La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘General’

Magnífico reportaje histórico-fotográfico sobre las cabalgatas de Reyes en Madrid

jueves, enero 4th, 2018

Para leerlo, pincha aquí.

 

Pimientos “al” Padrón… ¡en Durham!

miércoles, noviembre 29th, 2017

Durham. ¡Menuda sorpresa! Keith y Penny me han llevado a comer a un local español. Un camarero boliviano que es un crack y no para de hacer bromas, otro catalán. Una carta muy extensa sólo de tapas. Y por ahí aparece, en pleno noviembre, pimientos al Padrón. O sea, que no tienen ni idea de qué se trata. Piensan que es una manera de preparar los pimientos (los traen poco fritos), y desde luego ignoran que en noviembre no hay pimientos de Padrón. De bebida, Estrella de Galicia (¡eso sí que es una sorpresa!).

Por cierto, la decena de pimientos… no picaron.

Encuentro una vieja postal de Vigo…en Durham (y además casi regalada)

domingo, noviembre 26th, 2017

Durham. Me llama la atención que los fines de semana el Ayuntamiento de Durham se convierta en punto de confluencia de algo, lo que sea, una asamblea de una asociación, una reunión variopinta, el lugar de encuentro de unos excursionistas o, como es el caso ahora, de vendedores de sellos y de postales.

Los sellos me interesaron en dos etapas de mi vida, y si tuviera tiempo no me desagradaría continuar con la colección. Y tengo un aceptable grupo de postales viejas. De manera que, como yo iba a una reunión, tuve muy poco tiempo para mirar postales. Pillé una del puerto de Vigo de hace más de un siglo que no la he visto en ninguna parte.

Pero lo que me asombró fue el precio: ¡dos libras! O sea, un poco más de dos euros. Por menos de doce o quince no se puede conseguir una semejante en Galicia, y si es tan escasa como pienso, vaya usted pensando en subir a los treinta.

Claro está que en Inglaterra existe una inveterada afición al coleccionismo. Y eso, claro, no encarece los precios: los abarata.

 

Rohan

martes, noviembre 21st, 2017

Aeropuerto de Heathrow. Vueling me ha fastidiado. Hasta hace unos meses tenía un vuelo Santiago-Barcelona-Newcastle. Así que sobre las 9 salía nwede Lavacolla y a las 3 de la tarde (hora española) estaba en Newcastle. Una gozada. Y encima era barato. ¿Qué más se podía pedir? Las cuatro veces que subí a esos aviones iban repletos. Y de repente Vueling suprimió el Barcelona-Newcastle. Así que la alternativa es dormir en las proximidades del enorme aeropuerto londinense, a ser posible de una manera barata.

Y recalo en un Premier Inn (una cadena que recomiendo) fastuoso. Compruebo que no me he equivocado, porque el precio era muy asequible, y esto de disponer de una calle interior con un café y unas tiendas me parece de lujo.

Lo mejor fue la cena con mi hija, Ana. La cena en sí y el trato. Nos atendió un camarero de origen asiático llamado Rohan. Un profesional como la copa de un pino. Da gusto encontrarse gente así. Uno llega cansado, con cosas que hacer, alguna llamada, intenta comer algo aunque sea de prisa y se encuentra a un camarero que convierte esa cena rutinaria en algo muy agradable. Dan ganas de quedarse ahí. Gracias, Rohan.

 

Las castañas llegan al Camino Inglés

miércoles, octubre 11th, 2017

Presedo (Abegondo). La foto, obtenida en el Camino Inglés, lo dice todo: en los caminos y pistas gallegas ya han hecho acto de presencia las castañas. No son buenas: la sequía está causando estragos.

 

Un día triste: frenando a los secesionistas

domingo, octubre 1st, 2017

Red Natura del río Tambre. Lo siento, hoy no me apetece escribir sobre turismo. Es, realmente, un día triste para este país que no se acaba de sacudir sus fantasmas golpistas seculares y donde siempre hay alguien dispuesto a saltarse las leyes y el respeto a las minorías para imponer su punto de vista, y desde luego cercenando la libertad de expresión. Y tras haber sido uno de los muchos opositores a la dictadura franquista y haber tenido que salir de España corriendo en dos ocasiones para no sufrir su brazo represivo, me veo tantos años después con otra amenaza a las libertades protagonizada por la Generalitat de Cataluña (que no por los catalanes, pueblo al que respeto). No, no me apetece escribir.

