La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Rutas’

Remontando el río Ulla

lunes, julio 2nd, 2018

Ayer, domingo, remonté de nuevo el río Ulla tal y como hizo el Apóstol Santiago hace casi dos milenios. Entre los buenos amigos que me encontré a bordo, Rafael Sánchez, bibliotecario de Tui.

 

Unos folletos modernos de la ría coruñesa de Muros y Noia

miércoles, febrero 8th, 2017

 

Red Natura del río Tambre. Lo (relativamente) malo de tanta sequía pasada es que uno acumula papeles y papeles, enlaces y enlaces, para leer cuando llueva tanto que no se pueda salir. Aunque siempre se puede salir, porque, como dicen los daneses, “no existe el mal tiempo, sólo hay ropa mala”. Cierto: allí la ropa es buenísima y carísima. Pero uno sale en pleno temporal y se va a pasear por la costa, algo a lo que no son muy aficionados los gallegos.

De manera que aquí estoy clasificando folletos y más folletos, muchos de ellos traídos de Fitur. Y me encuentro con unos deplegables de rutas en coche, andando o en bicicleta por la ría de Muros y Noia muy modernos, no excesivamente prácticos pero sí útiles y que, excepto el de touring, como dicen ellos (o sea, la ruta para hacer en coches. ¡Qué anglicismo más innecesario!), aportan y aportan mucho. Lo curioso es que aquí se escapa como de la peste de los trípticos, que es el formato mucho más empleado en todo el norte de Europa, ya que se meten en un bolsillo lateral del pantalón, en uno pequeño de la mochila o se llevan en la mano sin que molesten.

Pero estos son bonitos, muy bien diseñados y, disquisiciones aparte, buenos. Por lo menos en esa ría están empeñados en modernizarse. Que cunda…

 

 

De apenas saber andar a defender una tesis sobre San Andrés de Teixido

lunes, octubre 31st, 2016

m2

Ferrol. Hace años cogía en brazos a una niña que apenas sabía andar. Iba de vez en cuando a su casa, ya que su padre es mi gran valedor en el periodismo y mi gran referente. Yo tenía entonces 16 ó 18 años. Más tarde, en alguna ocasión llevé a esa niña a comprar algo o de excursión, junto con su hermana mayor. Cada vez más me hice asiduo de aquella casa ferrolana de la calle Dolores, donde los debates entre su padre y yo se hacían interminables.

Nunca pedí el contacto con aquella niña de ojos tan claros y sonrisa permanente. La vida, claro, nos llevó por vías y senderos distintos, pero siempre sabía dónde estaba y qué hacía, entre otras cosas porque desde mediados de los años 80 su padre y yo compartíamos jornada laboral en la redacción de La Voz de Galicia.

El tiempo ha ido pasando. Y hoy es uno de esos días en los que me doy cuenta de ello. Madre de tres hijos adolescentes, hoy Mavi Lezcano ha leído su tesis doctoral

Lo de menos es su merecido sobresaliente y propuesta para cum laude por su estudio sobre San Andrés de Teixido, onde vai de morto quen non vai de vivo. Lo importante, lo relevante, es que, tantos años después, sigue con los ojos claros y la sonrisa permanente. Y que me siga considerando su amigo.

 

 

El esplendor de O Rostro, inalterable a pesar del abandono

miércoles, octubre 26th, 2016

rostro1

O Rostro. No se trata de saber si es la playa más salvaje de Galicia o la segunda de la lista, la más bella o ese título lo ostenta otra. La de O Rostro es, sencillamente, impresionante. Y muy peligrosa. Tan sólo algunos surferos -cada uno se la busca como quiere- se atreven a meterse en esas aguas algunos días del verano. No hay chalets, ni bloques de apartamentos, ni chiringuitos en lontananza. La reconocida hispanista danesa Grethe Christensen, cuando llegó hasta ella, se quitó en silencio el calzado y la recorrió entera, extasiada.

Vuelvo a ella siempre que puedo. No a tomar el sol, Dios me libre. Y además porque ahora no hay sol. Es tan esplendorosa en verano como en invierno, y cuando llegan los temporales alguien se debería de poner ahí a cobrar entrada.

