La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Mira la cara, cara, que es la tercera (¿y esa cómo era?)

Escrito por Lucía S.| Desde Ile-de-France (Francia)
17 de abril de 2008 a las 21:43h

Hola de nuevo.

Antes de nada quería agradecer los comentarios que me habéis dejado algunos. También dar gracias a mi amigo Santi-kun por sus elogios tan bonitos. Tendrás que llevarme a Muxía.

Cómo ya mencioné en mi mensaje anterior, he pasado una gran parte de mi vida en Andalucía, desde que llegue de los Estados Unidos con casi 4 años hasta los 18. Parece simple, pero la verdad que me sigo sorprendiendo de las diferencias que puede haber.

Obviamente el folclore influye mucho, sobretodo cuando la Feria de Abril, vas con todos tus compañeros de instituto y te das cuenta que este año te has vuelto a olvidar de como se bailaban las sevillanas porque la última vez que las bailaste fue la feria del año pasado. Gracias a Dios, la gente es comprensiva y te hacen un cursillo acelerado con él que puedes dar el pego por un ratito y luego se te vuelven a olvidar.

Cuando era pequeña no se notaba mucho el tema, porque muchos de mis vecinos también eran hijos de gallegos, y encima, como tenía el traje de gallega, cuando tocaba vestirse de pastorcitos para el espectáculo de Navidades, ¡ya tenía el traje!, aunque a los andaluces siempre les llamé la curiosidad. Fue cuando tocó ir al instituto, que todos estaban lejos de donde vivía que empecé a estar en contacto directo con los andaluces.

Primer día, te pregunta el profesor que de dónde eres y llegan a ti y sueltas “Mis padres son gallegos”, pero no se conforman, no, ¡quieren más! y es ahí cuando confiesas que naciste en los Estados Unidos, y en ese momento algunos ya tienen carnaza para todo B.U.P y C.O.U cuestionando la veracidad de tus orígenes y si eres gallega, americana, andaluza o nada de nada.

Por algún motivo, algunos siempre me andaban dando la vara con la leche de cabra por ser popular en Galicia como sus cabras (aún me pregunto de dónde se sacaron eso). Luego en las clases de lengua y literatura, si tocaba recitar un poema o algo así, Lucía siempre tenía que recitar Rosalía de Castro en gallego (“Follas Novas” para ser concretos), para gozo y disfrute del profesor. También recuerdo interrogatorios aleatorios de los compañeros exigiendo que dijese algo en gallego, aunque con la presión nunca lograba recordar nada más que “pataca” y algunos incluso me llamaban pija porque pronunciaba en ocasiones las eses cuando hablaba. Y por supuesto, en las fiestas donde todos tenían que traer comida, a mi siempre me tocaba traer empanada (la verdad es que mi madre las hace muy ricas).

Obviamente, no es que fuese así cada día de mi vida ahí, pero no eran cosas eventuales, desde luego muchos septiembres fueron así. Curiosamente, a la gente le parecía súper andaluza cuando iba de vacaciones a Galicia en verano.

Antes de acabar por hoy, a petición popular, voy a concretar la historia de mis zapatillas blues. Al poco de llegar a Andalucía, coincidió con la feria al lado de mi casa. Mi madre me compró unas zapatillas azules, que se ve que me gustaron mucho. Acto seguido fui a la casa de Custodia, nuestra vecina, y le solté la frasecita. La pobre mujer no entendió una. Por lo visto también decía muchas cosas al estilo “vestido de cortas mangas”.

Biquiños para tous.

Etiquetas:

9 respuestas a “Mira la cara, cara, que es la tercera (¿y esa cómo era?)”

  1. cristina vivancos romero dice:

    Ya se que hace un monton que no nos vemos pero la verdad es que me gusta saber algo mas de tu vida, aunque de pequeña y siendo tu vecina no nos vimos mucho y no teniamos mucho trato, te considero una de mis mejores amigas, y las buenas amigas que tengo se pueden contar con los dedos de una mano.

