La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Non ao Tratado de Lisboa

Escrito por Pablo Carballada
13 de junio de 2008 a las 20:31h

A política irlandesa évos unha cousa bastante complicada, e cada día a entendo menos. Onte foi o día no que os irlandeses se daban cita nas urnas para decidir se apoiaban ou non o famoso Tratado de Lisboa, para moitos unha especie de Constitución Europea disfrazada dunha cousa menor. O resto dos países da Unión Europea decidiron aprobar o Tratado nos seus respectivos parlamentos nacionais, algo moito máis seguro e limpo, un proceso rápido e indoloro no que se aforraban o difícil trance de preguntarlles aos cidadáns a sua opinión sobre un acordo, tratado, lei ou constitución (llamádelle como queirades) que ben podería cambiarlles a vida para sempre. Na República de Irlanda, case todo ten que pasar pola peneira dos cidadáns en forma de referendum… e así foi.

A pregunta era fácil: Si ou Non. Fai un mes, a resposta tamén era fácil.

Todos os partidos políticos do arco parlamentario (excepto o Sinn Féin) apoiaban o Si cun fervor inusitado. Millóns de euros en carteliños, anuncios na radio e na televisión, miles de voceciñas taladrando as nosas cabezas todos os días nos medios de comunicación, no transporte público, na rúa: Vote Yes, Vote Yes, Vote Yes… Era imposible permanecer alleo. Si, Vote Yes pero… por qué? Nin un penique para explicar aos irlandeses a razón do Yes. Nin un minuto entre tanta publicidade para explicar as medidas concretas que se ian tomar neste Tratado, os cambios, as restriccións, as novidades… so ideas abstractas, como É bo para Irlanda, Melloraremos, Foinos ben ata agora… cousas así que non convencían a ninguén. Por se acaso, durante a campaña electoral, varias medidas que se presumían perxudiciais para os intereses de Irlanda (en materia agrícola e gandeira), foron paralizadas na Unión Eropea por orde do propio José Manuel Barroso, non fose ser o demo que os irlandeses as apreciasen como consecuencias negativas da europeidade.

E o Non? Por que o Non? Se Irlanda é o que é e o Tigre Celta ruxiu con forza durante os últimos dez anos é gracias á manchea de eurocartos que chegaron dende Bruxelas. So o Sinn Fein, con moi mala imaxe para unha gran parte da poboación, e algunhas organización sociais e foros cidadáns nacidos precisamente para a ocasión, como Libertas, estaban pedindo o Non. A pesar do escaso orzamento da campaña do Non e da pasividade inicial dos irlandeses, os do Non conseguiron levar o debate á sociedade, con moito traballo e moitos voluntarios, falando de medidas concretas e cambios que parece que van a afectar á vida dos cidadáns despois da aplicación do Tratado. Conseguiron meterlles o medo no corpo aos irlandeses que non queren máis cambios dos que xa hai na sociedade nin perder a sua independencia con respecto ás decisións de Bruxelas. Porque ese foi precisamente o cabalo de batalla nesta campaña: a independencia.

O resultado: gañou o Non. Era visto, despois do acontecido nas últimas semanas. Os principais líderes políticos non foron quen de aportar ideas ao debate. Non axudaron as corruptelas do Fianna Fáil, o partido no poder, nin a pouca capacidade da oposición. Tampouco axudaron as famosas 65 horas semanais de traballo aprobadas nesta mesma semana en Europa, cando en Irlanda traballamos 35-40 horas. Os do Non conseguiron convencer a moitos cidadáns de que esta nova Europa que queren construir dende o tellado é pouco democrática, pouco participativa e demasiado orientada ao beneficio económico de certos sectores.

Xa Francia e os Países Baixos tiñan votado Non á Constitución Europea e a Comisión tivo que anular o proxecto, repensalo e forzar este Tratado de Lisboa. E non sei cales serán a consecuencias do Non irlandés. Pero é unha mensaxe. Que o único referendum sobre o Tratado teña un resultado negativo ten que facer reflexionar a máis de un. Seica os cidadáns non queren este modelo de Unión Europea. Seica os líderes políticos deberían de consultarnos máis sobre o que queremos que sexa Europa.

