La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Gastronomía’

Betanzos, sus fiestas y su globo

miércoles, agosto 16th, 2017

Betanzos. Día grande de las fiestas de San Roque en Betanzos. Esta noche se suelta el centenario y enorme globo. La pregunta que se hacen los miles de personas a medianoche es dónde aparecerá mañana. Día de multitudes, de no poder dar un paso, de disfrutar de su tortilla. Y los que quieran ver el globo, que vayan a coger sitio horas antes. A Betanzos le tengo un especial cariño porque de ahí viene mi familia por parte de abuela materna. El dibujo del convento de San Francisco (el mejor cenotafio de Galicia está en su interior) es un recuerdo a toda ella.

No hay camino a Santo Toribio, pero Cantabria sigue siendo preciosa

jueves, junio 8th, 2017

Red Natura del río Tambre. Yacente de una extemporánea faringitis de caballo, aprovecho para hacer cosas que no me exijan mucho esfuerzo mental, que no estoy para esos trotes. Así que (cariñosamente) espío a mi amiga Nani Arenas, viajera empedernida, a ver qué anda haciendo por Facebook. Y me encuentro con que ha colgado un vídeo (haz click aquí para verlo) de otra gente, Chavetas, que se dedican al mundo del viaje y que, por lo que veo, tienen un buen montón de vídeos de buena calidad. No suelen interesarme los vídeos en general, están muy editados, la manipulación de imágenes es siempre evidente y salen las cosas bonitas y jamás muestran las feas. Pero como digo, hoy no es día para otras hazañas.

Estas imágenes que me sugiere Nani me traen recuerdos de los múltiples viajes que hice por Cantabria, todos ellos gratos. Buena tierra, siempre fui muy bien tratado, grandes tesoros naturales e históricos… El vídeo en cuestión habla del Camino Lebaniego. O sea, el que desde la costa conduce al monasterio de Santo Toribio de Liébana, está muy bien hecho… pero no muestra el camino, la ruta, la traza. Y no la muestra porque no la hay. Lo que hay es carretera.

En su día tuvieron los promotores de esta ruta religiosa contactaron conmigo, ya que yo andaba y ando metido en lo del Camino de Santiago. No pude ir, aunque sí intercambiamos epístolas. Por supuesto, me parece de maravilla que cada uno potencie lo que tiene, y que además busque un aprovechamiento económico de sus recursos. Y el trasiego de gente -hoy llamado turismo- siempre implicó trasiego de dinero.

Así que algo así dije en Facebook. Me contestaron amables los de Chavetas, a quienes no conozco de nada, reclamando el camino también para el turistas. Sigo sin tener nada que oponer: por los caminos va quien quiere ir y a nadie hay que exigir que muestre credencial de cristiano viejo. Pero creo, hoy como ayer, que no es buena promoción hablar de camino cuando lo que hay es asfalto. Pasa igual en Galicia con el llamado Camino Portugués y, sobre todo, con ese engendro oficial que es el Camino Portugués por la Costa. Este último, a día de hoy, no tiene ni un metro -repito: ni un metro- de tierra. Es la carretera. Algo semejante pasa en Cantabria con el Lebaniego.

Nadie me ha dado vela en este entierro, pero yo recomendaría al gobierno cántabro que busque otra denominación. O que construya un camino, un sendero, aunque sea al lado de la carretera. Porque esa tierra es preciosa y está mucho mejor conservada que buena parte de Galicia.

Postdata: Nani, los de Chavetas y yo hemos quedado en continuar esta conversación en Potes tomando un buen chuletón.

 

¿Le gusta el manojo de navajas con puré de castañas y un toque de pimentón?

viernes, noviembre 18th, 2016

a3

Vilanova de Arousa. Formo parte de las cinco personas que integran el jurado de Xuventude Crea, especialidad de Cociña. Iniciativa de la Dirección Xeral de Xuventude de la Xunta. En general, mis conocidos piensan que a mí me gusta comer. No, lo que me gusta es cocinar. Pero ello no quita que estar en un jurado de este estilo no me agrade: me agrada, y mucho, porque uno no sólo prueba platos, sino que aprende y conoce a la gente que se mueve en ese mundo.

