Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es

NO VA MAS

16 de noviembre de 2018 a las 8:18

Es un muchacho obeso mórbido,  irritable y pálido, que no tiene ningún amigo y que hace casi dos años que plantó  los estudios; debe mucho dinero  a vecinos y familiares y no ve otro futuro más allá de las doce horas que se pasa jugando delante de una pantalla.

Todo empezó el día que decidió apostar el peto de su cumpleaños en un portal de juegos on-line en el que además, le regalaban 40 euros por empezar.

En nuestro país – según un informe del mercado del juego on-line- hay más de seiscientos mil jugadores activos en las casas de apuestas, casi un 15% más que hace dos años. Los operadores de este tipo de juegos gastaron más de 140 millones de euros en los más de 112 millones de anuncios emitidos en todo tipo de soportes con las caras más conocidas del deporte nacional e internacional. En 2017 se emitieron 2.7 millones de anuncios de juego on-line frente a los 128.000 de 2013.

Este descomunal despliegue promocional ha supuesto que los jugadores on-line se hayan multiplicado por ocho en la última década alcanzando el año pasado una cifra de 1.400 millones de euros gastados en apuestas.

Estas cifras tan golosas para las operadores determinan que alrededor del 3% de la población sea adicta al juego on-line, un 1% de la población adulta y un 2.5% de los adolescentes.

El avance de esta epidemia se debe, por un lado a las características adictivas de este tipo de juegos: intensidad, inmediatez, facilidad y rapidez de acceso y, por otra, a la ausencia de una legislación al respecto.

La ley de 2011 que regula el juego online establecía que se adoptaría una norma específica para los anuncios, que todavía no ha visto la luz. A finales de 2017,el Ministerio de Hacienda redactó un segundo decreto  —el primero fue en 2015, pero no llegó a aprobarse— que todavía está en tramitación.

Mientras tanto, muchos se enriquecen desde paraísos fiscales y otros hipotecan su vida enganchados al juego virtual.

Como siempre ocurre con el negocio con los vicios humanos la banca nunca pierde; gana ahora captando adictos y ganará después cuando  sus presas sean legión y se genere un negocio auxiliar para el tratamiento de sus tragedias. Ganan promoviendo la adicción para luego seguir ganando combatiéndola, igual que lo que pasó con el alcohol o el tabaco.

Mientras tanto, nuestros legisladores siguen atentos a sus juegos de poder incapaces de regular el desastre que se está cociendo.

Al final, seremos los de siempre quienes tengamos que hacernos cargo de toda esa multitud de chavales pálidos e irritables a quienes sus héroes deportivos les animaron a apostar por el infierno.

Queda dicho.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

PINTADAS

16 de noviembre de 2018 a las 8:17

Salpica la noticia de bandas de grafiteros irrumpiendo como cacos  en las cocheras del metro de Madrid y Barcelona para competir entre ellos a ver quien pintarrajea más vagones en menos tiempo.

El paisaje urbano se cubre de pintadas de todo tipo y  hasta los santos de Compostela no se libran del furor pictórico de estas gentes que sienten placer  dejando su huella en el espacio urbano.

Mucho se especula sobre el origen de ese goce que a un nivel individual – no como colectivo –  tiene su explicación.

La adolescencia es una etapa crítica en la que nos jugamos la identidad futura;  es una convulsión vital, tanto en lo real como en lo simbólico, en la que  tenemos que tantear cual es nuestra posición jerárquica dentro del grupo y al mismo tiempo construirnos como individuos. Resulta complicado.

El placer del grafiti emana de la necesidad de marcar el territorio igual que los lobos lo hacen con la orina. Es un darse a conocer como nuevo y poderoso individuo  del grupo dispuesto a desafiar al poder dominante con proyectiles de spray. Cada grafiti es un grito de soy y quiero ser así.

