La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Turismo rural’

Os Migueliños, una prueba que la calidad no es ajena al turismo rural gallego

martes, enero 9th, 2018

Catoira. Publiqué el martes 26 de diciembre casi una página sobre una casa de turismo rural que se llama Os Migueliños. Está en Catoira (Pontevedra), y es grande, luminosa y de esas que mejoran con el tiempo. Había publicado una crónica de mi primer viaje hasta allí hace unos cuantos años, tantos que no puedo recordarlo. Tampoco me acordaba del nombre de la propietaria, Berta, pero sí de su amabilidad, que sigue in crescendo. De la casa -impecable, muy bien cuidada y mejorada ornamentalmente- yo destacaría no sólo su comodidad sino su excelente situación: a media hora de Santiago, a otro tanto de Pontevedra y en plena ría de Arousa. Además, Catoira es un sitio tranquilo comunicado por tren con Compostela y con Vigo. Os Migueliños es, en suma, un ejemplo de cómo se pueden hacer las cosas bien. Lástima que los entornos en Galicia no estén tan bien cuidados como aquí.

 

Carlos Rodríguez, un optimista que regenta una aldea rural en A Limia

viernes, octubre 21st, 2016

n1

Congostro. Carlos Rodríguez tiene mérito. Mucho mérito. Contra viento, marea, algún desplante y la unánime opinión en contra de la mayoría de sus vecinos regenta ahora una aldea rural que está cogiendo buen nombre: Santo Ardré, en el lugar homónimo, afueras de San Miguel, aldea con sólo dos casas abiertas. Este es uno de los montes que cierran A Limia, Ayuntamiento de Rairiz de Veiga. Unas vistas impresionantes.

A Carlos le pusieron todos los inconvenientes del mundo, y sólo que recibió fue indiferencia. Pero es el único de esa zona que entendió que sin negocio la muerte social de ese trocito del rural gallego sería mucho más rápida de lo que va a ser.

Hombre curtido en unas cuantas batallas -fue concejal varios mandatos-, se le nota un deje de tristeza al hablar. Porque en el fondo, si no surgen proyectos nuevos, ¿cuál es el destino del mundo rural gallego?

En O Almacén 14 años después y disfrutando de la cocina de Nando Blas

martes, julio 19th, 2016

almacen

Cervo. Después de 14 años he vuelto a dormir en O Almacén. En ese período de tiempo comí aquí en un par de ocasiones, y lo hice tan bien como hoy: unas almejas impresionantes y un bacalao a la plancha en su punto. Nando Blas no ha perdido ni la maña ni la fuerza para salir adelante. Él y su hermano Santiago fueron pioneros en el mundo rural gallego,y de hecho O Almacén comparte el cronológico número 1 con otros pocos que se abrieron al mismo tiempo. El impresionante edificio sigue igual, pero mejor. Mi habitación lo demuestra.

La crisis los ha golpeado duramente. Ellos se han negado a rebajar la calidad, y lo que se comía y se come sigue siendo simplemente lo mejor. Les ha costado y lo reconocen, pero parece que vuelven a sonreír. Porque Galicia no puede permitirse quedarse sin uno de los buques insignia de A Mariña lucense.

 

Antón Veiras sigue con el listón alto

lunes, mayo 2nd, 2016

anton veiras

Ordes. He vuelto a ver una casa de turismo rural, Antón Veiras, que hacía un par de años que no visitaba. Buena noticia: el dueño no me reconoció inicialmente, así que pude fisgonear con una cierta libertad. Está como estaba, con un nivel estético muy alto, cordialidad tras la barra -tiene un bar público- y una muy buena comida servida en uno de sus dos comedores (más un reservado) con un precio medio tirando bastante a bajo. Además, el Camino Inglés bordea este establecimiento a su paso por Ordes. Sitio recomendable.

Congostro: luz antes de la tormenta

viernes, enero 15th, 2016

con1

Congostro. Siempre me atrajo la luz que hay antes de las tormentas. Es una luz alegre que avisa de lo que viene más allá de Santo André. La foto acabo de hacerla en Congostro (Rairiz de Veiga), que sin duda tiene la mejor aira de canastros de toda Galicia, muy bien rehabilitada… ¡y sin cables a la vista!