Pero toda alegría tiene su pena, y la foto de abajo, tomada en el extremo sur de esta playa fisterrana, la expone bien a las claras. Colocar un panel nuevo o retirar simplemente ese destrozado no debería demorarse, perdidos entre debates de a quién le corresponde hacerlo. Porque está claro: donde el ser humano plasma una idea que a él le parece genial deviene siempre el abandono. Para muestra, un botón. Si yo fuera el alcalde de Fisterra haría algo de inmediato.

rostro2

 

 

 

 

 

Una lanza por O Camiño dos Faros

miércoles, octubre 12th, 2016

faro

Malpica de Bergantiños. Tenía pendiente dedicarles unas líneas a los que con mucho empeño, mucho esfuerzo y quizás mucha incomprensión han sacado adelante O Camiño dos Faros por la Costa da Morte coruñesa. Tengo que decir también que en varias ocasiones me han invitado a ir con ellos y recorrer alguna de las etapas que conforman esos 200 kilómetros inigualables. Nunca fui, quizás porque conozco bien ese trozo de Galicia, quizás porque en aquellos momentos no me encajaba en la agenda, quizás porque no me gusta caminar en grupos de docenas de personas.

Pero esa gente, a quien no conozco de nada, ha dado ejemplo a la Aadministración y ha demostrado que cuando se quieren hacer las cosas, se hacen. En tiempos del socialista Pachi Vázquez, la consellería que encabezaba lanzó la idea de hacer eso mismo, y todo se quedó en nada. No sólo porque el PP ganó las elecciones, sino porque era humo. El propio PP intentó hacer algo sin entender que el sendero con que la Unión Europea quería unir Polonia con Lisboa era eso, un sendero, y construyó con dinero de Bruselas la Senda Ártabra a la altura de Ferrol, que agoniza en el más absoluto de los abandonos.

Menos mal que llegó esta asociación. Los trasnos, se llaman a sí mismos. Galicia tenía que hacerles un monumento. Pero este país es así.

(La foto la he hecho antes de que cayera toda la lluvia que cayó en la ermita de Santo Hadrián, que se ve al fondo, en el cabo del mismo nombre, Malpica de Bergantiños).

 

 

Rego de Pedra, una preciosa ruta en el parque natural pontevedrés Monte Aloia

jueves, septiembre 22nd, 2016

aloia0001

Red Natura del río Tambre. Publiqué ayer una página sobre una ruta preciosa por el parque natural del Monte Aloia, en el sur de la provincia de Pontevedra y muy cerca de Tui. Se llama Rego de Pedra porque artistas populares anónimos han creado eso, un “rego” de granito. O sea, una canalización de más de 600 metros para llevar agua a los prados de la parte inferior del monte, los de la aldea de Frinxo.

Estuve haciendo la ruta unos días atrás, con tiempo idóneo para caminar. Fue una jornada estupenda a lo que contribuyó la cálida bienvenida en el centro de recepción. Calidísima, para ser más exactos. Tanto que pensé que había dicho que iba a publicar una ruta en mi periódico, pero no, me había identificado como lo que era, un ciudadano que quería caminar, sin más.

Pero el hombre que me recibió -empresa Tragsa, ropa de trabajo- se empeñó en informarme a fondo y en pasarme material impreso. Hasta el punto que me regaló un precioso librito de rutas -otra maravilla de diseño inglés- cuya portada acompaña estas líneas.

Y el visitante sale del centro de recepción con la moral por las nubes, dispuesto a vivir en el Monte Aloia si es preciso. Lo cual demuestra que hay mucha gente en Galicia empeñada en hacer bien su trabajo. Que cunda el ejemplo.

Nace la Ruta de la Lamprea

miércoles, abril 13th, 2016

k 047

Red Natura del río Tambre. La directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, presentó la Ruta de la Lamprea. En el pasado, las veces que salió el tema se le notaba un especial interés o cariño por diseñar esa ruta, y en algún momento me animó a hacerla cuando ya estuviera operativa. La idea afecta -esperemos que positivamente- a 18 municipios por los que discurre el Miño, el Ulla (en la foto) o el Tambre, y lo que se intenta es que tenga un efecto multiplicador. Por supuesto, en su discurso -no me gustan nada los discursos políticos: todos son iguales y dicen lo mismo- puso una nota optimista. Y yo creo que la iniciativa es digna de ser respaldada, pero siempre y cuando los alcaldes se mojen. O sea, que ahora con la nueva Lei de Solo en las manos presionen -sí, presionen- a sus convecinos para que al lado de la Ruta de la Lamprea no haya un cortello de ladrillo y uralita.

