La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Gales’

Manorbier, un castillo en Gales

miércoles, octubre 17th, 2018

Red Natura del río Tambre. Este es mi castillo preferido en Gales, Manorbier. Obsérvese el supuesto urbanismo de la costa. ¿El turismo? Muy abundante y del caro.

 

Haverfordwest: así se cuida la imagen

lunes, enero 30th, 2017

Red Natura del río Tambre. Este sí que es un vídeo promocional bien hecho.

Pembrokeshire, el lugar donde no existe el feísmo (en Gales, claro)

jueves, septiembre 1st, 2016

Esto es Pembrokeshire, suroeste de Gales. Ni una muestra de feísmo. Sin comentarios.

 

 

La desilusión del hotel Castlemead

lunes, mayo 23rd, 2016

m2

Manorbier. Decididamente, elegí mal. Sin duda ello se debe a mi manía de enamorarme de los sitios, para luego darme de bruces con la cruda realidad. Y tras ver cuatro veces desde fuera el hotel Castlemead, en Manorbier, preciosa fachada iluminada por la noche y en apariencia con todas las características para ser un hotelito con encanto, ayer recalé aquí.

Cuatro estrellas luce. Y la primera impresión fue magnífica, en medio de la lluvia y el viento. Tres o cuatro mujeres de una edad madura llegaban empapadas y se sumaban a otras tantas del grupo haciendo paso a paso el Pembrokeshire Coast Path, y la recepcionista no daba abasto sin perder nunca la sonrisa. La chimenea estaba encendida en un salón muy acogedor, y el encanto parecía, sí, flotar en el aire.

La sorpresa comenzó nada más abrir la puerta de mi habitación, la 3: minúscula, ni una mesa, ni sitio para poner la maleta, un cabecero de cama que no se estaba quieto, mantas y sábanas en vez de edredón (la primera vez que veo cosa tal desde que hace muchos años puse los pies por primera vez en Gran Bretaña), algunos detalles que indicaban descuido, ventanal del también minúsculo baño -el inodoro obliga a adoptar una torcida posición al sentarse en él- tan difícil de abrir que no lo logré, de forma que los olores van directos a la habitación, ventanal de ésta con los mismos problemas, un televisor que, para hacer juego, es minúsculo, un armario cutre con puertas que se baten, cuatro cojines en la cama y las almohadas que no hay dónde poner por la noche…

Me lo tomo con cierta filosofía, no mucha, y bajo al precioso salón en busca de una mesa: no la hay, de modo que vuelvo escaleras arriba al cuarto, me siento incómodamente en la cama y con los pies casi dando contra la única silla escribo como puedo, después de todo uno lleva casi 47 años como periodista.

Por supuesto, ello no quita la gran amabilidad de todo el personal, que el comedor sea precioso y que la comida la preparan con mano de santo, aunque sirvan el oporto en una copa que parece de juguete y sin estilo alguno.

Porque el resumen es que el Castlemead es un buen hotel. Pero de dos estrellas, no de cuatro.

m1

Gales de norte a sur

domingo, mayo 22nd, 2016

m1

Tenby. Hace muchos años, en 1993, estuve en una gran fiesta galesa al aire libre que venía a conmemorar algo así como el día de Gales. Allí mandaban los nacionalistas, y con varios de su cuadros políticos estuve hablando largo y tendido. Gente educada y amable que pensaba lo que piensan todos los nacionalistas del planeta: que su país es el ombligo del mundo y, por supuesto, que un poder político lo maltrata.

Del contenido de aquella conversación sólo me quedé con un detalle concreto: su reclamación de una autopista del norte al sur de Gales, un país que sólo tenía -y sigue teniendo- unos pocos kilómetros de vía de doble carril y que comunicaban Swansea y Cardiff con Londres.

Cosas del nacionalismo: en Galicia había sido el principal opositor a la Autopista del Atlántico y aquí la reclamaban. Se me quedó grabado.

