La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Alquileres’

Os Migueliños, una prueba que la calidad no es ajena al turismo rural gallego

martes, enero 9th, 2018

Catoira. Publiqué el martes 26 de diciembre casi una página sobre una casa de turismo rural que se llama Os Migueliños. Está en Catoira (Pontevedra), y es grande, luminosa y de esas que mejoran con el tiempo. Había publicado una crónica de mi primer viaje hasta allí hace unos cuantos años, tantos que no puedo recordarlo. Tampoco me acordaba del nombre de la propietaria, Berta, pero sí de su amabilidad, que sigue in crescendo. De la casa -impecable, muy bien cuidada y mejorada ornamentalmente- yo destacaría no sólo su comodidad sino su excelente situación: a media hora de Santiago, a otro tanto de Pontevedra y en plena ría de Arousa. Además, Catoira es un sitio tranquilo comunicado por tren con Compostela y con Vigo. Os Migueliños es, en suma, un ejemplo de cómo se pueden hacer las cosas bien. Lástima que los entornos en Galicia no estén tan bien cuidados como aquí.

 

Malpica: casa de veraneo

jueves, septiembre 3rd, 2015

mal1

Malpica de Bergantiños. A mi madre le encantaba aquella Malpica, la de los años 60, cuando el salitre de las olas de los temporales de invierno llegaban hasta la humilde pensión donde nos alojábamos. Decenios después volvió y no quiso regresar más, visto lo visto. A mí me horroriza, pero aquel recuerdo parece un imán, y por aquí acabo de vez en cuando. Y paseando he visto un cartel que dice que se alquila casa para veranear. Todo apunta a que es esta. ¿De verdad?

mal2

 

Los originales bungalós del cámping Canón do Sil, en la Ribeira Sacra

miércoles, agosto 26th, 2015

P4

Parada de Sil. No resulta cómodo llegarse a Parada de Sil. La carretera desde Vilariño Frío es más galesa que galega, estrecha, con muchas curvas y botando el Land Rover sin parar. El pueblo no parece gran cosa, pero rápidamente hay que girar a la izquierda para buscar Castro, una aldea que recibe con un chamizo de cemento, con el cámping Canón do Sil en el centro, ocupándola e invadiéndola. Ahí está Silvia, mi contacto telefónico, ojos nórdicos, muy amable. Todo son facilidades.

La web, que fue lo que me llamó la atención, no hace justicia al cámping: este es mejor, mucho mejor. No la tierra, que parece dura y seca, difícil pensar que alguien acampe ahí una quincena si no tiene buenas colchonetas, sino la concepción, la arquitectura.

Todo tiene un aire nórdico con materiales del país: teja gallega, piedra en los bungalós, un comedor muy acogedor y en todas partes frases de amor, de tranquilidad. Y ese en todas partes incluye las paredes interiores de los bungalós. Así que si usted tiene mala uva permanente, no venga. Y si la tiene pasajera, lléguese al cámping para que le vuelva la sonrisa a la cara.

P7

El helipuerto, con sus dos espectaculares e insólitas rampas, ha sido tapado con arena. Órdenes de arriba, de la Xunta. Bueno, de eso no sé nada, seguro que hay razones aunque yo, ignorante, ni las atisbo. Pero lo que me sorprende sobremanera es que tres bungalós de inequívoca huella nórdica hayan sido mutilados por orden de la propia Xunta porque, según me dicen en el cámping (conste: es la única fuente), alteraban el paisaje. Eran –e invito a verlos- una nota de modernidad absolutamente imprescindible en una Ribeira Sacra anquilosada. Porque los que piensan que ésta será patrimonio de la humanidad sólo conservándola, y si es posible retrotrayéndola a mil años atrás, están totalmente equivocados. Y ya sé que no suelo ser tan radical, pero en este caso lo repito: o la Ribeira Sacra pone un pie en el futuro o sólo tendrá pasado.