Yoli va a ser una buena alcaldesa de Parada de Sil (si apuesta por el turismo)

viernes, agosto 21st, 2015

parada

Parada de Sil. Creo que Yolanda JácomeYoli, va a ser un buena alcaldesa de Parada de Sil. Al menos esa es la impresión que llevo después de haber estado charlando un rato con ella. No porque tenga una mayoría cómoda (seis concejales son de su partido y uno de la oposición, que hará bien tanto en fiscalizar como en arrimar el hombro porque está claro qué quiere la gente), sino porque entré matando, cuestionando la cantidad de cemento que adorna el ayuntamiento, y reaccionó con firmeza en la defensa de su municipio.

Su gran problema es la población. Un vistazo a la evolución demográfica pone los pelos de punta. Quedan poco más de 600 personas viviendo en Parada de Sil, y la mujer va a intentar que la Xunta le eche una mano para disponer de vivienda barata. O sea, para poder atraer a parejas jóvenes. Porque si no, el futuro es realmente negro.

No le faltan arrestos a esta mujer. Parece que tiene buena ayuda (el segundo teniente de alcalde fue el primer edil durante ocho años), y ciertamente municipios como este, grandes y despoblados, no tienen muchas bazas que jugar. Hasta que alguien con visión de país tome las medidas que hay que tomar para estructurar el territorio y especializarlo. El futuro de Parada de Sil es -y quien discrepe que me demuestre lo contrario- el turismo. Una vez que se derriben todos los cortellos de cemento que lamentablmente adornan el municipio, claro está.

 

De webs y otras reflexiones

viernes, febrero 13th, 2015

Red Natura del río Tambre. Publico hoy, domingo de Carnaval, mi análisis semanal en el suplemento Mercados del periódico. Se me ha ocurrido pararme en el descoloque que significa internet desde el punto de vista turístico. Por supuesto que tiene enormes ventajas, pero la capacidad de manipulación por parte de indocumentados es tal que hace saltar las alarmas. Cojo el ejemplo de una web que tiene la ocurrencia de recurrir a lectores aburridos y pedirles que voten las mejores fiestas de España. Y sale lo que sale, claro. Hasta hace unos días el Carnaval de Laza no existía, e iba ganando una fiesta leonesa que nació cuando yo llevaba años trabajando en este periódico. Una broma de mal gusto, sí, pero una amenaza para el turismo de calidad.

Y digo también que hay cientos de webs turísticas gallegas anquilosadas. Alguna es brillante, como la de la A Cantaruxa Maruxa, la de la A Avoa María o la de la Casa Grande do Bachao, otras se lo curran aunque les falle la estética, y la mayoría de las que miro están ofreciendo precios del 2014 en el mejor de los casos. Defender el turismo es algo más que exigir a la Administración que haga cosas. Cada día soy más escéptico…

Viña Meín, un paraíso en O Ribeiro

martes, septiembre 30th, 2014

Viña Meín (Leiro). Eso es el paraíso, Mira que he venido veces y veces desde hace muchos años a Viña Meín, al lado de San Clodio, y siempre me parece más maravilloso hoy que ayer. Los años que pasan por el centenario edificio no lo deterioran sino que lo ennoblecen. Y de ello el responsable no sólo la política de su propietario, Javier Alén, sino los mimos que le da la familia que se ocupa del mantenimiento. Desde luego, podría estar mucho peor: es un pazo de turismo rural por el que pasa gente y gente, pero Cristina está en todo como antes estaba Visita. De manera que como sitio para pernoctar, magnífico. Lástima que no den cenas, pero a un kilómetro está San Clodio con su hotel monumento y un muy agradable mesón donde se da cita el vecindario.

El salón sigue siendo imponente, así como la balconada que mira a los viñedos. Cae el sol y, aunque lo hace por el otro lado, los reflejos se transforman en un baile de colores y luces para lo que me quedo mirando textualmente apampado. He tenido tiempo de saludar a Ricardo, una de las personas más francas y directas de O Ribeiro y que sabe mucho, un montón, de vino. Porque de Viña Meín sale uno de los mejores caldos del Ribeiro.

