Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
El Contragolpe

Archivo para ‘Fútbol internacional’ categoría

El ciclo de Fernando Torres

16 de octubre de 2012 a las 14:38

La selección española vive tiempos plácidos, agitados de vez en cuando por debates artificiales que mantengan la tensión: que si el falso nueve, que si el doble pivote,… Matices al mejor equipo nacional que el fútbol ha visto en al menos 20 años. El protagonista indirecto del importante partido contra Francia es Fernando Torres, que regresa al Calderón 5 años después de su marcha al Liverpool. A sus 28 años, Torres está de vuelta de muchas cosas. Entre ellas, del debate que (menos artificial que los otros, más futbolístico) cuestiona sus méritos como jugador de élite.

En su juventud, Torres tuvo que huir del estigma de jugador-póster, agitado por la prensa deportiva madrileña hasta los altares casi por la fuerza. Convertido en símbolo (a su pesar o no), cumplió etapas saltándose varias y salió airoso casi siempre. Fue un precursor de la exportación del talento español para madurar y tener los réditos que ahora explota la selección española. Saltó al Liverpool y se hizo más grande. Ahora, en otro perfil, sobrevive a su pasado y trata de adaptarse a una nueva situación futbolística, individual y colectiva.

Viene esto al hilo de la entrevista que se puede leer con Torres en El País. En ella se descubre a un personaje tan maduro como consciente de todo lo que le rodea. Y yo, desde fuera, no dejo de preguntarme si esa consciencia le perjudica como futbolista. A pesar de sus goles, algunos tremendamente decisivos, Torres siempre fue señalado. No tiene calidad, sólo es un cuerpo, sobrevalorado en precio y sueldo… Más allá de los números para defenderle, hay imágenes como las de este vídeo:

Imagen de previsualización de YouTube

¿Por qué Torres ya no es ese futbolista? ¿Es porque los 9 clásicos, a no ser que demuestren ser imprescindibles, están en riesgo de extinción y el juego, tal y como se desarrolla hoy, no les favorece? ¿Fueron sus problemas de rodilla tan graves como para mermarle hasta el punto de perder el toque? ¿O es esa plena consciencia de la perspectiva de su carrera, su madurez incluso más personal que futbolística, que demuestra en la entrevista (incluso hace referencia al origen gallego de su familia paterna, algo no muy habitual) la que le ha convertido en un futbolista de otro perfil? A veces, Torres parece también presa de la contradicción sobre su propia figura: no quiere ser la estrella al uso, asumiendo el rol que le piden, aludiendo a ancestrales valores de cantera, pero le duele cuando no le reconocen su dimensión de futbolista. Incluso es contradictorio cuando reclama su puesto en los altares del Liverpool, sus indiscutibles méritos en un club que sin embargo vive tan anclado en sus tradiciones que no es capaz de ponerse al día.

En cualquier caso, Torres cierra en el Calderón un ciclo deportivo y vital que, con el tiempo, posiblemente será recordado de otra manera. La de un futbolista que bien podría ser el capitán de la selección, a pesar de todos los vaivenes y cuestiones sobre su figura.

Imagen de previsualización de YouTube Fútbol internacional
Escrito por Miguel Piñeiro 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Elogio de Ibrahimovic

16 de febrero de 2012 a las 17:16

Esto es un aviso al lector: estás a punto de leer un post tremendamente oportunista. Sólo se puede calificar así a un elogio a Zlatan Ibrahimovic pocas horas después de su exhibición en San Siro ante el Arsenal. Pero a lo largo de los años de este blog he demostrado tanto mi predilección por Ibrahimovic como la tremenda decepción que supuso su escapada de Barcelona y posterior pataleta de niño/estrella resentido/a. La categoría del sueco vuelve a estar en primera línea, incidentes, biografías y polémicas aparte.

Pongamos las cosas en su justo contexto: el Milan era un club en descomposición, lejos de sus momentos de mayor gloria deportiva, con la figura de Silvio Berlusconi cada vez más difuminada en la primera línea de la dirección de la entidad rossonera. Su mayor proyecto de estrella, Pato, es tan buen jugador como fan de la enfermería. Los entrenadores vienen y van. La plantilla tiene sus referentes morales y deportivos más cerca de los 40 que de los 30. Ahí aterriza rebotado de Barcelona Ibrahimovic. El sueco no titubea: se convierte en referencia del equipo en el campo, aprovecha el crecimiento de Boateng y el Milan conquista su primer Scudetto en siete años.