Etiquetas: , ,

8 respuestas a “Non ao Tratado de Lisboa”

  1. Brais Romero | Desde Buenos Aires dice:

    Mira ti, os irlandeses tamén len e discuten antes de ir a votar asuntos europeos…

    [Reply]

  2. Sousa-Poza dice:

    La Union Europea esta comentiendo demasidos errores. Primero fue una expasion precipitada. Ahora es una constitucion disimulada de 500 paginas con el espiritu frances de centralizacion y normalizacion. Un ejemplo: en los Estados Unidos hasta cuestiones como la pena de muerte es de la competencia de los estados y no del gobierno federal. Bruselas hace de su competencia suya hasta el tamanyo de las manzanas …

    [Reply]

  3. Pablo Carballada | Desde Irlanda dice:

    Los actuales dirigentes de la UE se están cargando todo el trabajo hecho en los 80 con aquella Europa de los 12, que yo creo que sí era una buena base. Se están pasando anexionando a paises que están a años luz de la media europea, incluso en mentalidad y cultura.
    En Polonia no hay mano de obra porque están todos en Irlanda (aquí hay 300000) y Gran Bretaña. Normal, ganan 8 veces su salario polaco. Así es imposible llegar a la convergencia. No digamos ya los nuevos, como Bulgaria y Rumanía, que están aun mucho peor que Polonia.
    En fin, que esta UE se quiere hacer desde arriba, desde los dirigentes políticos y los intereses empresariales, que muchas veces (demasiadas) se solapan.
    Lo que los políticos quieren con este tratado o semi-constitución es restar poder al pueblo, traspasando competencias a la UE, competencias que antes estaban controladas democráticamente por parte de los electores. Al final, si les dejamos, podrán hacer lo que ellos quieran desde la burocracia europea, que no podemos controlar.
    Un ejemplo: las 65 horas semanales de trabajo. Ningún gobierno se habría atrevido a tal cosa ante sus ciudadanos. Pero en la UE es distinto. A quien culpamos? A quien castigamos en las elecciones?
    Nos están tomando el pelo. Los irlandeses no picaron, pero al final lo conseguirán, nos la meterán doblada a todos los europeos si no reaccionamos.

    [Reply]

  4. Sousa-Poza dice:

    Pablo, la Union Europea es la mejor idea que tuvo Europa en su historia y que cuando yo era joven y apuesto hubiera parecido una utopia descabellada. Pero hay doctrinarios que quieren llevarla a extremos absurdos. En vez de expansiones a toda costa debieran de crear la categoria de miembros asociados “sine die” hasta que los paises en cuestion demostraran tener las condiciones, incluida la mentalidad, de ser miembros de pleno derecho. La nocion de un “homo europeo” es tan absurda como innecesaria. Se trata de diversos paises con sus propias culturas y su propia historia ser capaces de trabajar juntos, no de “amarse” o de considerarse “compatriotas”. Las ansias de dirigir hasta lo mas nimio desde Bruselas es abrumador: a santo de que Bruselas tiene que meterse en las horas semanales de trabajo! Le recuerda a uno la “planificacion central” del socialismo “real”. Si siguen asi, tarde o temprano tambien se la van a pegar …

    [Reply]

  5. José Manuel dice:

    En estos últimos días se habla mucho del “Tratado de Lisboa” que los irlandeses han rechazado en el referéndum del pasado jueves 12 de junio de 2008 y de lo correcto de su decisión. Evidentemente la Unión Europea continuará funcionando pero, a medio o largo plazo, la pregunta que queda sin resolver es saber si se podrán aprovechar los avances incluidos en dicho acuerdo y que tenían como objetivo hacer más eficaz la Unión.