Dirán que los muchachos del metro ya no son unos adolescente y se equivocan porque la adolescencia psíquica puede durar hasta la vejez . Hay vidas que acaban sin madurar..

El espacio  puede entenderse distinguiendo entre lo que es de uno y lo que es de todos. Hay culturas -como las nórdicas-que viven el espacio así,  y otras que lo entienden más como un” lo que es de uno y lo que no es nadie” a manera de las culturas sureñas.

Las dos bandas grafiteras compiten entre ellas en una especie de berrea pictórica en la que gana el que pinta más y más rápido lo que es de todos pero que  ellos entienden que no es de nadie.

El fenómeno de los grafitis se dispara acompasado a ritmo de rap

y  alcanza su madurez cuando algunos de sus adictos consigue el reconocimiento del stabilshment al que provoca, entonces su desahogo se convierte en arte y se tiene que elegir entre la adrenalina del metro o la dopamina del confort. La mayoría optan por la dopamina.

Reconozco el mérito a muchos grafitis pero me molesta ver sucia la ciudad con marcas de orina acrílica. Entiendo que no es lo mismo afirmarse desde la clandestinidad que hacerlo en espacios  insípidos habilitados para ello, y que no es lo mismo un mural artístico en el muro de un cárcel que una firma emborronando la fuente o  los banco del parque.Lo primero es arte, pero lo segundo es simple bandalismo que habría que combatir con el ejemplar castigo de limpiarlas.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

MOSCAS Y VELAS

4 de noviembre de 2018 a las 13:10

El aforismo: “se distrae con una mosca”, es una buena pregunta trampa. La respuesta afirmativa denota falta de capacidad de atención, pero la negativa es un imposible. Es mentira porque no hay nada que distraiga más que una mosca.

Lo pensaba sufriendo la presencia de una mosca cargante y vivaracha durante toda la tarde. No milito en los abajo firmantes de su extinción pero hay demasiadas moscas, bilocadas, ubicuas y demasiado armadas. Ya no hablo de su responsabilidad directa en una de las plagas de Egipto, sino del desagradable zumbido, su exasperante guerra de cosquillas y lo feas que son.

Las moscas son una de las cosas que nos recuerdan que no podemos separarnos del entorno natural por mucho que nos desarrollemos. El arma más eficaz para combatirlas pese a todos los avances científicos sigue siendo una pala de plástico de los chinos. La pala permite una lucha cuerpo a cuerpo más vengativa, es una caza más que una guerra. Esa tarde fracasé en todas las estrategias de combate y tuve que recurrir a la guerra química: fumigación de gas mostaza para moscas que acabó con ella y casi conmigo. Prefiero rendirme.

Hay más cosas que nos interpelan en el entorno natural del que hemos desertado. Todos los años con la llegada los primeros fríos empieza la letanía de calamidades producidas por la lluvia, la nieve o los vientos.

Fenómenos meteorológicos del planeta que habitamos que se llevan muy mal con el mundo de pantallas prepotentes y artilugios electrónicos que dan confort pero no supervivencia. Apuesto la daga a que la inmensa mayoría del grupo etáreo de los cuarenta para abajo no durarían una semana aislados en cualquiera de las muchas  aldeas pérdidas que salpimientan nuestras montañas; de los que habitan más tiempo en internet, ninguno.

Esta es la verdad que dejaba traslucir la sonrisa guasona de una anciana entrevistada en la tele  pegada a una bilbaína, con una pota de caldo en el fuego y una vela  de vela – nada de diseño ni aromática- iluminando la diminuta estancia.

La cara alarmante y sensacionalista del reportero preguntando cómo se las arreglaba sin luz y sin poder salir de casa, chocaba con la de la anciana contestando: ” muy bien, no nos falta de nada, tenemos de todo para pasar el invierno : leña, velas, fuego, huevos, aceite, café…” Y  la cabeza del Tribulete pensaba: ¿ sin internet, sin wifi ni cobertura, sin coche y sin ordenador…? Imposible.

