La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Fiestas’

Betanzos, sus fiestas y su globo

miércoles, agosto 16th, 2017

Betanzos. Día grande de las fiestas de San Roque en Betanzos. Esta noche se suelta el centenario y enorme globo. La pregunta que se hacen los miles de personas a medianoche es dónde aparecerá mañana. Día de multitudes, de no poder dar un paso, de disfrutar de su tortilla. Y los que quieran ver el globo, que vayan a coger sitio horas antes. A Betanzos le tengo un especial cariño porque de ahí viene mi familia por parte de abuela materna. El dibujo del convento de San Francisco (el mejor cenotafio de Galicia está en su interior) es un recuerdo a toda ella.

Carnaval en julio o cómo hacer el payaso en Fisterra en pleno verano

lunes, julio 10th, 2017

Lires. Estoy en la Costa da Morte. Una zona con un potencial turístico fuera de serie que algún alcalde reticente se encarga de frenar. Y más de un vecino que no piensa más que en el pan para hoy y hambre para mañana. Gente que mira al mar, que ha sufrido y que ahora ve en el turismo una vía al futuro económico. Nada se necesita en la Costa da Morte excepto cuidarla. Pero payasadas, no. Y alguien en Fisterra ha tenido una idea payasa: organizar para el pasado sábado, día 8 de julio, un Carnaval, llamado en Galicia Antrodio o Entroiudo. Es decir, una puñalada a la tradición. Porque una de las cosas que mejor conservamos en Galicia son nuestras tradiciones, y adulterarlas de esa manera es eso, una puñalada trapera. Porque además resulta innecesaria: ¿no tendrá atractivos suficientes Fisterra para atraer el turismo sin necesidad de disfrazarse? ¿Qué quieren los fisterráns? ¿Espantar a los miles de peregrinos? ¿O a los turistas tranquilos? Payasadas que se unen a los atentados estéticos para acabar con Galicia. Ni que les pagara el enemigo…

La fiesta de la Belle Époque, en Cuntis, sigue siendo un valor de futuro

martes, octubre 6th, 2015

cuntis1

Red Natura del río Tambre. He tenido un rato y me he ido a Cuntis el sábado por la tarde, a ver cómo se desarrollaba la fiesta de la Belle Époque. El día no ayudaba, no, muy gris y algo triste. Y cuando llegué, a las 5, sólo había un par de docenas de personas por el maltratado y precioso casco histórico de esa localidad pontevedresa. Luego fue cogiendo ambiente, y un par de horas más tarde aquello estaba lleno. Buena atmósfera.

Eché de menos los paseos en calesa, así como al forzudo, pero actividad había por todas partes. Muy bien concebido el grupo de juegos para niños, que obligaba a ir de un lado para otro, y una lástima que la villa no estuviera nada decorada, excepto una barbería. Sí había numerosos viandantes vestidos de época. Y una pena ver los contenedores de basura aquí y allá, y no precisamente vacíos.

cuntis2

Es esta una idea del anterior alcalde que hay que potenciar. Todavía quedan muchas cosas que mejorar, y puede convertirse en una fiesta original y de referencia en Galicia. Pero hay que ponerse a trabajar desde ya: en esta ocasión el programa se cerró sólo unos días antes, y así no hay quien promocione nada.

cuntis3

 

 

Cuenta atrás para la nueva edición de la fiesta de la Belle Époque en Cuntis

jueves, octubre 1st, 2015

Red Natura del río Tambre. El sábado no va a hacer un día maravilloso, pero tampoco va a llover. Al parecer. Eso es buena noticia para Cuntis, que celebra su fiesta de la Belle Époque, que estuvo en el aire. A raíz de un post anterior, un hostelero local, que se identifica, quiere aclarar que tengo un error. Reproduzco sus palabras:

La información respecto al Ayuntamiento no es exacta, no hubo mala fe, ya que la Concellería de Cultura programó antes que nosotros la fecha.

Otra fuente seria me dice lo contrario, así que recojo las dos versiones.

En cualquier caso, es bueno que los hosteleros se impliquen a fondo para que no se pierda una idea excelente. No sé si podré estar allí, aunque lo intentaré. Creo que es una jornada interesante, nada vulgar, original, que se sale del churrasco y el criollo. Como corresponde a una villa con aires de nobleza que sólo mancilla la multitud de coches que transita por su pequeño y bello casco histórico, algo impensable en Alemania o ya no digamos Francia.

