La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Sitios para comer’

Desde el Vikingeskibsmuseet de Roskilde: ¡Feliz cumpleaños, futuro!

lunes, marzo 12th, 2018


Roskilde.
 En Roskilde hay nieve por todas partes. También hay gente por todas partes. Y unas docenas de niños tirándose en trineo por un gran desnivel de uno de sus parques. Las aceras y viales empedrados están impolutos, y la gente pasea como si el calendario indicara que estamos en primavera. Todo el mundo sale, a comprar o a comer fuera, pero sale y cumple el viejo axioma de que no hay mal tiempo sino mala ropa.

Así que tras vagar un rato y ver un par de lugares interesantes, pasado el mediodía recalo en el café del complejo del museo vikingo, un edificio de madera con esa sencillez elegante que es marca de este país. Me siento al lado de un grupo de una docena de personas. Celebran -no en silencio, pero sin subir el volumen ni siquiera cuando ríen- el 21 cumpleaños de una de las chicas. Hay cuatro adultos, quizás padres o tíos, y el resto es eso, juventud que arranca la veintena. Alegres. Se dan pequeños regalos, un par de botellas igualmente pequeñas, un libro y cosas así, todo muy personal y nada espectacular. La bandera danesa en el medio de la mesa de madera.

Y entonces me doy cuenta: uno de ellos soy yo. O podría ser yo. Tenía esos 21 años cuando llegué por primera vez a Dinamarca, un par de ellos más cuando recalé en Roskilde.

Y es ahora el momento en que ante los ojos aparece el futuro. Que es no mío, sino de esa chica danesa que hoy cumple 21 años. Nunca lo sabrá, pero… ¡Felicidades!

Pimientos “al” Padrón… ¡en Durham!

miércoles, noviembre 29th, 2017

Durham. ¡Menuda sorpresa! Keith y Penny me han llevado a comer a un local español. Un camarero boliviano que es un crack y no para de hacer bromas, otro catalán. Una carta muy extensa sólo de tapas. Y por ahí aparece, en pleno noviembre, pimientos al Padrón. O sea, que no tienen ni idea de qué se trata. Piensan que es una manera de preparar los pimientos (los traen poco fritos), y desde luego ignoran que en noviembre no hay pimientos de Padrón. De bebida, Estrella de Galicia (¡eso sí que es una sorpresa!).

Por cierto, la decena de pimientos… no picaron.

Arrayal 39, un buen restaurante en Tui

miércoles, noviembre 8th, 2017

Tui. Por segunda vez unos amigos me han llevado a comer al restaurante Arrayal 39, edificio que en su día perteneció a un conocido político. Y por según vez salí contento. No es que nadie se vaya a encontrar algo insólito, pero sí un ambiente muy acogedor, un trato cordial y profesional, y una buena carta en la cual, para mi gusto, destacan los pescados. Las raciones, abundantes. El precio… pues ese es el misterio: iba invitado. Pero volveré de incógnito.

 

 

A Muller Mariña, un lugar para comer en Estaca de Bares

viernes, junio 16th, 2017

Porto de Bares. En Porto de Bares hay tres sitios para comer. Elijo A Muller Mariña, donde jamás había entrado. Hay algo que me tiraba y tira para atrás: abre sus puertas justo en el borde de una pista polideportiva, ese suelo verde que se ve en las fotos, y si a mí o a Perico de los Palotes nos da por jugar un partido, no hay quien pueda evitarlo, y ello no debe ser muy cómodo cuando uno está reponiendo fuerzas.

Comimos realmente bien y, de saber cómo iba la cosa, hubiéramos pedido algo menos. Nos llamó la atención los platos, que personalmente me parecen horrorosos aunque valoro de forma positiva el hecho de querer tener unas señas de identidad propias.

