La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Castillos’

Sobroso, una visita obligada cuando se habla de castillos gallegos

lunes, septiembre 3rd, 2018

Castillo de Sobroso. Pocos castillos hay en Galicia que se puedan vender turísticamente hablando. Decía el padre Sarmiento que había muchos, pero la mayoría o agonizan en ruinas o ahí están, a la buena de Dios, y si quiere vaya usted por su cuenta y véalos. El de Sobroso, a las afueras de Ponteareas, es una excepción. Y es que la Diputación Provincial desarrolló hasta hace tres años una política agresiva de protección de los bienes patrimoniales que ahora da sus frutos. Luego cambió de manos políticas y todo cambió. Y por supuesto me da igual que piensen que defiendo a esta opción sobre aquella o la viceversa de lo contrario, pero las cosas son como son.

Así, Sobroso es un lugar que todavía puede ser explotado más. Su gran parque botánico requiere una atención que no se le presta. Sus salas expositivas se merecen mucho tiempo, y ya no digamos su tienda de artesanía. La idea del anterior presidente de la Diputación -yo se la escuché en una reunión de trabajo- era diseñar una auténtica ruta de castillos en la provincia, comenzando por este, el de Soutomaior y el de Salvaterra. No tuvo tiempo.

Durham: festival Lumiere

sábado, noviembre 25th, 2017

Durham. Ha sido de casualidad, que por cierto venía con su parte negativa porque tuve que ir a un hotel muy alejado del centro de Durham. Pero he disfrutado de la oportunidad de ser uno más en el festival Lumiere, que se celebra cada dos años en esa localidad del noreste de Inglaterra. No es algo muy espectacular excepto las campanas de la catedral y las luces iluminando de manera sincronizada, pero sí muy agradable.

Me llamó la atención que la península en la que se alza el casco viejo fuera cerrada no sólo al tráfico, claro está, sino a los peatones que no teníamos la correspondiente entrada. Mi imagino yo que en Santiago cerremos el paso al personal que no haya abierto antes la cartera. Allí no hubo ninguna protesta.

Claro, el primer día aprendí, porque encima se habían agotado las entradas. Como la restricción está en vigor de 4.30 a 7.30, a las 4 ya andaba yo por el centro de la ciudad acompañando a otros miles de personas, de manera que cuando se instalaron las barreras nos encontrábamos en el interior, viendo como entre esa saturación de personas se abrían paso algunos con perros… que llevaban encima adornos de luces.

En realidad, en zonas tan frías -hay que abrigarse muy mucho porque el termómetro marcaba 5º y bajando- festivales como este son disculpas para entablar o cuidar relaciones sociales. Todo el mundo sale, se saluda en ese tono bajo que se saludan los ingleses -nadie alzó la voz para nada-, por supuesto no se ve ni un mililitro de alcohol ni a jóvenes ni a mayores (todos ignoran lo que es el botellón, y evidentemente esta gente no cree que el alcohol barato forme parte del catálogo de los derechos humanos, como se piensa en España) y el suelo brillaba impoluto.

Una experiencia.

El alcalde de Allariz ha tenido una idea… nefasta

miércoles, octubre 25th, 2017

Allariz. Creo que he dicho alto y claro que el trabajo del Ayuntamiento de Allariz para mantener su casco histórico impoluto y vivo es impresionante y, desde luego, merece mi aplauso más fuerte. Pero ahora me he quedado asombrado. El alcalde (y el anterior) es nacionalista y gobierna con mayoría. Enhorabuena, uno es lo que quiere ser y están ahí porque sus vecinos así lo desean.

Pero ese alcalde ha tenido la pésima e intolerable idea de colocar unos magníficos paneles por esas calles de granito recogiendo la historia local… ¡sólo en gallego! ¿Cómo es posible tanta estrechez mental? Porque por Allariz pasan miles y miles de personas al año, muchas gallegas, otras no. ¿Cómo es que al lado de esos paneles no hay otros, aunque sean de pequeño tamaño, con la traducción al español y al inglés? Porque sin los demás, sin los españoles y extranjeros, Allariz estaría hoy en la misma miseria cutre que tantas villas gallegas.

Un poco más de sentido común no le vendría mal a esa corporación.

