La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Camino del Sueste’

El alcalde de Allariz ha tenido una idea… nefasta

miércoles, octubre 25th, 2017

Allariz. Creo que he dicho alto y claro que el trabajo del Ayuntamiento de Allariz para mantener su casco histórico impoluto y vivo es impresionante y, desde luego, merece mi aplauso más fuerte. Pero ahora me he quedado asombrado. El alcalde (y el anterior) es nacionalista y gobierna con mayoría. Enhorabuena, uno es lo que quiere ser y están ahí porque sus vecinos así lo desean.

Pero ese alcalde ha tenido la pésima e intolerable idea de colocar unos magníficos paneles por esas calles de granito recogiendo la historia local… ¡sólo en gallego! ¿Cómo es posible tanta estrechez mental? Porque por Allariz pasan miles y miles de personas al año, muchas gallegas, otras no. ¿Cómo es que al lado de esos paneles no hay otros, aunque sean de pequeño tamaño, con la traducción al español y al inglés? Porque sin los demás, sin los españoles y extranjeros, Allariz estaría hoy en la misma miseria cutre que tantas villas gallegas.

Un poco más de sentido común no le vendría mal a esa corporación.

 

La cara B de ese sitio casi idílico que es la ourensana villa de Allariz

miércoles, octubre 18th, 2017

Allariz. Una maravilla. No me canso de ir a Allariz, ese ejemplo de lo que debería ser toda Galicia. Nunca se le darán lo suficiente las gracias a Anxo Quintana, un alcalde con gran visión de futuro que luego fue -contradicciones de la vida- un pésimo vicepresidente de la Xunta de Galicia. La villa debería ser de obligada visita a todos los alcaldes del país. El haber llevado allí varias tiendas outlet -mérito del sucesor de Anxo Quintana– le garantiza miles de visitantes en temporada baja.

Pero tiene desafíos y puntos negros. Ya no voy a referirme a que fuera del casco viejo los edificios no se merecen más que el aprobado pelado o el suspenso sin más, sino a los cables. Desde luego, difícil solución. O mejor dicho, muy sencilla siempre y cuando el fajo de billetes sea notable. Porque levantar Allariz es un obra faraónica -con un arqueólogo inspeccionando milímetro a milímetro-, pero algo hay que hacer con esos cables endemoniados que afean la visita. O sea, hay que dejar la villa como muchas de Europa. No es inmediato, pero no es imposible.

Postdata: ¿Y qué me dicen de esto, al lado del convento de Santa Clara?

Reivindicación del Pico Sacro

martes, febrero 9th, 2016

pico sacro

Red Natura del río Tambre. El Pico Sacro se divisa desde muchos kilómetros a la redonda. Unido a leyendas jacobeas y a la reina Lupa, el nuevo alcalde de Boqueixón está empeñado en su promoción y protección. No lo va a tener muy fácil, porque las laderas han sido desgraciadas por repoblaciones arbóreas que han mutilado salvajemente su fisonomía. Pero su cumbre sigue siendo atrayente, misteriosa y bella, y todo buen gallego debería de llegarse hasta allí y admirar Santiago al fondo, que es lo que aparece en la fotografía. Una cueva, restos minúsculos de un castillo, la hendidura llamada Rúa da Raíña Lupa, la iglesia de San Sebastián, el panel, incluso los escalones que conducen a lo más alto, hasta el vértice geodésico… todo rezuma algo especial. Y no, no es un sitio especialmente peligroso para los más pequeños. Sólo un punto negro: la mina que lo mina, valga la redundancia, y que debería ser cerrada cuando antes y recuperado el territorio. Aquí somos especialistas en darnos tiros en el pie. Y por cierto, mucho ánimo al alcalde en su defensa del Pico Sacro. Todo el mundo -empezando por la Xunta- debería echarle una mano.

La cara fea de Allariz

jueves, abril 16th, 2015

Allariz. El casco urbano de Allariz está de matrícula de honor. Es todo él un producto turístico de calidad, y por ello hay que felicitar a sus dirigentes locales, porque gracias a esa visión de futuro hoy Allariz no es Xinzo de Limia y sus habitantes gozan de unos niveles de vida (y de ingresos) muy superiores a los de, por ejemplo, O Carballiño.

De manera que animado por el buen tiempo me voy a ver Santa Mariña de Augasantas, que desde hace un decenio no me dejo caer por allí. Y empiezo por la basílica de la Asunción y el Forno da Santa, ese templo impresionante, subterráneo, cerrado a cal y canto porque los ladrones hicieron de las suyas y el párroco tomó la única decisión sensata posible: gran candado. De manera que quien quiera ir tendrá que pedir primero la llave (allí hay un número de móvil).

Pero no es eso lo que me preocupa. Ni siquiera que fuera de la aldea, desde la que procede caminar un centenar de metros o poco más, no esté organizado el aparcamiento. Lo que me preocupa es lo que veo en mi caminar. No hago más comentarios: vea las fotos.