Así que me planto en el albergue juvenil As Sinas y allí paso cuatro horas hablando, viendo, aprendiendo. Llega el momento de valorar, claro está, y entre los cuatro finalistas hay que premiar a uno. Yo siempre me quedo con la sensación de que en estos casos se comete una injusticia, porque los cuatro están nivelados. Cuando alguno resalta por arriba o por abajo, lo tienes más fácil. Pero ahora no. Al final decidimos, por trabajosa unanimidad, galardonar a Pedro Vázquez Pereira, y nos encontramos con que no es un cocinero profesional, sino un aficionado. Pero de los buenos, claro está. Además del reconocimiento, se lleva 3.000 euros del ala.

a2

¿El plato ganador? Navajas con puré de castañas y un adorno de pimentón. Su nombre: Souto de Mar. Y así fue valorado:

O xurado entende que Souto de Mar é un prato que aúna innovación e orixinalidade, e conceptualmente claro. Así mesmo, o xurado resalta o seu uso acertado da temporalidade do produto. Ademais, valora moi positivamente que ese produto reflicta a alta calidade que caracteriza á gastronomía galega. por último, quere deixar constancia da escas diferenza de puntuación entre os pratos participantes.

a1

 

¿Qué hacen las gambas chinas en la cetaria de la coruñesa Caión?

martes, septiembre 13th, 2016

ch2

ch1

Caión (A Laracha). La gastronomía es cultura. Vale. Pero sobre todo la gastronomía es un vector turístico de primera magnitud. Ningún país, comunidad o pueblo anuncia “realmente, aquí no se come bien, mejor vaya al lugar vecino después de ver nuestros monumentos”. Harto estoy de criticar que en calles como el Franco compostelano ofrezcan gran mariscada gallega a precio de broma cuando el centollo viene de Irlanda, las cigalas de casi Escocia, las nécoras de Escocia sin el casi, los gambones de Angola y el segundo plato, chipirones, de las Malvinas. Así no vamos a ninguna parte. ¿Alguien se imagina que en Francia le dieran una tableau de fromages con quesos españoles o alemanes? ¿Y que se tomase un smorredrod en Groenlandia con gambas de Indonesia? ¿O un cordero a la menta en Gales con un animalito de Marruecos?

Viene a cuento lo anterior porque me he llegado a Caión, que tiene un enorme encanto desde arriba, cuando la carretera empieza a bajar, y un nulo encanto cuando uno está dentro. Las calles de detrás de su bonita plaza son para llorar. Y al fondo, la cetaria, que ya conocía. Gente amable. Y además de algún bicho vivo que dejará de estarlo en las próximas horas, me llevo un envase de un kilo de gambas congeladas con la expresa condición de que no sean de China, desaparecidas por completo del mercado las del Atlántico (no sé por qué). “Nós non traballamos con iso, co xénero de alá”, me di radical el trabajador que me atiende.

Así que me fío de su palabra, pago y arranco. Y ahora compruebo que poner claramente que el origen del producto es China. No tengo tiempo de dar marcha atrás y devolvérselo. Pero la indignación no hay quien me la quite de encima en estos momentos…

 

 

Nace la Ruta de la Lamprea

miércoles, abril 13th, 2016

k 047

Red Natura del río Tambre. La directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, presentó la Ruta de la Lamprea. En el pasado, las veces que salió el tema se le notaba un especial interés o cariño por diseñar esa ruta, y en algún momento me animó a hacerla cuando ya estuviera operativa. La idea afecta -esperemos que positivamente- a 18 municipios por los que discurre el Miño, el Ulla (en la foto) o el Tambre, y lo que se intenta es que tenga un efecto multiplicador. Por supuesto, en su discurso -no me gustan nada los discursos políticos: todos son iguales y dicen lo mismo- puso una nota optimista. Y yo creo que la iniciativa es digna de ser respaldada, pero siempre y cuando los alcaldes se mojen. O sea, que ahora con la nueva Lei de Solo en las manos presionen -sí, presionen- a sus convecinos para que al lado de la Ruta de la Lamprea no haya un cortello de ladrillo y uralita.