Ahora, es el máximo goleador del Calcio con 14 goles, casi tantos como en toda la temporada pasada. Por el medio, se ha peleado a distania con Guardiola, ha increpado en directo a Arrigo Sacchi en la televisión italiana, ha abofeteado a un rival e insultado gravemente a un árbitro… Ha tardado en llegarle otra vez el reconocimiento, pero su actuación contra el Arsenal ha rehabilitado su imagen de cara al gran público. Desde su regreso al Milan, acumula 43 goles y 22 asistencias, a pesar de perderse al menos 8 partidos por distintas sanciones. De carácter volcánico, y patadas de taekuondo a compañeros supuestamente cariñosos aparte, Ibrahimovic ha puesto todo su talento a disposición del renacimiento del Milan, que hace dos años parecía un desguace. A sus 30 inviernos, no parece que lo peor de su juego vaya a cambiar. Pero lo demás permanece intacto: un violento disparo con las dos piernas, poderosísimo físico, juego de espaldas inigualable y un instinto goleador que afinó con el tiempo.

Obtuvo y obtiene sus mejores números en la Liga italiana, quizás la más complicada para los delanteros. Lo hizo con el Inter y lo está haciendo con el Mlan. Posiblemente su problema en Barcelona naciera desde el concepto de que él no era la referencia y su incapacidad para asumirlo. En el Milan, con Pato fuera de la ecuación, eso no se dicute. Se beneficia él, y de su juego y condición de líder todos los que le rodean: Boateng, Robinho, Nocerino… Una mejoría que hace que algunos piensen en el Milan como verdadera alternativa al dúo Madrid-Barça en la Champions, ante la poca fiabilidad de los equipos ingleses esta temporada.

Imagen de previsualización de YouTube Fútbol internacional
Escrito por Miguel Piñeiro 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Nelson Oliveira, inversión del Benfica

7 de febrero de 2012 a las 18:54

En el cierre del mercado invernal, el Deportivo de La Coruña, a través de su presidente, reconoció que buscó la cesión de un delantero del Benfica llamado Nelson Oliveira. En las horas previas, se había especulado también con su compañero Rodrigo Mora, que partió rumbo a Uruguay. Me intrigó más Oliveira, otra joven inversión portuguesa de los clubes del país vecino, otra esperanza deportiva y de negocio, al estilo de Salomão.

Nelson Oliveira tiene apenas 20 años y una amplia experiencia en las categorías inferiores de la selección de Portugal (más de 70 partidos en todas ellas). Nacido en la localidad de Barcelos, cercana a la frontera con Galicia, llegó adolescente al Benfica y ha marcado 11 goles como profesional en la Liga Sagres. Estuvo cedido en el Río Ave, donde coincidió con Bruno Gama en los pocos partidos que jugó. Otra cesión en el Paços de Ferreira le sirvió para marcar 5 goles y volver al primer equipo del Benfica, donde ya Quique Sánchez Flores le había dado bolilla en su estancia en el club lisboeta.

El joven Oliveira, que tiene a Zlatan ibrahimovic como modelo futbolístico, despuntó en el Mundial de Colombia sub-20, que Portugal perdió en la final contra Brasil. Anotó 4 goles en los 7 partidos del torneo, y ya es un fijo en la sub-21. De tener más partidos en el Benfica, no sería extraño que Paulo Bento le llamase para la absoluta, después de que la gravísima lesión de rodilla de Danny reduzca la nómina de delanteros centros portugueses disponibles. El caso es que con este historial, Nelson Oliveira, como muchos futbolistas de los clubes punteros lusos, ya fue vendido en parte a un fondo de inversiones. El 25 % de sus derechos costó 2 millones de euros, una operación que el Benfica hizo en el mismo lote que la venta de los derechos de Di María y de David Luiz. Nada más y nada menos.

En Portugal lamentan que Nelson Oliveira, como otros compañeros de la brillante camada lusa, no tenga demasiadas oportunidades en su equipo. Compañeros en el Mundial sub-20 y en el Benfica como Danilo, Mika o Roderick, puntales en Colombia, no tienen minutos. Danilo y Roderick se marcharon cedidos a Parma y Servette, pero tampoco despuntan. Los últimos partidos han sido favorables para Oliveira, que marcó sus dos primeros goles con el Benfica y empieza a crear una ola favorable de corriente de opinión. A pesar de la competencia en su puesto, con Saviola, Rodrigo, Nolito… Al Benfica le viene bien esa ola, tanto deportivamente como a nivel económico.

Éste es su último gol con el Benfica, el segundo en pocas semanas:

Imagen de previsualización de YouTube

Y estos sus 9 anteriores goles en Primera y en el Mundial sub-20:

Imagen de previsualización de YouTube Fútbol internacional
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Rivaldo y la mirada envidiosa del Palmeiras

6 de diciembre de 2011 a las 11:00

El Campeonato Brasileño tiene campeón desde hace unos días. El Corinthians completó su renacimiento después de un breve paso por la Segunda división y se proclamó campeón nacional en un país donde los torneos estatales son casi tan celebrados como el que engloba al país sudamericano. El triunfo del Timão es el séptimo de un club de São Paulo en las últimas diez ediciones del Brasileirão. Hay alegrías para todos los grandes clubes paulistas, menos para uno: el Palmeiras, el gran rival del campeón, que ni siquiera pudo aguarle la fiesta en el último partido de Liga en el más pasional de los derbis paulistas.

