Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es

FANTASIAS DEL BIGDATA

18 de Febrero de 2017 a las 11:35

Se reacomodó en la butaca y  encaró al director del grupo: “usted lo sabe todo de mí”. Llevo años contándole mi vida, sabe lo que me gusta, lo que detesto, lo que me acaricia el alma y lo que me la quema. El resto de los compañeros están igual, seguimos haciéndonos las mismas preguntas que no encuentran respuestas fiables.

Cuando ingresamos en el grupo de Bigdatanónimos lo hicimos para liberarnos de la compulsión a enredarnos en las redes sociales, de exponer nuestras vidas en un escaparate como putas en el barrio de las luces rojas, de medir nuestra autoestima contando el número de “me gusta” que nos dan en el facebook. A escapar de la cárcel

de un móvil hechicero que atrapa la mirada y seca el resto de los sentidos…

Llevamos años de terapia intentando conseguir saber quiénes somos de verdad, como somos a solas con nosotros mismos, como es el mundo fuera del plasma ¿no lo entiende?. Queremos saber si todo eso que pasa en las series es verdad o si la verdad no es seria, si son auténticas esas pasiones y auténticos esos forenses del F.B.I..

Queremos dejar de ser una contraseña, un código de barras, un PIN un PUM o un SPAM. Ya no queremos saber nada de grupos de wasap ni de páginas solidarias ni de timbas en la red ni de trinos desquiciados. Queremos las respuestas lo antes posible ¿es demasiado pedir?

Se supone que usted lo sabe todo de nosotros, incluso más que nosotros ¿porqué no responde? Si no lo hace ¿cómo vamos a tomar las decisiones más importantes de nuestra vida? ¿Tenemos que volver a colgarlas en la red y sufrir las respuestas en los foros?

¿Es mi chica la que más me gusta o habrá algo oculto e incompatible entre nosotros? La conocí en un portal de citas. Sólo lo sabe usted.

¿Qué hacemos con nuestro dinero? Jamás lo hemos  tocado, suponemos que está ahí, pero nadie lo defiende de la tribu que lo custodia y  acecha con ojos de anaconda en celo.

¿Quién sabe mejor que usted dónde tenemos que invertirlo y porqué? Sabe nuestros gastos y nuestros gustos, nuestras fortalezas y nuestras debilidades, sabe incluso si nos apetece  ahorrar o gastar.

Sólo usted puede decirnos dónde más nos conviene vivir, conoce nuestro origen, nuestros gustos más íntimos, nuestras alergias, nuestros colesterol, nuestras fantasías, nuestros amigos, nuestros deseos…

 

Una cortinilla de profundo silencio reflexivo que duró quince minutos culminó con una voz de bajo centroeuropeo sentenciando: Todo eso, todo lo que os preguntáis, todo lo que sois, todo lo que no fuisteis y todo lo que queréis ser …

Sólo dios lo sabe: !Preguntárselo al Google!

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

NEUROSIS

4 de Febrero de 2017 a las 9:06

William Cullen – un médico escocés-  acuñó hace más de dos siglos el término neurosis. Aunque hoy esté clínicamente en desuso porque se ha troceado en un sin fin de diagnósticos de nombres distintos, sigue siendo un término coloquial y el sufrimiento psíquico más frecuente del ser humano. La mayoría somos neuróticos.

A veces, bien porque la vida se maneja mal  o porque se pone puerca, la neurosis se vuelve sintomática.

Freud aclaró que para que una persona goce de buena salud mental tiene que ser capaz de aceptar la realidad, si no lo hace y echa mano de la negación y otros mecanismos psicológicos de defensa para evitar hacerle frente, empieza a rugir la neurosis  y el sujeto acaba dando vueltas a la farola buscando una llave que le libere de la angustia que produce la vida, sin conseguir otra cosa que repetir conductas equivocadas, inútiles y sintomáticas.

No valen las soluciones imaginativas  por mucho que queramos creer que con ellas aliviaremos la angustia, la vida tiene cosas que sólo se puede enfrentar con soluciones objetivas que nunca apetecen.