Algunos se creen que no son de este mundo y redundan en la osadía de salir a pescar con temporal o escalar con ventisca; otros tienen una vivienda domótica, pero sin velas en casa, ni pala matamoscas.

Están perdidos.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

ACOSOS

11 de octubre de 2018 a las 8:37

Acosar es verbo de moda y un atractor semántico para muchos individuos y colectivos faltos de defensa -tanto pública como personal- de muchos de los ataques que se sufren en el humano vivir .

La palabra acoso según el Diccionario etimológico Corominas quiere decir “perseguir a alguien sin darle tregua”.

Se entiende que no es lo mismo el drama de un historia de violencia de género o acoso sexual, que un señor que le diga un piropo  a una señorita.

En el caso dramático se trata de una novela dónde el señor del piropo es una frase suelta. Son dos tipos lógicos distintos y por tanto tienen diferentes narrativas; lo que vale  para uno puede ser inútil para el otro.

Claro que perseguir sin tregua a alguien en cualquier aspecto, sexual, escolar o laborales un delito que debe ser castigado . Esos acosadores no dan tregua, son un tormento longitudinal que dura tiempo y muestran además  voluntad de hacer daño.

El señor del piropo puede resultar muy desagradable pero no tiene intención de dañar a nadie, todo lo contrario. Su lógica es distinta y no merece el mismo castigo que el canalla de la novela.

Más allá de este tipo de acosos tan mediáticos últimamente, creo  que la popularidad del término acoso surge del ambiente acosador que se respira en eso que llamamos la Red y dónde cada día pasamos más tiempo.

Las redes sociales y las nuevas tecnologías de la comunicación

han propiciado el acoso a la gente; en la Red la persecución sin tregua resulta mucho más fácil.

El peor acoso es el que se dirige hacia el deseo individual, cuando expones el más mínimo deseo en la red, cientos de computadoras se ponen en marcha para ofrecértelo sin tregua.

Informarte de un viaje, mirar unas zapatillas o unos auriculares  supone que durante mucho tiempo te aparezcan pantallazos recordándote que un día aquello fue objeto de tu interés. Un tormento.

Acoso es que te llamen repetidamente al móvil ofreciéndote de todo, como si una pléyade de testigos de Jehová informáticos  llamaran cada dos por tres a la puerta.

Acoso es recordarte el cumpleaños de amigos y conocidos, la ubicación del paquete a recibir o tener que pasar la ITV. ¿A quién consentiríamos tal actitud en la vida normal sin ponerle un límite?

Acoso son también la horas de  publicidad que nos tragamos en este ambiente, un mundo de ritmos impuestos en el que siempre habrá una dosis de estimulantes del deseo que  tendrás que ingerir conforme a lo que les interese los señores del aire.

Acoso es estirar los programas de éxito: Master Chef, OT, GH etc…hasta la saturación.

Todos sufrimos acosos cotidianos que ni siquiera percibimos.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

LAS CLOACAS

30 de septiembre de 2018 a las 7:58

Cloaca: construcción subterránea destinada a la evacuación de las   aguas residuales de una población. He consultado a Google buscando ¿quién limpia las cloacas? y me informa de que una cosa es el mantenimiento de las cloacas de un edificio y otra el de la de red pública. Las privadas no tienen protocolo fijo de mantenimiento, de modo que sólo se revisan si hay algún síntoma que señale un problema, las públicas sin embargo, tienen  obligación de revisiones periódicas.

Los signos que alertan a los operarios de que hay una avería en el sistema son los siguientes: sonidos burbujeantes que provienen   de la tubería, agua que no desciende por los canales de desagüe a una velocidad normal, malos olores provenientes de los drenajes y el retorno de aguas residuales.

El interés no me viene por afición al bricolage,  sino de tanto oír hablar estos días de las “cloacas” como metáfora para explicar la realidad presente.