 

En recuerdo de Margaret Watson (que no sé quién fue)

lunes, noviembre 7th, 2016

a1

Bamburgh. En un día frío y claro llegué al hotel The Sunningdale, en Bamburg, una aldea mínima con más tiendas y establecimientos hoteleros que viviendas. Debe de ser un sitio muy turístico que vive de su enorme castillo, pegado al mar y que a mí me decepcionó: un pastiche de varias épocas con tuberías (¿aguas fecales?) a la vista, un mantenimiento más que defectuoso. Eso sí, los alrededores –dunas incluidas-, muy cuidadas.

Y a la sombra de ese castillo hay un espacio que es todo césped, grande, lugar de juegos y de encuentro. Dos niños ¡en manga corta! dan patadas a un balón a pocas millas de donde se inventó el fútbol. Y en paralelo al castillo, césped por medio, una hilera de bancos, cada uno de ellos con una placa recordando a alguien. Un auténtico cementerio con cadáveres de almas vivas. O quizás sea justo lo contrario: una hilera de vivos que miran cómo juegan los dos niños.

Nada nuevo tratándose de Inglaterra. Pero siempre me sobrecoge pensar en cómo aquí recuerdan a su gente. Y de repente me paro ante uno de esos bancos. Recuerda a Margaret Watson (1937-2013), que no tengo ni idea de quién fue y que daba sus primeros pasos cuando Hitler decidía poner en marcha su locura. Una niña que, claro está, ni se enteró entonces de aquella barbarie.

Su banco es como todos. Al acercarme puede leer la placa, que terminaba con esta frase:

Pasó aquí su infancia feliz

Y por primera vez en muchos años, los ojos se me llenaron de lágrimas.

La batería de Fontán, un bonito lugar con alrededores carentes de encanto

martes, septiembre 20th, 2016

sada

Sada. Me he llegado a Sada para conocer y fotografiar la batería costera de Fontán, a la que por estos pagos llaman castillo. Es una recuperación muy meritoria de lo que fue defensa de la ría, levantada en unos años (siglo XVIII) en que se hizo un esfuerzo para reforzar la fortificación de la costa gallega. Lo malo es lo de siempre. Además de una mala señalización, hay que recorrer una calle sin encanto alguno. Para ser más exactos, todas esas rúas carecen de él. Y desde luego no hay un sitio donde parar, donde tomar un café, donde comer. O sea, seguimos como siempre: sin saber qué hacer con nuestros recursos turísticos. Así que me voy con el ánimo bajo y recomendando hacer click aquí para ver una imagen de la antigua batería-castillo de Fontán.

La entrañable y pequeña batería de Redes no debe caer en el olvido

jueves, septiembre 8th, 2016

redes

Redes. Como otros miles de ferrolanos, no conocía la batería de Redes. Y lo digo con un sentimiento de vergüenza, y en mi caso, viajero impenitente por Galicia, es más imperdonable que en el de otros muchos. Incluso hace siete años publiqué cinco páginas sobre el pueblo, ignorante por completo de la existencia de ese muro defensivo, que poco más es, pequeño y entrañable. Ahora saldo mi deuda visitante ese lugar que ha sido recuperado. Por supuesto que hay casa cerca, una lástima pero esto es Galicia. Incluso unos chabolos. Pero la batería en sí se encuentra en buen estado. Ahora hay que estar vigilantes para que cada año reciba unos mimos en forma de limpieza. Y para presionar a las autoridades, nada mejor que reciba muchas visitas.

El castillo de Carbedo, perdido en los maravillosos montes de O Courel

domingo, marzo 6th, 2016

carbedo

Carbedo (Folgoso do Courel). He venido en varias ocasiones al castillo de Carbedo, en O Courel, desde que me lo descubrió mi buen amigo Pedro Fernández Linares, compañero de la sección de Internacional durante muchos inolvidables años. Tiene algo de enigmático (el castillo, no Pedro), de fortaleza tal y como toda mi generación soñaba cómo era una fortaleza de guerreros. Hoy sueñan con Star Wars y otras lindeces. Cosas de los tiempos, tan respetables unas como otras. Pero de que se sepa no queda vestigio alguno de Star Wars y sí miles de la riquísima época medieval que vivió Galicia.