Cada época tiene su realidad y cada realidad nos impone distintas ansiedades. Las neurosis siempre son contemporáneas del que las padece, pero no es lo mismo sufrir por salir vivo de Alepo que por tener las tetas pequeñas. Hay neurosis de guerra y neurosis de paz.

En el ambiente que nos ha tocado vivir han proliferado algunas neurosis singulares.

El hecho de vivir en un mundo dónde -como explica Margaret Mead- son los adultos los que aprenden los usos y maneras vivir de los jóvenes, una época en la que todo lo que huele a viejo es repudiado, dónde la ropa, los excesos, el tuteo, las formas de comunicación y la imagen son iguales  a cualquier edad, es muy fácil la floración de neurosis desatadas por la negación de la madurez y la vejez.

El no aceptar el paso del tiempo ni borrar sus huellas, no estar al día en toda la parafernalia tecnológica y no poder dar espuela a tantos excesos – llega un momento en que ya no va más- provoca  una cosecha inmensa de neuróticos en esta joven Sangrilá: son trastornos alimentarios provocados por intentar alcanzar un peso irreal, incondicionales a efímeras operaciones  estéticas, alimentos y dietas mágico-milagrosas, deportes excesivos que sustituyen la falta de otros excesos y adictos a comprar las cosas más innecesarias en busca de mantener el tipo deseable en un mundo de mentira.

Fantasía de  inmortalidad que también satura nuestro sistema sanitario de demandas hipocondríacas y engrosa las arcas de todo tipo de charlatanes.

 

La verdad es que no es fácil aceptar que las cosas son como son.

 

¡Eso es todo amigos¡

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

PROHIBIR

29 de Enero de 2017 a las 19:46

Recibí varios comentarios al artículo publicado en el tonel este mes sobre los riesgos de regalar móviles a los niños.

Un lector expresaba su impotencia a la hora de negarse a regalárselo a su hijo porque consideraba que era como ponerle puertas al campo y que, si no lo hacía,  el chaval se las apañaría de cualquier forma  para poder tener acceso a él.

Otro se preguntaba si no era mejor educar que prohibir  a la hora de controlar el uso de móviles en los  menores.

Los dos comentarios son razonables pero merecen alguna acotación.

Prohibir y educar no solo no son contrapuestos, sino que para educar es condición indispensable prohibir. El ser humano nace convencido de que sus deseos son omnipotentes, lo quiere todo y  hacer lo que le  apetezca siempre. Para poder atemperar tamaña desmesura es necesario castrar los deseos cuando aún se dejan  y poder vivir civilizadamente sin  andar por ahí jugándose la vida ninguneando al prójimo y a cualquier tipo de Ley .

Hoy son legión los muchach@s  que sufren y hacen sufrir su falta de límites y su fracaso porque nadie supo o no pudo saber prohibir a tiempo.

Si al niño no se le niega nada, no habrá nada en la vida capaz de  hacerle sentirse razonablemente satisfecho, las montará de órdago a la grande y será un maleducado insufrible.

La dificultad de educar -y por tanto de prohibir- está en saber distinguir qué cosas se deben prohibir necesariamente y por qué. En el tema de los móviles creo que los motivos comentados eran suficientes como para recomendar restringir su uso hasta una determinada edad e informando previamente   cómo saber buscar y filtrar adecuadamente la información; por cierto, también recibí noticias esperanzadoras – se pueden encontrar en Internet- de la existencia de centros y colectivos dedicados a enseñar y educar en el manejo de los móviles a los niños.

Cuando sales de chiqueros sin picar, si no tienes  algún tipo de limites simbólicos que lo impidan el único límite lo pone la biología. Sin un ideal, un dios, una ética, una sólida ideología ,una buena educación o algo que te haya enseñado a respetar los límites, sólo te frenas cuando  enfermas, te haces daño, te metes en líos ,  te estampas desde un balcón o entras en coma etílico.