Ridgeline Trust: conocerlo también es hacer turismo (pero con otros ojos)

lunes, septiembre 25th, 2017

Reading. Y de repente, el turista se encuentra con algo raro. Algo que no está en las guías, que tampoco busca, que quizás no le interese en principio. Pero se para, pregunta qué será eso, que hace esa gente, y se encuentra con una terapia basada en la horticultura. No es lo que espera ver, pero se interesa. Ahí hay gente que ha tenido y tiene problemas. Unos problemas que a algunos les parecerán muy menores, pero a quienes los sufren les parecen el fin del mundo.

Las organizadoras no cobran. Es una entidad voluntaria, explican, llamada The Ridgeline Trust. Le dicen al recién llegado que esa tierra era completamente salvaje y estaba abandonada, y que remangándose la han dejado en el jardín y en el huerto que se ve ahora. Hay gente incluso de Nepal.

Porque esa es la otra cara del turismo. O por lo menos lo es para el viajero despierto, el que no solo busca la foto en la Torre de Londres o en cárcel de Reading que albergó a Oscar Wilde. En suma, el que se fija y aprende de la gente de su alrededor.

 

 

Legoland sigue sin merecer la pena

martes, septiembre 19th, 2017

 

Legoland (Windsor). Tercera vez que voy a Legoland y tercera desilusión.

La primera en la frente: la señalización es manifiestamente mejorable tanto para cruzar Windsor y sus numerosas rotondas como cuando se deja atrás tan noble población y hay que meterle millas al coche.

La segunda, un ataque directo a la cartera. Una vez aparcado el coche y en la cola de las taquillas -¡qué de gente a pesar del día perruno!- el cartel no miente: 50 libras por cabeza. O sea, 63 euros. Así que pago 100 más las 6 del aparcamiento. O sea, 133 euracos del ala.

A ello hay que añadir la cantidad de señuelos para que uno se deje una pasta gansa allí: muchísimos puestos de helados, unos cuantos de perritos calientes y chucherías, venta de fotos de uno mismo con cara de horror en tal o cual montaña rusa sin agua o con agua, las cabinas secadoras porque en las montañas rusas con agua uno acaba empapado o casi…

Y cuando parece que todo llega al final y se ha logrado evitar las tiendas sectoriales (Ninjago, Friends, War Stars y demás), en la explanada de salida repara en la Big Shop y en otra no tan big con ropa para enanos. Salir indemne de esa explanada es batalla perdida: algo se van a llevar los chicos, aunque se el detalle para la abuela o el compañero de clase.

Resumen: una familia de cuatro miembros necesita cerca de 400 euros para pasar allí el día. ¿Puede gastárselos? Pues enhorabuena. Pero puestos a ello, ahórrelos para Parc Asterix en París: estarán mucho mejor invertidos.

En el aeropuerto de Heathrow: toca esperar

lunes, septiembre 18th, 2017


Reading (Gran Bretaña). ¿Brexit? ¿Ahorro? ¿Incompetencia? Imagínese el aeropuerto de Heathorw, Terminal 3. Cientos y cientos de personas bajando constantemente de los aviones y caminando hacia los mostradores que marcan la frontera. Colas enormes. Tres grupos: los ciudadanos que no son de la Unión Europea, lo que lo son pero van sin niños (pasan por unas máquinas que les leen las facciones y las comparan con la de sus pasaportes) y otro grupo de europeos o bien si niños o bien con ellos.

Me toca este último. Y observo con terror que hay una sola funcionaria para el centenar de personas que ya estamos allí, número que aumenta a cada segundo. A los cinco minutos continúa con la misma familia asiática y musulmana haciendo las comprobaciones pertinentes. Luego llega otro funcionario y echa una mano. Casi no avanzamos, porque hay un montón de familias asiáticas y musulmanas tradicionales (o sea, hombre que manda, mujer sumisa y varios menores), una de las cuales no habla inglés y además resulta que no es de la UE.

Un par de minutos más tarde ese agente de aduanas recién llegado se queda solo. Y como esto es Gran Bretaña, nadie protesta ni se atreve a hacerlo, y nadie pone mala cara, no sea que tenga un incidente mayor en plena aduana.

Unos cuantos minutos más tarde aparece otro a ayudar. Algo se mueve la cola, pero poco dura la alegría: el que había llegado antes de este se va y deja al nuevo más solo que la una. Y este es que el que, veinte minutos más tarde, mirará muy amablemente nuestros pasaportes.