Y de eso publico hoy una pequeña pieza en nuestro suplemento “Terra”. Pero Viña Meín se merece mucho más.

 

Notable alto para el hotel rural San Jaime, al lado de Ourense

viernes, julio 18th, 2014

O Pereiro de Aguiar. Hasta aquí me ha traído este trabajo, hasta un municipio que en absoluto conocía. Lo había pasado rumbo a A Pobra de Trives un montón de veces, pero nunca había parado. De manera que me he pillado un tren, luego un taxi y a caminar y a ver cosas.

Desde luego, los paisajes sumiurbanos que crucé no se merecen el aprobado en estética, como se puede ver en las fotos inferiores. Mejor ni hablar de ellos. Pero quiero centrarme en el hotel San Jaime, donde, desde luego, no sabían quien era. Empezaré por decir que la comida -previamente encargada- fue estupenda. No sólo en la preparación en una cocina a la vista, separada del grato comedor por unas puertas acristaladas que permitían ver el buen hacer del personal. Ni un grito, ni un movimiento brusco, muy alto nivel de higiene. Y eso da tranquilidad. El servicio, excepcional, sin familiaridades ramplonas propias de cierto turismo rural.

El hotel está decorado con mucho gusto y sin estridencias. Todo el conjunto tiene esa sensación de tranquilidad, de las cosas bien colocadas sin histerismos por el orden. Muy buen gusto para la ornamentación. La piscina, pequeña pero protegida de visiones feístas.

En el capítulo de cosas a mejorar -porque el estar pegado a un edificio que mejor olvidar-, los pequeños detalles. ¿Chorradas? Pues sí, pero que desmerecen. ¿Cuáles? Por ejemplo, a la entrada a la izquierda hay alguna cacharrada que sobra. O la manguera por el medio. O las habitaciones estaban sin hacer (no pasa nada)… con las puertas abiertas (sí pasa).

¿El conjunto? Yo le pondría un notable bien alto.

 

 

 

Un precioso hotel a la entrada a la Ribeira Sacra desde Ourense

viernes, abril 18th, 2014

 

Penalba (Ribeira Sacra). Hace unos días cité de pasada el hotel O Remanso dos Patos en la pequeña aldea de Penalba, que viene quedando a la derecha poco antes de llegar a Os Peares, procediendo de Ourense (desvío señalizado). Una aldea que puede desaparecer cualquier día porque una autovía se la va a llevar por delante. Y O Remanso dos Patos tendrá que echar la llave. De manera que mi recomendación es ir allí cuanto antes, porque aunque en estos momentos no hay dinero para construir los túneles y el viaducto que significarán el RIP, cualquier iluminado puede animarse mañana a destruir aquel bello paraje.

Mucho estilo y mucha elegancia, demostrando que el lujo no está en el dinero que se gaste en los objetos sino que es la capacidad de crear una determinada atmósfera. Esa puede ser una buena definición para el hotel. La entrada, por un patio y tras un portalón tradicional sobrado de belleza, es buen lugar de acogida pero no permite adivinar para nada el tipo de decoración del interior, muy personalizada, huella propia irrepetible con aires inequívocamente franceses, ya que francés es Anthony, el propietario. Un comedor pequeño y muy acogedor (foto superior), romántico; una carta gracias a Dios corta con toques también muy personales como el paté casero de conejo con almendras o el bacalao provenzal. Luego, las habitaciones, con una de ellas considerada suite y con gran bañera de hidromasaje. Admiten perros (9 euros), pero piden una fianza de 50 euros, porque la experiencia es la experiencia.

Y un toque final que no debería de ser excepción en Galicia pero que lo es: hablan inglés, francés y alemán. O sea, la mirada puesta, también, en captar al cliente extranjero. Que es lo que nos interesa en Galicia ahora más que nunca.