 

¿Usted alquilaría un apartamento en uno de estos edificios pegados a la costa?

jueves, abril 23rd, 2015

Red Natura del río Tambre. Sé que los lectores van a decirme si estoy en fase negativista o qué. Pero no, no es que ande deprimido, es que la función del periodista es informar. Y hay cosas que duelen. Y más duele que las autoridades locales permitan barbaries con el aplauso cuando no ovación de la población (casi) entera, que llegado el caso no tendrá empacho en decir que la culpa es del Gobierno, de los especuladores (que quizás hayan llegado de Marte) o de cualquiera excepto de uno mismo. Y si hace unos días me refería al estado calamitoso en que se encontraba la aldea cercana al Forno da Santa, en Allariz, hoy le toca a una villa costera. Ahora imagínese que reserva por internet un apartamento en primera línea de costa y le toda alguno de esos que quedan inmortalizados en las fotografías. Entonces sí que hablamos de depresión, de “yo no vuelvo jamás”, de matar la gallina de los huevos de oro del turismo. ¿Dónde es? Un lugar de Galicia, por supuesto. Pero juguemos a las adivinanzas. ¿La solución? Debajo de todo, una vez vistas las fotos.

 

Portonovo, municipio de Sanxenxo, Rías Baixas.

Una oferta en O Courel para los dos próximos fines de semana

martes, marzo 3rd, 2015

Red Natura del río Tambre. Ha acabado de preparar la clase de esta tarde y me ha dado por ver algunas web que hacía tiempo que no visitaba. Veo que hay gente que no me hace caso, como María y Suso, los de A Parada das Bestas, que tienen una web manifiestamente mejorable, sea dicho con educación. En otros casos envejecen muy bien, como es el del Acampamento O Courel. Y en esta me paro para ver la primera oferta del año (siempre tienen unos banderines de enganche muy interesantes). El próximo fin de semana y el otro más -o sea, hasta mediados de este mes de marzo- uno va a dormir dos noches a sus bungalós (en la foto) y paga sólo una. O sea, 50% de descuento en un lugar entrañable e idóneo para ir con niños. Y encima viene un tiempo magnífico. Para pensárselo…

 

De webs y otras reflexiones

viernes, febrero 13th, 2015

Red Natura del río Tambre. Publico hoy, domingo de Carnaval, mi análisis semanal en el suplemento Mercados del periódico. Se me ha ocurrido pararme en el descoloque que significa internet desde el punto de vista turístico. Por supuesto que tiene enormes ventajas, pero la capacidad de manipulación por parte de indocumentados es tal que hace saltar las alarmas. Cojo el ejemplo de una web que tiene la ocurrencia de recurrir a lectores aburridos y pedirles que voten las mejores fiestas de España. Y sale lo que sale, claro. Hasta hace unos días el Carnaval de Laza no existía, e iba ganando una fiesta leonesa que nació cuando yo llevaba años trabajando en este periódico. Una broma de mal gusto, sí, pero una amenaza para el turismo de calidad.

Y digo también que hay cientos de webs turísticas gallegas anquilosadas. Alguna es brillante, como la de la A Cantaruxa Maruxa, la de la A Avoa María o la de la Casa Grande do Bachao, otras se lo curran aunque les falle la estética, y la mayoría de las que miro están ofreciendo precios del 2014 en el mejor de los casos. Defender el turismo es algo más que exigir a la Administración que haga cosas. Cada día soy más escéptico…

Prehistoria en el fondo de las cajas

jueves, abril 10th, 2014

Red Natura del río Tambre. Sigo sacando cosas a la luz que lleva decenios en cajas y cajones. Entre ellas esta fotografía. ¿Dónde estará ahora esta pieza?

Rutas para ir con niños: Visita a los “sequeiros” de Mostad y a una centenaria “chapacuña” del río Lor

jueves, febrero 13th, 2014

Red Natura del río Tambre. Pues vuelvo a las rutas con niños, ya que tengo el trabajo hecho puesto que de ello trataba la conferencia que di hace unos días. Y si en el anterior post reconocía el trabajo de Bea Barbeito, la presidenta, en este rindo honores a otra persona que invierte su tiempo libre en la Asociación de Nais e Pais de Alumnos del colegio de Sigüeiro (Oroso), Isa Fernández, de Lugo. Así que recomiendo una ruta de Lugo para hacer con enanos de un metro… aunque algunos centímetros más tampoco sobran.

