Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es

HORMIGAS Y PULGONES

11 de mayo de 2018 a las 19:03

Hace meses comentaba en este Tonel la indignación que me produce el Euromamoneo y es que ,cuanto más datos conozco de estos sátrapas, más me siento como un pulgón al que ordeñan sin compasión ni recato.

Cada hormiga eurodiputado que abastecemos recibe un sueldo neto al mes de 6.200 euros más gastos de representación; para gastos generales disponen de 4.200 a mayores sin necesidad de justificantes y 21.000 euros al mes para gastar en el personal que necesiten  pudiendo contratar a su antojo amigos o familiares.

 

Hay hormigas euromamonas que tienen personal contratado con un sueldo de 1.200 euros al mes -un lujo para los pulgones- y viajan en coche cada semana a Estrasburgo o Bruselas, lo que supone un extra de 300 euros mensuales por compensación del viaje, aunque algunos confiesan que la mayoría de las veces picardean comprando un billete de avión low cost sin decir nada, los muy pillines.

 

Por si fuera poca esta ración de néctar, ahora han aprobado su jubilación a los 50 -con la que está cayendo- con nueve mil euros al mes de vellón vitalicio; algunas hormigas de bajo rango, como un controlador adjunto de protección de datos, tendrá derecho a una pensión de 1.515 euros al mes por dos años de servicio. Muchos pulgones no consiguen eso ni después de cuarenta años de tajo y una oposición a pulso.

Hay un euromamón de 73 años que engulle casi cincomil euros  como comisario europeo de trasportes, a lo que añade la pensión como ex ministro francés, la de ex presidente del Haute Loire, la de alcalde de su pueblo y para mayor vicio le nombraron miembro del Consejo Constitucional. Un pleno al rojo.

Las hormigas vacían nuestras reservas y cada vez nos exigen más néctar para mantener su película del Padrino.

Antes el hormiguero era menos numeroso pero con semejante bonanza han aparecido hormigas jueces, abogados, procuradores, mediadores, controladores y su correspondiente sin fin de hormiguillas rémoras que las acompañan, todas nutridas por los exangües  pulgones europeos. Cada vez son más y nosotros menos, sólo se extinguirán por inanición cuando nosotros nos extingamos de viejos porque no nos da para reproducirnos.

No hay defensa posible, antes si no rendías lo exigido te cortaban una pata o te decapitaban, ahora te esclavizan embargándote la cuenta; cargándote de recargos si no cumples, bajándote el sueldo y subiéndote la edad productiva. Todo es legal y conforme a las leyes que las mismas hormigas dictan.

¿Porqué no las esterilizan?¿Quién permite tanto lujo regalado a costa del pulgón de brega?

Con estos datos se entiende la ansiedad por pillar cacho de euromamón a los desechos de tienta domésticos y a los del Brexit.

No va más.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

EL MAGO (Cuento para estrenar primavera)

7 de mayo de 2018 a las 13:40

Aquí lo tenía todo pero no había nada, así que, como tantos otros vecinos, tuve que emigrar. Mi destino fue Nueva York y cambié la panadería de una aldea mariñana por una oficina de cambio en la cuarta avenida.

De pequeño ya me entretenía haciendo muñecos con pasta de pan como si fuera plastilina y aprendí algunos trucos de magia con migas de borona. Nueva York es muy distinto a mi tierra, pero éramos y somos el suficiente número de gallegos como para formar una tribu numerosa a la que nunca le falta un buen pulpo, unas filloas y cantar un «ailelelo».

Una pequeña cuadrilla de aborígenes solíamos quedar un viernes al mes en un local de Tribeca. Tino Pereira, que andaba de taxista con Ana Kiro de música de fondo (éramos de la misma aldea), un día me dijo: «Te voy a llevar al Madison Square Garden a ver un mago americano que es acojonante, de esos que te gustan a ti».