Carme Buxán y la defensa de los castros de Lalín

miércoles, octubre 1st, 2014

Red Natura del río Tambre. Hasta hace dos días no tenía ni idea de quién había sido -en pasado- Carme Buxán. Me llegó una invitación de Facebook, porque para eso sirve también esa red social, para hacer propaganda, y ahí me enteré de que para el próximo fin de semana se están preparando unas jornadas arqueológicas en Lalín in memoriam. Y es que esa profesora fue la primera que catalogó los castros de ese municipio y fue una defensora del patrimonio. Y por supuesto yo quiero romper, también, una lanza por el patrimonio de Lalín (de donde acabo de publicar una doble página sobre el abandono de su iglesia prerrománica de Palio, en ruinas) y de toda Galicia. Así que no sé si podré ir, lo veo difícil, pero conste mi apoyo. Aquí seguimos.

Carta abierta al presidente Núñez Feijóo: aclare hoy el rompecabezas de la ciudad amurallada de Monterrei

jueves, febrero 20th, 2014

Señor don Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia:

Esta tarde acudirá usted a Verín a aclarar la situación del castillo de Monterrei. Ese acto de dar la cara ante los problemas le honra.

No he visto con mis propios ojos cuál es la situación de la fortaleza. Simplemente he seguido con sumo interés la noticia por los medios de comunicación, entre los cuales desenvuelvo mi actividad diaria desde hace 45 años, de manera que no tengo una opinión prefijada a priori. La experiencia me enseña que hay que desconfiar, siempre, de que alguien tenga toda la razón, de manera que lo mejor es comprobarlo, algo que no he podido hacer todavía.

Dicho eso, usted no ignora que la fortaleza de Monterrei es la ciudad amurallada más importante de Galicia. Tampoco ignora que frente a ella abre sus puertas -cuando las abre- un parador de turismo, puesto que hace tres Antroidos estuvo cenando usted allí, mientras yo lo hacía en otra mesa. Como igualmente sabe que la antigua secretaria xeral de Turismo, Carmen López Pardo, natural de Verín, defendió ese parador con todas sus fuerzas cuando desde Madrid, hace un par de años, se intentó cerrar por irrentable, consiguiendo que sólo echase el cerrojo en temporada baja (excepto en el Antroido).

Por ello, usted debe conocer que un hotel -de lujo o no- en el castillo de Monterrei semeja sencillamente inviable, una ruina, un despilfarro del dinero público que tanto escasea en estos momentos. Ni se me ocurre pensar en irregularidad alguna por parte de nadie, por supuesto, pero tampoco creo que haya ninguna persona que en su sano juicio quiera hacerse cargo de la concesión, excepto que imitemos finiquitados tiempos soviéticos y sea la propia Xunta la que se haga cargo de la explotación. Le agradezco que recuerde usted lo sucedido con el castillo de Maceda.

En una comarca con alto índice de paro como es la de Verín, Manterrei, Oímbra… podría ser explicable que un monumento sufriese un deterioro razonable a cambio de crear riqueza sostenible. Convendrá usted conmigo en que no es el caso. El deterioro es en este caso gravísimo, con profundas modificaciones en edificios de la Edad Media y del Renacimiento, y todo a cambio de nada.

No creo que proceda aplicar el populismo de “o castelo é noso”. Este es, y permítame la disgresión, un país de castros: “a ponte é nosa”, “a igrexa é nosa”, “o rueiro é noso”. Todo menos “este país é noso” y arrimar el hombro en vez de esperar a que el alcalde mande a la brigada de obras a cortar la hierba que rodea la parroquial (le aseguro que es un ejemplo real). Pero la sensatez y la racionalidad económica obligan a frenar de manera radical esas obras en el castillo de Monterrei. No se trata de que alguien gane y alguien pierda, de victorias y derrotas, de vivas y mueras decimonónicas, sino que desde su autoridad moral -más que política- reconduzca la situación al punto del que nunca debió de haber salido: dejar la fortaleza como está a la espera de que mejores tiempos económicos permitan su rehabilitación y su explotación racional sin entrar en una competencia hostelera imposible que sólo conduce a la quiebra.

Confío en usted. Y en que hoy, por la tarde, en Verín, les recuerde a los promotores o ideólogos de las obras lo que decía el gran economista John M. Keynes: “Cuando me equivoco, rectifico. ¿Y usted qué hace?”. Será una muestra de grandeza política.

Atentamente,

Cristóbal Ramírez

 

 

Vagando por la pequeña y entrañable Aira das Letras, en Allariz

sábado, diciembre 21st, 2013

Allariz. Siempre es un placer volver a Allariz, aunque tengo que reconocer que el tiempo no ayuda lo más mínimo. Hay que andar saltando de cubierto en cubierto. O sea, cafés, museos, iglesias… y una librería muy agradable de la que ya he hablado tiempo ha: Aira das Letras. Ya su web es original, e incluso puede parecer algo underground, pero lo cierto es que es un sitio de profesionales del libro, bien informados, atentos y con algunos ejemplares que no es normal encontrar. Desde luego, si el lector busca un best seller de esos que en la página 50 meten sexo duro porque el autor ya no tiene que decir y el morbo es el morbo, váyase a otro sitio. Aquí hay excelentes libros infantiles, con manualidades para ellos. Yo sólo he comprado allí en un par de ocasiones, pero he pasado varias horas vagando por el pequeño local, sentándome en el sofá rodeado de libros, preguntando algo por preguntar y hablar. Me recuerda algo al Book Café de Ystad, aunque aquí no sea posible pedir un té mientras se hojea un libro, son dos conceptos distintos, pero una atmósfera acogedora similar.