Me dio la impresión de que la cocina no lograba seguir el ritmo de la llegada de abundante clientela, aunque nosotros no tuvimos ni el mínimo problema. Precios medios tirando a bajos y, en algún plato, bajos. Raciones medias tirando a grandes excepto en la merluza, que era normal (por cierto, riquísima; las patatas, excelentes, requerirían un poco más de calor). ¿Amabilidad? A raudales.

Semáforo de Bares: casi, casi…

martes, junio 13th, 2017

Semáforo de Bares. Descubrí hace decenios el semáforo de Estaca de Bares, unas ruinas lamentables situadas allá arriba tras una cuesta por un camino algo ancho que me dejó sin aliento, con Porto de Bares y la playa de A Concha a los pies. Una mirador excepcional. Me alegré cuando se recuperó todo aquello y se convirtió en un hotel de naturaleza muy barato para lo que es. Yo no me lo puedo pagar salvo que un día me diera un capricho muy caprichoso, pero sí, muy barato, porque hay habitaciones que no llegan a los 60 euros. He mirado ahora mismo otro hotel que podía ser homologable en Gales y de menos de  200 euros la noche no hay nada. La oferta de cualquier zona tiene que pensarse para todo el mundo. O sea, tiene que haber un hospedaje (lo hay en Porto) y tiene que haber un hotel de lujo como es este.

Pero a pesar de ser de lujo, la entrada (foto superior) desanima. O al menos me desanima a mí. Aquello parece una tasca o mesón como hay otros, sin encanto alguno, con un cartel de helados que rompe toda la estética. Eso es muy mejorable. En lo que respecta al servicio, no solo profesionalidad sino también mucha amabilidad.

Un lugar maravilloso. Un lugar con futuro. Sólo le falta ese par de detalles.

Mi visita a O Rincón da Baiuca, ante Muxía y en la Costa da Morte

martes, mayo 30th, 2017

Red Natura del río Tambre. Publico hoy una crónica amplia sobre un lugar ante el que había pasado varias docenas de veces y no me había detenido: O Rincón da Baiuca, una pensión con encanto a la entrada de Muxía. Me recibieron con un cierto recelo, educados  Carolina y Manuel, pero con la mosca tras la oreja, a ver qué quería ese periodista. Espero que a estas alturas no haya ninguna duda de que lo único que quería hacer era cumplir con mi trabajo.

El negocio se dedica mucho a las excursiones, y sus tres comedores están llenos ya desde ahora. Eso fue lo que menos me interesó. Preferí ver las habitaciones, siete, tirando a clásicas pero con toques de color -distintos en cada una de ellas- que permiten la alegría cromática y el contraste. Amplias en general, y con luz todas ellas.

Si alguien quiere dormir a tiro de fusil de Muxía, en plena Costa da Morte, pero sin el minúsculo agobio de encontrarse en medio de la villa, muy frecuentada ahora por peregrinos de todas partes del mundo, este es su sitio.

45 euros por entrar a una conferencia sobre el Camino de Santiago

domingo, noviembre 13th, 2016

a3

Headlam Hall. Hay dos maneras de enfocar la reunión a la que he asistido hoy. Una es la política. La otra es la cultural.

¿Dónde estuve hoy? En un acto que comenzó a las 10.30 y acabó a las 14.45. En un hotel de mucho lujo en medio de la nada y en el que tras el té de bienvenida de rigor fuimos invitados a pasar a una sala y sentarnos en mesas redondas -cada uno en el sitio asignado- para escuchar a una profesora jubilada hablar sobre el arte en el Camino de Santiago, en el Francés.

a1

A la larga y muy correcta conferencia siguió el lunch: un vaso de vino o agua del grifo, una pechuga de pollo muy bien presentada y un postre de chocolate o ensalada de frutas.