Ahora una información de este periódico me trae a la memoria un estudio que yo tengo por alguna parte y del que leí algunos trozos, y aunque tenía un gran volumen de información discrepé en el planteamiento. Y le falta algo para mí muy relevante: a sus pies se conserva una buena parte del camino casi milenario, hoy muy cubierto de maleza que me impide pasar más allá de un centenar de metros y que habría que limpiar.

Me voy a permitir una recomendación: todos aquellos que soñaban con caballeros en su infancia y juventud, que vayan al castillo de Carbedo. No quedarán defraudados.

 

Sol sobre las Torres de Oeste

sábado, febrero 13th, 2016

catoira

Red Natura del río Tambre. Uno tiene sus rutinas. Y cuando un fin de semana viene tan lluvioso como éste, aprovecho para clasificar cosas, lo que sea, porque tengo labor para meses. Entre otras cosas, meto unas cuantas fotos en su correspondiente carpeta. Y en un día tan gris como éste he localizado esta del verano pasado: las torres de Oeste (no del Oeste, porque no tiene nada que ver el topónimo con el punto cardinal, sino con el latín Honesti). Estuvieron a punto de ser derribadas cuando se construyó el puente que une Catoira con Rianxo y que se ve en la fotografía –Manuel Chamoso Lamas lo impidió, a pesar de que los técnicos decían que se ahorrarían 300 millones de pesetas)-, y ahora el entorno fue afeado por el nuevo puente del tren de alta velocidad. Une ejemplo gallego de lo que se llama turismo-isla, hacia el que estamos cada vez más abocados.

 

Durham, rebosante de arte

lunes, noviembre 30th, 2015

durham1

Durham. Vuelvo a Durham, y la impresión que me causa es todavía mejor que la primera, hace por estas fechas un año. La ciudad es pequeña, llena de cuestas, con gran ambiente joven -nada de vandalismo ni alcohol-, un catálogo de arte y, en suma, una joya declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. La catedral me ha parecido y me parece impresionante, muy distinta de la nuestra de Santiago, pero igualmente jacobea… aunque ellos no lo saben. Y es que en las cercanías se halla la abadía de Finchale (pronúnciese Fincal), el auténtico comienzo del Camino Inglés a Santiago, que en mi tierra parte de las rías de A Coruña y Ferrol. Penny Johnson, la profesora de A Estrada afincada en Durham desde hace decenios, sabe mucho de eso.

durham

 

El castillo de Mesía: quien tuvo, retuvo

lunes, noviembre 9th, 2015

mesia

Mesía. ¿Esto es verano, otoño o qué? ¿Veroño, quizás? Porque en pleno noviembre y con los termómetros por encima de los 20º el diccionario se queda perplejo. Yo también. Pero aprovecho para salir, claro está. Y como hace cinco años -hasta me da vergüenza escribirlo- que no visito lo que queda en pie del castillo de Mesía, allá pongo proa con el Land Rover. Tres cuartos de hora y me planto en Pobra, un lugar pequeñito con una taberna entrañable, una iglesia y la fortaleza.

Encuentro rejuvenecidas aquellas paredes del siglo XIV. Las han limpiado, se puede entrar, las saeteras impresionan, es posible asomarse al vacío desde la torre de homenaje… Y es que este es el único castillo de Galicia cuya planta dibuja un círculo. Me pregunto qué será un agujero en el interior, quizás el comienzo de un pozo que, sin duda, debería ser profundo, y hay que preguntarse si aquí habría salida subterránea como, por ejemplo, en Narahío (San Sadurniño), una salida que puede ser el tramo final de un túnel que parece que hay mirando al río Samo, allá abajo, aunque lo digo con muchas precauciones y escasa convicción…

En fin, un lugar idóneo para ir en familia y dar un paseo. Una maravilla… olvidada.