¿Quieren saber más de este pez que está en Galicia desde hace 500 millones? Pues hagan click aquí. Eso sí, ni se les ocurra invitarme a degustarlo. Ya tengo años par empezar a cuidarme…

 

 

Cinco sitios para ir en Semana Santa en Galicia: 4/ Alrededores de A Guarda

lunes, marzo 21st, 2016

m1

Red Natura del río Tambre. A Guarda me encantó siempre. Sobre todo desde que supe, siendo yo adolescente, que ni siquiera los piratas se atrevían a poner proa a aquel puertecito, mínimamente resguardado de los poderosos. El monte Santa Tegra era un auténtico imán, y cuando lo conocí con 8 ó 9 años me quedé prendado de él para siempre. Incluso ahora, que suman multitudes los que suben hasta su cima, donde está aquel hotelito donde entonces dormí dos noches, lujo puro. Hoy A Gaurdia es un auténtico adefesio urbanístico, un ejemplo de cómo destrozar una villa marinera, pero sus alrededores siguen siendo muy recomendables. Estas son mis razones:

1/ El sin par castro de Santa Tegra, la citania por excelencia, excavada en una pequeña parte, arrasada ya en plena democracia otra gracias a un alcalde que dijo que allí mandaba él y ancheó la carretera.

m1

2/ La ruta PR-G 160 discurre por terrenos muy llanos y permite conocer los últimos kilómetros del río Miño. Apta para todos los públicos y sin peligro.

m1

3/ La caseta para los amigos de observar las aves, algo que ahora está de moda. Eso sí, hay que tragar bilis al ver las inscripciones hechas en su interior por los vándalos.

m1

4/ Iglesia de Salcidos, vecina del santuario homónimo (el cual tiene menos interés).

m1

5/ La desembocadura del Miño. Justo ese lugar donde se enfrenta al Atlántico. Una cruz lo marca.

m1

“Feedback”: zombies para la andaina nocturna de mañana en Parada de Sil

viernes, septiembre 25th, 2015

parada

Red Natura del río Tambre. Para la enorme mayoría de los que estamos en redes sociales, la aspiración es la misma que para los que también escribimos en papel: que nos lean, que nos hagan caso y que lo demuestren. Si además uno se dedica profesionalmente a informar -¡desde hace 46 años!-, esa petición a los cielos es todavía más fuerte: nuestro trabajo no tiene sentido si no nos lee nadie. Hacer periodismo no es tener la gran entrevista o el gran reportaje metido en un cajón, sino divulgarlo y que llegue a la gente.

El problema de la redes es que no se pide un nivel de inteligencia mínimo para opinar. Y como el cobarde anonimato es valor en alza, la difamación, la injuria y la calumnia están a la orden del día. Por eso cerré los comentarios tiempo ha en este blog, harto de leer tonterías de muchos (no todos) los lectores, y, por criticar a un payaso como Fernando Arrabal recibí hasta acusaciones… ¡de haber colaborado con la policía política del franquismo!

En fin, disquisiciones que vienen a cuento porque alguien llamado Roi Barcala localizó mi mail (algo nada difícil: está en esta misma página) y de una manera increíblemente educada, bicho raro en internet, me pide que concrete un poco más sobre la andaina nocturna y con zombies de Parada de Sil sobre la que escribí en el post anterior. Le cedo la palabra:

Soy Roi Barcala, uno de los organizadores de la Andaina Nocturna de Parada de Sil. 
Buscando por las redes me encontré con su artículo en el blog de La Voz de Galicia y quería comentarle una cosilla por si quiere mencionarla también. La andaina sale a las 19 horas precisamente para que el primer paso por las pasarelas sea de día y la gente pueda disfrutar de ellas con luz. Además, el segundo paso se hace sobre la 01:00 de la madrugada… una noche despejada y con luna llena, como será el caso, el lugar es increíble. 
He cumplido. Da gusto tener lectores así. Y que les salga bien, aunque yo no aplauda la idea.