¿Quieren saber más de este pez que está en Galicia desde hace 500 millones? Pues hagan click aquí. Eso sí, ni se les ocurra invitarme a degustarlo. Ya tengo años par empezar a cuidarme…

 

 

Secretos de Galicia, una vieja idea que cobra vida en el centro de Santiago

sábado, marzo 12th, 2016

sec

Santiago de Compostela. He acudido a conocer Secretos de Galicia, una pequeña tienda que desde hace unos pocos días arrancó su aventura casi frente al mercado de Santiago. Me lio un amigo que les lleva la comunicación, y no lamento haber ido. La idea de los dos socios en cuestión no es que sea la más original del mundo: hablar con proveedores independientes, por lo general pequeños, buscar productos de calidad, ponerles la etiqueta de Secretos de Galicia y distribuirlos. No sólo con la venta directa, sino con córners en -por ejemplo- hoteles. No se cierran a nada, como es lógico, y su capacidad de promoción así como el propio mercado dirán hasta dónde pueden llegar.

Lo que me gustó (además del suelo, de inequívocos recuerdos nórdicos) es que la gente joven se anime con proyectos serios. Sería una buena noticia para esta ciudad que Secretos de Galicia saliera adelante. Y que ese espíritu emprendedor (desgraciada palabra en los últimos tiempos) se contagie por el país…

¡Mi ignoto restaurante Frank de Ferrol gana en Compostela el concurso “De tapas por Galicia”!

martes, marzo 31st, 2015

Santiago de Compostela. ¡Ganó Ferrol! Y Bea y yo, al unísono, soltamos algo más que un gritito de alegría. No todos los días se gana en Santiago el concurso gastronómico ‘De Tapas por Galicia’, en el cual estaban presentes los siete ganadores de otros tantos certámenes que se habían celebrado en las siete grandes ciudades gallegas a lo largo del 2014. Lo cierto es que el ganador, restaurante Frank, es para mí un auténtico desconocido, y eso que soy ferrolano; cierto es también que lo tuvo más fácil porque casi fue el único que presentó una tapa-tapa, en vez de auténticas medias raciones como hicieron otros; y cierto es igualmente que a mí tanta mezcla (porco celta con cigala… pues mire usted…) no me va.

Pero la gala o como se le quiera llamar fue un éxito. Entre otras cosas, porque además de estar bien organizada el gente andaba por allí a su aire, relajada, con una Nava Castro -la directora de Turismo de Galicia- sencillamente encantadora, Iria Barcia elegante como siempre, Telmo echando una mirada a todos los platos con ojo crítico y lamentando que no le hubieran llegado pruebas de todos, reencontrando a Luis Ulloa, Cándido y Santi Bacariza por allí a lo suyo, con Rafael Sánchez -gerente del Xacobeo llegando a medio acto (“Estaba en otro y aún acabó ahora”). Lo dicho, un acto relajado. Pero lo mejor, el que se haya celebrado. En esa línea hay que seguir.

En los nórdicos se come de maravilla

viernes, marzo 20th, 2015

Red Natura del río Tambre. A mí me hacen mucha gracia los estereotipos del norte de Europa. Antes eran las suecas carnalmente excepcionales -estuve una docena de veces allá y juro que no vi ni una-, y ahora, desinhibidos de los Pirineos para abajo, el tema de conversación es la gastronomía. Resulta que dicen que parece que cuentan que por aquellos pagos se come mal. Pues no. Y desde luego, si no se miran los precios, se come de maravilla.

Un recurso muy utilizado es el smorrebrod (en danés) o smörgasbord (en sueco), de smörgås (sandwich) y bord (mesa). Sus orígenes, en el XIV, pero su popularización es mucho más reciente, ya bien entrado el siglo XX. Hay diferencias según los países, pero en el fondo es más o menos lo mismo. Y muy barato.

