La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Tengo unas zapatillas blues para as festas

Escrito por Lucía S.| Desde Ile-de-France (Francia)
7 de Abril de 2008 a las 21:41h

O la historia de cómo se puede ser gallego habiendo nacido fuera de España.

Pues como muchos otros gallegos, que nuestros padres se fueron al extranjero por tema de trabajo, y por ahí nacimos.

En mi caso, nací en los Estados Unidos en el 81, dónde viví hasta tener casi 4 añitos. Y de ahí, fuimos a Galicia, pero no por mucho, porque al poco, por trabajo otra vez, fuimos a la provincia de Cádiz y mis primeros recuerdos de Galicia son la huerta de mi abuela, su perra tuerta Mori (que en paz descanse), algunas vacas por ahí, muchísima lluvia, un jamón gallego salado de más, cocina de leña con un olor que aún no olvidé, la iglesia del pueblo, mi familia o las fiestas del patrón.

Pero claro, con casi 4 añitos, una ya habla y esas cosas, y yo pues hablaba un digno mejunje de español, inglés y gallego. Muy mono, pero no muy práctico cuando tu profesora te intenta explicar que un color no es red, sino rojo (y encima te castiga porque no te enteras).

Hasta los 18, viví en el Puerto de Santa María, en Cádiz, que la verdad, mientras sigue siendo España, pues es bastante diferente. Eso sí, el veraneo en Ares (A Coruña), que no falte, para ver a los abuelos, los tíos, los primos, los primos de los tíos, los hermanos de los abuelos, los sobrinos de los primos, y así puedo seguir. Veintiséis años, y todavía no soy capaz de aprender más allá de los familiares directos y de los que viven al lado de la casa de la familia.

Después de los 18, pues estuve un año en Galicia, intentando estudiar química con una beca para hijos de gallegos migrados, pero entre muchas cosas, aprendí que la química no era lo mío ni de lejos.

Luego, otra vez por el trabajo de mi padre, fuimos para Bélgica unos años, también estuve casi un año en Dinamarca, y ahora trabajo en Francia, donde ya llevo casi dos años y parece que aún me queda un rato. Procuro seguir la tradición familiar de veraneo en Ares, que si no, no parece verano.

La verdad es que Galicia, no la habré pisado mucho, pero es que al final del día, las cosas no huelen, sino que cheiran, no doy besos, sino bicos, y una de las primeras canciones de mi infancia que recuerdo tratan sobre frailes mexando y ratas peludas. Por lo visto según mucha gente de otras partes de España y del extranjero, también tengo la habilidad de cuando me hacen una pregunta, responder de la manera más indirecta posible, o con otra pregunta. Y pienso que emigrar es también bastante gallego, solo tengo que ver a mis padres, o a mis abuelos, o a muchos otros familiares.

Como homenaje a mi familia y amigos, parte fundamental en todo esto, y también, un poquiño como autorreflexión, iré escribiendo mis historietas pasadas y por venir, siempre que el trabajo me lo permita.

Biquiños a todos.

P.D: La historia de las zapatillas blues es totalmente verídica. Que se lo pregunten a Custodia, que era vecina nuestra, que no se enteró de nada la pobre.

Etiquetas: , , , , , , ,

8 respuestas a “Tengo unas zapatillas blues para as festas”

  1. Juan De Dios dice:

    Bueno, yo no soy Gallego sino gaditano del Puerto de Santa María, aunque considero las rias baixas (no se si esta bien escrito) como una segunda casa despues de un veraneo inolvidable allí. Pienso que los nacionalismos y otros ismos tan extremos no son buenos, lo realmente bueno es amar una tierra y pensar que aunque hayas nacido en Chicago, puedas sentirte atado a un lugar y a unas costumbres… por ahí se dice que un gaditano nace donde quiere, y por supuesto para un galego es exactamente igual 🙂

    Soy amigo de Lucía desde su etapa de 3ºBUP y COU, y aunque su vida haya sido tan multinacional, siempre le ha tirado mucho más sus raíces gallegas… que veranito me dió desde Ares jajajajajaja fui a visitarla y todo, y lo que más recuerdo era el impresionante olor a salitre de la cala, y su peculiar prima, que me dejo un poco rayaete :p.