Y lo recordé hoy de manera muy viva cuando a las 9 y 6 minutos de la mañana arranqué el coche en la punta norte de la ciudad de Bangor, allá arriba, buscando Tenby, allá abajo, incrédulo de lo que me decían los GPS: que necesitaría cuatro horas mínimo.

Lo peor no fueron esas cuatro horas y 20 minutos sin parar de conducir. Lo peor fueron las carreteras estrechas y llenas de cerradas curvas, hasta el punto de que dos camiones tenían que hacer maniobras en algunos puntos cuando se encontraban de frente. Y por supuesto que fui por las vías principales, sin desviarme ni un ápice por las secundarias. Unas carreteras preciosas, pero que en Galicia provocarían la inmediata protesta de todos los alcaldes correspondientes. ¡Quién les diera a los galeses contar con una como la nacional que une, por ejemplo, Santiago con Ourense! Por lo menos dispondrían de algunos kilómetros con vía lenta en las subidas, porque aquí la realidad es que no hay ni un solo metro de asfalto desdoblado.

 

La galesa Little Haven, la primera playa británica declarada libre de tabaco

jueves, marzo 17th, 2016

IMG_2587

Red Natura del río Tambre. Gales volvió a marcar el camino. Los fumadores tienen menos espacio público, y si allá responden con el mismo civismo que aquí, no habrá problemas. Porque Gales es muy grande. Su costa y sus montañas también. Y uno de esos minúsculos recodos, la playita de Little Haven que cuando baja la marea se une a la enorme de Broad Haven, ha sido declarado el primer arenal de toda Gran Bretaña libre de tabaco. No ha habido, según la prensa de esa tierra céltica, reacciones en contra. Al menos notorias por desagradables o altisonantes.

 

 

¡Menudos nombres tienen en Gales!

lunes, febrero 15th, 2016

Red Natura del río Tambre. Mi admiración por Gales es bien conocida. Alguna vez he recomendado hacer lo que hago cada día, que es ver la webcam del puerto de la maravillosa localidad de Tenby. En otras me he fijado en sus playas, algunas tan hermosas como las gallegas pero con un urbanismo cercano respetuoso con el medio. Y hoy pongo este enlace a los nombres más impronunciables de sus pueblos. Y es que el galés, al contrario del gallego, es un idioma celta.

Por cierto, en Gales tienen más nieve y frío que aquí.

 

Manorbier: así se limpia la playa

miércoles, diciembre 9th, 2015

manorbier

Manorbier. Yo sigo sorprendido. No por la idea y la iniciativa, sino por la constancia. Creo que hace un año, o dos, o quizás más, publiqué aquí mismo que los paseantes por las playas de Gales -que suman legión, sea la estación del año que sea, con sol o con lluvia porque aquí se sale sí o sí- recogen al menos una porquería de la arena y, cuando se marchan, la depositan en un lugar que va creciendo y creciendo hasta que comienza la limpieza oficial y queda aquello pulido.

Esta foro la tomé en la playa de Manorbier, uno de los sitios más maravillosos de Gales (al fondo, su impresionante castillo). Y, por supuesto, aunque fuese por la vergüenza que pasaría si no lo hiciese, yo deposité ahí un objeto que encontré en la arena y que el mar había arrojado, traicioneramente, hasta esa costa tan protegida como mimada.

 

Pendragon House: un bed and breakfast donde se había acogido a niños vascos

domingo, diciembre 6th, 2015

p3

Caerleon. Se me echa la noche encima y, como ya sabía que las cosas iban a ser así, había reservado una habitación en Pendragon House, en el pequeño, mal señalizado y sobre todo romano pueblo de Caerleon, el enclave donde se originó la leyenda del rey Arturo. En el 2011 había dormido en el mismo sitio, y Kathryn –que se llevó una gran alegría al verme, todo cordialidad; Peter estaba ausente- me puso esta vez en la misma habitación. Caerleon es, como quien dice, el primer pueblo de Gales cuando se accede desde el sur, por la M4, y Pendragon House, un bed and breakfast de lo mejor que me he encontrado en los ya múltiples viajes por Gran Bretaña adelante, desde luego con mucha más personalidad que el 95% de los hoteles.