El enraizamiento de la democracia en la sociedad civil se veía ahí: una estructura social sólida, rígida. Nadie estaba por estar. Gente de mucho dinero -menos yo, claro- que había pagado casi 45 euros al cambio para escuchar a una profesora jubilada, y que había soltado algunos más en una rifa benéfica. Y todos los beneficios, para el Art Fund, una entidad sin ánimo de lucro que protege el arte y los museos, y una de cuyas representantes me invita a conocer la gran colección de zurbaranes que hay muy cerca de allí, en Auckland Castle.

Y con esa dimensión profundamente política, otra cultural. Porque no sé si allí había alguin por puro compromiso o no, pero desde luego nadie se perdió ni una palabra. Y es que el Camino de Santiago embelesa.

a2

 

Cruzar a la isla de Lindisfarne en medio de una buena tormenta

miércoles, noviembre 9th, 2016

a1

Lindisfarne. La tormenta es de las que hacen época. Y a las primeras de cambio, como siempre, carreteras inundadas. Un enorme y completo arco iris enmarca el castillo de Bamburg, impresionante desde el sur. Al contrario de lo que sucede en Galicia, las olas están muy juntas, juntísimas, y presentan un aspecto monstruoso y devorador porque dan la impresión de que toda la tierra se va a poner a vibrar como el mar. Y en la tierra estoy yo.

Amainó un poco. Quizás por eso pueda pasar el causeway de Lindisfarne, tres kilómetros de los cuales 200 interminables metros no són más que el Atlántico moviéndose sobre una carretera que queda unos centímetros más abajo.

Lindisfarne está como en el verano… pero con mucha menos gente. Y la que hay es típica británica, forrada con buena ropa contra la lluvia y el frío.

Y una buena parte de esa tropa está en Crown and Anchor. Con un par de excepciones, soy el más joven, porque este es un país donde la vanguardia de los senderistas no veraniegos son los jubilados. Y los perros, claro, y por eso comercios y pubs anuncia bien claro que tales animales son bienvenidos. De los gatos no dicen nada, por suerte.

a2

La atmósfera en el pub es sencilla, grata, respetuosa. Muy auténtica. Nadie levanta la voz en medio del relax –eso queda para las risas, que harán acto de presencia en cuanto el Sol se ponga- y la alegría humana que se respira. Todo un símbolo de un país que para mantener su tradiciones –no todas recomendables, créanme- ha votado Brexit.

Que no pase desapercibido el bar tapería Sotoverde, en el corazón del casco histórico de Pontevedra

domingo, octubre 23rd, 2016

soto

Pontevedra. Lo difícil, en Pontevedra, es elegir dónde comer. Su casco histórico está impoluto, con todavía muchos cables pero sin duda es, con el de Santiago, el excepcional de Galicia. Y la hostelería se está forrando. Al final me animo por un sitio pequeño y recogido que no parece gran cosa pero al menos estaré tranquilo. Se llama Sotoverde.

Que las apariencias engañan no lo voy a descubrir yo. El sitio por dentro resulta muy acogedor, estrecho y abriéndose al final en un pequeño comedor de estética cuidada. Porque como mucho y de maravilla a un precio mediano tirando claramente hacia abajo. El trato es de esos que hacen sospechar que saben que uno puede publicar, pero está claro que nadie sabe quién soy o quién dejo de ser. En suma, un lugar muy recomendable. Volveré.

Mesón O Castelo, en Lugo: críticas en Tripadvisor, pero yo lo recomiendo

jueves, octubre 13th, 2016

l3

Lugo. Recalo una vez más en Lugo. Esto está animado. Las calles de los vinos, saturadas de terrazas. Busco un sitio más tranquilo y voy casi hasta el final de una de ellas y entro en O Catelo, un mesón estrecho y cuidado que se anchea al final. Precioso sitio con una gran variedad de vinos. Gente amable con cocina rápida.

Tomo de primero unos langostinos crujientes. Traen una salsa que no identifico y demasiado líquida para mi gusto, plato muy bien presentado.

l2

De segundo, unos chipirones a la plancha en su punto y con otra excelente presentación.

l1

Las raciones no son grandes, pero llenan el ojo, algo que también tiene su importancia.