Una preciosa ruta desde Malpica hasta el Santo Hadrián bordeando la costa

sábado, septiembre 5th, 2015

M1

Malpica de Bergantiños. Cierto: el casco urbano de Malpica, en la magnífica Costa da Morte, fue destruido y no quedan restos. Y no volverá, por supuesto. Pero ahora que septiembre se presenta con temperaturas agradables hay que volver ahí. Porque tiene una de las rutas costeras más asequibles, accesibles y recomendables de toda la Costa da Morte: la que arranca desde el final de su paseo marítimo y lleva hasta la ermita del Santo Hadrián, arreglada recientemente con 500 euros locales y 7.000 de los impuestos de esa Unión Europea que algunos bobos se empeñan en denostar, demostrando que el tirar piedras contra el propio tejado es inveterada afición española. Se ha pecado de lo de siempre: en vez de cuidar el viejo sendero -precioso y entre muros al principio como se ve en la foto superior-, a partir de una playa que no es otra que la propia de Malpica que queda dividida en la marea alta, se ha abierto una pista enorme, sin sentido alguno. Y hasta se coló un coche, que al no poder dar marcha tuvo que continuar hasta el final, y soy testigo de que su conductor estaba azorado por la metedura de pata. Pero olvídese de eso y de que en los alrededores de esa playa algunos coches aparcan justo sobre la ruta: vaya a Santo Hadrián, con las Sisargas al fondo. No lo olvidará mientras viva. Y que sean muchos años.

M2

M4

M3

 

 

Yoli va a ser una buena alcaldesa de Parada de Sil (si apuesta por el turismo)

viernes, agosto 21st, 2015

parada

Parada de Sil. Creo que Yolanda JácomeYoli, va a ser un buena alcaldesa de Parada de Sil. Al menos esa es la impresión que llevo después de haber estado charlando un rato con ella. No porque tenga una mayoría cómoda (seis concejales son de su partido y uno de la oposición, que hará bien tanto en fiscalizar como en arrimar el hombro porque está claro qué quiere la gente), sino porque entré matando, cuestionando la cantidad de cemento que adorna el ayuntamiento, y reaccionó con firmeza en la defensa de su municipio.

Su gran problema es la población. Un vistazo a la evolución demográfica pone los pelos de punta. Quedan poco más de 600 personas viviendo en Parada de Sil, y la mujer va a intentar que la Xunta le eche una mano para disponer de vivienda barata. O sea, para poder atraer a parejas jóvenes. Porque si no, el futuro es realmente negro.

No le faltan arrestos a esta mujer. Parece que tiene buena ayuda (el segundo teniente de alcalde fue el primer edil durante ocho años), y ciertamente municipios como este, grandes y despoblados, no tienen muchas bazas que jugar. Hasta que alguien con visión de país tome las medidas que hay que tomar para estructurar el territorio y especializarlo. El futuro de Parada de Sil es -y quien discrepe que me demuestre lo contrario- el turismo. Una vez que se derriben todos los cortellos de cemento que lamentablmente adornan el municipio, claro está.

 

Turismo en las cercanías de Monforte de la mano de dos colegas

lunes, mayo 11th, 2015

c1

Red Natura del río Tambre. Entré en La Voz de Galicia en julio de 1979 con el encargo de dar los primeros pasos para poner en marcha la delegación de Barbanza. Así que me bregué en Ribeira, entonces localidad muy dura para el periodismo, todo un máster. Tuve también -y tengo- mucho contacto con la delegación de Santiago, y bastante con Ferrol, ocasionalmente con las demás. Y siempre respeté y admiré el trabajo de los compañeros que desde las ciudades y las villas se lo curran a diario con muchos más problemas que los de la redacción central. Y desde luego echan más horas.

En nuestra redacción de Monforte de Lemos están dos compañeros, Francisco Albo y Carlos Cortés, -con quienes sólo tuve trato directo en un par de ocasiones- que están haciendo un trabajo de promoción turística de su zona muy encomiable. Y no ayer u hoy, sino desde hace años, y constantemente. Yo quiero darles las gracias por la gran cantidad de información que suministran a mis archivos, como buenos conocedores de la zona que son. No todas sus aportaciones están en la portada de nuestra web, pero sí un buen número de ellas. Echen un vistazo los amigos del Courel y alrededores.

