribiesemos todos los dias: a ver si alguno se acuerda en Navidad.

    Cuando por los caminos que he recorrido me encuentro un hispanico, sea gallego o sea peruano, siempre muestro interes en saludarlo. Algunos de estos encuentros resultaron en amistades y la mayoria se los llevo el viento.

    En otros tiempos no solo era reconocimiento sino frecuentemente “dependencia”, material o animica. Al hacerse el mundo mas pequenyo y mas prospero esta dependencia no es ya tan importante.

    [Reply]

Deja tu comentario