Aún desde el gallinero el espectáculo fue magnífico y no me faltaron arrestos para bajar a camerinos y solicitar felicitar al mago en persona. Después de una larga esgrima dialéctica en inglés lucense conseguí entrar en el sancta sanctorum del artista.

Emergió de detrás de un biombo como Groucho Marx, echado hacia delante, con la mano tendida y saludando en inglés. Al verlo me quedé pasmado: era idéntico a mí.

-How are you?, I am Manolo Agrelo.

-Spanish?, preguntó

-Yes, from the North of Spain, de Lugo.

-Encantado -respondió-, yo soy Manolo Agrelo, de Xerdiz, una aldea Lugo.

-¿Pero usted no es americano?

-¡Que va!, soy de cerca de Viveiro, pero llevo aquí más de veinte años. Ahora soy Mister Delusion, de Ohio, no me va nada mal.

-Pero entonces tenemos que ser parientes, yo soy de casa Zocas.

-¡Yo también!, contestó.

-Pero ti estas tolo ou qué?, lle dixen.

-O tolo es tí que non me recoñeces.

Sacó una bolsa con migas de pan de borona y se puso a hacer mis viejos trucos con ella; luego se sentó y me contó su vida, que resultó ser la mía. Le escuché y no supe que decir.

Al principio pensé que se trataba de un truco de magia alucinante, luego me quedé en blanco. Le di la mano y salí noqueado del Madison. Tino me estaba esperando con una sonrisa cómplice y me espetó: «¿Qué, cojonudo no?, lástima que sea de Ohio. Ti ben poderías ser un gran mago, Sempre che gustou».

Al llegar a casa me senté en la cama y empecé a manosear el pan de una hamburguesa, se me ocurrieron mil trucos nuevos y descubrí dónde estaba Ohio.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Nuevos analfabetos

29 de abril de 2018 a las 9:54

Con el advenimiento de la era de Internet y la posibilidad de poder acceder a toda la información de forma instantánea y gratuita, hemos llegado a un punto en que el ser humano se sitúa al borde de un abismo desconocido hasta la fecha: tiene todo el saber a su alcance y ahora si no sabe, es porque no quiere.

Un nuevo Génesis en el que no es un mordisco a la manzana, sino todo el árbol de la sabiduría, lo que tenemos a nuestra disposición y parece que tanto saber, en vez de tentar al hombre y la mujer, los asusta. El pecado original en estos tiempos es la renuncia al saber y la elección de la incultura en todos los ámbitos -político incluido-. La mayoría de la gente no está preparada para este desafío del «atrévete a saber» y prefiere pasar del conocimiento y elegir el pasatiempo.

Teimando estaba en estas cosas cuando recibo un YouTube del Loco de la Colina de hace más de veinte años. Me sorprendió la lucidez de Jesús Quintero al plasmar de forma impecable lo que estaba pensando:

«Siempre hubo analfabetos, pero la incultura y la ignorancia se vivían como vergüenza; nunca hasta ahora hubo gente que se jactara de no tener estudios o no haber leído nunca un puto libro. Los analfabetos de hoy son los peores porque en la mayoría de los casos han tenido acceso a la educación, saben leer y escribir, manejan la tecnología pero no ejercen; cada día son más y cada día el mercado los cuida más y piensa más en ellos. La televisión se hace a su medida, las parrillas compiten entre sí para ofrecer programas pensados para gente que no lee, que no entiende un editorial, que pasa de la cultura y solo quiere que la diviertan o que la distraigan, aunque sea con los crímenes más horrendos o con los más sucios trapos de portera.

El mundo entero se está creando a la medida de esta nueva mayoría. Son socialmente la nueva clase dominante, aunque, siempre serán la clase dominada, precisamente por su analfabetismo elegido y su incultura.

Y así nos va a la minoría que no nos conformamos con eso, a los que aspiramos a un poquito más de solidez, de silencio, de pensamiento o de arte».