 

 

Me voy a hacer una ruta BTT por O Salnés o la montaña de Ourense

lunes, abril 20th, 2015

Red Natura del río Tambre. Alguien en la Axencia Galega de Turismo me leyó el pensamiento, porque juro que no lo había hablado con nadie. Estaba pensando en ponerme a prueba a mí mismo en la bicicleta después de un invierno lluvioso en el que no salí casi nada. Y hace unos días, cuando empecé a pedalear, noté que mi estado físico había decaído bastante. Así que metí en la agenda ir un día a un recorrido señalizado y simplemente ver cómo estaba de forma en realidad. Nada de ir a batir récords de tiempo, que uno ya no está para eso, sino tantear al cuerpo.

Y en esto llego a casa y me encuentro con un sobre de la Axencia, sin remite, sin tarjeta ni una línea dentro. Desorientado, lo sacudí sobre la mesa de la cocina y cayeron cuatro folletos de BTT Galicia: uno genérico, Serra do Xurés, O Salnés y Portas de Galicia. Descartado el Xurés que me parece too much, la duda está entre los otros dos con nombre propio, aunque como Portas de Galicia es la zona alta de Ourense (Riós, Viana do Bolo, A Gudiña…) igual acabo enfilando hacia O Salnés porque, además,es una zona que me encanta. En est caso el folleto ofrece 10 rutas de diversa dificultad. La del monte San Martiño, 15,2 kilómetros, parece diseñada para mí. En fin, ya contaré.

El concejal de Seguridade Cidadá de O Grove no conoce su municipio

martes, enero 13th, 2015

Red Natura del río Tambre. Ahora resulta que voy a tener que hacer de guía del concejal de Seguridade Cidadá de O Grove, Alfredo Bea. Porque el susodicho -un ignorante de su municipio- ha tenido a bien informar a dos compañeros que en el periódico de hoy ampliaron mi información de ayer sobre las concertinas pegadas a una ruta de senderimos con el argumento de que “están colocadas detrás da (alambrada) antiga, que é de pinchos. Se alguén chega ata ela é porque ten pensado entrar na base”. Lo dicho: un indocumentado. O un mentiroso.

Quiero ver a los hosteleros de O Grove organizando la limpieza de sus playas

lunes, enero 12th, 2015

O Grove. Parece ser que va a llover de lo lindo en los próximos días. Así que aprovechamos para hacer una salida pequeña, ocho kilómetros ida y vuelta por la zona menos conocida de la costa de O Grove. Una ruta que coincide en parte con una oficial y que yo publiqué en el 2013 en mi libro de itinerarios por Galicia adelante.

Ni siquiera en verano está aquello plagado. El larguísimo y bellísimo paseo de madera es muy concurrido, pero sin agobios. Un par de piezas que acabaron destrozadas han sido recientemente repuestas, pero queda por hacer un pequeño trabajo: algunos tornillos de la plataforma han ido saliendo un poco, y se tropieza con ellos. Alguien debe hacer ese recorrido y apretarlos. Tampoco son tantos, de manera que en una jornada un operario de mantenimiento solventa el problema.

Lo que me pareció alucinante es que el Ejército haya reforzado la alambrada que define sus propiedades. Un anacronismo total: los cañones se ven llenos de óxido, no operativos, y en caso de conflicto nadie atacará en plan película de la Segunda Guerra Mundial, arrastrándose y cortando las alambradas: desde un millar de kilómetros de distancia se envía un misil de crucero y asunto arreglado. Pero el anacronismo roza la agresión -visual, moral- cuando compruebo que la nueva alambrada no tiene pinchos y púas, sino concertinas, esas afiladas cuchillas que también han sido colocadas en las verjas de Ceuta y Melilla para que no se cuelen los inmigrantes ilegales. Alguien no tiene más en que pensar…

Claro que el problema principal de la ruta no es ese, sino la suciedad que se acumula en los arenales. Teniendo en cuenta que por allí pasamos muy pocos, la deducción es que todo procede del mar, al cual sí que tiramos lo primero que tenemos a mano. Dejando claro que además de agresores somos unos cerdos (y ya ven, lo digo como si yo lo hiciese para que nadie se ofenda por la claridad del término), eso hay que limpiarlo. Pedir que se formen brigadas de voluntarios de O Grove que cobren el paro es predicar en el desierto, al menos aquellos que en primer lugar se benefician del turismo se organicen, se remanguen y dejen eso impoluto. A mano, porque máquinas no entran. Un trabajo ejemplar que haga ponerse colorado de vergüenza a quien no participe. Y los más beneficiados del turismo son los hosteleros. Esos que abren sus puertas y llenan la caja en verano. Es hora de que demuestren que cuidan su negocio. Porque si no lo hacen, por lo menos que tengan la dignidad de callarse si luego el negocio no va a mejor.