En el desayuno estuvimos solos, y Kathryn me informó de algo sobrecogedor que ignoraba. Y lo documentó con bibliografía: durante la guerra civil española fueron acogidos en aquella casa (de 1937  1946), entonces llamada Cumbria House, 56 niños vascos (¿cómo se acomodarían allí?) cuyos padres habían enviado a Gales para que estuvieran seguros. Su historia es conmovedora, y la persona que los acogió -¡una sola!- es digna del Nobel de la Paz. Se llamaba María Fernández. Conste.

p2

 

p1

Ahora le toca a Tenby presumir de la más bonita playa de toda Europa

domingo, febrero 22nd, 2015

Red Natura del río Tambre. A esto de internet lo carga el diablo. Nueva encuesta (¡y van… !) y ahora resulta que la playa más bonita de Europa no es la de Rodas (islas Cíes) ni la de Sanmamurjo, sino la de Tenby. Bueno, yo he estado allí en cuatro ocasiones, y la playa es espectacular, cierto, pero tampoco nada del otro mundo si se compara con Valdoviño o Carnota, por ejemplo. Lo que sí es impresionante es el cuidado del entorno, lo cual incluye un urbanismo de dimensiones humanas, guardando equilibrios estéticos y carente de agresividad. En Tenby se montó un enorme debate porque en esa playa, en la parte trasera, pegada a la ciudad, se construyó una gran cafetería, y la idea es que eso destruyó la belleza del lugar. O sea, una chorradita: que vengan a Galicia (Benquerencia o Malpica -en la foto inferior-) para aprender a defenestrar los tesoros naturales.

 

 

http://www.westerntelegraph.co.uk/news/11250319.Tenby_beach_declared_most_beautiful_in_Europe/?ref=fbshr

Una pescadería en el puerto galés de Tenby que rebosa encanto

jueves, diciembre 18th, 2014

Red Natura del río Tambre. Hace un mes justo ya me despertaba aquí, en casa. Y todavía tengo una deuda pendiente con una mujer encantadora que no es otra que la vendedora de pescado de la localidad galesa de Tenby. Porque, sí, lo que se ve en la foto es la pescadería de esa maravillosa ciudad turística. Hay otro sitio más, en el mercado, donde es posible comprar pescado, pero queda arriba, a la salida, y carece del encanto de este, llamado Simply Seafoods.

La cosa es que entré allí y le pregunté si había recibido lo que le había mandado tres años atrás. Y no recordaba nada de nada, así que debe de ser así. De modo que me comprometí a enviárselo. Pero lo cierto es que no lo encuentro por ninguna parte, de modo que vayan estas líneas como disculpa. Y eso sí, aunque resulta estadísticamente difícil que alguno de mis lectores vaya por Tenby, si lo hace que no deje de visitar su puerto. Y por supuesto, Simply Seafoods.

 

El pub de Manorbier

miércoles, noviembre 19th, 2014

Manorbier. El pub de Manorbier es el auténtico centro social de esa magnífica aldea galesa con enorme castillo. No tiene nada especial, y mucho menos esa decoración de cobre tirando a viejo tan clásica en los pubs de Gran Bretaña. Nada asombra, nada está descuidado o roto.

Eso sí, no faltan los dardos, la televisión con fútbol entre Irlanda y Escocia, una máquina tragaperras, otra que no tengo idea de para qué sirve, la mujer algo pasada de años aunque intenta disimularlo a toda costa riendo extemporáneamente mientras mueve su larga melena rubia y agarra con fuerza la correa de su perro que pasea por todas partes, los tres mayores hablando de sus cosas, una tropa de trabajadores masculinos de entre 25 y 35 años, un billar, un dueño que se dedica a hablar con varios parroquianos en una mesa mientras trabaja en la barra la chica contratada… nadie grita, pero se respira la alegría en el saludo, en la partida de dardos, en el pago de la cerveza propia porque aquí no se invita a nadie… Manorbier.