Recordando al mastuerzo del capataz del arruinado castillo de Pambre

lunes, junio 8th, 2015

p1

Red Natura del río Tambre. En su día no quise decir nada porque perjudicaba claramente la nómina de un amigo. Ya han pasado meses y mi amigo está en otra empresa. El mismo que me facilitó el paso al castillo de Pambre (Palas de Rei) mientras se llevaban a cabo los primeros trabajos de limpieza y consolidación mínima y urgente. Entonces un capaz, un mostrenco de dos patas, una acémila intelectual, uno de esos ciudadanos (¡qué se le va a hacer!) que sobran en Galicia, que retrasan cualquier desarrollo moderno en cualquier sociedad, un analfabeto que se creía el rey del mambo suspendió la Constitución entre aquellas paredes y yo -y mis lectores, que alguno tendré- fuimos los perjudicados. Como por supuesto no quería perjudicar a mi amigo, metí el rabo entre las piernas y enfilé la salida. Ya me lo compensó como hacen los amigos, poniendo cara triste, orejas gachas y pagando una cerveza en la siguiente ocasión que nos vimos.

Porque Pambre es no sólo un misterio sino también una vergüenza para la Xunta. Que no haya tomado esta ninguna iniciativa para decir y explicar qué pasa, si hay dinero o no (cosas más urgentes tenemos en la mesa, reconozcámoslo) para seguir con la rehabilitación, cuáles son sus planes… todo ello clama al cielo, porque resulta que el castillo es ahora propiedad colectiva, de todos, y es la Xunta la que tiene que acometer el futuro.

En fin, quede constancia de cómo estaba el techo y el suelo de la capilla, que había alojado durante años a un buey. Lamento no saber el nombre ni tener ninguna imagen del cabestro en cuestión para que se le cayera la cara de vergüenza. Aunque me temo que ese tipo de gente -que no personas- ignoran lo que es la vergüenza.

p2

El castillo de Narahío, en San Sadurniño (A Coruña), coge vida en Facebook

viernes, mayo 15th, 2015

nar2Red Natura del río Tambre. Pues empiezo mal el día. Desde las 6.30 estoy tecleando, y en una pausa me entero de la muerte de B B King, el único guitarrista que quería ver actuar en directo, pero me perdí su fantástico concierto en el Royal Albert Hall. Quizás Eric Clapton también, pero tendría que ser en una sala pequeña.

En fin, que actualizo el Facebook y me reencuentro con una página llamada “Castillo de Narahío/Ocio, viajes” que es una joyita; de ella le cojo prestada la foto. Es el castillo el que habla en primera persona, el que cuenta sus vicisitudes. En él estuve muchas veces, sobre todo en mi juventud, y le tengo gran cariño. La pena es que la excavación su hubiera detenido hace media docena de años, parece que por factores políticos y económicos. Porque podría ser un excelente reclamo turístico. Está, por cierto, en el municipio coruñés de San Sadurniño.

 

La chapuza del día: el castillo de Narahío, en San Sadurniño

lunes, abril 13th, 2015

Castillo de Narahío. Pocas fortalezas de las que han llegado al siglo XXI han tenido peor suerte que la de Narahío, en el municipio coruñés de San Sadurniño. Y cuando al fin arrancaba su rehabilitación, entre el cambio de gobierno en Galicia (salieron socialistas y nacionalistas, entraron conservadores) y la crisis, la tercera fase se quedó en un cajón y todo durmió el sueño de los justos. Y sigue. Lamentable. Pero más lamentable es que quede todo tirado por ahí. Por ejemplo, esta foto que muestro es la base de la grúa. Retirada esta, ¿por qué no se hizo lo mismo con aquella? La chapuza diaria…

Y además me duele. Porque ahí, justo ahí, fui yo de acampada por segunda vez en mi vida (la primera fue Ares). ahí plantamos una tienda que tenía suelo -bastante lujo por entonces- y doble techo -lujazo-. Ahí estuve tres días con dos amigos de entonces.

Hacía tiempo que no iba por allí. Ahora volví animado por la existencia de una página en Facebook que se llama así, Castillo de Narahío, y que tiene la peculiaridad de que la redactan como si hablase la fortaleza. Curioso. A ver cuánto les dura el ánimo a sus promotores.