Y salimos de allí pitando. Cientos de personas se quedan, resignadas, esperando su turno en un Heathrow que ha perdido ese espíritu diligente de otros años.

Nota: en Heathrow, lógicamente no se pueden hacer fotos. La que acompaña estas líneas está hecha poco después, en Reading.

 

Biopsia líquida: y el turismo dio las gracias… en Santiago

miércoles, abril 5th, 2017

Red Natura del río Tambre. El sábado día 1 de abril, Santiago de Compostela se llenó de música. 140 alumnos de escuelas y conservatorios tomaron las calles del Ensanche respondiendo a una iniciativa de Santiago Centro. Y docenas de huchas repartidas por los comercios para recaudar fondos. Una colecta –crowfunding se dice ahora, que queda más guay- destinada a seguir adelante con la investigación de la biopsia líquida, una técnica destinada a anticiparte a los movimientos de los tumores cancerígenos.

¿Y qué tiene eso que ver con el turismo? Pues que ha sido un reactivo. Pequeño, en su medida. Pero ha servido de simbólico polo de atracción para que algunos visitantes del Santiago histórico cruzasen el semáforo y se adentrasen en el Ensanche, el gran olvidado del turismo local a pesar de que tiene mucho, muchísimo, que ofrecer en el campo del comercio, con establecimientos simplemente excepcionales en Galicia.

Todavía hay que remodelar el concepto compostelano del turismo. Limitarse a promocionar la parte vieja de la ciudad, uno de los mayores tesoros graníticos del mundo si no el mayor, es aceptar estar cojo. Falta el complemento, el Ensanche. La jornada del sábado puso claramente en evidencia que hay que sumar esfuerzos.

(En la foto, el combo Next Generation -nombre muy apropiado, por cierto- de la Escola de Música local tocando jazz en la calle Fernando III el Santo).

También esto sólo es posible en Gran Bretaña

jueves, enero 5th, 2017

buzon

Red Natura del río Tambre. Me llovieron aluvión de mails (no admito comentarios en este blog porque estoy cansado de leer cretineces de indocumentados) referidos al post anterior, el de la cabina telefónica. Alguna aportación, realmente interesante, como la de Frank Whittle, que me hacía notar la gran cantidad de cabinas convertidas en improvisadas librerías y que me enviaba un enlace a la más pequeña de Londres. Unas maravillas. Mi agradecimiento a él.

Hoy publico otra foto en esa línea: un buzón en medio de la nada, no lejos de la abandonada abadía de Finchale. La pregunta es quién irá al medio de la nada a depositar una carta hoy en día, porque el cartero, fiel a su trabajo, pasa a recogerla con puntualidad británica.

Pero lo que más me asombró cuando hice la foto, el pasado noviembre, fue que todo -el buzón, el pie, su pintura…- estaba impecable. Aquí algún imbécil lo habría destrozado para mayor honor y gloria de sus muertos que deben pudrirse en el infierno.

Esto sólo puede pasar en Gran Bretaña

jueves, diciembre 29th, 2016

p1020336

Red Natura del río Tambre. Un amigo me pregunta, medio en serio medio en broma, por qué soy tan anglófilo. En realidad, es difícil explicarlo. O mejor dicho, es difícil explicarlo y entenderlo si no se ha ido a Gran Bretaña con la mentalidad muy abierta, dispuesto a comprender cómo es esa isla, y cómo el carácter isleño ha conformado una sociedad tan peculiar. He tenido la suerte de haber podido viajar a ella en numerosas ocasiones, y, ciudades aparte (¿cómo alguien puede decir que Leeds o Coventry son bonitas, por ejemplo?) es un mundo aparte. Sólo así se explica que las clásicas cabinas telefónicas -quedan muy pocas- sean en general objeto de mimos y cuidados. No por los carteros. Por los vecinos. Y para muestra, un botón. La de la foto está en el noreste del país.

Trump va hacia la Casa Blanca: menos mal que desayuno en el Premier Inn

lunes, noviembre 14th, 2016

Despertar con el anuncio de que Donald Trump ha ganado las elecciones en Estados Unidos es empezar el día con mal pie, como lo empecé yo el miércoles pasado. La inestabilidad bélica que se avecina, la elevación del gasto en defensa en el mundo, la crisis económica que vuelve… todo pasa por mi mente en los primeros minutos. El día se presentó gris. También fuera, porque había llovido y sabía que no íbamos a superar los 6º.