Espíritu galés en las torres de Altamira y un relajante paseo por la orilla del río Pego (¡gracias Miguel!)

sábado, abril 19th, 2014

Brión. A la vuelta de la Ribeira Sacra corro a casa de Miguel con mi ordenador, que tiene un problema menor. Voy con Ana, que se lo pasa en grande con Antón, camino de un año y con una cara de salud envidiable. Hay que aprovechar el día, de modo que Ana y yo subimos a las torres de Altamira, donde habíamos estado tres años atrás en un día soledad y congelador de invierno. Sigo diciendo que es el único castillo galés con conozco en Galicia: unas magníficas ruinas sobre un castro, escenario de una gran batalla medieval. Los coches no pueden pasar, el asfalto no llega hasta los muros, la hierba parece césped y unos discretos y muy eficaces paneles (con sistema braille incluido) permiten conocer el pasado de la fortaleza e interpretar lo que queda en pie. Si a ello se le suma la magnífica panorámica desde ese alto, la descripción queda completa.

A la bajada hacemos caso a Miguel y nos vamos a recorrer el río Pego con una pista de tierra de menos de un kilómetro, grata de andar, un par de molinos (uno en ruinas, otro rehabilitado), un parque infantil, muchos bancos, mesas y barbacoas. El río en sí, muy bonito. Pero que nadie piense en un recorrido por la salvaje naturaleza: por la banda izquierda, elevada, nos acompaña una gran urbanización, de esas que proliferaron en este ayuntamiento coruñés. En cualquier caso, un paseo recomendable para ese domingo en que sólo apetece dar una vuelta. Y una indicación práctica: carretera de Bertamiráns a Noia, se pasa en Os Ánxeles la gasolinera y justo se cruza el río. Ahí comienza la ruta.

 

Rutas para ir con niños (3): Un itinerario afeado por la falta de limpieza

miércoles, marzo 19th, 2014

Con Negro. Había estado mil y una veces aquí, pero siempre circulando por el asfalto, que cierto es que no dista mucho de la línea de costa pero cierto es también que la oculta. Y lo que esconde es una fila de playas unidas por un sendero. O sea, que el coche sólo llega hasta aquí, hasta O Con Negro, y luego hay que andar a un lado o a otro. Una maravilla. Un ejemplo de alejar el feísmo. He venido ha hacer una ruta, y lo cierto es que he seguido las indicaciones del folleto que editó Turgalicia con contenidos de la Federación de Montañismo. Y como todo lo que atañe a las rutas en Galicia, un desastriño. Como uno siga las magras indicaciones que da -como hice yo- se perderá sin duda alguna -como  hice yo-. Quien quiera hacer esa ruta, sin más, que busque el desvío al hotel San Vicente y nada de ir a las instalaciones militares, porque lógicamente están cerradas a los turistas y viandantes.

La ruta que acabo de hacer es preciosa. Me olvidé de la recomendada porque en algún punto es lamentable, con restos de obra por el suelo para tapar los desniveles. La parte negativa existe. Y tiene difícil solución en un país con seis millones de parados que no hacen nada. Y no me refiero a que tengan la culpa de estar parados o a que sean unos vagos, ni mucho menos al famoso “¡Que se jodan!” de una diputada del PP que curiosamente -¡este país es así!- sigue siéndolo. Me refiero a que no tienen obligación de hacer nada. Y mientras tanto nuestra costa, uno de nuestros grandes valores, está llena de desperdicios que arroja el mar. ¿Quién se supone que tiene que recogerlos?

 

Rutas para ir con niños: Visita a los “sequeiros” de Mostad y a una centenaria “chapacuña” del río Lor

jueves, febrero 13th, 2014

Red Natura del río Tambre. Pues vuelvo a las rutas con niños, ya que tengo el trabajo hecho puesto que de ello trataba la conferencia que di hace unos días. Y si en el anterior post reconocía el trabajo de Bea Barbeito, la presidenta, en este rindo honores a otra persona que invierte su tiempo libre en la Asociación de Nais e Pais de Alumnos del colegio de Sigüeiro (Oroso), Isa Fernández, de Lugo. Así que recomiendo una ruta de Lugo para hacer con enanos de un metro… aunque algunos centímetros más tampoco sobran.