Al final pago un precio medio muy normal. No se puede pedir más. Eso sí: su web es penosa.

Lo recomiendo… aunque en Tripadvisor tiene opiniones realmente malas.

 

Mesón Alameda, en Ponte do Porco: gente amable que ve pasar peregrinos

martes, septiembre 27th, 2016

lambre

Ponte do Porco. No es un sitio maravilloso Ponte do Porco, ayuntamiento coruñés de Miño, pero podría serlo a pesar de la barbaridad estética que es la Autopista del Atlántico. Como otros tantos núcleos, entre lo que se dejó hacer y el poco cariño estético que el gallego tiene a su casa, degeneró en lo que degeneró. Conoció tiempos mejores, sin duda, y encima tuvo la suerte de que el itinerario oficial del Camino Inglés a Santiago pasa por ahí, por ese puente que levantó Isabel II cuando ni un peregrino se dirigía a Santiago desde Ferrol (el puente gótico, el auténtico, se mantiene en pie río arriba).

Desde hace muchos años abre ahí sus puertas el mesón Alameda, al lado del porco bravo pétreo heredero de aquel que dio nombre al enclave. Nunca comí en él, pero sí tomé unas cuantas veces la tapa de exquisitos callos que me ofrecieron. Hoy recalé allí para tomarme un café mientras inventariaba los desastres del Camino Inglés (que llega allí por duro asfalto en vez de por las estupendas pasarelas de madera, por ejemplo). Y han sido, como siempre, amabilísimos. Lo cierto es que da gusto parar aunque sea para que le animen a uno.

El comedor es sencillo y de tamaño tirando a pequeño, por eso quien quiera ir a comer, con unas vistas estupendas sobre la desembocadura del río Lambre (topónimo prerromano), mejor que reserve.

¡Noticia! Un chiringuito que merece la pena en la playa de Area (Viveiro)

miércoles, julio 20th, 2016

area

Playa de Area (Viveiro). No me gustan los chiringuitos de playa. siempre me han parecido sitios cutres donde te tratan como mínimo con displicencia. Dudo mucho de las condiciones higiénicas de lo que allí se vende. Y me parecen un invento carpetovetónico, típico de la España pasada que no debería haber llegado al siglo XXI. De manera que no los frecuento.

Pero me he encontrado en la parte más salvaje de la costa lucense -que la están destrozando a base de abrir pistas y más pistas- con muy poco tiempo para comer y con un huevo cocido como toda munición. Así que aceleré el Land Rover y en 10 minutos me planté en la playa de Area, territorio de Viveiro sabiendo que no iba a parar en alguno de sus ciertamente lujosos restaurantes.

Y de repente vi a la derecha un chiringuito blanco, impecable. El único ante mis ojos. Así que me senté en la única mesa libre y aclaré que estaba trabajando, que tenía poco tiempo, que comería cualquier cosa que estuviera preparada… El chaval, amable, se lo dijo al dueño y cocinero, que salió como suele: a correr, agobiado, intentando ser amable pero muy tenso, que me explicó -poco menos que diciéndome que o eso o aire- que tenía muchas encargas y que carne a la brasa con “papas arrugadas”. Amén, claro está, y resultó no sólo que venía un buen chorizo también, sino que todo estaba exquisito.

No se puede pedir profesionalidad en un sitio así. Todo son carreras y retrasos, la cocina es mínima. Pero el ambiente era agradable, el sitio estaba limpio, la comida excelente y el precio tirando a bajo. ¿Qué más se puede pedir? Pues eso, que si vuelvo a Area recalaré allí de nuevo.