El Loco acertó de pleno, la prueba es que él está hoy en la indigencia y Jorge Javier vende su casoplón de luxe por más de dos millones de euros.

De momento las cartas vienen así y -como dice Escohotado- vamos a ver si llegará un día en que la gente dejará de preguntarle al móvil lo que ignora para preguntarle lo que sabe.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

LA ELEGANCIA

14 de abril de 2018 a las 8:18
                                                                         “La elegancia es cuando lo de dentro es más bello que lo de fuera”. (Coco Chanel)

Después de una agradable velada con amigos surgió el tema de la elegancia y allí estuvimos dándole vueltas al asunto; dos días después el ABC y varios diarios digitales hablaban también del tema. Me dio que pensar porqué el inconsciente colectivo y la latencia grupal sacaban este emergente, quizás sea por la chabacanería que inunda todo el entorno. El mundo elegante ha quedado relegado al eslogan un papel de fumar.

La elegancia es un concepto borroso, una tautología tipo: rasgo o conjunto de rasgos que caracterizan a una persona o cosa elegante ¿Pero qué rasgos?

La elegancia no está en el bien vestir ni en los modales palaciegos, no tiene nada que ver con lo sofisticado ni con la suerte genética.

Hay cosas, animales y gentes elegantes de por sí, hay perros palleiros elegantes, mendigos elegantes, ruinas elegantes y hasta difuntos que lo son.

Para el diccionario, elegante es aquello que está dotado de gracia, nobleza y sencillez, pero la elegancia es mucho más que eso y a veces no es nada de eso. La gracia y la sencillez se educan y aprenden y la nobleza se hereda, pero la elegancia que se descose de lo superfluo y se expresa en detalles que nadie elegiría si  pretendiera ser una persona distinguida -elegancia deriva del latín eligere que significa escoger, elegir- esa es la verdadera, a esa elegancia le vale todo porque nada le sobra.

Cuando se piensa en algo elegante se piensa en Audrey Hepburn, en una pantera o en un cuadro de Modigliani, pero hay chicas de la calle, gatos callejeros y dibujos infantiles igual de elegantes o más.

Ese adentro al que se refería  Coco Chanel en el encabezado de esta plática apunta a las emociones, a los rasgos morales que expresan la verdadera elegancia. La humildad y la sencillez son elegantes, la amabilidad, la bondad, la solidaridad, la buena educación y la empatía, se vistan como se vistan, siempre resultan elegantes.

La mentira, la hipocresía, el rencor, la cobardía, la corrupción… por muchos abalorios y ropa de marca que le pongas nunca pueden ser elegantes. Ojo al dato para quienes aspiren a serlo.

Después de muchas vueltas me quedo con la definición de elegancia que me recitó una amiga a la salud de su autor, el erudito colega  J.A. Vallejo Nájera: La elegancia es un bellísimo kimono de seda tintado con colores naturales, que alguien aprieta en una mano y lo lanza al aire hasta caer sobre una bruñida mesa de madera sobre la que se desliza hasta suelo en la oscuridad.

La elegancia es eso: un Koan Zen.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

FEOS

8 de abril de 2018 a las 14:59

“De cerca, nadie es normal”

Caetano Veloso

 

Tarde o temprano tenía que pasar. La exposición mediática y la mirada del pueblo unas veces recelosa, otras envidiosa, castigadora o de admiración, han hecho explotar la imagen de la reina de España, Doña Leticia, que -nos guste o no- figurará en los libros de historia.

Los libros contarán la historia de uno de los últimos Borbones como un pasaje más para la explicación del fin de las monarquías europeas. Dirán que el siglo XXI fue aquel en que los príncipes herederos se emparejaron con mujeres plebeyas, divorciadas, deportistas, modelos, actrices…perdiendo la distancia y las formas de lo que representan, convirtiendo la monarquía en un reality show más para venta y consumo del pueblo.