DH1, un excelente restaurante

viernes, noviembre 28th, 2014

Durham. Pocos peros se le pueden poner al para mí hasta ahora mejor restaurante de Inglaterra: el DH1, que comparte edificio con el Farney Tower Hotel, una auténtica curiosidad. Es la prueba evidente y palpable de dos cosas: primera, que eso de que los ingleses cocinan mal es unha chorrada sin fundamento. Y segunda, que nada de lo que hacen es comparable a lo que hace el resto de los mortales, siempre tienen que dar la nota, para bien y para mal.

Y es que sus platos no son comparables a nada. ¿Cómo explicar su trozo de bacon a la plancha con coles de bruselas, zanahorias, tiras de manzana, puré de algo indeterminado sobre reducción de salsa de pollo?

Si alguien hoy en día investiga en la cocina -ojo, cocina, no laboratorio químico- son los ingleses y, en mucha menor medida, los daneses.

Otra cosa es que guste. Pero es algo de cada uno y de la cultura que haya recibido. Y una persona de mal diente como yo no será la que tenga nada que decir al respecto..

 

36 horas en Copenhague (y con la morriña desatada)

martes, octubre 7th, 2014

Red Natura del río Tambre. Día triste, gris e irrevocablemente otoñal. Buceando en The New York Times me encuentro esta joya, 36 horas en Copenhague. ¡Y vaya si entra la morriña! Por cierto, magníficamente bien editado.

 

Francia: un ataque a la libertad de expresión por criticar a un restaurante

miércoles, julio 16th, 2014

Red Natura del río Tambre. Pues aviados estamos. No sólo los periodistas, sino todos los ciudadanos. Porque la libertad de expresión rige para todos. Resulta que una bloguera -que a priori en absoluto es periodista- ha criticado a un restaurante. No consta que haya insultado, calumniado, injuriado o difamado. Sólo que ha criticado. Y un tribunal francés la ha condenado a pagar 500 francos. Pues ya puedo ir ahorrando yo como cunda el ejemplo, o pido que me inviten a comer de gorra total y escribo lo que el dueño quiera. La noticia completa, pinchando aquí. Si alguien quiere leerla en francés, aquí la tiene. Y si quiere leer el blog (que tiene miles de suscriptores), que pinche aquí.

Mi bienvenida a “La Alacena Roja”

miércoles, abril 23rd, 2014

Red Natura del río Tambre. Día de escribir. Llevo haciéndolo desde las 10.30 de la mañana y no paré ni para comer. Cada vez hay más trabajo, aunque eso no quiere decir que apoye las tesis del señor Montoro, conste. En un descanso me he dedicado a ver papeles atrasados (sí, otra vez, tengo unos cuantos miles) y me encontré con esta revista, La Alacena Roja (¿y por qué roja, me pregunto yo? Las de mi infancia eran verdes), proyecto nuevo en el que está embarcada mi amiga Martina en calidad de alacenera (sí, sí, no es broma, así consta en la mancheta), una publicación de dedicada al mundo de la gastronomía pero que se diferencia de las otras en que mete más toques turísticos, en el tono serio de fondo pero ligero, en la variedad temática e incluso en el papel empleado (le da cierta solera). No están los tiempos para experimentos, pero Martina tiene visión de futuro y se tira a la piscina. Que tenga suerte y que usted y yo lo veamos.

 

Anoto Spaldwick y su Number Twelve en mi agenda de agosto

jueves, marzo 13th, 2014

Red Natura del río Tambre. Bueno, hay que irse poniendo las pilas que se acabó el Carnaval aunque algunos estén empeñados en seguirlo y desvirtuarlo: este pasado fin de semana hubo un montón de actos en Galicia, muchos porque antes llovía y ahora no. Y parece que para el próximo también queda alguno descolgado. Propongo celebrar la Navidad el primer día que haya nieve, y el Apóstol Santiago cuando haga sol necesariamente. Este es un país totalmente despistado, qué se le va a hacer.