La metáfora es una figura retórica del pensamiento por medio de la cual una realidad se expresa a través de otro concepto diferente con el que lo representado guarda semejanza.

Si la comparación es atinada habría que revisar las cloacas pronto porque se oye un burbujeo sospechoso en las alcantarillas de la policía, del CNI, de los juzgados, de la casa real, de la Iglesia, de la Universidad y de toda institución, noble o lacayo que disponga de una de ellas por dónde poder evacuar los desechos del vivir.

Si atendemos las indicaciones dadas por los expertos los residuos de la sociedad no se están evacuando a una velocidad normal, algunos se atascan en los juzgados y otros pasan como un tiro por las sumideros de la Red.

Pero lo  que más alerta de la avería es el retorno de aguas residuales de tiempos inmemoriales que son las que peor huelen, desde Felipe V hasta Franco.

Hay una etapa de nuestro desarrollo  en la que nos divierte jugar con los excrementos, incluso  hay quienes se quedan fijados en ella y acaban en la coprofilia o  la perversión sexual .

En esto la metáfora también tiene destellos de certeza porque es verdad que hay gente que gusta  de los olores fuertes y la emoción que desata  el riesgo a que les explote en la cara el metano que desprende tanto excrementos.

La duda está en que con  las cloacas del Estado no acierto a identificar quienes son los encargados de limpiarlas o lo que es lo mismo, estamos condenados a sufrir sin fecha los rigores de los atascos, olores y retornos residuales.

A lo mejor valdría más la pena volver al “!agua va!” de antaño que por lo menos avisaba y permitía una defensa.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

“RIDICULUM MORTIS”

23 de septiembre de 2018 a las 10:51

El escándalo curricular de estos días sugiere alguna reflexión: ¿Qué ambición mueve a alguien para tener tal premura en triunfar que le lleve  al punto de pecar atajos y condenarse de por vida a la impostura? ¿Qué dirán sus conciencias ? Sólo ellas son notarias severas de la verdad registrada en su Rurriculum mortis, ése que sólo conoce uno mismo y que certifica nuestra más íntima verdad.

Durante una conferencia el poeta Félix Grande replicaba a las protocolarias alabanzas de sus anfitriones : “lo primero de lo que me puedo jactar es de ser un guitarrista flamenco rotundamente fracasado.”

Para el poeta, el auténtico currículum vitae  es el que reseña nuestros fracasos y no las victorias. Lo dijo dos meses antes de morir  pleno de lucidez y sabiduría.

Es cierto que el auténtico rostro de lo que somos se refleja mejor en la  bruma de las frustraciones que en el espejo de los éxitos y que pesa más lo renunciado  que lo hecho, lo nunca conseguido a lo conquistado.

Los presidentes de gobierno y los políticos en general tienen más poder del que pueden asimilar y se equivocan, esto no es nuevo, siempre ha sido así, lo novedoso es  la respuesta del público.

Tal parece que la cascada de añagazas y corrupciones aireadas en los últimos años hayan aumentado la exigencia de honestidad por parte de la sociedad para con los políticos y el rigor del juicio frente a sus  desmanes, nada más lejos de la realidad.

Lo que ha cambiado es el caudal de  información y la forma de comunicarse de la sociedad o al menos esa es la opinión de mi colega castellonense, el doctor Paco Traver , que suscribo a pié de letra:

El problema es que la gente se ha vuelto muy sensible y ha sufrido un descenso vertiginoso en el umbral de indignación gracias a tres fenómenos:  los ideales buenistas que impregnan las sociedades desarrolladas hasta un punto de irresponsable ingenuidad infantojuvenil.

La crisis económica y la precariedad padecidas en esas sociedades que niegan cualquier responsabilidad en ello y exigen soluciones a quienes no están a la altura del desafío.

La existencia de las redes sociales que multiplican y legitiman la indignación según la tribu a la que se pertenezca.