Está en O Courel y conduce a los sequeiros de Mostad. Los sequeiros son unas construcciones populares donde se secaban -sí, hay que hablar prácticamente en pasado- las indispensables castañas. Son 4,2 kilómetros, aunque si se dispone de un coche de apoyo es posible acortar esperando a los expedicionarios en la aldea (insulsa) de Mostad, km 1,5. La ruta pasa ante el portalón del Acampamento O Caurel (idóneo sitio para dormir y para comer), de manera que lo idóneo es preguntar allí, pero como está señalizada no hay pérdida: continúese la carretera y a los 200 metros, a la izquierda, ya se ven las señales amarilla y blanca. Los primeros 1.300 metros son de subida y el resto, de bajada, con un paso ciertamente no muy cómodo en el kilómetro 0,6, donde se encuentra el primer sequeiro. Ya casi al final, pegados al Lor, se distingue una chapacuña, una presa construida hace más de un siglo para domesticar y aprovechar las aguas del río.

Bungalós en Acampamento O Caurel

 

Otra vez Manorbier y su casa de alquiler en el interior del castillo

domingo, diciembre 29th, 2013

 

Red Natura del río Tambre. Un buen amigo se ha quedado extrañado cuando afirmé en un post anterior que era posible dormir en una casa en el interior del castillo de Manorbier, en el sur de Gales. Me da la impresión de que no me creía, porque añadió algo así como “tú siempre hablando demasiado bien de otros lugares”, mientras echaba mano al bolsillo para pagar nuestros descafeinados. Lo cierto es que mi amigo es muy gallegófilo en el sentido de no salir de aquí. Y eso es una elección muy respetable, pero si no conoces más que lo que tienes delante de las narices no puedes comparar y no puedes mejorar. Hay que salir. Por eso debo de ser uno de los pocos que está encantado con que nuestros jóvenes se busquen la vida por Noruega o Alemania. Otra cosa es que dentro de un dos o cinco años puedan volver a buenos puestos de trabajo, que eso sí que hay que exigirlo.

Pero volviendo a Manorbier, ahí está, en la foto, la casa que se alquila. Aquí están sus características, pero anticipo que cuesta casi 70 euros por noche y persona, mínimo 8 personas y mínimo también 3 noches. Y es que Gales está apostando desde hace años por un turismo de calidad, con dinero, que le deje un buen beneficio. ¿Y qué le ofrece? Pues maravillas como el castillo de Manorbier, en un pueblecito con un bed and breakfast muy bonito y con fantásticas panorámicas y una dueña (Poppy Anderson) muy activa en Facebook. Por cierto, entre uno y otro, un pub, claro.

¿Cómo es posible vivir en Helsinki con sueldos de la España precrisis?

jueves, noviembre 14th, 2013

Helsinki. Helsinki es una ciudad gris con una parte vieja -donde manda el modernismo- que ya apunta las maneras racionalistas que se van a consolidar y popularizar en la segunda mitad del siglo XX: casas uniformes de altura, ventanas austeras y del mismo tamaño, calles muy anchas y todas ellas perpendiculares y paralelas. Aquí estoy para dar unas conferencias sobre el Camino de Santiago. Hace frío pero la gente bulle. Todas las mujeres jóvenes, con muy escasas excepciones, de negro desde los pies hasta su rubia cabellera. Docenas de comercios y un buen número de áreas cubiertas y casi escondidas se convierten en los destinos ocasionales, aunque haya cosas que un finlandés medio no puede pagar. Las botas, por ejemplo, raras de encontrar de 200 euros para abajo (bueno, las de niño se pueden conseguir por 100). Todo eso está ahí para los rusos, los nuevos ricos del norte, que los fines de semana cruzan la frontera porque no se fían ni un pelo de la calidad y garantía de lo que se vende en su país y se embarcan en San Petersburgo.