Para poder controlar esa impulsividad solito es imprescindible que previamente alguien nos haya enseñado y eso pasa indefectiblemente por prohibir, por enseñarnos  a  renunciar sin volvernos locos.

Hay que rescatar la dignidad del verbo prohibir y despojarlo de esa connotación negativa que se le otorga sin ninguna razón en esta gominola de la pos verdad.

A veces sería estupendo poder prohibirnos a nosotros mismos.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

ADIVINA ADIVINANZA

22 de Enero de 2017 a las 18:28

A los humanos nos apasiona jugar a predecir el futuro por eso siempre ha habido un montón de gente dedicada a  estos menesteres  desde los tiempos más pretéritos de nuestra historia.

Los humanos surfeamos en el lenguaje y este nos lleva a conjugar el futuro y poder proyectarnos en él. Allá – en el futuro- están  nuestras mejores expectativas, anhelos, esperanzas y deseos, pero también nuestras más pavorosas incertidumbres. Es normal que queramos salir de dudas a través de un adivino.

Es evidente que al resto de las criaturas no les causa desazón estas diatribas existenciales de una noche de invierno porque sencillamente no hablan, no saben lo que es el futuro ni saben que habrá más inviernos.

La cuestión es saber cuál de los dos mundos es  el real: el que permite jugar y atormentarse con las fantasías del lenguaje o el que te ancla en un presente continuo. Me temo que esta es una cuestión que aún espera  una explicación convincente que no sea la religiosa,

El ser humano ha desarrollado todo tipo de  técnicas adivinatorias, desde los huesos de taba, al café, las nubes, las cartas, los marcadores de enfermedad, los sacrificios de animales…Todo ello interpretado por un chamán, mago, bruja, curandero o científico que tiene que tener ciertos requisitos curriculares para ejercer  con eficacia el oficio

Dicen que los psiquiatras somos unos médicos  que tienen miedo a la sangre y adivinan el pasado. Dicen que los economistas predicen el futuro cuando ya ha pasado, dicen que nadie vuelve del futuro salvo en las películas y que al final, dios o el destino, dispone a su manera te guste o no.

Cada época  ha desarrollado sus técnicas específicas para adivinar el futuro en base a sus creencias y conocimientos, primero animistas y científicos después.

En estas estaba cuando descubrí a un psicólogo y antropólogo americano de origen ruso, Peter Turchin, que acaba de publicar un libro en el que utiliza la última tecnología para predecir el futuro. La idea se basa en el tratamiento matemático de colosales cantidades  de información o “Big Data”, con los que asegura poder predecir la historia: aniquilación de la clase media,  aumento de la desigualdad, el cambio climático, Trump, Brexit, Putin,Yihadismo, Chinaboom y billones de datos más.

Aplicando su modelo concluye que en EEUU -y por extension el mundo- el momento de mayor inestabilidad social y violencia política se dará en el 2020.

 

Para Turchin todas las infinitas variables que procesa están conectadas y se influyen entre sí -algo sabido desde la Teoría General de Sistemas- pero va más allá desarrollando un algoritmo capaz de predecir hacia dónde va todo en conjunto, es decir, todo el sistema.

 

Inquietante predicción.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

REGALAR UN MOVIL

13 de Enero de 2017 a las 15:50

En un breve sondeo doméstico constato que el regalo más prevalente para los chavales en estas fiestas ha sido un móvil, tableta y demás ingenios tecnológicos.

Según el INE, el uso del móvil es cada vez más precoz entre la población infantil. El 50,9% de los niños españoles de 11 años ya dispone uno, proporción que llega hasta el 93,9% entre los de 15 años

 

España es uno de los países de la UE en el que los menores acceden antes al móvil, más de diez puntos por encima de países como Alemania, Reino Unido, Italia o Francia.