Leticia cumple todas las condiciones del prototipo actual de mujer de éxito: libre, culta, plebeya, orgullosa, arrogante, hermosa, elegante, tipo Rania de Jordania, Mete Mary, Kate Middleton, Meghan Markle, Máxima de Holanda, Charlene de Mónaco…todas están cortadas por el mismo patrón. Son lo mismo pero no son las mismas.

Leticia es lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de que la imagen es capital en el mundo simbólico que vive y ha conseguido adaptarla a golpes de bisturí y lectura de prensa de amor, lujo y salud. Lo consiguió y  es capaz de eclipsar en los saraos a la mismísima Melania Trump -la actual emperadora-

Pero por mucho que te adaptes o camufles como el Gato Pardo de Lampedusa, tarde o temprano te acaban viendo el plumero.

 

Leticia tiene criterio propio y es un buen complemento para la imagen de un Rey muy profesional pero un poco hipotenso y momio.

El problema de Leticia es el viejo proverbio de que aunque la mona se vista de seda mona se queda. Leticia no puede dejar de ser también la mano que mueve su marioneta y es normal que a veces el carácter  la desenmascare.

El pueblo gusta de esos gestos tan humanos y normales como romper el protocolo, hacer running, comprar en el mercado o jugar con el perro. Lo que no tolera el pueblo son los gestos feos, aunque también sean normales.

La escena de las conversaciones en la Catedral es tan  fea como habitual en la vida plebeya pero no son admisibles en quienes deben ser ejemplares, mucho menos con una abuela como la Reina Sofia que es de las pocas personas que ha sabido mantener la dignidad en este país.

Esperemos por el bien de todos, que la reina Leticia dedique más tiempo a cuidar sus maneras que a cuidar su físico y el vestuario.

Y  que la princesa Leonor controle sus malos modos y siga el ejemplo de   una Reina de verdad como su abuela.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

TORRIJAS

2 de abril de 2018 a las 11:22

Anduve estos días procesionando más allá del telón de grelos, visitando gentes en  Zaragoza, Tarragona y Bilbao. Me espabilaron el alma algunas cosas que – constaté – pertenecen ya a otra época distinta a la que he vivido.

La Semana Santa se ha convertido en un carnaval y otro reclamo turístico que vender, igual que el día de Difuntos dejó de honrar a los muertos para enriquecer a los chinos vendiendo disfraces de Hallowing. Ejemplos de la  carencia de grandes relatos que padecemos y que se expresa en la contradicción de una sociedad descreída abrazada a ritos de viejas creencias olvidadas: !Hay que vivirlo! vociferaba una “manola” adolescente. Parece como si la comunión en grupo alrededor de un ídolo potenciara unas emociones que en solitario son más sosas. El Cachorro, La Macarena o el bombardino de las Capas Pardas rompen la pana igual que Bruce Sprinting, el Real Madrid o el mismísimo Papa, pero los festejos de Semana Santa se han convertido en una pasarela de imágenes fuera de contexto, al revés de lo que le pasó a la Navidad, que se quedó sin imágenes y se convirtió en un contexto lleno de lucecitas.

Y no perdoné la torrija, una simple torrija que me iluminó este mundo raro. Al ir  a atacarla, fueron mayoría quienes pusieron objeciones apelando la duda de si tendría gluten, azúcar blanco en vez de estevia, harina que no fuera madre o huevos de gallina maltratada. Una proporción relevante de los objetores se declaraban a su vez alérgicos a casi todo, intolerantes a los alimentos más comunes, sufridos digestólogos alternativos comedores de quinoa, chía, zumos detox, tofu, pan de espelta y jamón -con éste no han podido-.

La torrija me alumbró el negocio de la vida saludable cada vez más lleno de fieles que acaban enfermando por su devoción. No tendremos dinero para pagar las prótesis de rodilla que va a demandar la moda del runnig ni antibióticos que nos defiendan del entorno normal.

La incidencia de alergias e intolerancias digestivas en nuestra sociedad se ha cuadruplicado en una década, son patologías del primer mundo, algo desconocido en los países subdesarrollados,.