Pero, ¿cómo puede vivir un finlandés si los sueldos con poco más que en la España precrisis y los precios resultan disparatados? 900 euros el alquiler de un piso medio de 70 metros cuadrados en las afueras, 4 euros aparcar una hora en el centro, 2,5 el tranvía (billete de 2 horas), nunca menos de 50 euros comiendo lo barato en un restaurante, por encima de 40 euros ir al aeropuerto en taxi…

Eso, ¿cómo viven?

La respuesta es sólo una:

Austeramente.

De hipotéticas vacaciones en A Illa de Arousa

lunes, julio 6th, 2009

Cámping El Edén. Creo que me merezco unas vacaciones, aunque sé que no van a ser tales. Gajes del oficio, porque hay que mantener vivas las tres páginas de la serie (exitosa, dirían algunos, si bien es cierto que gracias al fotógrafo) Galicia Bonita que se publica los domingos en este periódico y ha tenido una excelente acogida: el lector es una especie a extinguir que siempre hay que mimar; él es la razón de ser y de trabajar de los periodistas. O sea, que con el bañador de cintura para abajo y el ordenador encima de la mesa aterrizo en el cámping El Edén, en A Illa de Arousa. Lo encontré por casualidad un día cuando con el fotógrafo Manuel Marras sombra inseparable aterrizamos ambos por aquí con el fin de ganarnos el garbanzo haciendo un reportaje sobre O Carreirón destinado, precisamente, a la Galicia Bonita. Total, que me gustó, reservé (y, para los mal pensados, pagué religiosamente y conservo la factura, que a mí no me regalan nada) y aquí estoy, con Coro, Martín y Ana.

Ramiro, el hijo del dueño, me ha reconocido. Un tipo legal, muy amable y que trabaja de sol a sol. Me dice que ha enmarcado nuestro reportaje, lo cual le agradezco, para qué no voy a decir que el ego no me ha engordado. Llamo a Marras para contárselo y el hombre también se pone contento. Sin duda es por qué en esta profesión estamos acostumbrados a que, con suerte, no intenten darnos dos gritos, y gente como Javier Goyanes, que llama para dar las gracias cada vez que sale alguna cita a Pazos de Galicia, hay poca.

El bungaló está muy bien diseñado, es nuevo y nada caro. A Coro le gustó, con lo  que respiro profunda y sinceamente tranquilo, porque uno nunca sabe si va a recibir una mirada de arriba a abajo o una sensual sonrisa cómplice.

En fin, parece que han llegado las pseudovacaciones. Y usted que lo vea.

Vacaciones en un sitio barato

martes, mayo 13th, 2008

Red Natura del río Tambre. Encuentro casualmente a Suso Pereira y a Ángeles Piñeiro, él tan discreto y reflexivo como siempre y ella dispuesta a facilitar datos. El uno es el director gerente de Turgalicia y la otra, la directora del novato Instituto de Estudos Turísticos. Las nuevas caras para un sector que tiende en su base a la esclerosis y a seguir haciendo las cosas como el año pasado y hace una década, reacio a enterarse que los tiempos cambian y que, además, cuando hay una minicrisis como esta la gente no se empieza a apretar el cinturón por la primera comunión de la niña sino por las vacaciones. ¿Todos? Hombre, ya sé que Javier Goyanes, presidente de Pazos de Galicia y que ha tenido la amabilidad de dejar caer un par de comentarios por este blog, está en estos momentos preparando mentalmente unas bravas líneas de respuesta para recordar que su organización constituye ejemplo de actividad (y así es). No sólo la suya, sino también otras más y personas individuales. Pero se vuelve a cumplir lo de que un grano no hace granero.