El castillo de A Rocha “invade” hoy un restaurante de Padrón

miércoles, diciembre 3rd, 2014

Red Natura del río Tambre. Me manda un mail Carmen Lois, concejala responsable de turismo del municipio coruñés de Padrón, y me invita a ir hoy, jueves, a un acto del cual habíamos hablado tiempo ha y que, sinceramente, se me había pasado. Y tengo un gran interés, porque se trata nada menos que de una conferencia sobre los recientes descubrimientos y situación del castillo de A Rocha, una fortaleza que me interesó desde que era adolescente y que nunca vi, entre otras cosas, porque sólo quedaban ruinas comidas por la maleza. Además, controlaba el paso de peregrinos que desde Portugal se dirigían a Compostela por el Camino Portugués. El acto es mañana, jueves, a las ocho de la tarde en el restaurante padronés A Casa dos Martínez (este es su blog), y desde luego voy a intentar ir, aunque tengo otra cosa a la misma hora en otro lugar pero que creo que puedo cambiar. Padrón, cuyo casco histórico es impresionante y la parte nueva, al otro lado de la carretera nacional, lamentable, tiene en sus alrededores auténticos tesoros. El problema es avalorarlos. O sea, como dicen ahora los recién llegados, ponerlos en valor. Porque el entorno inmediato de esos tesoros deja mucho que desear y los vecinos no se implican: este es un país donde a la gente le da igual que lo que se vea desde su ventana sea bonito o feo. Y hay que convertir castillos, monasterios e iglesias en máquinas de generar negocio, dinero. El todo gratis es una de las lacras turísticas de este país, donde todo se reduce a que pague la Xunta o, en el mejor de los casos, el Concello.

En fin, Carmen Lois se preocupa por su patrimonio. A ver si cunde el ejemplo…

 

Las torres de Altamira, un lugar para mí recurrente en perfecto estado de revista

lunes, octubre 27th, 2014

Torres de Altamira (Brión). ¿Cuántas veces habré venido a las torres de Altamira? Pues me siguen encantando. jamás encontré los subterráneos que sin duda con pluma demasiado rápida describió Victoria Armesto en su Galicia feudal, y realmente no creo que existan en esa fortaleza levantada sobre un castro y propiedad de la Diputación de A Coruña. Son unas ruinas estupendas que no necesitan rehabilitación alguna, sino mimos constantes. Unos paneles, incluso en Braille, dan una idea clara de cómo fue aquello. El palacio gótico mantiene en pie varias paredes, y los varios de los torreones que existieron en su día recuerdan el poderío de ese magnífico mirador sobre parte del valle de Amaía y el río Sar, ese que cantó Rosalía. Las campanas de Bastavalesque cantó la poetisa- se oyeron con fuerza mientras yo estaba allí.

La primera agradable sorpresa fue comprobar el buen estado del monumento, y la segunda ver que había gente, que inmortalicé en las fotos. La tercera, descubrir un muy viejo camino que se adentra en un bosque y que sin duda fue durante siglos el acceso principal. Cruzando un bosque, termina a la entrada de la aldea de Calo. Una maravilla, como se ve en estas imágenes.

Pasen y vean (y traigan la Harley o el Jeep): santuario y torre de A Lanzada

jueves, octubre 23rd, 2014

A Lanzada. Ni se me ocurre pensar que los conductores de los dos vehículos de las fotos (un coche, una moto) estén cometiendo algo ilegal. Y eso mismo es lo que me da pánico: que en este país levantar las cadenas que impiden en paso a la iglesia y torre de A Lanzada es precisamente legal. Porque no se trata de que vayan a cambiar el tejado al santuario, qué va, sino que entran por la comodidad de no tener que caminar 150 metros. La furgoneta ni llevó ni trajo  nada pesado, mientras los niños correteaban a su libre albedrío con los incautos padres creyendo que estaban seguros o que, todo lo más, podrían caer por el acantilado. pero no, podrían acabar hechos papilla bajo las ruedas de vehículos a motor.

Y entonces me acordé de Gales. Y de Holanda. De cuando en esos países iba a la playa, tenía que aparcar a medio kilómetro y echar a andar. Estos europeos deben de ser masoquistas, pensé en A Lanzada mientras hacía las fotos. ¿La policía? Pero vamos a ver, ¿usted sabe leer? Que debe de ser lo más legal del mundo, hombre.