La “italianizada” Rectoral de Anllo estrena nuevos gestores

martes, abril 15th, 2014

Anllo (Ribeira Sacra). De la Casa Grande de Rosende emprendí camino a la Rectoral de Anllo, a diez minutos la una de la otra. Una pista realmente complicada, estrecha, bastante bien señalizada aunque hay momentos de duda. La Rectoral de Anllo es de Lalo, pero ahora la ha alquilado a una pareja, y uno de los nuevos gestores, Nacho, es el que hace de guía. Le comento que cada vez es más difícil ir a los sitios, acostumbrados a las comunicaciones rápidas y poco acostumbrados a serpentear por asfalto que a duras penas merece tal nombre. Tiene reflejos el hombre, porque convierte la debilidad en fortaleza y resalta el estar aislado, en un paraje precioso y en un palacio de inequívocas ínfulas italianas. Mi memoria no es excelente, pero no observo grandes (ni pequeños) cambios en el interior. Tampoco en el exterior. Más lujo dentro que fuera. El único cambio sustancial es que ahora dan cenas y antes no.

Y cavando en una viña me encuentro a Lalo, que no me reconoce de buenas a primeras. Grata conversación, recordando otros tiempos e interesándome por su hija, Cristina, que era la que antes llevaba el día a día en este establecimiento de la Ribeira Sacra que se merece un sobresaliente.

La Casa Grande de Rosende, en Sober, unos cuantos años después

lunes, abril 14th, 2014

Rosende (Sober). Hacía muchos años que no iba por la Casa Grande de Rosende. Y Luisa está como siempre. Y Manolo Vieitez, lo mismo. Parece -sí, lo sé, es figura gastada- que no ha pasado el tiempo. Las imágenes del pasado permanecen claramente en la memoria, incluso ese par de kilómetros desde Canabal (carretera de Monforte a Ourense) donde se coge el desvío para ir a Sober y Rosende, unos kilómetros de sufrimiento estético, ejemplo puro de feísmo, de lo que no hay que hacer para atraer al turismo. Pero parece que eso es difícil de combatir, como me está quedando claro al rodar en el Land Rover de aldea a aldea, a cuál más mortificada por el cemento, el ladrillo y el mal gusto. Algunas de las muchas bodegas se merecen con justicia el calificativo de horripilantes, nichos donde no procede parar por mucho que su gente sea -no lo dudo- encantadora.

Pero decía que he recalado en la Casa Grande de Rosende, perteneciente a la marca de calidad Pazos de Galicia (la única que tenemos en el mundo rural). Hace un lustro fue asolada por un pavoroso incendio. Pero me da la impresión de que está todavía mejor que antes. La misma estética, la misma atmósfera pacega. Estilo, elegancia e historia a raudales. Nada ha sido desvirtuado aquí. Lo cierto es que Manolo juega con ventaja: es arquitecto, de manera que ha huido con conocimiento de la chapuza. Poco a poco ha convertido la Casa Grande en una referencia en Galicia y fuera de ella. Tiene la ventaja de que por allá abajo corre el río Cabe, dando forma a la tercera Ribeira Sacra (las otras dos son la del Sil y la del Miño), la más desconocida. ¿Y la más bella, quizás?

Una autovía amenaza la Ribeira Sacra

sábado, abril 12th, 2014

Penalba (Nogueira de Ramuín). Visita a la Ribeira Sacra, sobre todo la lucense, con una parada en la ourensana. Esa parada fue Penalba, una pequeña aldea con una treintena de vecinos a lo largo del año, población que se multiplica sobradamente por tres en vacaciones. También aumenta durante muchos fines de semana, cuando el hotel con encanto (mucho encanto) O Remanso dos Patos, recibe a los clientes, muchos de Ourense que tienen su comedor como meta, la mayoría de otras partes. Anthony, el dueño, recibe con cordialidad y con ganas de explicar la situación, terrorífica para él: de carambola se enteró -y fue el primero de la localidad- que por allí mismo pasa la A-76, y eso implica que en teoría se van a construir dos túneles y un viaducto  justo pegados a su establecimiento, lo cual amenaza ruina. Ocho proyectos que al parecer no se comunicaron a nadie para luego elegir uno también con nocturnidad.