 

La costa de Gales, un paraíso que sirve de ejemplo para Galicia

lunes, noviembre 17th, 2014

Manorbier. No sería pecado mortal enviar a Gales a diputados, conselleiros y ministros varios para que vieran cómo se protege la costa. Porque caminar por el Pembrokeshire Coast Path es hacerlo por plena naturaleza y por un camino que, de seguirlo unos cientos de kilómetros más, llevaría al excursionista a Inglaterra. O sea, que toda la cosa de Gales -toda, de norte a sur y viceversa- es pateable por un sendero. Unos 1.300 kilómetros. Ahí es nada.

Olvídense de bloque de apartamentos y de llegar con el coche a la playa. Y en todos los casos, olvídese de aparcar gratis. La playa y los acantilados no son un bien de primera necesidad (¡deberían serlo!), así que si quiere ir a ellos en su cómodo vehículo de cuatro ruedas y motos, abra la cartera. Y luego camine cientos de metros para pisar la arena, que hay que proteger el entorno y no hacer como en Malpica (es sólo un ejemplo, puedo poner muchos más), uno de los excelentes paradigmas que tenemos de cómo convertir una maravilla natural en un horroroso adefesio. Pero ya se sabe: a los alcaldes y concejales los carga el diablo, con el aplauso de la mayoría de los ciudadanos.

Y en algún punto de esa costa de playas tan maravillosas como las gallegas pero mucho más mimadas, y de acantilados cortados a pico, sin edificios en lontananza, aparece la pequeña cala de Stackpole, con su tea room que antes no fue, como pícaramente dice la propaganda, un lugar para poner los barcos a resguardos, sino una carbonera para los pesqueros que buscaban allí refugios y buscaban combustible. Por tercera vez en mi vida como en él, asombrándome de que con tanto frío en este día claro docenas y docenas de personas caminen por el Pembrokeshire Coast Path. Y algunas, sin duda osadas, coman aquí al aire libre. Yo, desde luego,  no me atrevo.

En Gales hacen que me avergüence por venir de donde vengo

domingo, noviembre 16th, 2014

Manorbier. Miren, después de haber tenido la suerte de viajar tanto como yo viajé, muchas cosas no me sorprenden y muchas más no me alteran. Por ejemplo, que en Nicaragua me recibieran con un ¡Ah, venís de la madre puta! en vez de la madre patria me entró por un oído y me salió por el otro. Hace cuatro largos decenios más de una vez me dijeron que los españoles dábamos vergüenza por vivir tan tranquilos sin oponernos a la dictadura franquista, y visto el tono ni entré en discusión, y eso que en una de las ocasiones estaba allí, en Suecia, porque había tenido que salir corriendo de mi país.

Pero hay otras veces en que me avergüenzo. Pocas, pero alguna hay. Ayer, tras ver en el pub de Manorbier el partido entre España y Bielorrusia (3-0), un parroquiano amable me felicitó irónicamente al final: “Enhorabuena, habéis ganado el partido y vuestra Marina de Guerra obtuvo una gran victoria tirando a una mujer en el medio del Atlántico, un gran día”. Y no supe qué contestar. Supongo que habré puesto una sonrisa de idiota y seguí bebiendo la cerveza. Es posible que me haya encogido suavemente de hombros, un tic habitual.

Y sí, son momentos en los que me avergüenzo de venir de donde vengo. No tengo elementos para aplaudir o condenar la acción de Greenpeace, así que sobre eso no me pronuncio. Pero que los machotes -uniforme, armamento, graduación, prepotencia- de la Armada hayan embestido una y otra vez a lanchas sin armamento alguno, no lo aplaudiré jamás. ¿Se imaginan eso en Suecia, Dinamarca, Gran Bretaña, Holanda…? Yo me lo imagino en una república bananera como Honduras, o en Argelia.