 

En O Almacén 14 años después y disfrutando de la cocina de Nando Blas

martes, julio 19th, 2016

almacen

Cervo. Después de 14 años he vuelto a dormir en O Almacén. En ese período de tiempo comí aquí en un par de ocasiones, y lo hice tan bien como hoy: unas almejas impresionantes y un bacalao a la plancha en su punto. Nando Blas no ha perdido ni la maña ni la fuerza para salir adelante. Él y su hermano Santiago fueron pioneros en el mundo rural gallego,y de hecho O Almacén comparte el cronológico número 1 con otros pocos que se abrieron al mismo tiempo. El impresionante edificio sigue igual, pero mejor. Mi habitación lo demuestra.

La crisis los ha golpeado duramente. Ellos se han negado a rebajar la calidad, y lo que se comía y se come sigue siendo simplemente lo mejor. Les ha costado y lo reconocen, pero parece que vuelven a sonreír. Porque Galicia no puede permitirse quedarse sin uno de los buques insignia de A Mariña lucense.

 

También yo “ataco” Lindisfarne

miércoles, junio 15th, 2016

d2

Lindisfarne. Todo un ejemplo. La isla de Lindisfarne, cuya carretea de acceso queda bajo las olas cuando sube la marea, constituye un gran ejemplo de cómo explotar turísticamente un hecho histórico. Porque el 8 de junio del 793 su abadía fue arrasada por los vikingos: era la primera vez en la historia que los nórdicos se lanzaban a conquistar y saquear otras tierras. Comenzaba así la llamada Era Vikinga.

Y el 9 de junio de 1.223 años más tarde de ese ataque me planto yo en la isla, convencido de que voy a estar solo y tomando las precauciones anímicas pertinentes para cruzar los 5 kilómetros de causeway, esa carretera que hoy ha quedado expedita –gracias a la Luna- poco después de las 10 de la mañana.

Temores infundados. El agua se halla a por lo menos un kilómetro de distancia, el firme es sorprendentemente bueno y el sol anima. Ningún problema

Y como adivino no tengo precio, en el enorme y caro aparcamiento al aire libre debemos que irnos a una esquina para poder dejar el coche: aquello está abarrotado, sobre todo de jubilados. La fila de personas-hormiga rumbo al castillo, la gran atracción, me dejó tan asombrado que no fui capaz de reaccionar y hacerle una foto.

Yo, a lo mío. Giro por un par de callejuelas muy concurridas y me adentro, al fin, entre los muros de la abadía. Sé que no son los retos de aquel ataque sin duda despiadado, aquí huele a gótico, pero el lugar, el suelo, es el mismo. Y me siento parte de la historia.

d1

Antón Veiras sigue con el listón alto

lunes, mayo 2nd, 2016

anton veiras

Ordes. He vuelto a ver una casa de turismo rural, Antón Veiras, que hacía un par de años que no visitaba. Buena noticia: el dueño no me reconoció inicialmente, así que pude fisgonear con una cierta libertad. Está como estaba, con un nivel estético muy alto, cordialidad tras la barra -tiene un bar público- y una muy buena comida servida en uno de sus dos comedores (más un reservado) con un precio medio tirando bastante a bajo. Además, el Camino Inglés bordea este establecimiento a su paso por Ordes. Sitio recomendable.

Mis cinco recomendaciones para comer en Galicia en esta Semana Santa

miércoles, marzo 23rd, 2016

m1

Red Natura del río Tambre. Desde luego, seleccionar sólo cinco sitios para comer bien en una comunidad como la gallega es misión imposible por completo. De manera que la recomendación, siendo honrada, es totalmene subjetiva. No por favoritismo a nadie, sino porque los criterios de exclusión de un par de centenares son sencillamente injustos. Nunca me he creído en posesión de la verdad, pero sí de la profesionalidad, de intentar hacer las cosas bien y nunca, nunca, engañar al lector, que es lo más canalla que pueda hacer un periodista. Con esas salvedades iniciales, estas son mis cinco recomendaciones para estos días, e incluyo entre paréntesis cuándo comí allí por última vez (la foto superior corresponde a la Casa Grande do Bachao, otro templo de la gastronomía):