Suso Pereira me considera un pesimista, a lo que se ve. No, yo no creo que venga una gran crisis en el sector, sino que el reajuste va a obligar a dar más calidad, puesto que bajar el precio no suele resultar. Y es que, vuelvo a decirlo, somos realmente caros para el servicio que damos. El hombre me escucha esperando a que concrete, y lo hago: acabo de recibir el contrato de alquiler (los inspectores de Haciendia siguen sin darse una vuelta por Porto do Son o Bueu para pillar todo el dinero negro que se va en alquileres) de una de las casas a las que voy a ir este verano. Se halla en una isla de Dinamarca famosa por su turismo tranquilo, Samso, más o menos llena (no en plan Benidorm) por alemanes exigentes y con euros en el bolsillo. La casa, de planta baja, acoge a seis personas, cataologada como “especial para niños” ya que cuenta con desde trona a juguetes y vídeos infantiles. Gran salón, terraza, a 100 metros de la playa (desde luego, nada que ver con las gallegas) y un enorme jardín con parque infantil que, cuando estuve en ella hace dos años, creí que era para toda la zona.

¿Cuánto me cuesta? Como voy en plan vago y no quiero hacer la limpieza final, y además pago un seguro para no perder el dinero si me parto la crisma antes de llegar, sobrepasa ligeramente los 400 euros… a la semana.

Huelgan comentarios.

Decíamos ayer…

martes, marzo 11th, 2008

Red Natura del río Tambre. ¿Alguien sabe dónde alquilar en Galicia una buena casa, en buena zona, para seis personas y por 350 euros a la semana, IVA incluido? Yo, no, y hago muchos kilómetros al mes por este país.
Pero sí sé dónde alquilarla en Dinamarca. O en Gales (algo más caro). En lugares donde una botella de vino tiene, sí, un precio sorprendentemente alto, pero donde no oculta traducción la palabra feísmo. Países en los cuales le envían a uno un pequeño contrato de alquiler con seguro de anulación por si le pasa a usted algo grave, y seguro de responsabilidad civil por si sufre algún accidente entre paredes.
No hay tanto sol como aquí (aunque vaya usted a saber con esto del cambio climático), y las playas, muy largas y estrechas, no ofrecen una arena de la calidad de la nuestra. Tampoco existe el botellón, y en Suecia si le ven bebiendo una cerveza en la calle lo multan sin más o, si reincide, va a conocer gratis y por dentro una comisaría.
En fin, si se aburren vayan echando un vistazo a la página de Feirepartner y a la de Dansommer. Están, también, en inglés. Luego cuéntenme. Es otro mundo. Lo demás depende de cada uno.

Galicia no es barata

lunes, marzo 10th, 2008

Red Natura del río Tambre. Me manda Ivonne Calvo, a quien no tengo el gusto de conocer, un comentario al post Dinero para el Camino de Santiago. Ahí lo pueden leer entero. La mujer se queja de unos precios de alquileres veraniegos que le parecen muy altos en las cercanías de Vicedo. A mí, también.

Seamos sinceros: no, Galicia no es barata. Al menos en lo que se refiere al alquiler de casas en julio y agosto.
En primer lugar, una buena parte de ellas se alquilan en negro. Y yo me pregunto qué hace Hacienda, tan eficaz en pillar a quien oculta una facturilla (y más eficaz que tenía que ser aún) y tan ciega o remolona cuando se trata de ir por los pueblos costeros gallegos y leer en escaparates de tiendas varias y tablones de anuncios de supermercados las notas con teléfono a los cuales llamar… para consumar el fraude.
En segundo lugar, en la mitad de los sitios el paisaje se encuentra deteriorado. El feísmo, vaya. Usted abre la ventana del selón y ve un horrendo hórreo de ladrillo, restos de una lavadora por el suelo y un alpendre o lo que sea de descarnado cemento y viaja uralita como tejado.
Y en tercer lugar, la cantidad de dinero a pagar es notoriamente superior a lo que uno abona en otros sitios.

¿Quieren datos concretos? Léame mañana, a esta misma hora. No quiero hacer demasiado largo este post.