Muy valientes nuestros uniformados. Lástima que no lo fueran cuando los marroquíes entraron en el Sáhara -entonces colonia nuestra- sin disparar un solo tiro, sólo asustando. Entonces nuestro Ejército de Tierra, nuestra Fuerza Aérea y nuestra Marina de Guerra dieron media vuelta, echaron a correr y bien que se apuraron en llegar la madre patria, para allí buscar el cuarto de baño y poder cambiarse el calzoncillo, ostentosamente manchado.

Sí, el parroquiano de Manorbier tenía razón. Espero no encontrármelo hoy, para que no se caiga la cara de vergüenza.

 

Me sorprende en Tenby el festival de blues, con música en vivo en los pubs

sábado, noviembre 15th, 2014

Tenby. De repente me he encontrado con que esta maravillosa ciudad galesa de Tenby celebra su festival de blues, y a pesar de mi reconocido cariño por esa música no sé si eso es bueno o malo para mí, que tengo que escribir y el trabajo atrasado se me acumula. A la mente me viene la atmósfera de un festival clásico, con mucho barullo, mil coches y más de uno pasado de alcohol. Menos mal que duermo fuera de la localidad, a la que me he llegado hoy con todas las reservas, de manera que, para empezar, me planté en ella muy temprano y aproveché para saludar a la pescantina del puerto (foto siguiente), un sitio pequeño y entrañable.

Lo cierto es que metí la pata: no hay ni un adolescente, ni un borracho, ni un coche de más. Eso sí, mucha atmósfera en la calle… de gente de mi edad y bastante más. Jubilados por parejas recorriendo la playa a pesar de que el viento es tan frío que al cabo de un rato me meto de tiendas, cosa que en la vida hago porque me parece una pérdida de tiempo. Y compruebo que las tiendas de verano están abiertas menos un par de ellas, y que se venden palas para jugar en la arena, balones, toallas… no es que nadie se vaya a bañar, pero la tropa infantil, con un simple gersey, anda por la arena retozando a su gusto. Compruebo lo que sé y había olvidado: el tiempo atmosférico no es impedimento en Gales para salir de casa. Eso sí, a las 5 no hay un alma en la calle.

¿Y el festival? No he ido a los dos locales oficiales, no tengo ni tiempo ni me sobra el dinero. Pero a media mañana de todos los pubs y cafés de Tenby salía música. me metí en The Three Mariners, saturado de personal de mi quinta, gente seguro que mucho más respetable que yo siguiendo con pies manos y cabeza el ritmo de The Mean Mistreaters, cuyos componentes -vuelta a lo mismo- están jubilados ya. Casi dos horas de relax que buena falta me hacía. Una experiencia de esas que no se olvidan nunca…

Aeropuerto de Cardiff, en Gales

viernes, octubre 17th, 2014

Red Natura del río Tambre. Estas son las cosas que no sólo alegran el día, sino que permiten seguir soñando con un mundo más alegre y mejor.

¿Mejores? No lo son. Pero fíjense en el entorno

sábado, mayo 10th, 2014

Red Natura del río Tambre. sigo con mi libro. Y de vez en cuando paro para ver maravillas como estas.  ¿Son mejores que las nuestras? En absoluto: algunas, iguales de bellas, excelentes arenas. Otras, muy inferiores en ambos capítulos. Pero una vez que vea esa colección, vuelva a verlas. No se fije en la playa. Fíjese en el entorno. Y ahí nos ganan por goleada.