    En fin, te mando un abrazo desde cadiz-sevilla (siempre ando a medio camino entre ambas provincias -mamá biológica, y mamá adoptiva-), para ti y para toda tu familia. Cuidate mucho y dale caña a esa peaso de compañía de videojuegos.

    Biquiños!!! 😉

    [Reply]

  2. Maria de los Angeles Fernández dice:

    Luz: me encantó tu comentario/reflexión/recordatorio, lo que sea. Es cierto: en Galicia no se huele, “cheira”. Yo no tengo internalizado el gallego, lamentablemente porque, como dije en mi entrada, estaba bastante mal visto hablarlo en mi niñez. Fíjate que ahora viajé recièn con mi hijo a Coruña, en verano. Fuimos a Compostela y vì un letrero que decía “Hostal Badalada”. No sabía lo que significaba la palabra. Entré a un cafè, no sin verguenza, y pregunté. Me dijeron que era “campanada”. Muy poètica ¿no? Pero yo no lo sabía, o no lo recordaba.
    Tú no eres emigrante, eres una saltinbamqui, de verdad. ¡Qué manera de moverte por distintos sitios!
    Lo entrañable es que te haces siempre tu tiempo para volver a Ares, tus raíces. Un saludo desde el sur austral, Angeles

    [Reply]

  3. Sousa-Poza dice:

    Lucia, casualmente pase una semana en Puerto de Santa Maria el pasado mes de Julio, visitando mis familiares andaluces. En efecto, aquello es otro mundo. Pone en evidencia que Espanya es un pais pluricultural. Quiza pueda decirse que ser gallego es una condicion del ser, mientras que ser espanyol es una condicion del “will”, del querer. Uno es espanyol porque quiere ser espanyol, pero se es gallego de naturaleza. Las dos condiciones no son excluyentes, pero son distintas.

    Que tu trabajo te permita seguirnos escribiendo.

    [Reply]

  4. Lucia dice:

    Muchas gracias a todos 😀

    [Reply]

  5. Juanma dice:

    Es que los gallegos, como los de Bilbao, nacemos donde nos da la gana. Yo soy un gallego de Ceuta, que también es España y también muy diferente a Galicia. Pero yo no concibo mi país sin Ceuta y sin Galicia. Los nacionalismos deberían relativizarse un poco.

    Saludos.

    [Reply]

  6. Laura dice:

    Como me gusta este blog y cómo me gusta galicia. Nací y vivo en Bilbao ( y a mucha honra) pero no hay día que en mi casa no se oiga una palabra en gallego. A pesar de que mi padre (o aita) no sea muy de hablar en gallego, mas bien cuando está de broma, pero todos todos los días le comento: “mira lo que he leído en La Voz”, cuando no le traigo el periódico a casa y puedo decir que es el momento del día en el que más gallego le veo, porque deja cualquier cosa que esté haciendo y me escucha y comentamos la noticia…
    Me ha recordado mucho lo que has dicho de “cheira” porque en mi casa no decimos: “como huele” sino “como cheira!”y aún mas acorde con este tiempo, nunca decimos “¿llueve?” sino “¿chove?”.

    Y aún siendo joven les puedo decir que tengo más idea de entablar una conversación en gallego que en euskera.

    Sé que Galicia será mi destino y sé que mi padre estará muy orgulloso de que sus hijos sigan el camino de vuelta.

    [Reply]

  7. marta dice:

    hola mi prima lucia!!!!
    soy tu prima y vivo en ares y te compro en los telares, jajajaja,muxos bicos de tu familia de ares, tu tio lito y del resto de tu familia directa primos y demas, nos vemos ste veranito en ares
    chaito y mil bicos guapisima

    [Reply]

  8. Xxaxa dice:

    Elojo fas cesura nena

    [Reply]

Deja tu comentario