 

Regalar un móvil a un menor  no es algo intrascendente, supone darle un elemento de potencial dependencia, favorecer el sedentarismo -aumentó significativamente la obesidad infantil-, eliminar la lectura -recientemente hemos sabido que un 40% de la población no lee un libro en todo el año-, potenciar el insomnio, mirara la pantalla durante horas enajena a la gente, paradógicamente, tanta comunicación los aísla; favorece el desarrollo de una inteligencia instrumental sobre la creativa, el exhibicionismo, la pérdida de privacidad y pone una bomba de fragmentación informativa en sus manos.

 

El  Centro de Seguridad en Internet para los Menores, integrado en el programa Safer Internet de la Comisión Europea recomienda disponer de móvil lo antes posible siempre y cuando esto suceda acompañados de los padres y éstos estén decididamente implicados en su control, lo que casi nunca es así.

 

Hace poco una madre me comentaba  que tras revisar el móvil de su niña de 11 años se había dado de bruces con páginas pornográficas y chats subidos de tono con selfis incluidos. Estaba estupefacta porque no le cabía en la cabeza que su niña,  en vez de estar jugando a las cocinitas con su prima, estuviera en esos entretenimientos.

 

La actual adultización del niño y el desarrollo de la Sociedad Líquida – del tristemente desaparecido Zygmund Beauman- viene determinada en gran medida por el uso, el abuso y el acceso abierto a la red de un móvil en edades tempranas. Internet permite acceder a una cantidad infinita de información pero sin los filtros ni el manual necesarios para saber seleccionarla. Educar no consiste en tener mucha información sino en enseñar a escogerla, no consiste en una acumulación de saber sino en la capacidad para discriminarlo. La información indiscriminada sólo provoca ruido y  desorden mental.

 

Internet  enseña todo, salvo como buscar, filtrar. seleccionar, aceptar o rechazar la información irrelevante o dañina. Urge el desarrollo de algún algoritmo capaz de enseñar a niños y adultos el manejo y control correcto de semejantes ingenios.

 

Mientras no sea así, conviene regalar a los chicos móviles restringidos y tener el ordenador en el salón.

Sin categoría
Escrito por luisferrer 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

CARTA DE LOS REYES MAGOS

6 de Enero de 2017 a las 12:17

Queridos niños y papás:

Lamentamos que no todos los regalos de este año hayan sido de vuestro agrado, pero tenéis que entender que por Oriente Medio no andamos muy sobrados últimamente.

Aclararos que nosotros traemos coches de juguete pero no procesos de paz, eso tenéis que pedírselo a quienes os traen los coches bomba y los camiones suicidas.

Tampoco disponemos del oro suficiente para pagar las pensiones,  eso es para los que se quedan con los sobres y para los que nos reciben con farolitos raros.

El referendum de autodeterminación que algunos de vosotros solicitabais  lo hemos metido dentro del Roscón, así que ya sabe quien lo encuentre que tiene que pagarlo. Y no vale tragárselo que puede sentarle fatal.

¿Cómo tenemos que explicaros que no atendemos peticiones de cirugía estética, ni reducciones de listas de espera, ni reválidas descafeinadas? Que no tenemos magia suficiente para resolver tanta estupidez.

Muchos de vosotros no han podido ser evaluados por nuestros pajes porque no pudieron entrar, Baltasar está especialmente molesto porque los suyos viajaron en patera y los dejasteis encerrados en un centro de acogida sin poder salir.

Que no nos gusta que pidais teléfonos móviles ¿para qué queréis tanto aparatito? ¿para grabarnos dando de beber al camello y  colgarnos en “You Tube” sin pedir permiso? ¿No os llega con estar todo el día cazando pokemons y mandando mensajitos estúpidos?

Tampoco nos agrada lo que nos dejáis para reponer fuerzas, a nosotros nos gustan los polvorones, el turrón y los almendrucos de mazapán, no esos dulces light con aloe vera y estevia que os ha dado por poner  últimamente,

¿Como tenemos que deciros que no tenemos Internet? Qué manía de escribirnos wasaps y ridiculos emoticones que no entendemos!