Y lo peor es que esta modificación de las coordenadas sociales que marcan las  líneas de separación entre lo tolerable y lo intolerable no significan que la sociedad haya mejorado en su moralidad, significa  que se ha polarizado de tal forma que una tribu siempre cree que es más moral que la otra.

Lo verdaderamente insufrible  no son los  Ridiculums Vitaes de los políticos sino la mediocridad asfixiante que lo impregna  todo.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

QUEVEDO EN EL DESPACHO OVAL

9 de septiembre de 2018 a las 11:12

Entraba la primavera de 1627 cuando el Imperio Español languidecía su decadencia bajo el gobierno de un rey ocioso que dejaba las tareas de gobierno a un Valido arrogante y todopoderoso. Un binomio éste de Felipe IV y el Conde Duque de Olivares que había sido la causa de la pérdida de Brasil, de la de Portugal, del levantamiento de Cataluña, Andalucía, Italia y Flandes y de la descomposición en fin del legado imperial de Felipe II.

Infiltrado en la Corte  D. Francisco de Quevedo -cronista singular de aquella época- no dejaba de clamar contra todos los desvaríos gubernamentales,  de aquellos años es su obra “Cómo ha de ser el Valido perfecto”. Amigo sí, pero más amigo de la verdad, el escritor no se arredró a la hora de denunciar las tropelías y el desgobierno existente comenzando una ofensiva que acabó una noche en que bajo la servilleta del rey apareció un escrito intitulado Memorial en el que se denunciaban punto por punto todas las tropelías del Conde Duque así como el desastre al que estaban llevando a España.

El escrito era anónimo y  cayó como una bomba sobre la Corte  desatando la ira y el desconcierto que sólo provoca la verdad desnuda. Nadie dudó que sólo la pluma, la experiencia política y la maestría intrigante de Quevedo podía haber escrito una cosa así y atrevido situarla ante los ojos del rey.

Sin vistas ni alegaciones, Quevedo fue preso en el convento de San Marcos de León durante cuatro fríos años que serían la antesala de su muerte poco tiempo después de que la caída de Olivares propiciara su libertad bajo destierro en su señorío de la Torre de Juan Abad, una pequeña aldea del Campo de Montiel.

La mañana del seis  de Septiembre de 2018, otro Imperio en decadencia con otro voluble  gobernante al frente, se desayunó con un libelo anónimo en la portada del New York Times que vino a denunciar lo mismo y en el mismo tono que lo que nuestro satírico escritor había hecho hacía cinco siglos. A Trump le habían hecho un Quevedo en todo regla.

Es día de hoy que el engreído Donald ha puesto precio a la cabeza del topo infiltrado en la Corte cueste lo que cueste.

Ignoro si el autor del libelo tendrá la suficiente osadía, valor y resistencia que tuvo nuestro pendenciero escritor pero constato la actualidad de sus versos: “No he de callar. Por más que con el dedo señalando ya la boca o ya la frente, avises silencio  amenaces miedo ¿Es que ya no quedan espíritus valientes?¿Siempre se ha de pensar lo que se dice?¿Nunca se ha de decir lo que se piensa?(…)

 

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

LOS ANALOGICOS

31 de agosto de 2018 a las 14:43

Sólo los ancianos guardaban recuerdo y memoria de lo que pasó. La historia del pueblo de los Analógicos era la historia de una permanente adaptación a los rápidos e implacables cambios del medio ambiente.

En un pasado muy lejano tuvo que sobrevivir a un medio físicamente hostil, el frío, el hambre, las enfermedades y un sin fin de depredadores no consiguieron extinguirlos. Se adaptaron.

Contaban con una inteligencia natural destilada de los primates superiores  con la que logró desarrollar un arma letal: el lenguaje. Con él conquistó la supremacía absoluta sobre el mundo en el que vivía, pero creó otro mundo paralelo mucho más inhóspito y peligroso, descubrió las pasiones, los relatos, los odios, las lisonjas, envidias y avaricias…Desde entonces los analógicos no han dejado de luchar contra sí mismos  importándoles un pimiento el mundo sobre el que viven: los océanos, los animales, el aire.. todo era un botín.