Ese era mi estado de ánimo cuando bajé a desayunar en el Premier Inn Centre donde me alojo. Ahí parecía que había habido reunión, algo así como “chicos, la clientela va a llegar deprimida, así que vamos a levantarle el ánimo”.

Y dicho y hecho, porque a la mujer siempre sonriente que en vano me animaba hace meses a que me metiera entre pecho y espalda un auténtico desayuno inglés se sumó la que parecía ser la máxima responsable del comedor, una mujer joven, quizás no haya llegado a la treintena. Un encanto que puso un toque elegante con sus tacones y su melena negra, y que por supuesto iba con los brazos al aire, sin sisa, como si esto fuese verano, y lo cierto es que en el hotel no hace frío en absoluto, pero tampoco derrochan en calefacción, y es la única entre las docenas de clientes que muestra sus brazos.

Todo ello ayuda a olvidar, aunque sea durante un mero desayuno, que los norteamericanos han puesto a un loco al frente del manicomio.

Un hotel que no recomiendo aumenta la desilusión en Lindisfarne

jueves, noviembre 10th, 2016

a1

Lindisfarne. Si la primera vez que vine a Lindisfarne, en junio pasado, quedé impresionado, en esta, para nada. El castillo sigue siendo espectacular y continúo preguntándome cómo consiguieron construir tal mole en la única –y muy escarpada- elevación de la isla. El estar al lado o entre las ruinas de la abadía del siglo XII que fue digna heredera de la que arrasaron los vikingos en su primera razzia por el mundo adelante, un privilegio eso, mundial. Y, claro está, hay que pisar el suelo que pisaba san Cuthbert cuando convencía a san Godric para que fundara una abadía –Finchale– que acabaría siendo la cabeza del Camino Inglés.

Pero aparte de ese encanto histórico, que es mucho, a Lindisfarne le falta encanto actual, que no se lo da ni la estupenda tienda del National Trust ni la otra media docena de negocios similares. Esto parece un esqueleto histórico vacío que no lograron rellenar –hoteles al completo a pesar del mal tiempo- los turistas, todos British, que vienen a cenar, a reír a carcajada limpia (la famosa risa británica de fin de semana) y a dormir.

No sé cómo serán los otros hoteles. El único que parece tener personalidad propia es el mío, Manor House Hotel, y desde fuera resulta atractivo. El problema para mí es que duermo dentro, y ahí la cosa cambia.

La atmósfera no es friendly a pesar del intento constante y profesional de uno de los camareros y de la cordialidad de la mujer del desayuno (un desayuno, por cierto, excelente y en un comedor notable), pero lo peor es la habitación. Parece la de una vulgar pensión española de hace 20 años, muebles baratos y de nula calidad o antigüedad tipo pino miel, lavabo dentro y cuarto de baño -¡sin calefacción, y 4º en el exterior!- al cruzar el pasillo. Rollo de papel higiénico sin soporte y ahí queda en la repisa. Cisterna del váter que tarda en cargar entre 15 y 20 minutos. Televisor minúsculo con mando a distancia sin pilas. Colchón necesitado de retiro absoluto tras haber sido testigo de mil batallas. Y, eso sí, ventana con buenos cristales que cierra y frisa de maravilla. A Dios gracias, porque con la que está cayendo…

a2

Estación de Lugo: espantando turistas

jueves, octubre 6th, 2016

Red Natura del río Tambre. Llamo a la estación de autobuses de Lugo. Descuelga una mujer con voz neutra, ninguna inflexión, un auténtico robot. No debe de ser joven.

-Estación de autobuses.

-Hola, buenos días, le llamo desde al lado de Santiago. ¿Puede decirme a qué hora tengo autobuses esta tarde para A Coruña?

-A las 7.

-Hum… ¿No hay ningún otro antes?

-A la 1.

-Vaya… ¿cuánto le lleva más o menos al de las 7?

-Hora y cuarto.

-Gracias. Adiós.

Silencio al otro lado.

Fin.

Todo un ejemplo de carencia de educación básica. ¿Le rebajarán el sueldo si dice gracias, hola, adiós o simplemente si hace frases completas aunque sean simples, sin subordinadas, ni conjunciones, ni calificativos, ni adverbios?

 

 

La desilusión del balneario de Guitiriz

miércoles, octubre 5th, 2016

guitiriz

Guitiriz. Una sorpresa este balneario de Guitiriz. Tenía el recuerdo de un lugar amable, impresionante por fuera, el hotel demasiado grande por dentro como para que pudiera ser un negocio rentable o un lugar íntimo. No soy amigo de los balnearios, pero me parecía un enclave necesario, buena opción turística.