 

Tranquilos, no es en Galicia, es en Gales: Volunteers needed for post-storm beach clean up

miércoles, marzo 5th, 2014

Red Natura del río Tambre. Lo único bueno -laboralmente hablando- que tienen los carnavales es que todo el mundo está descolocado y sacas tiempo para clasificar esto y aquello (he encontrado un grupito de fotos de la excavación del dolmen de Dombate, 1987). Y navegando por ahí me he encontrado, con el título que reproduzco arriba, una información del pequeño pueblo de  (municipio de algo más de 49.000 habitantes que elabora su propia cerveza, The Reverend James) al oeste de Swansea (Gales) en la que solicitan voluntarios para limpieza de su gran playa, que ha quedado como las gallegas, hecha unos zorros después de la tormenta. Dos organizaciones de ámbito galés (una que se dedica a mantener las playas limpias y otra que hace lo mismo con las ciudades) son las que coordinan. Y como esperan avalancha ese día 20 de este mes, creen que en dos horas el arenal quedará planchado. Por cierto, tiene bandera azul y temen perderla. Como yo presumo de ser un buen ciudadano normal y corriente, por favor que alguien me avise si hay alguna iniciativa similar aquí en Galicia, que me quede a una distancia prudente, y me apunto.

PD/ Es posible ver la playa en Google Earth bien escribiendo Llanelli o, aun mejor, Pembrey. 

 

En Pembroke tienen unos paneles en muy malas condiciones

domingo, febrero 16th, 2014

Red Natura del río Tambre. Ha salido el sol esta mañana dominicial. Aquí y en Gales, por cierto, y bajón de las temperaturas en toda la fachada Atlántica. A medio gas entre el trabajo y el ocio, aprovecho para ponerme al día en Facebook y veo que Mike Hallen (no lo conozco) ha colgado una foto precisamente de Gales, de la Main Street de Pembroke, donde se ven tres paneles informativos destrozados. O sea, lo habitual por estos lares, por cierto. Lo curioso es que por la tarde compruebo que tiene una barbaridad de comentarios, amén de un grupo de Me gusta clásico. Y los comentarios pertenecen a personas escandalizadas y/o preocupadas que no se dedican a hablar por hablar sino que ofrecen soluciones, entre ellas llamar al municipio, o a la empresa que parece ser la propietaria. Son prácticamente todos esos comentarios constructivos, sin indignarse y disparar a todo lo que se mueve, lo que me asombra. Y sin lanzar piedras contra el político de turno, que sería la versión española, como si los políticos españoles fueran mejores o peores que los galeses. La diferencia no es esa, es la actitud de la ciudadanía: aquí hay algo mal, eso nos perjudica, vamos a arreglarlo sin dedicarnos a hacer bajar a todos los santos del cielo o a lamentar nuestra mala suerte.Y punto.

Otra vez Manorbier y su casa de alquiler en el interior del castillo

domingo, diciembre 29th, 2013

 

Red Natura del río Tambre. Un buen amigo se ha quedado extrañado cuando afirmé en un post anterior que era posible dormir en una casa en el interior del castillo de Manorbier, en el sur de Gales. Me da la impresión de que no me creía, porque añadió algo así como “tú siempre hablando demasiado bien de otros lugares”, mientras echaba mano al bolsillo para pagar nuestros descafeinados. Lo cierto es que mi amigo es muy gallegófilo en el sentido de no salir de aquí. Y eso es una elección muy respetable, pero si no conoces más que lo que tienes delante de las narices no puedes comparar y no puedes mejorar. Hay que salir. Por eso debo de ser uno de los pocos que está encantado con que nuestros jóvenes se busquen la vida por Noruega o Alemania. Otra cosa es que dentro de un dos o cinco años puedan volver a buenos puestos de trabajo, que eso sí que hay que exigirlo.

Pero volviendo a Manorbier, ahí está, en la foto, la casa que se alquila. Aquí están sus características, pero anticipo que cuesta casi 70 euros por noche y persona, mínimo 8 personas y mínimo también 3 noches. Y es que Gales está apostando desde hace años por un turismo de calidad, con dinero, que le deje un buen beneficio. ¿Y qué le ofrece? Pues maravillas como el castillo de Manorbier, en un pueblecito con un bed and breakfast muy bonito y con fantásticas panorámicas y una dueña (Poppy Anderson) muy activa en Facebook. Por cierto, entre uno y otro, un pub, claro.