La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Torres de Cereixo (y III): Ante el edificio centenario y con Adriana

Escrito por Cristobal Ramírez
26 de julio de 2018 a las 7:33h

Torres de Cereixo. Turismo de Vimianzo ha diseñado un estupendo plan de actividades, y muy variado, para este verano. Si viviera cerca me habría anotado a casi todo, pero estoy a más de una hora. El sábado pasado intenté cumplir un deseo de mi madre y a las 11.15 me planté en el castillo local, punto de encuentro para la docena de personas que nos íbamos a llegar a las torres de Cereixo, muy cerca de Ponte do Porto.

La primera sorpresa surgió antes de subir al autobús, porque en el grupo estaba Macu, una ex alumna de la Universidad Senior donde di clases más de media docena de años y donde, con Macu y mucha gente más, creé el blog Miradasenior, que tenía más de cien mil visitas únicas cuando lo dejé y que espero que haya duplicado esa cifra. Así que ya tuve compañía.

La segunda sorpresa fue Adriana Ramos. No la conocía ni de referencias y además me espanta ir con guía. Por muchas razones, entre otras porque suelen tener un conocimiento pillado por alfileres. Y además llevo muchos cientos de miles de kilómetros por Galicia adelante, y eso da un saber que no suele tener una persona de treinta años.

Bueno, Adriana es justo lo contrario. Una muy sólida formación –es licenciada en Historia del Arte- se suma a una manera de estar alegre y animosa, de forma que todos acabamos sumergidos en su narrativa: estábamos sí, viendo el antiguo puerto del que queda el recuerdo, nos sentimos albañiles en la reconstrucción de la capilla románica, recorrimos con espíritu turístico el paseo de madera –necesitado de alguna reforma- y, en fin, traspasamos el portón que da acceso al jardín que rodea las torres de Cereixo. Sólo pude cumplir a medias el deseo de mi madre: no fue posible entrar en el edificio, privado y en venta, pero la emoción de estar allí no hay quien me la quite.

Al regreso quedé hablando unos minutos con Adriana. Un encanto y un placer. Una persona con una cabeza muy bien amueblada y con todo el ánimo del mundo. La invité a comer y me dio calabazas. No la culpo, claro. Pero lo lamento. Yo hubiera aprendido mucho de ella, así que habrá que insistir.

 

Los comentarios está cerrados.