Ahora he vuelto aprovechando la inauguración del Tren Termal y del Camino Norte, un proyecto bonito que pone broche final a la temporada de trenes turísticos en Galicia.

Tras una hora de nieblas (el convoy partió de A Coruña) llegamos hasta aquí. Y desde luego el balneario de Guitiriz necesita un cambio revulsivo. Y cuanto antes.

No es de recibo que arribe un autobús de expedicionarios y no sólo no haya nadie esperándolos para darles la bienvenida, sino que el balneario esté cerrado.

En unos pocos minutos aparece la encargada, abre, pasamos y, claro, no tiene todo preparado, están los chorros por encender, etc. (más tarde alguien se quejaría de que no funcionaban algunos).

Los pocos que no queremos pasar por agua nos encaminamos a la cafetería. También está cerrada. Y no sólo eso, sino que el reloj marca las 10 y no abre hasta las 12.

En otra dependencia están sirviendo los desayunos. Un solo camarero los atiende. Se muestra colaborador “y si vienen dos o tres, pero no más, les preparo un café”. Yo, el primero. Anda el hombre agobiado, multiplicándose como puede, y a correr me invita a ir a la desolada cafetería, donde me prepara mi descafeinado, me cobra 1,50 y se va corriendo a los desayunos.

Más tarde aparece la directora de Promoción de Turismo de Galicia, Carmen Pita, con otra persona y se repite la historia. Ni una pasta, ni un bizcocho, ni una muestra de la torta de maíz típica de esa localidad lucense para acompañar el café. Nada de nada. Y, desde luego, la responsabilidad no recae en los organizadores del Tren Termal, sino en los receptores.

Nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera impresión. La que los 60 participantes se llevan del balneario de Guitiriz dudo que sea muy positiva.

Lo que sí es cierto, en resumen, es que el complejo no está bien dirigido.Yo, desde luego, no volveré a pisar ese hotel que, por cierto, ostenta 4 estrellas. Sin comentarios.

 

Santuario de A Escravitude, en Padrón: además de una ilegalidad, una vergüenza

viernes, agosto 12th, 2016

guerra

Santuario de A Escravitude (Padrón). Para algunos, la guerra de 1936 provocada por un sector rebelde del Ejército todavía no acabó. Por ejemplo, para un sector de la Iglesia católica. O para el señor alcalde y concejales de Padrón. Porque no de otra forma puede interpretarse que en un muro del santuario de A Escravitude se mantenga la placa que recoge la foto, recordando nombres de personas llevadas al matadero, y con intolerable texto que exalta esa rebelión. ¿Cómo se puede vender turismo en Padrón con esta lacra?

El abandono de A Atalaia, en la lucense localidad costera de San Cibrán

jueves, julio 28th, 2016

sc

San Cibrán. Por utilizar la frase clásica, sin palabras. Aquí estoy en A Atalaia de San Cibrán, en otros tiempos un castro costero del cual se han encontrado evidencias irrefutables en los aledaños del edificio que está a medio construir. Está, también, el faro. Y entre uno y otro, este parque más juvenil que infantil en el deplorable estado que se puede ver. Por no hablar del cerrado y oxidado por completo centro de observación de aves, una boutade que seguro que pagó Europa. Y esto es julio. La culpa, faltaría más, será de la Xunta, de Rajoy, del Rey o de quien sea. Menos de uno mismo, claro está.

Un impresionante vídeo de Ferrol

miércoles, junio 1st, 2016

Red Natura del río Tambre. He dudado si incluir este vídeo en un blog como este, de turismo y viajes. Pero me he decidido por el sí porque, aquellos que conocemos la ría de Ferrol, vemos la transformación que sufrió. Y por otra parte, ¿no es la historia un recurso turístico?

 

¿Sabe dónde es?

sábado, mayo 28th, 2016

sta0001

Red Natura del río Tambre. Día de gran lluvia, así que decido no salir de casa. Y casualmente me encuentro la postal que reproduzco, impresa por Arte (Bilbao) por encargo de Hijos de Simeón García y Cia, de La Coruña.  Las enviaban a los clientes anunciando “la próxima visita de su viajante D.—-“, en este caso Daniel Perujo. Todo un detalle.

¿Qué paisaje recoge la postal? Pues no lo reconocí a primera vista. Es nada más y nada menos que la playa de Santa Cristina, en Oleiros (A Coruña), sin edificios y con las dunas de las que nada más que queda el recuerdo…