Este ambiente pasteurizado y estéril, desarrolla individuos que comen conforme a la pauta de un  pediatra, todo triturado,  introduciendo los alimentos según protocolo en la mayor asepsia posible, convirténdolos en presas fáciles para cualquier germen o alergeno de gatillo fácil.

 Dejadnos comer la torrija en paz y a los niños que se chupen la zapatilla, mordisqueen el pan o el churrasco y traguen lo que puedan para no ser candidatos a padecer alergias o engrosar las filas de los sufridos comedores de semillas.

Semana Santa de Pasión.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

OJOS Y MIRADAS

16 de marzo de 2018 a las 18:04

“Fascinas”, es una palabra latina que significa encanto, también  seducción, magnetismo, absorción o hechizo  apelan a lo mismo, a la capacidad de la mente para entrar en un estado de impregnación que ha cuajado incluso en fórmulas de cortesía tales como “encantado de conocerle”.

Estar fascinado  es tener cautiva la mirada, podemos caer fascinados con muchas cosas: la belleza o el espanto, una idea o un pensamiento.

El ojo es al mismo tiempo una lente y un espejo que nos sirve para mirar y para ver si alguien nos mira. Es tan fácil caer fascinado ante un nuevo descubrimiento como con nuestra propia imagen, que se lo digan  a Narciso.

Hay quien mira y quien es mirado, y existe un goce diferente según qué  posición se elija. El placer de voyeur es distinto al del exhibicionista.

El ser humano  -decía Freud- posee una pulsión escópica que le procura un goce en el mirar al otro, es ése mirar a través de la cerradura que en estos tiempos se ha sustituido por el istagran, el face boock, los realitys shows y demás  cerraduras que permiten mirar al prójimo en los aspectos más cotidianos e íntimos de su vida. Como todo lo que tiene que ver con los instintos humanos, sobre el placer escópico también se ha desarrollado un próspero negocio y una legión de adictos.

Igual que en ciertas prácticas eróticas consistentes en vendar los ojos al partenaire para dejarlo a merced del mirador en una especie de juego de presas y depredadores, éste nuevo/viejo erotismo se está desarrollando a través de las redes sociales.

Se trata de mirar al otro, lo que hace o lo que dice, sin ser vistos o agazapados tras un pseudónimo más o menos ingenioso y poder criticarlo, acosarlo, denigrarlo, amenazarlo o calumniarlo sin más criterio que la fascinación del escándalo que produce  alguien que expresa unas ideas contrarias a las de uno. Ideas propias que también fascinan a quien las posee.

Proliferan así un montón de pajilleros, matones, masoquistas e inquisidores del tuit que gozan mirando, siendo mirados y generando algaradas anónimas  enmascaradas en una especie de orgía “Eyes wide shut” de Kubrick vía wiffy.

Decía el genio esquivo de Miguel Delibes que su querencia por la vida apartada en el campo lo era por los espacios amplios y solitarios, que el mundo actual le asfixiaba porque se sentía apretujado, oprimido por la cantidad de críticos, aduladores, ofensores e ignorantes que lo acosaban desde todos los medios.

Quevedo se fue de Madrid porque no soportaba una villa donde en cada esquina: “hay cuatro mil poetas”. !Que no diría actualmente de los millones de iracundos filósofos instantáneos que vomitan su frivolidad a golpe tuit!

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

BLASFEMIAS

10 de marzo de 2018 a las 9:00

Hay señales irrefutables de que estamos en una época de cambios profundos y acelerados  que no sabemos a dónde nos llevan y cuyas consecuencias son difíciles de predecir incluso para los pensadores y ensayistas más convincentes.

Contradicciones de discursos que desvelan un cortoplacismo mental y la falta de pensamientos sólidos que marquen una ruta.