1/ Punta Cabalo (A Illa de Arousa). Sé que es un lugar discutido por algo colateral a la gastronomía: la colocación de sus baños, fuera del edificio. Y es que punta cabalo es el único faro de Galicia donde se puede comer. Lugar pequeño, precio medio tirando a bajo. (En el verano pasado).

m1

2/ As Eiras (Lires-Cee). Uno de los santuarios gallegos de la comida tradicional. Cocina de producto con inequívoco mandato del marisco y el pescado. ¿Qué pescado? El que toque. Habrá dos o tres, porque eso es lo que habrán conseguido sus vecinos en ese momento. Precios bajos. (Hace 10 días).

m1

3/ Finisterre (Caión-Laracha). En la plaza en torno a la cual vive esta antigua localidad ballenera. Local muy sencillo, auténtica casa de comidas de las de siempre. Mariscos, pescados y un gran pulpo á feira. (En otoño pasado).

m1

4/ A Veiga (Samos). A la entrada en la pequeña villa según se procede de Sarria. Edificio moderno con gran comedor, bonito y con una vista excelente sobre el río. Comida tradicional de montaña con unas carnes de notable muy alto. Caldo exquisito. (El mes pasado).

m1

5/ A Parada das Bestas (Palas de Rei). Una de las mecas de la peregrinación gastronómica en Galicia. Ha recuperado platos de peregrinos. Paletilla de cordero de sobresaliente. Numerosos platos para hacer las delicias de los vegetarianos. Precios medios. (Hace dos semanas).

Un ejemplo de la nueva cocina con productos de siempre

Cinco sitios para ir en Semana Santa en Galicia: 2/ El santuario de O Facho

sábado, marzo 19th, 2016

m6

Red Natura del río Tambre. Desde que lo descubrió, me quedé enamorado de él. Y además está encarrado en el misterio. Es el castro-santuario que se alza en la salvaje Costa da Vela, donde -¡una vez más!- vuelve a sobrar asfalto, que parece que avanza inexorable, dispuesto el alcalde de Cangas a eliminar tierra, árboles y helechos, que de eso ya hay mucho en Galicia. es Berobriga, el monte Facho, edificios y terreno dedicados al dios Berobreo. Cierto: no es la primera vez que escribo de semejante paraíso, pero tampoco será la última. ¿Y por qué recomiendo ir hasta allí?. Estas son mis razones:

1/ Una parte está excavada gracias a la constancia y pericia de mi amigo José Otero, de manera que los amigos de entender el pasado tienen ante los ojos una lección de historia.

m4

2/ Las vistas desde allí son impresionantes, con las islas Cíes al fondo.

m3

3/ A pesar de que el ascenso final es corto, tira lo suyo, pero es posible ir con niños sin ningún problema.

m2

4/ En sus cercanías abre sus puertas este restaurante, donde aseguro que se come muy bien a un precio medio, buena atmósfera y excelentes almejas.

m5

 

5/ Los amigos de caminar lo tienen fácil, por una pista de tierra que conduce a los tres faros y a la virginal playa de Melide. El recorrido lleva no menos de un par de horas sin apurar el paso.

m1

 

 

 

Cinco sitios para ir en Semana Santa en Galicia: 1/ Lires (Cee-A Coruña)

viernes, marzo 18th, 2016

l1

Red Natura del río Tambre. Descubrí Lires haciendo un trabajo allá por 1978 ó 1979, y desde entonces me quedé enamorado de la ría más pequeña de Galicia, a pesar de que la piscifactoría sigue allí contaminando las aguas de su playa. Una contaminación que no se ve pero que desaconseja el baño. En cualqueir caso, serán pocos los que se animen a dar un chapuzón en esta Semana Santa. No porque hoy llueva, ni que mañana y pasado vayamos a tener el mismo tiempo (luego viene el sol), sino porque de 17 ó 18 grados no vamos a pasar. Estas son mis cinco razones para ir uno de estos días a Lires:

1/ La belleza de la playa de Nemiña, con una taberna auténtica en el extremo norte donde tomarse un vermú.

l1

2/ Un excelente sitio para comer como es As Eiras, con la impagable Lita en los fogones.

l1

3/ El Camino de Santiago pasa por el medio de la localidad.