En el mundo que construyeron los cambios de ambiente eran mucho más rápidos y contundentes y muchos de ellos se extinguieron presos de la angustia y el abatimiento que produce la impotencia de la  incapacidad.

Pasaron del fuego a la electricidad, del carbón al uranio, del telégrafo al Skype, del músculo al robot y se adaptaron, pero en cada cambio se extinguieron millones de artesanos, de generaciones dedicadas a un mismo afán, de analógicos que se resistieron al cambio pagando con la vida.

Los analógicos más avispados descubrieron el negocio que suponía poder cambiar el mundo para ir seleccionando a los analógicos de pura raza, aquellos capaces de pagar por adaptarse consumiendo gadgets e ideas nuevas. Crearon realidades sociales simultáneas: Comunistas, fascistas, nacionalistas, liberales y dioses capaces de subyugar a millones de almas…No hubo nadie que no comprara alguna de las propuestas dejándose por ellas.

Quienes no consiguieron adaptarse tomaron consejo benedictino  y pusieron en práctica la fórmula del coraje para luchar hasta la muerte por lo que merezca la pena cambiar, resignación para asumir aquello que no se puede cambiar e inteligencia para saber qué se puede o no cambiar. Se resignaron y no fueron capaces de renunciar al papel, a la comunicación vis a vis, a la música con tacto y al olor de los libros.

Ahora andan en plena refriega combatiendo por la supervivencia del taxi, de los hoteles y pensiones, de los restaurantes, bares, cines, discotecas y cortejos con  rubor y saliva que conocieron hasta la fecha. Es guerra perdida porque la mayoría ya habita en un mundo distinto al que ellos defienden.

Algunos ancianos analógicos sostienen la teoría de que los cambios supersónicos de los últimos años han conseguido transformar la especie, dicen  ya no somos sapiens analógicus sino sapiens digitalis.

Será verdad.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

FILOSOFIA ABORIGEN

17 de agosto de 2018 a las 13:51

Me hablaron de un paisano de la parroquia que guarda en su retranca toda la sabiduría de Buda, Zoroastro y Sócrates juntos.

Valgan como ejemplos dos escenas: sacho en mano, prado al fondo y pista por la que resopla a trote cochinero un manatí enfundando un chándal impoluto del Decathlon;  rojo, fatigado, sudoso y reojeando un peluco de la NASA que le anima y le dice todos sus parámetros vitales. Mirada parabólica del paisano y sentencia: “alí vai outro, escapando da morte”. Sin comentarios.

A vostede lle gusta moito viaxar non?  Sí ¿y a vostede? A mín non, eu xa estiven na Australia, na Suisa, na Inglaterra…non, no me gusta. Y porqué?.

Mirada siberiana, gesto etrusco e índice derecho prolongando el brazo como la punta de una lanza alumbradora, señalando: “todo lo que hay ver no mundo, pasa por aquela corredoira”. Y no se le movió una boina.

Filosofía aborigen de corte pragmático que sufre las emociones pero se sobrepone a ellas desde el sentido común. Tipos que están detrás del espejo observando la realidad desde otro nivel y que pueden predecir el futuro de cualquier vida humana.

Peo decirle eso al pobre manatí es pincharle un globo que le mantiene vivo y, de acuerdo, será más verdad, pero es una putada. Y tener la certeza de que lo más emocionante no está lejos,  sino que está en tí mismo, es un conocimiento confuciano que no es fácil de adquirir sin muchas experiencias previas.