Se puede prohibir la venta de alcohol a menores para proteger su salud y al mismo tiempo presentar propuestas de Ley que garanticen el derecho de los niños y niñas “trans” a iniciar un cambio de sexo sin necesidad de permiso paterno que, de ser cierto, probablemente sea el mayor dislate psiquiátrico que he oído en cuarenta años de ejercicio.

Se pueden inundar los medios de mensajes promocionando  el negocio de la salud y la felicidad  y al mismo tiempo, fomentar la producción de jóvenes ludópatas enganchados a las apuestas on-line o una  legión de desdichados que sufren la frustración  con el dolor una pérdida cuando se dan cuenta de que el  “Do it ”  no siempre es posible.

La ofensiva de géneros que se ha desatado últimamente también es contradictoria, las reivindicaciones del primer feminismo fueron : el derecho al voto, autonomía patrimonial, libre elección de pareja, profesión u oficio, acceder a la educación superior y decidir sobre su propio cuerpo. Todo esto ya se ha logrado. El  feminismo radical de hoy reivindica: abolir la depilación, criminalizar los halagos, destruir las diferencias entre masculino y femenino, idealizar la sangre menstrual y educar a los hijos en la tribu y satanizar el amor romántico.

Decía Arcadi Espada  al respecto, que la igualdad que se reivindicaba en el primer feminismo ya se había alcanzado y que la movilizaciones de hoy no son sino huelgas contra la vida, ya que no quedan leyes importantes por implementar. La embriaguez ha llegado a tal extremo que ya no hay ninguna trinchera que conquistar en los derechos de género salvo violentando la naturaleza humana. Pero a la naturaleza humana sólo la para los símbolos – ya sean religiosos, ideológicos o ateos- que señalen Ley severa a respetar.

Esta nueva religión machofoba en desarrollo está convirtiendo a los hombres en potenciales blasfemos que a nada que despisten una mirada o un halago van de cabeza a la hoguera. Resulta contradictorio, sinembargo con el discurso que escucho en muchas mujeres jóvenes, bonitas, profesionales e independientes en todos los aspectos que no encuentran pareja y preguntan: ¿es que ya no quedan hombres de verdad?

La respuesta es que ese tipo de hombres pertenece al viejo paradigma de la masculinidad que ya no rige en el mundo que reivindican, ese tipo de hombres son una blasfemia para el nuevo paradigma.

Triunfa Ronaldo pierde  Woddy Allen.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

TULIPANES Y OLIVOS

4 de marzo de 2018 a las 12:21

Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez.

(Quevedo)

 

W.R.Werner, un alto ejecutivo holandés afincado en España ha publicado ” It is not what it is, The real (s)pain of Europe”, que viene a decir : “Esto es lo que hay, el verdadero peligro de España en Europa”. En casi 400 páginas identifica nuestras debilidades y el riesgo que las mismas suponen para la Europa a la que pertenecemos. El texto resulta antipático para cualquier aborigen porque hace bueno el refrán: “de los tuyos hablarás pero no oirás”. Werner señala siete defectos principales: nos falta información de lo que ocurre a nuestro alrededor, no tenemos cultura financiera, nadie asume responsabilidades ni riesgos a la hora de adaptarnos a los cambios, somos cortoplacistas y decidimos sobre la marcha y los servicios que ofrecen nuestras empresas y administraciones son un auténtico desastre.

Se apoya -experiencia personal a parte- en cifras contundentes cuya fuente no cita: sólo un 7% de la población habla un inglés fluido a pesar de que el 10% del P.I.B proviene del turismo, el 50% de los españoles no ha finalizado la educación secundaria, el 78% declaran no ser felices en sus trabajos y las empresas pierden 25.500 millones anuales por absentismo laboral. Afirma que esta cifras son insólitas en el resto de la Europa, igual que cosas tales como el tres por ciento, las tarjetas Black, la siesta pijamera o los préstamos de bancos arruinados para fichar futbolistas.

