La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Mi alumno el cocinero (cosas veredes…)

Escrito por Miguel Salas | Desde Taiwán (Antes desde Manchuria)
9 de junio de 2008 a las 10:37h

Tengo alumno nuevo. Llevo con él apenas una semana. Me llamaron del Insitituto Cervantes de Beijing para preguntarme si estaría dispuesto a darle un curso intensivo de 250 horas en apenas seis semanas. Tiene que viajar a España en cuestión de meses. Acepté.

El tío –Allen en inglés, aunque ha elegido Diego como nombre español– es chef en el Shangrilá, uno de los mejores hoteles de Dalian. Allí se encarga del restaurante occidental. Trabaja una media de doce horas al día por una miseria, y está feliz porque va a pasarse un año en España aprendiendo nuevas técnicas.

–¿Dónde? –le pregunto, en inglés, el primer día.

Él intenta responderme, pronunciando, en un idioma que no conoce, una palabra que no tienen ningún sentido para él:

–Abuli –dice. Y añade que cree que es a little famous.

–Ni idea –contesto. Pero Diego parece sorprendido de mi ignorancia. Se acerca al ordenador y me enseña una página web. Miro el nombre: El Bulli.

Así que mi nuevo alumno cocinero, un chaval de 28 años que duerme hacinado en una habitación con otros siete compañeros de trabajo, que gana un sueldo ridículo acambio de su esfuerzo, que nació y vive en un remoto rincón de China, se va a trabajar durante un año a otro rincón perdido del planeta, Cala Montjoi, en Roses, donde –quién lo diría– está el hoy por hoy mejor restaurante del mundo.

Así que dentro de unos meses, cuando un ajetrerado Ferrán Adriá le pida al aprendiz chino no sé qué nuevo y misterioso ingrediente para añadírselo a la cena, Diego contestará con palabras que yo le he enseñado en su cuartito de Manchuria, bebiendo el té que me ofrece cada día a las ocho de la mañana, cuando me lo encuentro en pijama y dispuesto a comerse el mundo.

¿No tiene la vida, en ocasiones, momentos sorprendentes? A mí me divierte un montón la idea de estar enseñándole a un futuro gran cocinero –quizá el primer chino en estudiar en El Bulli, qué se yo– palabras como cazo, espumadera o emplatar, que tan de moda está.

Qué cosas.

Etiquetas: , , , ,

7 respuestas a “Mi alumno el cocinero (cosas veredes…)”

  1. Susana dice:

    Enhorabuena! 🙂 Como se suele decir, el que vale, vale. Mucha suerte con tu alumno y disfruta de la experiencia.
    Aunque no suelo comentar mucho en este blog, leo todas tus entradas.
    Saludos desde Eslovenia.

    [Reply]

  2. Ana Puga | Desde Australia dice:

    ¡Qué suerte! Ya lo veo: tu alumno aprenderá muchísimo de Ferrán Adrià, montará su restaurante, se hará famoso y te invitará a comer siempre que quieras porque le abriste las puertas del paraíso!

    [Reply]

  3. jose luis dice:

    Supongo que conoces aqul que trata de un chino que va a Lonres a aprender inglés y para mantenerse comienza a trabajar en un restaurante donde los cocineros eran galegos

    [Reply]

  4. ana gonzalez dice:

    Hola Miguel. A mí me pasó una cosa parecida pero en cutre. Recién llegada a la universidad en Italia un día en mis clases vi que todos los alumnos se sentaban al fondo y dejaban las primeras filas libres. Tan sólo había un señor de unos 55 años sentado en la primera fila. Estaba en chandal (más adelante entenderéis el porqué de este detalle). Empecé mi clase y este señor preguntaba todo el tiempo cosas de un nivel básico (el curso era intermedio). Cada vez que él hablaba, el resto de los alumnos se reían. No entendí el porqué hasta que más tarde me enteré de que era el Rappel italiano, un mago famoso, excéntrico, vestido con túnicas y tocados (de ahí lo del chandal de antes) que salía a menudo en la tele y con fama de contagiar la mala suerte (por eso los alumnos se sentaban al fondo)
    Al cabo de dos meses, vino a mi despacho a pedirme que le diera clases particulares porque se iba a España a un programa de la tele. Con educación le dije que no (yo no me creía lo del programa) pensando: vete a darle la tabarra a otra.
    Después de un mes, en uno de mis viajes a Galicia me lo veo en tele5 en un reality que era una gran hermano de magos con Aramis Fuster y otros. Os podéis imaginar mi cara! Era cierto! estaba en la tele. Eso sí, tengo que aseguraros que su nivel de español no era bueno (no por mi culpa porque pisó mis clases un par de veces)
    En fin, el tema de los alumnos da para mucho. Dile al tuyo que se quede en España que seguro que vive mejor que ahora.

    [Reply]

  5. jose luis rodriguez dice:

    Miguel,enseñale a tu alumno el tema de la hora punta jajaja por que si no ya veo la cara de Ferran.Un saludo y un abrazo.

    [Reply]

  6. Miguel Salas | Desde Manchuria, China dice:

    ¡Jajaja, qué bueno lo del adivino, Ana!
    José Luis, seguiré tu consejo, aunque se iban a reir un rato en la cocina.
    Ana, espero que Diego me invite a comer, aunque con las listas de espera de El Bulli no sé yo…
    Muchas gracias a todos por contestar.
    ¡Abrazos!

    [Reply]

  7. GG en los medios | Global Galicia dice:

    […] de la edición de Ferrol de La Voz de Galicia, en la que cuentan lo que Miguel nos avanzada en Global Galicia hace unos días. Así lo titularos: De China a los mejores fogones de España de la mano de un […]

Deja tu comentario