 

Sabemos que más del 20 por ciento de vosotros estaríais dispuestos a vender nuestros regalos en “e-Bay” y nos parece fatal.

Que no leéis los libros que os dejamos, que la ropa la cambiáis y que muchos estáis urdiendo una conspiración para dejarnos sin carrozas y eliminarnos del Belén Allá vosotros con vuestras añagazas laicas, luego no vengáis con movimientos ciudadanos para recuperarnos porque no pensamos volver.

Los abajo firmantes: Herodes, el ángel de la anunciación, el “caganet”, los patos del río de plata, el buey y la mula estamos dispuestos a blindar nuestra magia sólo para aquellos que dejen de atosigarnos y cumplan con la devoción de escribirnos una carta de puño y letra, nos pidan regalos razonables, dejen un tentempié rumboso y pongan un Belén como dios manda que no sea de Ikea.

AH! Y al listo que dice que los Reyes son los padres que le pida los regalos a la infanta Leonor.

Estamos hartos.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

TENERLO TODO

3 de Enero de 2017 a las 19:38

Humberto Eco me hacía reflexionar en un artículo acerca de lo extraño que  resultaría  para cualquier niño de hoy  vivir en un clima como el que  teníamos antes. Entonces no existían otoños primaverales como éste ni primaveras invernales como la pasada; no  se veían brotar las acacias en diciembre ni las camelias en mayo, no existen  aquellos fríos adornados de sabañones ni se podían  comprar castañas asadas a una castañera en camiseta.

Eco se preguntaba entre otras cosas, cómo entendería un niño de hoy el sentido de las sensaciones que inspiraron las cuatro estaciones de Vivaldi.

Y es que ya no importa que el señor Trump ponga a un petrolero  de centinela para vigilar el cambio climático del planeta, da igual. No se puede desviar la trayectoria de la flecha cuando ya está en el aire.

El cambio  se ha producido a todos los niveles -no sólo el climático- y  salvo los niños, todos estamos en proceso de adaptación. Adaptarse a este clima indeterminado que vivimos que cohabita con   hipermercados llenos de todo, todo el año. Las estaciones se vuelven borrosas y teniéndolo todo en cualquier momento  se pierde el contexto de las cosas, desaparecen los signos naturales -las cerezas o  los boniatos- que  te orientaban en el ritmo y las pausas del tiempo. Fuera de contexto las cosas no significan nada.

Cuando la vida se descontextualiza, suceden cosas como el  último anuncio de una importante compañía telefónica que se vende con este  singular slogan suicida: “Elige todo”. También hay loterías y bancos que alientan a lo mismo.

Todo a todas horas  no se puede ni se debe tener. Si algún incauto cree que puede tenerlo todo no tendrá nada. Lo que no pueda tener le frustrará de tal forma que nunca podrá ser feliz. El que se crea que lo tiene todo se volverá susceptible y paranoico,  atormentándose la vida temiendo robos y envidias.

Tenerlo todo es como llegar a Itaca  y ya se sabe que Itaca nunca es como uno la sueña, la vida es mucho más aburrida sin sirenas ni polifemos.

No les hagan caso, no es buen negocio eso de tenerlo todo, es más bien una muerte psíquica sutil y retardada. No desear nada es lo que predican todas las religiones serias como clave para lograr la felicidad, pero una cosa es no desear nada teniendo poco y otra no desear nada cuando te crees que lo tienes todo, que es lo que late en el ambiente borroso que vivimos. Una es una opción, la otra una autoimposición que se vuelve un  castigo, los castigos  culpas  y éstas  nos hunden en la depresión.

El placer no está en el todo sino en la falta.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El regreso del Ratón Pérez

16 de Diciembre de 2016 a las 14:53

Siempre que llega la Navidad me acuerdo del Ratón Pérez,  que me cae mucho mejor que los Reyes Magos o que Papá Noel.

El Ratón Pérez es un tipo que nos repone las pérdidas sin pedir nada a cambio y que  nos acompaña durante toda esa aventura de cruzar la frontera de la infancia en la que nos dejamos los dientes.