Penalba está indignada. Los vecinos están aprovechando el buen día y el fin de semana para pintar grafitis y pancartas. Su local social desaparece engullido por la autovía. al parecer, le respondieron que eso no es Ribeira Sacra, lo cual es, simplemente, un escupitajo a la cara, un reírse en sus barbas si las hubiere: puro paisaje de Ribeira Sacra, viñedos históricos…

Contacto con un diputado autonómico y me responde que tranquilo, que nunca se va a llevar a cabo esa obra. Quedamos en hablarlo. Porque lo cierto es que, tarde dos o tarde diez años, en principio se lleva por delante la aldea y la historia de Penalba. Y lo peor para mí es que no logro imaginarme para qué hace falta esta autovía, excepto para gastar dinero.

La conclusión es clara: el turismo en Galicia no es prioritario. Mejor contratar a los palistas para que desmonten. Total, así -dicen- se crean puestos de trabajo. O sea, pan para hoy y hambre para mañana.

 

Dos casas de turismo rural bajo el paraguas de Galicia Calidade

jueves, noviembre 28th, 2013

Copenhague. Esto de internet es una maravilla. Uno está aquí y manda su trabajo allá en un abrir y cerrar de ojos. Gracias a eso publico mañana una reseña de dos casas de turismo rural, las únicas dos -y esto debería de espabilar a más de uno- que se encuentran bajo el amparo de la marca de Galicia Calidade. Están muy cerca la una de la otra, aunque no las una nada más que eso, la escasa distancia geográfica. Casa Brandariz (Arzúa) es conocida por su jarrete. Casa de Cacheiro, en la foto, es amada por aquellos que buscan un lugar muy tranquilo y muy bien cuidado, tanto el edificio en sí (por fuera y por dentro) como el entorno inmediato. Su jardín es ejemplo de cómo crear un entorno agradable y, desde luego, sin ninguna cuchillada estética. El crucero que se alza a la entrada realza ese carácter de respeto por el pasado.

El ejemplo de Casa Pousadoira, en Miño: cómo hacer cerveza en casa

jueves, octubre 24th, 2013

Preparación de la cerveza: cociendo el cereal

Red Natura del río Tambre. No soy amigo de Begoña y Miguel. No enemigo, por supuesto. Nos hemos cruzado en la vida media docena de ocasiones desde hace dos decenios, momentos gratos, cordiales. Y siempre los he admirado. Ella es una ingeniera agrónoma que desarrolló su proyecto de fin de carrera sobre la restauración hipotética de una casa de turismo rural… ¡y lo llevó a la práctica en Casa Pousadoira! Y desde entonces están batallando, sacando su negocio adelante. Son empresarios atípicos. No se conforman con abrir las puertas a quien llama a ellas, prestarle un servicio y cobrarle, sino que lanzan iniciativas originales y bien estructuradas. En primavera terminaron un cursillo de identificación de plantas medicinales que cualquiera encuentra aquí y allá, y no hace mucho remataron otro sobre instalaciones fotovoltaicas. Ahora sorprenden con otro más en el cual los asistentes aprenderán a elaborar cerveza en su propia casa. Dos días -1 y 2 de noviembre- para hacer algo distinto, llueva  o no. Y esas cosas, las originales, son las que se necesitan para desestacionalizar el turismo en Galicia. Por eso tengo un respeto por Begoña y Miguel.

¿Los detalles del cursillo? Esos los publico mañana en La Voz de Galicia. Excepto cambio de última hora, claro está, porque en periodismo nunca se sabe.