    Seguire leyendo tus blogs y espero salir en algunos. muchos besos desde tu puerto querido

    [Reply]

  2. Despot dice:

    jajajaja
    Nada, eso pasa por ser cosmopolita.. De todas formas seguro que te llevaste algo bueno de andalucia no? xDDD

    [Reply]

  3. Lucia dice:

    COnoci a un sevillano muy majo, pero aun no me ha visitado 🙂

    [Reply]

  4. roberto dice:

    http://gallegosporelmundo.wordpress.com/

    [Reply]

  5. Alicia dice:

    Como algunos sabrán (y otros no) soy la hermana de la autora, coincidimos en las crisis de identidad/nacionalidad solo que mi caso es menos dramático por ser casi dos años menor y no haber aprendido inglés en EEUU. En esta historia habla de que en Andalucía no nos reconocen como andaluzas, perooooooo (yo vivo en Ares – A Coruña)en Galicia tampoco nos reconocen como gallegas, siempre somos las primas de Cádiz o simplemente las gaditanas (lo dicen por nuestro “marcadísimo” acento andaluz). Como dice mi queridísisisisisimo amigo Despot “es lo que tiene ser cosmopolita”.

    Un saludo a todos!!

    PD: No se “llama la curiosidad” se “llama la atención” (otro problema de haber aprendido inglés antes de castellano y usar en tu día a día el francés!!!)

    Alicia.

    [Reply]

  6. Yoly dice:

    Lucia me encanta leer tus relatos la verdad es que en muchas de las cosas que cuentas me reconozco, sigue relatando como hasta ahora porque me encanta…Y decirle a Alicia que me hace mucha gracia lo que cuenta ya que yo al igual que vosotras en mi tierra siempre sere la holandesa en cambio aqui soy la Española…xa non sei que sentirme jeje

    [Reply]

  7. Vicky dice:

    Hola hola!

    Pues yo quiero con locura a esta Gallega mía. He estado trabajando con ella y, aunque es de armas tomadas, no he podido tener una mejor compañera en toda mi vida ^^

    Solo pisé un par de veces Galicia por vacaciones y me crié en Málaga aunque no sea natural de alli, pero cada día que pasa, con las historias que nos deja mi Lucía, siento que un pedacito de esa maravillosa tierra Gallega ya me pertenece.

    Un besito a todos:

    Vicky

    [Reply]

  8. roberto dice:

    Hola, soy Roberto el creador del blog gallegosporelmundo.wordpress.com y mi intención es la de recopilar historias como la que tu cuentas y que a todos nos emriquecen un poco más al conocerlas.
    Yo tambien emigré a los 9 años a Uruguay y allí hice mi vida hasta los 30, luego regresé a España con mujer e hijos y nos instalamos en Barcelona, donde aún vivo. La verdad es que siempre me sentí gallego porque es lo que soy, por costumbres y por educación, pero soy tan Uruguayo como gallego y tambien me siento catalán pues llevo aqui ya 24 años trabajando y saliendo adelante.
    Si algo de especial tenemos los gallegos es nuestra adaptación a cualquier lugar y situación que la vida nos pone por delante, por eso debemos sentirnos felices de haber dejado nuestra semilla por todos los rincones de la tierra. Mis hijos a pesar de haber nacido en Uruguay se sienten totalmente integrados en su nueva patria y siempre les he tratado de aconsejar de que por muy bien que a uno le marchen las cosas nunca deben olvidar el lugar en donde nació, porque al fin y al cabo siempre se es de ese lugar.
    Un fuerte abrazo para todos y espero reencontrarnos en otras ocasiones

    [Reply]

  9. Aitor dice:

    AAAahhhhh por eso hablabas tan raro, coño que eras gallega 😛

    [Reply]

Deja tu comentario