 

Adiós San Juan, llega el verano

lunes, junio 24th, 2013

(Foto de Oscar Cela, La voz de Galicia)

Red Natura del río Tambre. Adiós a San Juan. O sea, bienvenido, verano. Y con sol, lo cual empieza a resultar insólito. Aunque todavía de calor, nada de nada por Santiago adelante. El jueves he puesto punto final (quedan los fierros) al libro de rutas en el que he estado trabajando todos estos meses. Un libro pasado por agua, desde luego, que me costó quedarme atrapado con el Land Rover en dos ocasiones cuando iba al punto de partida, unas botas que hubo que tirar a la basura y el gasto en un traje de aguas profesional que filtrar no filtra ni una gota, pero que resulta incomodísimo para caminar. Mi libro saldrá en julio (lógicamente, con La Voz de Galicia). Así que el viernes me encontré vacío, en plan “¿y qué hago ahora yo de mi vida?”. El sábado fue el quinto día del año que no trabajé, y ayer domingo, suavemente, vuelta al tajo. Porque siempre hay algo que hacer, y lo peor en momentos de crisis es bajar los brazos, primer paso para luego bajar los pantalones.

De modo que aquí estamos. He aprovechado para leer la excelente página (¡qué maravillosa idea!) de Antonio Sandoval en el suplemento La Voz de la Escuela centrada en la elaboración del mapa gallego del cuco. También me releí a mí mismo, cosa que hago una vez al año como mucho. En este caso, la doble página que sobre el camino de San Olav publiqué el viernes pasado y que no está en la Red porque algún extra tenemos que darle a aquel lector que saca el dinero del bolsillo para comprar el periódico. Sobre San Olav se está trabajando desde Santiago a través del programa europeo Certo, porque no se trata de competir con el Camino de Santiago -imbatible, por otro lado-, sino de promocionar, completar, animar. De modo que desde Incolsa se está en esa línea, como ya dije en otra ocasión. Buena idea y que haya buena suerte.

Porque lo cierto es que en esta mañana de minivacaciones en Galicia (hoy es festivo aquí) el aparcamiento de Salgueiriños, donde paran prácticamente todos los autobuses que traen visitantes a Compostela, está vacío: sólo dos. Y eso no es buena señal. La gente está de resaca de ayer, San Juan, y en la carretera no había nadie.

En fin, lo dicho: llega el verano. Que sobrevivamos.

 

Unas ideas para mejorar el año que viene la fiesta Belle Époque de Cuntis

martes, septiembre 11th, 2012

Mi último post estaba dedicado a la fiesta Belle Époque que tuvo lugar en Cuntis el sábado pasado. Queda bastante claro mi defensa de la iniciativa, pero, como todo, es mejorable. De modo que a modo de (humilde) sugerencia ahí van algunas ideas para que la próxima edición todavía tenga más éxito que en esta, que ya es decir en esta Galicia donde fiesta se ha convertido en un sinónimo de churrasco, música a todo trapo y, sobre todo, alcohol.

1/ Fundamental: el casco histórico tiene que estar cerrado por completo al tráfico. No vale el “ya salgo” ni el “voy a recoger mi puesto”. Y, por cierto, eso tiene que aplicarse los 365 días del año, algo muy factible si se mira uno en el espejo británico, por ejemplo. U holandés. O danés. En fin, en el de países a los que por muchas razones no les va nada mal el turismo. La gente, que camine, que es muy sano. 100 ó 300 metros no son nada. Y al que no le guste, al Levante español. Nuestro modelo no es ese, y el éxito está asegurado con la prohibición: llegará mucha más gente y el comercio venderá mucho más. Que se lo pregunten a Santiago.

2/ Los niños iban gratis en una calesa que tenía 70 años aunque las ruedas “cantaban”. Eran de bicicleta, con sus coronas y todo. Pero, ¿por qué ir gratis? Vale el primer año. Para el resto de las actividades los niños tenían que comprar una pulsera (8 euros; 5 si eran más de dos infantes). Para incentivar el que la gente vaya vestida como la Belle Époque manda, odría ser gratis para los niños disfrazados (aunque fuera un poquito) y cobrarles al resto. Todo no se puede pedir.