Pero sí, leía un artículo en prensa de una joven que cerrando un macro festival en Cullera, aterrizo psicotrópicamente en El náutico de San Vicente; más o menos describía cómo tuvo la revelación durante el  concierto que Iván  Fandiño dio  en el local; ahí descubrió la intensidad de lo pequeño, la relación sin ídolos y la confortable sencillez del contexto. Todo lo que había que ver no mundo, estaba no Náutico do Grove.

Uno lee que no sé cuantos chavales se han abierto la crisma haciendo balconing, a otros centenares se les hundió el suelo bajo sus pies, otras han quedado atrapadas en terremotos, tifones y fuegos artificiales varios que  Gaia lanza dónde y cuándo le peta. Y uno piensa en el paisano y dan ganas de dejar el telescopio de las lejanías y tomar la lupa de lo íntimo.

Y para quitarse el agobio  de no alcanzar el estándar del ideal del yo, es necesario pactar con la realidad – a veces jodida-  y ajustar el paso a prácticas deportivas que sean saludables desde el más puro sentido común.

Todo eso lo sabe un paisano del rural gallego sin pasar por Harvard ni Salamanca ¿Cómo lo consiguió?

Cala a boca oh! Cala boca.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Héroes Urbanos

3 de agosto de 2018 a las 15:20

Una tarde de verano con el sol ruborizándose entre los edificios que alinean la calle comercial de una ciudad, da igual cual sea : un bulevar de Madrid, Paris o Pekin, da igual, porque el paisaje comercial que las viste es idéntico: las mismas firmas, las mismas hamburguesas, los mismo helados, cervezas, cafés y Zaras, todo es el mismo cuadro con el mismo horizonte. Únicamente algún destello de productos gastronómicos autóctonos señalan un lugar desconocido.

Esos espacios homologados de convivencia suelen perder la monotonía de su uniformidad cuando algún maletilla de alma brava se echa al ruedo para buscarse la vida o, como dice Quevedo: “con un andar solitario entre la gente, en un amar solamente ser amado”.

Allá se lanzan multitudes de espontáneos vestidos de estatuas vivientes que resucitan echándoles una moneda con el enorme mérito de quien tiene que currase cada día la transformación y vivir un montón de horas transformado en pistolero, enano medieval, monstruo o Maligna. Son de admirar y merecen un respeto.

Hay otros que viven el espacio de tránsito como un plató de concurso televisivo buscador de talentos. Todas las edades y todas las habilidades: ancianos tocando el traünberei de Schumann con vasos medio llenos, cuarentones dando vida a un retablo de marionetas de teatro negro o jóvenes tocando  instrumentos y haciendo malabares ecuménicos. Todos admirables, todos fajadores, todos sosteniendo la mirada al destino sin corrérseles el rimel.

Nadie puede imaginar que la bioquímica de la lucha sea más excitante que la de la  victoria, pero la inmensa mayoría de las veces es así. Lo que nos colma el deseo  es Calipso y las sirenas, Polifemo y los lotófagos, mucho más que Penélope o Ítaca.

Intriga pensar cómo será el futuro de todos estos héroes y heroínas que puede que fichen por una productora, hagan bolos piratas de música folk o se hundan en la arena y les coja el toro, en cualquier caso, que les quiten la adrenalina de lo bailao.

En una calle peatonal de cualquier ciudad, una niña espigada de no más de 12 primaveras, con una sencilla  bata de verano, gorrito blanco engafetando una interminable trenza amarilla y unas “merceditas” rojas, cimbrea su incipiente y elegante sensualidad, coloca un bote, enciende un amplificador, desata un violín y comienza a tocar “el despacito” con aire Andante ma non troppo, sola, decidida, levitando en el aire sin perder su sonrisa eslava y sin descubrir una nota falsa en el violín. Un espectáculo espiritual de la épica urbana de nuestros días. Una ranita más braceando en la leche hasta la extenuación, hasta conseguir convertirla en mantequilla y saltar fuera de un destino mal barajado.

Cualquier parecido con la realidad es rigurosamente cierto.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net
Página 1 de 3412345...102030...Última »