Decía que estos días pasados me sirvieron para arreglar, clasificar (¡y tirar!) papeles y más papeles. Y para navegar por internet sin rumbo fijo. Así descubrí en Google Earth Spaldwick, una pequeña localidad en la que jamás estuve y que se publicita a través de una página web con un montaje fotográfico curioso y entrañable. Nada del otro mundo, excepto una tienda -debe de ser la única- en la High Street, en el número 12, y precisamente se llama así, Number Twelve. La pinta es estupenda, limpia, bien organizada y con un conjunto de colores -y supongo que de texturas y colores- que animan a ir. Y eso espero hacer en agosto, cuando tenga que desplazarme a Inglaterra (bendita obligación, que encima no sale de mi bolsillo).

¿Tenemos algo así en Galicia? Aparentemente sí. Y desde luego tenemos una red de unada menos que una treintena de establecimientos infravalorada e infrautilizada que debe ser estimada, conocida, visitada, usada. Me refiero al Comercio Rural Galego, hoy dependiente de ese emblema que tiene que ser de Galicia llamado Galicia Calidade y que solo los “iñorantes e féridos e duros” (letra del himno gallego) no lo entiende,  no.

Recordando el Forum Gastronómico de A Coruña

sábado, marzo 1st, 2014

Red Natura del río Tambre. Enésimo día de lluvia. Me pasé media mañana con Ana en El Corte Inglés y la otra media trabajando en el índice de mi próximo libro, que saldrá a finales de junio. O sea, que tengo el tiempo muy justo. Guiso de pescado y orejas carnavaleñas a la comida. Y ahora, dando un repaso a la algo accidentada semana, la mente me va al martes, cuando pasé el día entero en ese invento llamado Forum Gastronómico, que este año se celebró en A Coruña por primera vez. No voy a opinar sobre esa cita, que, como todo, tiene su cara y su cruz. Sería largo, farragoso y no creo que le interese a nadie un análisis de seis folios en estos tiempos donde la gente quiere leer telegramas. Sólo quiero hacer una reflexión: de mi pescuezo colgaba una tarjeta identificativa, sin nombre, que ponía MC. O sea, medio de comunicación. Entré a las 11 en el Forum y salí a las 7 de la tarde o algo más. Y nadie, ni un solo expositor, tuvo el menor interés en hablar conmigo, en saber quién era, si le podía publicar algo, promocionarlo. Gente amable, desde luego, pero cuya profesionalidad como expositores pongo en duda. Lo lógico es pensar que al tener a un periodista delante por lo menos iban a sonreír un poco más. Pero no. Los expositores era eso: estatuas amables. Y así le va al país, sin defender lo que produce, esperando a que alguien caído del cielo nos saque de esas crisis de la que no paramos de hablar.

Emilia Pardo Bazán, centollas y cigalas

sábado, enero 4th, 2014

Red Natura del río Tambre. En este país cerrado por compras (me refiero a las que hacen los ciudadanos como si fueran ricos) donde todo el mundo trabaja durante más de dos semanas a medio gas (lo dicho, somos ricos o lo parecemos) aprovecho para hacer cosas pendientes. Entre otras, dar un repaso a un libro sobre la gastronomía comarcal gallega. Por ahí, mezcladas, encuentro unas notas mías referentes al marisco de la ría de Arousa, con unas líneas que remiten a Emilia Pardo Bazán. Ante la enésima tormenta que nos viene encima en las próximas horas siempre hay tiempo para la sonrisa. Así, doña Emilia se atrevía a escribir sobre la centolla. ¿Qué decía”. Pues que “su sabor es exquisito, pero es sumamente difícil de comer en público”, y la insigne escritora incluso daba instrucciones claras de cómo deglutirla cuando había invitados delante. Sea escrito sin maldad alguna, lo cierto es que mucha gente del interior se queda desconcertada cuando le ponen una centolla ante los ojos y en realidad no sabe por dónde empezar, así que ya no digo nada si tiene que abrirla. Soy testigo que hace 13 años vi en el restaurante Orillamar de Espasante (Ortigueira) cómo la pareja de la mesa de al lado, de Madrid, intentaba dar cuenta de sendas nécoras con cuchillo y tenedor, hasta que las dejaron por imposible. En fin, que doña emilia decía que una vez que de la centolla se extraía lo que era comestible había que echarle por encima… “una salsa picante”.