Afirma que la corrupción generalizada que padecemos se debe a que nadie asume responsabilidades y a una enorme falta de “ética occidental” que ejemplifica en una frase incomprensible fuera de nuestras fronteras: “Hecha le Ley, hecha la trampa”.

Critica nuestra educación cuando dice que aquí la gente va a clase a tomar apuntes sin establecer una interacción real con el profesor, detalle que relaciona con la alta tasa de fracaso escolar.

Todos estos argumentos le sirven al holandés para alertar de que siendo como somos la cuarta potencia económica de la UE, somos un peligro latente para su estabilidad.

Al preguntarle si a parte de la gastronomía, la alegría, el clima o el paisaje veía alguna virtud entre nosotros, afirma que los mediterráneos somos gente muy inclinada a ayudar al prójimo, con unos lazos sociales muy fuertes y una tendencia a echar un capote al otro si lo necesita.

Razón le asiste y no cabe duda de que tenemos todos esos defectos y que se deben y se pueden corregir.

Lo  que un calvinista como él nunca entenderá, es que es esa solidaridad compulsiva del sur lo único que puede salvar a Europa.

Tan difícil, como explicarle a un efímero tulipán lo viejos que son los olivos.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

CONSECUENCIAS

23 de febrero de 2018 a las 15:05

Algunos profesionales llevamos más de una década alertando de que  las consecuencias del derrumbe de la autoridad que padecemos no tardaría en dar nuevas patologías de la salud mental. En eso estamos.

La agresión verbal y física que los niños infligen a sus padres -la llamada violencia paterno-filial- ya tiene su teléfono de socorro, su sociedad y su reality show.

Cinco mil padres denunciaron a sus hijos por maltratarlos en los últimos años estimando que más de un 15% de las agresiones graves no se denuncian. Cifras que sólo recogen edades superiores a quince años, ocultando un mayor porcentaje de criaturas que comienzan a dar mamporros a padres y abuelos a partir de los siete.

Según la Ertzaintza este tipo de violencia ha crecido un 45% en el último año; la Sociedad Española para el estudio de la violencia filio-parenteral dice que hay más de 400.000 muñecos diabólicos maltratadores.

Como suele ocurrir con las consecuencias de no ser capaces de encarar la realidad ni escuchar a los profesionales que alertan del tsunami, una vez aparecen, nos las arrojan a esos mismos profesionales la tarea de “tratarlas” y ya hay lista de espera en los pocos centros que asumen la titánica tarea de  “curar” a estos mozalbetes, tarea prácticamente imposible una vez derribados todos los límites simbólicos que deberían haberse introducido en el programa. Podremos controlar mejor las conductas, pero no disponemos de capacidad para introducir en el ADN la función de porqué no se puede pegar a padres y profesores.

Los hijos de las sociedades desarrolladas ya no cumplen una función de bienes de producción – ayudarán en las tareas del campo y mantendrán la casa-, ni de bienes de inversión -mejorarán nuestro estatus y cuidarán de nuestra vejez-, son más un bien de lujo.

Los pequeños tiranos se alumbran con un deseo omnipotente y algunos padres les dan licencia para matar por conseguirlo; no se plantean que es imprescindible castrar esos deseos para civilizar al niño, más bien se “des-viven” para intentar cumplirlos.

Los padres abdican cediendo esa responsabilidad a los maestros que desfallecen al punto de que un 60% han sufrido bajas laborales por ansiedad o depresión , brotan entonces los adolescentes silvestres que ,con la misma herramienta, tienen el mismo acceso que el adulto a un mundo virtual en el que no es fácil distinguir lo real de lo posible sin un cierto grado de maduración cerebral, que sólo lo da la edad.

Embriagados de una libertad sin fielatos ni castigos lo quieren todo y lo quieren ya sin que ningún respeto los amenace.

Empieza a verse el sentido al error de eliminar las tarimas de las aulas, la Mili, el usted y los dos rombos.

Sin categoría
Escrito por luisferrer Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net
Página 1 de 3312345...102030...Última »