3/ La comida, estupenda, y por sólo 10 euros vino incluido. Lo malo es que el caldo era un Barrantes algo agresivo. Al igual que en medio mundo, puede cobrarse 10 euros y la bebida aparte, y que cada quien pida lo que le pluguiere. Yo me apunté al albariño.

4/ En todo el norte de Europa hay voluntarios. Aquí seguro que los hubo también. Algún agradecimiento público deberían de tener.

Y, para ser justos, hay que agradecerle al alcalde su saber estar: todo el día presente pero como uno más. O te decían que era él o no lo sabías. No chupó cámara, no ejerció de político profesional haciéndose el simpático pensando en las elecciones. Y eso se agradece. Y lo ennoblece.

 

Merecido sobresaliente para la fiesta Belle Époque de Cuntis

domingo, septiembre 9th, 2012

Esto. Justo esto es lo que hace falta para lanzar más el turismo gallego. Déjense de fiestas medievales -en realidad, una sola, igual año tras año, que rota por Galicia de la mano de una empresa- y búsquese un nicho de negocio, algo original, algo que implique a los vecinos. Como ayer sucedió en Cuntis (Pontevedra), cuyo pequeño y muy cuidado casco histórico regresó a los años 20 del siglo XX. Ahí no faltaba nadie: todo el vecindario se volcó en un acto colectivo, en una catársis festiva que implicó desde al alcalde a la dueña de la casa de turismo rural, desde el levantador de pesas hasta la boda. ¿Perfecto? Y nada era gratis, excepto -sorprendentemente- el paso en carro de caballos para los más pequeños. Por suerte. Digo que por suerte había que pagar. Nada de multitudes, nada de botellones estilo Romería Vikinga de Catoira u Os Caneiros de Betanzos. Un menú por 10 euros en lo que flojeaba era el vino pero para todos igual, eligiese el lugar que se eligiese para meterse entre pecho y espalda la espetada de uvas y queso (local), el can-can de pollo y el arroz con leche. Y como dicen que una imagen vale más que mil palabras (¿de verdad?), aquí van varias fotos.

Churrascada en Lires

sábado, septiembre 4th, 2010

lires22lires3lires1

 

Lires. Vuelta a Lires. No a descansar, claro, sino que quedé con Marras en hacer un trabajo. Y una vez terminada la primera parte, me llego de nuevo a As Eiras para cenar unos centollos. Así de claro. Lo curioso es que me encuentro con que la vecindad está organizando una churrascada. Una vez al año. Esas cosas maravillosas que generan unión, simpatía, futuro. No estoy en la lista, claro, así que me confirmaré con las centollas. Pero que conste que el ambiente es estupendo. Y en esas estamos. ¡Bendito periodismo!

Un encuentro popular ejemplar: la Xuntanza da Ruta da Pedra e da Auga

lunes, agosto 31st, 2009

 

 

Red Natura del río Tambre. Ayer me he ido de juerga hasta una hora de persona prudente. De comilona (y de las buenas) campestre. Tanto Rafael Louzán -que se ve que es un tipo bien querido por el vecindario de Ridabumia y Meis- como Marta Lucio me habían invitado a ir a la II Xuntanza da Ruta da Pedra e da Auga. La ruta es una maravilla, y la publiqué el domingo 23, tres páginas llenas de fotos. Una ruta impresionante, no sé si la mejor de Galicia pero entre las tres mejores sí que está con seguridad. El estado en que se encuentra debe ser calificado con justicia como ejemplar, y la recompensa final, al llegar arriba, no puede ser mejor: el monasterio de Armenteira.

Pues resulta que desde la Diputación de Pontevedra han organizado una cuchipandada popular y lo han hecho sin cutrería alguna: carpas bonitas y elegantes, platos y cubiertos como Dios manda, un buen servicio de camareros, música, hinchables para los más pequeños… con el añadido de que todo tenía un orden espacial y estaba distribuido con cabeciña, sin feísmo alguno. Lo dicho: felicitaciones a la organización.

¿El menú? El clásico, y muy buen género. Y mira que es difícil cocinar bien para un millar de personas que se sentaron después de haber entregado la preceptiva entrada (14 euros per capita), pero la empanada, el pulpo y la carne ao caldeiro estaban realmente buenos, así como el bizcocho, el melindre y el café.

Pues eso, que me duelen las piernas sólo pensar en que tengo que volver al Camino de Santiago.