El Ratón es silencioso, frágil y humilde, no como el fofo de Papa Noel o los Reyes Magos que vienen con camellos, tiran las copas y se comen el turrón. No, Pérez es discreto, vive en una caja de galletas Huntley, perfumada con un tibio olor a queso y escondida en los sótanos de la pastelería Prats de la calle Arenal 8 de Madrid, como así lo aseguró su creador el Padre Luis Coloma, un  17 de mayo de 1886, justo el día en que le regaló el cuento al recién nacido Alfonso XIII.

Al contrario que los Reyes Magos, el ratón Pérez no utiliza espías  que se chivan de todo, no chantajea con eso de que si no eres bueno te castigarán a la pena negra del carbón. Simplemente te da cualquier cosa a cambio de un diente caducado.

Al  Ratón Pérez no hay que escribirle con antelación porque siempre está al quite, como los buenos subalternos; y no digamos nada de las formas, Papá Noel va con un ridículo pijama de lana rojo, los Reyes -salvo los de Carmena- son ostentosos, llegan en cabalgata con coronas, armiños y toda una artillería de caramelos cargados con E-320.

El ratón Pérez viste una casaca azul, unos pantalones bombachos negros y un sombrero campesino de paja con una cartera  roja. Muy discreto, pulcro como un funcionario bondadoso y eficaz.

Además el ratón Pérez nos alivia penas inesperadas y los otros sólo nos dan alegrías a fecha fija y con contraseña.

No usa intermediarios, no prevarica ni se deja enredar en convolutos. No administra presupuestos, ni acepta sobornos, no espía el móvil ni vigila los bolsillos y cajones. Te recoge el diente, te deja un cariño y se va, como hace la gente grande.

Siempre que llega la Navidad me acuerdo de él. Cuando comienza esta jauría de consumo programado, de regalos porque sí, de exaltación compulsiva de la felicidad en medio de este diente por diente cotidiano, me acuerdo de él.

Ya no queda gente así, ni dentro ni fuera de este antiguo cuento de  Navidad.

Al Ratón Pérez le han robado el espacio de la discrección, le han descubierto colgado en Istagram y lo  han apuñalado las redes sociales.

Con la falta que nos hacen gentes como él.

Ratón Pérez siempre. Ratón Pérez Xa!

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

ESTAFADOS

9 de Diciembre de 2016 a las 11:40

Comentaba la semana pasada en qué medida la mentira es consustancial al ser humano y cómo cuanto más civilizados más refinados son los engaños.

Esta semana ha saltado a la palestra la noticia de la detención  en la Seo d´Urgell del padre de Nadia, una niña con una enfermedad rara para cuya causa había recaudado miles de euros que nunca se emplearon para su tratamiento, ejemplo paradigmático  de  cómo hemos pasado del timo del tocomocho en la plaza del pueblo,  al timo  de la telesolidaridad en la red.

También hemos sabido cómo tres grandes bancos, GP Morgan, Credit Agricole  y HSBC  pactaron entre ellos  modificar el euribor a su favor justo en los años más crudos de la crisis, pasándose por el forro sofisticadas normas y controles y laminando a miles de familias. Ejemplo de lo ineficaces que resultan estos procedimientos para contener el engaño y la codicia humana.

Vuelvo a dar la razón al Profesor Miguel Angel Bastos cuando rebate el argumento de Arthur Akerlof -premio nobel de economía-  sobre lo que éste llama la “asimetría de información entre consumidores y proveedores” y que justifica la creación de mecanismos reguladores del control del consumo  para protegernos de la voracidad capitalista.

Apunta Bastos al respecto la siguiente idea paradójica : cuanto más usureros haya menos usara habría; porque los usureros acabarían compitiendo entre sí y al final la usura acabaría cayendo a precios de mercado. Igual que ocurre con la difamación por internet: cuanto más se prohíba peor, porque cuanto más se  legisla sobre el respeto al honor, más veracidad se presume a todo lo publicado y quien tiene que demostrar su inocencia será el difamado. Sin embargo, al difamar más, al mentir todos, la carga de la prueba queda entonces del lado del que miente, siendo este el obligado a demostrar la autenticidad de lo que dice.