ñ1

4/ Donde los ríos Castro y Grande rinden sus aguas se siguen pescando lubións a la manera tradicional.

l1

5/ En cualquier parte de sus bosques de pinos te puedes encontrar una ardilla.

ñ1

Los originales bungalós del cámping Canón do Sil, en la Ribeira Sacra

miércoles, agosto 26th, 2015

P4

Parada de Sil. No resulta cómodo llegarse a Parada de Sil. La carretera desde Vilariño Frío es más galesa que galega, estrecha, con muchas curvas y botando el Land Rover sin parar. El pueblo no parece gran cosa, pero rápidamente hay que girar a la izquierda para buscar Castro, una aldea que recibe con un chamizo de cemento, con el cámping Canón do Sil en el centro, ocupándola e invadiéndola. Ahí está Silvia, mi contacto telefónico, ojos nórdicos, muy amable. Todo son facilidades.

La web, que fue lo que me llamó la atención, no hace justicia al cámping: este es mejor, mucho mejor. No la tierra, que parece dura y seca, difícil pensar que alguien acampe ahí una quincena si no tiene buenas colchonetas, sino la concepción, la arquitectura.

Todo tiene un aire nórdico con materiales del país: teja gallega, piedra en los bungalós, un comedor muy acogedor y en todas partes frases de amor, de tranquilidad. Y ese en todas partes incluye las paredes interiores de los bungalós. Así que si usted tiene mala uva permanente, no venga. Y si la tiene pasajera, lléguese al cámping para que le vuelva la sonrisa a la cara.

P7

El helipuerto, con sus dos espectaculares e insólitas rampas, ha sido tapado con arena. Órdenes de arriba, de la Xunta. Bueno, de eso no sé nada, seguro que hay razones aunque yo, ignorante, ni las atisbo. Pero lo que me sorprende sobremanera es que tres bungalós de inequívoca huella nórdica hayan sido mutilados por orden de la propia Xunta porque, según me dicen en el cámping (conste: es la única fuente), alteraban el paisaje. Eran –e invito a verlos- una nota de modernidad absolutamente imprescindible en una Ribeira Sacra anquilosada. Porque los que piensan que ésta será patrimonio de la humanidad sólo conservándola, y si es posible retrotrayéndola a mil años atrás, están totalmente equivocados. Y ya sé que no suelo ser tan radical, pero en este caso lo repito: o la Ribeira Sacra pone un pie en el futuro o sólo tendrá pasado.

 

Cómo comer mucho, bueno, barato y en un sitio estupendo en Malpica

viernes, agosto 7th, 2015

malpica2

Malpica de Bergantiños. Nunca antes había comido en la Casa del Pescador de Malpica, aunque es un edificio singular que suelo visitar cada vez que voy a esa localidad de la Costa da Morte. Que voy poco aunque fui mucho. Local muy agradable, con estupendas vistas al puerto y obras del mismísimo Urbano Lugrís. O sea, una maravilla.

Ahora está lleno de gente, pleno verano, gente joven atendiendo tras la barra, mucha eficacia. Se está tan bien que decido comer allí mismo una ración de algo. La carta es generosa y los precios, muy bajos, tanto que llegan hasta mosquear un poco. Pero no, no son raciones pequeñas, sino justo lo contrario: enormes.

Puestos a buscarle algún defecto, quizás a la gente que lo lleva -sin duda desbordada por tanto cliente- le falta en la acogida un poco de lo que los británicos llaman friendly. No es que sean fríos, pero lo parecen. Una sonrisa o una palabra siempre se agradecen. O al menos lo agradezco yo.