Claro que las cigalas tampoco salían bien paradas por la pluma de Pardo Bazán: “No es culpa suya, pero su posición es muy poco airosa en la cocina”.

Sin comentarios.

 

Doña Emilia

El porco celta, marca de Galicia

viernes, diciembre 27th, 2013

Red Natura del río Tambre. Publico hoy un par de páginas sobre el porco celta en Galicia, con indicaciones de los tres sitios donde es posible comerlo. Fue una casualidad y una experiencia: el día 6 de este mes comí frente al gerente de Asoporcel, la entidad que lleva adelante la promoción del porco celta, y lo que me contó me pareció interesante, de manera que arranqué. La verdad es que creía que estaba más extendido, pero porco celta sólo lo hay en tres sitios y en uno más en el verano. Y luego, de vez en cuando, aquí o allá. Pero santuarios sólo hay esos: el restaurante Cantábrico en A Fonsagrada, el Andarubel en Pontedeume (en un sitio excelente) y Fogar de Selmo en Rois. ¡Menos mal que no están juntos! Yo he tomado porco celta cuatro o cinco veces, y, dejando claro que soy amante de los pescados y de poca carne, me pareció sabroso y con bastante grasa. Pero lo que sí es seguro es que puede convertirse en una de las grandes marcas identificativas de Galicia. bienvenida sea una noticia buena en este país donde el 2013 ha sido un año de desgracia tras desgracia

Los mejores quesos de Galicia

lunes, diciembre 16th, 2013

Santiago de Compostela. He acudido a la entrega de premio a las mejores mieles y quesos gallegos en calidad de miembro del jurado de catas de quesos. La idea fue de la infatigable María José Mariño, que nos invitó a Telmo y a mí. Y Telmo qué más quería que estar en una movida de esas. Para mí era la tercera vez que iba a una cata de quesos, la primera en Galicia. Fue interesante, me lo pasé bien y el acto de entrega fue el sábado en la capilla del Hostal de los Reyes Católicos, un lujo de marco. La entrega de los premios fue a la vez solemne y desenfadada, sin etiqueta pero guardando las formas. El presidente Feijóo, que no se caracteriza por su oratoria brillante, dejó el discurso oficial a un lado y elaboró una narración interesante. No es que haya dicho cosas muy nuevas -excepto el énfasis en tomar más miel y menos medicamentos- pero las dijo de corazón, en lenguaje llano y hablando directamente para los productores de mieles y quesos, esos que levantan con su enorme esfuerzo el campo gallego o al menos evitan que se hunda más. El presidente ha mejorado su gallego, sin duda el paso por la oposición deja tiempo libre para esas cosas, pero alguien debería decirle que “mel” es masculino. Pero fuera de eso, impecable, como impecable fue el pincho de productos con denominación de origen que tomamos después. A resaltar el excelente papel de Marisé en la organización, muy tensa ella al principio, relajada después, sin perder la sonrisa nunca.

Una mirada atrás: el fabuloso caldo gallego del monasterio de Samos

jueves, diciembre 12th, 2013

Red Natura del río Tambre. He tomado ayer un caldo insulso en un lugar de Santiago. Y hoy, al levantarme, no sé por qué me he acordado del excelente que tomé en el refectorio de Samos el pasado día 6, dentro del II Encontro-Feira da Gastronomía Conventual e Monacal nos Camiños de Santiago. Lo habían preparado los cocineros del hotel-restaurante A Veiga, y era de matrícula de honor. Como lo era también el estofado de jabalí con cachelos. Los embutidos de porco celta, notables, y la empanada de anguilas no la probé por mi alergia a la cebolla. Y llegamos a los “Postres del Abad”, con el prior, el infatigable José Luis, rebosante de felicidad al ver el éxito, con un centenar de comensales disfrutando. El misterio quedó desvelado bien pronto: queso de O Cebreiro (sí, el de los peregrinos) con miel del valle de Lóuzara, el penúltimo paraíso gallego por descubrir (abstenerse turistas, sólo para viajeros).