 

 

El castillo abandonado de Doniños

martes, septiembre 16th, 2014

Doniños. ¡Mira si habré ido veces y veces a Doniños, lugar donde mis padres tuvieron una casa! Y nunca me había llegado hasta el castillo, esa fortaleza de 1795 que antes quedaba dentro del recinto del campo de tiro de la Marina. Así que aproveché para darme un paseo y llegarme hasta él. Imposible entrar. Por atrás está comido por la arena y por todas partes, por vegetación. ¿Recuperable? Desde luego. Y no está amenazado por ninguna construcción, pista, autopista ni vía del AVE. Por cierto que sería una buena manera de recordar la derrota de los ingleses en los altos de Brión en 800, que desembarcaron precisamente en Doniños y destrozaron el castillo en la medida en que pudieron, que personalmente no creo que fuera demasiada puesto que ese no era su objetivo para nada.

Castillo de Pambre: visitas, no

lunes, marzo 24th, 2014

Pambre. El castillo de Pambre está siendo reparado. Las visitas están estrictamente prohibidas. Sin comentarios.

 

 

El pazo de Amarante, en Antas de Ulla, se desmorona ante la indiferencia

sábado, marzo 22nd, 2014

Antas de Ulla. Cambio total. De O Salnés Telmo y yo arrancamos para el interior de Lugo. Ni lluvia, ni sol, ni nada. ¡Buenos estaríamos a estas alturas si le hiciésemos caso al tiempo! De manera que nos detuvimos en A Parada das Bestas a coger a Suso y con él arrancamos hacia Antas de Ulla, casi parando aquí y allá para admirar las magníficas casas que encontramos en medio de carballeiras que cada vez son más destrozadas (de hecho nos cruzamos con tres grandes camiones llenos de carballos que pasarán a alguna chimenea de por ahí adelante). La primera parada fue cosa mía: quería volver a admirar el pazo de Amarante con su magnífico torreón redondo, que hace un par de años había visto con un derrumbe que daba pena. Tengo que decir que mi indignación no conoció límite. Las fotos hablan por sí solas: cada vez se desmorona más ese magnífico baluarte defensivo, único en Galicia. No tengo ni idea de quién es la responsabilidad, pero en primer lugar de sus propietarios. Pero, ¿qué hace la consellería de Cultura de la Xunta? ¿Y el alcalde? ¿Y los vecinos? Una locura. Me ha tocado vivir en una época en la cual este país, Galicia, parece empeñado en suicidarse.

¿Podría hacer usted hoy esta foto en el castillo ourensano de Monterrei?

martes, marzo 4th, 2014

Red Natura del río Tambre. Lo siento por mis amigas Carmen y Txon, pero Verín no me gusta. se ha intentado, cierto es, recuperar lo que llaman con demasiada generosidad estética el centro histórico, pero el salvajismo constructor dejó arrasada la villa. Nadie tiene ni el más mínimo motivo para parar en ella. Cierto es que los alrededores, sobre todo hacia el norte, son magníficos, dominados por el precioso valle del río Támega. Y desde luego toda la comarca es un pequeño paraíso para los arqueólogos.

En estos momentos están en marcha unas discutidas obras en su patrimonio más emblemático: el castillo de Monterrei, la mejor fortaleza amurallada de Galicia, donde se imprimió el primer libro de la comunidad. No entro en el debate público-privado, que eso ya corresponde al sentir de cada cual y no está este blog para eso, pero sí veo con asombro cómo se van a dilapidar dineros públicos: el castillo se está adulterando profundamente (algunos dicen destruyendo) para cobijar en él un a todas luces irrentable parador de 12 habitaciones, cuando a 200 metros justo abre sus puertas otro parador que sólo abre en el estío y ahora, en el Carnaval, porque el resto del año no entra allí un alma.

En fin, no digo nada nuevo. Sólo justifico la foto, tomada este verano pasado y que estaba clasificando -junto con otro millar más- en estos días en que se trabaja a medio gas. Está hecha desde dentro de la fortaleza, con Verín al fondo, en el valle. ¿La podría hacer hoy en día? Pues no lo sé, sinceramente. Y eso me preocupa porque me preocupa el turismo como sector generador de una economía más sana.