Mi libro sobre rutas empieza a circular

jueves, agosto 1st, 2013

Pontevedra. Publicar un libro siempre es una aventura. Total. Porque desde el momento en que sale a la calle ya no es posesión de su autor, sino de sus lectores. Y eso da miedo. ¿Cuál será el juicio? Lo habitual es que los amigos te digan que muy bien, que fantástico. Afecto obliga. Pero lo más bonito para un autor es recibir la felicitación -o sea, el nihil obstat– de gente que conoces poco, que no tiene compromiso alguno contigo, que no te debe nada o que simplemente es desconocida o casi. Los que vivimos de publicar rápidamente encontramos defectos. Y entonces uno se va hundiendo más y más en el sillón. El público en general no es tan exigente: quiere información clara, útil, que no se le engañe. Y en ese aspecto mi libro “Disfrutar Galicia. Senderismo. Rutas para todos” -lo juro, he hecho todas las rutas una a una- es muy honrado. Hoy me felicitó Rafa (no el director de Márketing de La Voz, que ese es otro tema), y no tenía por qué hacerlo, y eso hace sacar pecho. Luego me he conectado y me encuentro con un mail de Cándido, que tampoco tiene obligación alguna conmigo, y asegura que le ha gustado y transmite sus parabéns. Ya empiezo a salir de las profundidades. No tengo ni idea de cifras, de cómo va. La ventaja de que se distribuya con el periódico son dos: la tirada es increíblemente alta (y sobre todo teniendo en cuenta la tirada de los libros en Galicia) y en una semana tenemos las cifras definitivas de venta, no hay que estirar meses y meses. De manera que cruzo los dedos. Y en esas estamos, como suelo decir.

Acampamento O Caurel: un lujo para el turismo respetuoso con la naturaleza

lunes, abril 22nd, 2013

Seoane do Courel. Una maravilla. Hacía año y medio largo que no venía al Acampamento O Caurel y sigo diciendo que es una maravilla. En el interior de los bungalós hay de todo, nada falta, y el toque Ikea que le han dado en tiempos recientes les ha sentdado muy bien. Las cocinas (funcionales vitrocerámicas) son muy nuevas aún. Queda darle una vuelta a las camas (¿para cuando en Galicia los edredones en vez de las mantas?). Pero su gran activo es lo muy cuidado que está el entorno, y primavera -pajaritos cantando, árboles en flor- el establecimiento, entre el Lor y un bosque, luce espectacular.

Con la indispensable Maribel, que lleva al frente del negocio toda la vida, doy un repaso a la situación turística general. Me asombro de que no haya lista de espera para venir hasta aquí, sobre todo porque este mes todos los fines de semana los niños no pagan, y el bungaló sale por el -permítanme decirlo- ridículo precio de 45 euros por noche, mínimo dos noches. Ridículo porque más barato imposible. O mejor dicho, es posible, pero irrentable. Y un negocio, para que sobreviva y cree puestos de trabajo, tiene que estar en números azules. Así de elemental.

Galicia, desde luego, no puede perder un excelente atractivo del turismo respetuoso, de naturaleza y de calidad si el Acampamento O Caurel entrase en números rojos. De nosotros, los gallegos, depende. Y por lo que se ve, de los madrileños también, grandes admiradores de la penúltima sierra virgen que nos queda.

Gwyneth Paltrow y A Parada das Bestas

lunes, noviembre 19th, 2012

Gwyneth Paltrow jugando con Antón, el hijo pequeño de los propietarios de A Parada das Bestas

Red Natura del río Tambre. No sé por qué en esta mañana gris pero sin lluvia me he acordado de Gwyneth Paltrow. No he visto ni una película suya (en realidad, no veo cine, nada de nada, ya tengo una edad como para cuidarme), pero fue muy agradable estar con ella aquellos tres días de hace media docena de años en A Parada das Bestas. Compañeros de El Progreso intentaron acceder a la casa de turismo rural, en Palas de Rei, pero no pudieron. Fue una buena exclusiva nuestra, de La Voz de Galicia y mía, que me la trabajé en el más completo de los silencios y me salió bien. Había un trato: no publicar nada hasta que ella se hubiera ido, y así fue. Luego publiqué tres o cuatro páginas al domingo siguiente.

Dominando el español (sólo un error en un subjuntivo), Gwyneth era lo más humilde del mundo. La antidiva. Lo peor era quien la rodeaba. No su guardaespaldas, silencioso y educado personaje que hizo su trabajo con discreción, sino los que iban de figuras, un impresentable colaborador del New York Times (al menos eso él decía, vaya usted a saber con los fanfarrones, igual sólo había publicado uno o dos artículos) y un tal Marco Batali. Insufribles y creyéndose dioses. Alguien me dijo hace un par de meses que Batali estaba arruinado. No sé, me da igual.