Bastos  está en contra de que los consumidores tengan derechos tutelados y reclama el derecho a que cualquiera pueda estafarnos cuando le de la gana, de tal manera que sea el propio consumidor quien tenga que protegerse a sí mismo.

Para evitar que nos engañen y evitar abusos -dice- el Estado intervencionista se dedica -siempre previo pago- a expedir licencias, poner controles de precios, controles de calidad, sanitarios, intrusismos etc… Lo que lleva a continuas estafas y a la creación de  monopolios y oligopolios, todos desarrollados a través de normas que supuestamente garantizan nuestra seguridad, pero que solo favorecen a los estafadores de siempre que se emboscan tras la red de controles estatales para metersela doblada a los incautos ciudadanos que delegan en el Estado su seguridad y protección.

Tan provocador como lúcido el señor Bastos.

Tengan cuidado ahí fuera.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

MENTIRAS

3 de Diciembre de 2016 a las 9:23

Como todos los mandamientos bíblicos, el octavo señala un peligro importante para la especie cuando  ordena  “no mentirás”. La mentira es una característica exclusiva de nosotros los humanos y el engaño un componente central de nuestra vida. Muchos antropólogos opinan que no es nada malo que el hombre tenga este talento para mentir, engañar y difamar….más bien, supone un componente esencial de la inteligencia social. Freud afirma que la civilización comienza cuando un ser humano en vez de lanzar un venablo, lanza una injuria; es decir, que desde que Adan y Eva lanzaron la primera, la especie humana no ha dejado de faltar a su palabra , mentir, engañar y hacer trampas de forma voluntaria, habitual, astuta y calculada.

Científicamente está demostrado que nos movemos entre engaños y mentiras, el tamaño del cerebro humano se debe -según muchos autores- a la presión evolutiva de tener que mentir cada vez más refinadamente,.

La mentira intencionada implica una pirueta psíquica: ocultar la verdad sustituyéndola por una historia creíble,  que exige no sólo una creatividad y ocurrencia encomiables, sino también , la capacidad de meterse en la mente del otro. Charles de Tayllerand, ministro de exteriores de Napoleón, afirmaba que el lenguaje le fue dado al hombre para ocultar sus pensamientos. Los investigadores de la mentira concluyen que sin ella no sería posible la convivencia humana.

Cuando no  es imprescindible a veces es ser mejor no decir toda la verdad -los médicos y las mujeres saben mucho de esto-. En el momento y lugar oportuno una mentira inocente es preferible a una vedad ofensiva, !líbrenos dios! de esas gentes que confunden la sinceridad con la mala educación.

Siempre hemos mentido y cuanto más civilizados, más refinadas son las mentiras. Lo único que ha variado últimamente es la posibilidad de que cualquiera pueda mentir  urbi et orbi, en la nueva taberna virtual que son el tuiter y las redes sociales.

Los escándalos provocados por quienes injurian, mienten, engañan, manipulan y ofende a través del tuiter van in crescento  devastando emocionalmente a quienes los reciben o simplemente los leen. El tuiter está mermando la inteligencia social porque cada vez se escriben falacias, añagazas y exabruptos sin ninguna finura ni refinamiento ni censura. Son intercambios comunicacionales Hilderbergensis. Vuelven a volar los venablos.

Uno de los grandes de Galicia, el profesor anarcocapitalista Miguel Anxo Bastos, propone una solución estratégica para resolver el daño que producen estas infamias cibernéticas. Propone que se mienta más, que mintamos todos, que se utilice la red sobre todo para mentir hasta que la red deje de ser creíble, sólo entonces los autores tendrán que demostrar que dicen verdad  y las víctimas no tendrán  que demostrar su inocencia.

Razón no le falta.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net
Página 1 de 2712345...1020...Última »