    A grandes rasgos estos son algunos de los avances que trae consigo la nueva norma:

    Mayoría cualificada. Los veintisiete paises querían eliminar la regla de la unanimidad en vigor actualmente para las decisiones que tuviesen relación con la inmigración, la libre circulación de trabajadores, la política común de transportes, el control de fronteras, la cooperación judicial en temas penales o las medidas de apoyo a la cultura entre otras y obtener de ese modo acuerdos más rápidos que respondiesen con mayor eficacia al interés general.
    Criterios para obtener la mayoría cualificada. Con el nuevo Tratado la mayoría cualificada se obtendrá con, al menos, el 55% de los Estados miembros (o lo que es lo mismo, 15 sobre 27), que representen, al menos, un 65% de la población total.
    Mantenimiento del voto por unanimidad. En las materias consideradas sensibles (seguridad social, defensa, fiscalidad o cooperación policial operativa) las decisiones continuarán adoptándose por unanimidad.
    Modificación de los puestos de responsabilidad. El Consejo europeo tendrá un presidente permanente (con un mandato de dos años y medio) que asegurará eficazmente una continuidad en la línea de trabajo (actualmente cada país ejerce la presidencia del Consejo por un período de seis meses). Además, se creará la figura del Ministro de Asuntos Exteriores Europeo que será al mismo tiempo Vicepresidente de la Comisión Europea (en sustitución del Alto Representante para la Política Exterior y la Seguridad Común, puesto que ocupa actualmente el español Javier Solana) con el objetivo de cohesionar la política exterior común y dotarla de una única identidad.
    Reducción del número de Comisarios. En el año 2014, la Comisión Europea pasará a tener únicamente 18 comisarios (en lugar de los 27 actuales) elegidos por rotación entre los Estados miembros. Este punto ya estaba contemplado en el vigente Tratado de Niza que acercaba la fecha al próximo año 2009.
    Más democracia. El nuevo Tratado da mucho más poder al Parlamento Europeo (cuyos miembros son elegidos democráticamente por la población de cada país) en temas legislativos y económicos. Además, el Parlamento elegirá al Presidente de la Comisión Europea.
    Ampliación del Parlamento Europeo. El Tratado de Lisboa prevé el aumento del número de parlamentarios hasta 751 (contra los 736 del Tratado de Niza actualizado).
    Iniciativa ciudadana. Una importante novedad incluida en la normativa firmada en Lisboa por los jefes de Estado y de Gobierno es la “iniciativa ciudadana” que permitirá a un millón de europeos solicitar a la Comisión Europea que adopte una proposición apropiada sobre cualquier materia.
    Francia, titular de la presidencia de turno europea en el segundo semestre de 2008 tiene un largo y difícil camino a recorrer.

    [Reply]

  6. Pablo Carballada | Desde Irlanda dice:

    Menudo copy-paste que nos acabas de clavar, José Manuel, y creo que no has leído las opiniones de las personas que han escrito aquí, porque no las rebates.
    Pero mira, lo de más democracia y la iniciativa ciudadana yo no me lo creo. Yo no veo en qué punto del Tratado se aprecia un incremento de la capacidad democrática de los ciudadanos.Más bien todo lo contrario.

    [Reply]

  7. Sousa-Poza dice:

    Jose Manuel, no creo que se trate de los avances que trae consigo la nueva norma, sino de si es asi como se hacen las cosas, de si esa es la direccion a la que aspira el ciudadano europeo medio. Yo veo una Union Europea centralizada, con decisiones tomadas en Bruselas que debieran de ser tomadas en los paises miembros. Existe una dicotomia entre Bruselas y la poblacion europea. No creo que sea ese un camino que, a la larga, lleve muy lejos. Uno empiza a ver a Bruselas como una mafia.

    [Reply]

  8. Pablo Carballada | Desde Irlanda dice:

    Pois parece que a UE decidiu repetir o referendum en Irlanda. Vamos, que da igual o resultado, vaise repetir as veces que faga falta, ata que saia o SI. Viva a democracia!
    Imaxinades de que estaríamos a falar se isto o fai… por exemplo… Hugo Chávez?

    [Reply]

Deja tu comentario