Está en O Courel y conduce a los sequeiros de Mostad. Los sequeiros son unas construcciones populares donde se secaban -sí, hay que hablar prácticamente en pasado- las indispensables castañas. Son 4,2 kilómetros, aunque si se dispone de un coche de apoyo es posible acortar esperando a los expedicionarios en la aldea (insulsa) de Mostad, km 1,5. La ruta pasa ante el portalón del Acampamento O Caurel (idóneo sitio para dormir y para comer), de manera que lo idóneo es preguntar allí, pero como está señalizada no hay pérdida: continúese la carretera y a los 200 metros, a la izquierda, ya se ven las señales amarilla y blanca. Los primeros 1.300 metros son de subida y el resto, de bajada, con un paso ciertamente no muy cómodo en el kilómetro 0,6, donde se encuentra el primer sequeiro. Ya casi al final, pegados al Lor, se distingue una chapacuña, una presa construida hace más de un siglo para domesticar y aprovechar las aguas del río.

Bungalós en Acampamento O Caurel

 

Rutas para ir con niños: rodeando el castillo de Andrade, en Pontedeume

jueves, febrero 6th, 2014

Red Natura del río Tambre. He dado una charla en la ANPA A Nosa Escola, de Sigüeiro. El título fue “Rutas para enanos de un metro” (en gallego). Sabía que el tema no iba a levantar multitudes, porque este país es así. En Gran Bretaña o Finlandia habría overbooking, porque la gente sale a caminar. Aquí se prefiere el bar. ¿Cómo se va a salir si ni siquiera se utilizan los espacios a cubierto cuando llueve como sucede ahora mismo? ¿Cuántas colas se forman en los Museos Científicos Coruñeses los domingos? No vale la disculpa del tiempo: en Gales o Suecia el tiempo es peor… ¡y salen! Cierto es que tienen ropas mejores, mucho más caras y en algunos casos (Finlandia) con sueldos medios como en España. Pero con el clima no se juega. Las katiuscas forradas para los chavales cuestan 80 ó 90 euros, y todos las compran.

La charla fue realmente grata por la complicidad con el público. Y con un oporto inicial y compartido, mucho más (un toque británico nunca viene mal). ¿De qué rutas hablé? Pues de 12 + 1, empezando por la que da vuelta al castillo de Nogueirosa o de Andrade, en Pontedeume. Y es que la presidenta, Bea Barbeito, es de Pontedeume y había que hacerle un guiño de apoyo a la labor entregada que está llevando a cabo en la ANPA. Se trata de una ruta corta, de 2,1 km, sin pérdida porque se va dando un rodeo a la fortaleza. Hay un cartel indicador en el arranque, unos metros antes del castillo, a la derecha, pero que nadie le haga caso: marca 4,4 kilómetros. Una locura. Pero pagó Europa, y ya se sabe…

¿Y el resto de las rutas? Pues las dejo para otro día.

¿Cuándo se considerará itinerario cultural el recorrido por las cuatro torres que ornamentan A Limia?

viernes, noviembre 29th, 2013

Copenhague. Salió el periódico, como viene haciendo desde 1982. Y a pesar de que debo de llevar unos buenos miles de piezas publicadas, el corazón siempre da un pequeño vuelco para ver cómo va. Hoy salen casi dos páginas dedicadas a un itinerario cultural que estoy promocionando desde hace años: el de los castillos de A Limia. Son cuatro torres (una en ruinas, otra airosa, dos impresionantes) que fueron levantadas cuando gallegos y lusos andaban a palos. Xinzo de Limia es un adefesio de ladrillo y cemento porque tuvo varios alcaldes (entre ellos el famoso Vila, inhabilitado y luego reelegido, en una muestra de que la idiotez está en todas partes) que se dedicaron a promocionar la especulación. De acuerdo. Pero el paisaje de A Limia, tan anómalo en Galicia, se merece unas horas. Ya no está la laguna de Antela, desecada bárbaramente (la dictadura era así), pero quedan líneas y colores dignos de admiración. Y en ese paisaje se alzan las cuatro torres, A Pena (foto superior), A Forxa (foto inferior), Celme y Sandiás (foto del medio). La desgracia es que las dos primeras están cerradas, si bien su exterior es magnífico. Y eso es lo que hay.