Santos, São Paulo y el propio Corinthians han conquistado Brasil en la última década (sólo Flamengo, Fluminense y Cruzeiro rompieron la hegemonía paulista), mientras el Palmeiras observa con envidia el éxito de sus (más que vecinos) enconados enemigos. Esta pequeña parte de la historia del fútbol brasileño está intimamente relacionada con el Deportivo de La Coruña: la última vez que el Verdão fue campeón nacional un enjuto mediapunta, desgarbado y con un bigotillo pasado de moda comandaba el equipo. Era Rivaldo. En 1994, el Palmeiras completaba quizás su ciclo más brillante de su historia moderna. Ganaba sendos dobletes en 1993 y 1994 de Brasileirão y Campeonato Paulista. Al mando, Vanderlei Luxemburgo, el encargado para gestionar en el campo el proyecto que el patrocinio poderoso económicamente de Parmalat elevó a los altares. Rivaldo apuntaló el equipo en 1994, cuando ya brillaban en Palmeiras nombres como Roberto Carlos, Edmundo, Evair y un lateral derecho llamado Mazinho, al que pronto acomodaron en el centro del campo.

Imagen de previsualización de YouTube

El bienio de dominio absoluto se quebró cuando Luxemburgo salió del equipo y lo sustituyó Carlos Alberto Silva, el que terminaría siendo entrenador del Deportivo tras la destitución de Toshack. Regresó Luxemburgo y el Palmeiras dominó en São Paulo. Acumuló nombres en un equipo que sumó a Cafú, Müller, Flavio Conceição, Luizão y Djalminha. Marcó más de 100 goles en la temporada de 1996. La calidad del vídeo no es la mejor, pero en esta goleada uno se hace a la idea de lo que fue juntar a esos jugadores y lo que alguien en el Dépor soñó con poder traer a Europa.

Imagen de previsualización de YouTube

Pero la vocación del Palmeiras era vender. Exportó a Europa todo lo que tenía. La lista de traspasos multimillonarios es interminable. Uno de sus principales clientes fue el Dépor: Rivaldo, Djalma, Flavio, Luizão, César Sampaio… El fútbol de aquel Palmeiras enamoró al país. El Verdão resurgió a finales de siglo cuando conquistó por primera y única Libertadores. Fue bajo el mandato de Luiz Felipe Scolari, cuando el patrón era bien distinto. Para el recuerdo quedarán la irreverencia de Djalminha y Edmundo, los laterales más ofensivos de la historia en Cafú y Roberto Carlos, la figura de Rivaldo o la jerarquía de Sampaio y Mazinho. Y ahora más que nunca, cuando sólo el Palmeiras pone ojos tristes entre los paulistas del Brasileirão.

Fútbol internacional
Escrito por Miguel Piñeiro 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El gol de De Lucas

29 de agosto de 2011 a las 17:56

Para quienes quieran ver el probablemente mejor gol de la jornada en Segunda (y a lo mejor Primera), aquí está el lanzamiento de falta de Quique de Lucas en la victoria del Celta 1-3 en Murcia. Es cierto que el balón hace un efecto extraño, pero la intención queda fuera de toda duda.

Imagen de previsualización de YouTube

BONUS TRACK: Las cosas que tiene YouTube. Fue buscar “De Lucas” y encontrarme con este golazo de la última perla del Sao Paulo, Lucas Moura, en el derbi paulista contra el Santos.

Imagen de previsualización de YouTube Celta, Fútbol internacional
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Los peligros de Omar Bravo

24 de agosto de 2011 a las 16:35

Omar Bravo sigue dando guerra en la Major League Soccer. Es una de las estrellas del Sporting Kansas City, segundo clasificado en la Conferencia Este y virtualmente clasificado para los play offs por el título (donde parece que Los Ángeles Galaxy y Seattle Sounders parten con más ventaja). Ha marcado 6 golitos en 18 partidos. Pero lo realmente sorprendente es que ha sido expulsado en dos ocasiones, y además ha visto tres tarjetas amarillas. Casi tantas amonestaciones como tantos. La más espectacular (y la más reciente) es esta entrada y posterior tangana contra los Sounders, uno de los equipos con más afición de Estados Unidos:

Imagen de previsualización de YouTube

En su segundo partido en la MLS, Bravo también fue expulsado, aunque esta vez en una jugada mucho menos lesiva, al tratar de frenar un contraatque del Chicago Fire. El mexicano era el cierre de su equipo tras una jugada ensayada a favor y a su equipo le salió caro. Pero lo más increíble que le ha pasado al exdeportivista en su aventura estadounidense es una agresión a un portero rival. Concretamente, la de un muñeco que le recrea. Es una tradición en el deporte yanki, la de distribuir entre la afición los llamados bobblehead que represente a una de las estrellas del equipo. Pues bien, la cabeza de un muñeco de Omar Bravo acabó en el ojo de un portero rival.

Fútbol internacional
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net