Y recuerdo una jornada dedicada íntegramente al Camino de Santiago. En la televisión todo es mentira, y aquí no iba a ser menos. Estaban rodando Spain, on the road again… y valía todo. En el Camino iban en dirección contraria, había que chivarles los diálogos por micrófonos ocultos… En fin, que será normal, pero me pareció tan falso que me apartó todavía más de la tele.

Reencuentro (feliz) en Casa Cazoleiro

viernes, noviembre 16th, 2012

Grañanova (Meira). Este país tiene sus paradojas. Miles de bares y chiringuitos y de repente no encuentro ni uno. Estoy pisando el monte de A Marronda, municipio lucense de O Cádavo, y admito que no resultaría normal encontrarme un mesón por ese monte que me impresionó, pero no tanto como pensaba antes de salir de casa en mi viejo, viejísimo, Land Rover que acabará dejándome la espalda con textura de puré. Y sin duda no me impresiona porque mis conocimientos de botánica rozan la negatividad absoluta. Algún defecto debía de tener… Pero sí, el monte está bien, el bosque es bonito y sobre todo el contraste entre estas especies autóctonas en las que ya se cuela el eucalipto y sus vecinos es para reír o llorar, depende de cómo se lo tome uno.

Total, que he arrancado hacia el norte esperando encontrar algún sitio donde meterme algo entre pecho y espalda, por la sencilla y comprensible razón de que he desayunado a las siete menos cuarto de la mañana y el reloj marca la una y media. Va siendo hora. Pero no, no hay nada. Nada. O sea, cero. De modo que kilómetro tras kilómetro me acerco a Casa Cazoleiro con la esperanza de que no esté cerrada. Y no lo está. No hay mucha gente pero Álvaro, el dueño y viejo amigo, no para de un lado para otro. Siempre he pensado que este hombre no puede estar quieto.

Y así, entre oporto y jamón, con chorizo y fabada, transcurre la charla, siempre grata con él. Tiene proyectos, como siempre. Sigue hablando con mucho amor de los caballos con los que organiza rutas y le noto un tono de disgusto al referirse a los usuarios de los quads. Del paint ball no dice ni una palabra ni yo le pregunto, porque no encuentro cosa más tonta que jugar a la guerra, que es lo único que jamás puede ser un juego (junto con el pasar hambre). Se nota que le va bien y se lo digo. Reconoce que aguanta el tirón mejor que otros, pero confiesa que es a golpe de horas y más horas de trabajo. Y le creo. Pero también creo que de vacaciones totales Álvaro se aburriría. Y hacen falta muchos como él para sacar esta Galicia adelante.

Publico un (veraz) reportaje de O Cebreiro en medio del triunfalismo oficial

domingo, agosto 1st, 2010

Red Natura del río Tambre. Me he pasado un par de días en O Cebreiro, en el hotel de Pilar y Luis, unos viejos amigos ya emblemáticos en el Camino de Santiago. El fruto de mi estancia se puede leer hoy en La Voz de Galicia: tres páginas con poco texto y mucha excelente foto -como en toda la serie de Galicia Bonita- de Manuel Marras. En este país triunfalista de tronío y olé aunque luego ande lleno de lo que en Ferrol se llamaban señoritas del pan pringado, donde los visitantes a Galicia los cuenta la Xunta de millón en millón hasta la derrota final-porque así engañamos a los bobos, que somos nosotros, porque al resto del mundo no hay quien le cuele la idiotez de diez millones de visitantes en este año jacobeo-, mi reportaje tiene al menos un mérito: es absolutamente veraz. Gustará o no, pero lo que se dice es rigurosamente cierto en lo que se refiere a ese par de días: existe Almudena, existe Ovidi, existe Erika y existe el hecho de que ha disminuido alarmantemente el número de peregrinos y viajeros en general. Por no hablar del escaso gasto que hacen.

Luego hay anécdotas. Por ejemplo, el corrector de estilo de mi periódico se ha pasado de listo, pero eso sucede hasta en las mejores familias. Ignora que en toda esa parte de Lugo la manera cariñosa de dirigirse al personal es con un “mona”, que ha tenido a bien censurar. Y más anécdotas: pinchen aquí y lean este reportaje, muy bueno y también de mi periódico, que sale hoy en la edición de Santiago.