Lo dicho: impresionante, como lo fue escuchar las explicaciones gastronómicas del amigo Guillermo Campos subido al púlpito. Imagen impagable, por cierto, que aquí reproduzco.

 

Una experiencia gastronómica en el restaurante danés “Salt”

sábado, noviembre 30th, 2013

Copenhague. El Salt es el restaurante del hotel Admiral. Un viejo amigo me invita a cenar allí y hablar de viejas glorias pasadas. Entrar en el Salt causa una cierta impresión. Una parte de la cocina, la principal, está abierta, en contacto con los comensales. Abundancia de educadísimos camareros. Gran edificio. Buena presentación de mesa. De manera que todo ello lleva a una primera impresión estupenda. Además, las tres sales que ofrecen presumen de nombre propio –laeso, maldon y guerande-. Un camarero viene con el pan (varios panes) e incluye en la bandejita un papel cebolla de alto gramaje con la explicación de la procedencia y cata de esas sales. Chapeau.

El primer palto es cola de langosta a la plancha sobre fondo de ternera y compañía de múltiples flores. Tiempo, y no de ansiedad. Pero la arquitectura del plato es sensacional, en la estela del Noma. Las flores son variadas y finísimas especies vegetales. La ternera está tostada y con morfología paralepípeda, muy suave y con un recuerdo a nuestros chicharrones. Y la cola de langosta es eso, cola de langosta, junto en su punto. El plato, en resumen, es de 10.

El segundo es una platija, un pescado de segunda categoría en Galicia. Lo cierto es que resulta exquisito, a la plancha y -de nuevo- en mantequilla. Se trata de un pescado soso, y el sabor se lo dan las abundantísimas alcaparras. Las patatas con perejil acompañan un plato en el que se incluye un limón pasado ligeramente por la plancha, (buena) señal de que el cocinero conoce la insulsez del animal.

La variedad de postres es mínima: 2. Dicen que hay variedad de helados, pero no lo especifican. Elijo, sin duda, el helado sorpresa. Excelente presentación y sabor, pero el helado necesita un par de grados de más. Y, como siempre en los países nórdicos, para los gallegos está un poco dulce de más. Aunque, ¿quién no perdona ese pecado?

Cuando retomamos la calle, mi amigo se niega a decirme a cuánto salimos per capita. Pero seguro que le ha dejado el bolsillo algo vacío de más: los daneses tienen sueldos sólo ligeramente superiores a nosotros.

 

Una exposición sobre el Camino de Santiago y el de Kumano, un edificio impresionante y una cafetería con muebles diseñados por un iluminado

jueves, octubre 31st, 2013

Red Natura del río Tambre. He estado ayer en la inauguración de la exposición fotográfica sobre el Camino de Santiago y el de Kumano (Japón). No había abarrote, lo cual es de agradecer porque así pude recorrer la muestra con calma sin que se te pongan delante dos amigos que acaban de reencontrase o la señora con el niño moscardón. El edificio, el nuevo Museo de las Peregrinaciones, es impresionante, cada vez que lo piso me gusta más, y María Antón, la gerente del Consorcio de Santiago, me dijo que le acaban de dar un premio. No me extraña. Lo que sí me extrañó es que la cafetería, en el piso más alto y preciosa, tenga las mesas inamovibles, idea sin duda de algún arquitecto iluminado que impide así su rentabilidad económica (no hay, hasta ahora, quien la coja para abrirla) y su uso para una comida de un grupo. Porque ahí sí que el alcalde quedaría bien llevando a sus invitados. Pero no puede ser, vaya por Dios.

Volviendo a la exposición, la belleza del inmueble y el buen gusto a la hora de colocar las fotografías y las explicaciones minimizan el hecho evidente de que no hay demasiado dinero circulando. Por eso mismo se convierte también en una muestra de cómo hacer bien las cosas cuando hay ideas e interés. A destacar no sólo los aspectos históricos, sino también los gastronómicos (algo que me interesa mucho), los artísticos y los referidos a la naturaleza, que, a juzgar por las fotos, en Kumano es inigualable en tonalidades y cromatismo. Pero lo mejor, sin duda, es llegarse a Santiago y verla.