Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
El Contragolpe

Archivo para ‘Deportivo’ categoría

El Deportivo de Oltra: el precio del riesgo

3 de diciembre de 2012 a las 17:11

Pocas veces un cambio dio tanto que hablar. Oltra introdujo a Bodipo, un movimiento que ya por sí solo puede generar controversia. Lo hizo para relevar a un defensa y acusar el perfil ofensivo de un Deportivo que, sin embargo, acabó perdiendo. Restalló Riazor en retirada después del 2-3, porque muchos señalaron al banquillo: la osadía costó cara, argumentaban no pocos aficionados.

Oltra lleva casi año y medio al frente del Deportivo. Desde que puso un pie en las oficinas del club, consciente o inconscientemente, se apropió de un discurso que repite como un mantra, casualmente (o no) opuesto en filosofía, tono y resonancia entre los aficionados al que manejaba su antecesor en el cargo, Miguel Ángel Lotina. Hay un porcentaje muy alto de comparecencias públicas de Oltra que se pueden resumir con una nube de palabras: modelo, estilo, valiente, atrevido… Se incluyen variantes aquí y allá, como aludir a condicionantes cuando los errores arbitrales perjudican al Dépor, pero básicamente es eso.

Muchos aficionados, quizás la gran mayoría, están muy agradecidos a Oltra. Además de batir récords camino de regreso a Primera, valoran acudir a Riazor cada 15 días y, sea cual sea el resultado, disfrutar de un espectáculo, en lugar de aburrirse como en otras épocas. Que ese espectáculo muchas veces sea un partido de ida y vuelta con mucho riesgo es casi lo de menos. Lo era en Segunda cuando casi siempre se ganaba y lo sigue siendo ahora en Primera. No hay ajustes. No hay matices, porque cuando se hacen el equipo duda entre abrigarse y lanzarse y entonces la cosa es todavía peor.

De ahí que me resulte cuanto menos sorprendente que después de la dolorosa derrota ante el Betis, se dude de Oltra como entrenador, sus métodos o su capacidad para sacar al Dépor de la situación. Lo que hizo contra el Betis es lo que ha hecho en otras muchas ocasiones. Su decisión de partir el equipo con tiempo por delante, de apostarlo todo a un cambio ultradefensivo a riesgo de recibir una contra fulminante fue una constante en el periplo en Segunda (sobre todo, en el arranque de temporada cuando la cosa iba tendiendo a mal). Han cambiado dos cosas: la categoría de los rivales y los resultados.

El Dépor concede muchos goles y necesita más tantos que nadie para sumar sus escasos puntos. El ruido alrededor de la fragilidad defensiva del equipo estaba ahí mucho antes de que Roderick cediese su puesto a Bodipo y de que Campbell marcara el gol de su vida. Ese es otro debate. Pero Oltra simplemente hizo un cambio que lleva haciendo siempre que tiene ocasión. Posiblemente lo que más me choca de la crítica es que revela lo fácil que se vacían de contenido los discursos que una hora antes son blandidos como banderas. Sobre todo si la necesidad aprieta. Es el alto precio del riesgo.

Deportivo, Liga española
Escrito por Miguel Piñeiro 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El Deportivo, ante una prueba de madurez

25 de septiembre de 2012 a las 11:35

La primera derrota del Deportivo tiene varias lecturas. No es nada extraño perder ante un equipo como el Sevilla, que parece haber recuperado cierta pujanza después de una temporada ignominiosa. Por otro lado, las sensaciones del juego deportivista, alegre, de pecho descubierto hasta la imprudencia, suele dejar un poso de satisfacción en el seguidor deportivista, porque ve a su equipo ir siempre de frente. Habrá quien piense que perder tu primer partido en la quinta jornada es una media que firmarías en plena fiesta del ascenso y con tus sentidos aún excitados. Y habrá quien vea que una derrota después de tres jornadas sin ganar es un pequeño bache, que en vistas de las dificultades del calendario anuncian la llegada de un invierno adelantado.

Que la presente racha de tres empates y una derrota sea la peor de Oltra en el banquillo deportivista no deja de ser una anécdota. Sobre todo porque uno de esos resultados llega con el empate en Mestalla que pocos esperaban. Hubo un momento en la temporada pasada que aunque no se encandenó semejante secuencia llegó a ser más inquietante. La famosa derrota de Alcorcón vino acompañada de otra en Alcoi y un empate inesperado en Riazor contra el Nástic, con una goleada al Guadalajara y otra victoria de peso en Córdoba intercaladas. Fue el momento de crisis para el Dépor de los récords, entendiendo por crisis el momento de cambio que acabó modelando al equipo que luego arrasaría, alineación variada de por medio.

Las salidas a Bernabéu y Vallecas y la visita del Barcelona aguardan al Dépor, que antes del derbi gallego afronta una prueba de madurez. Con su mezcla de veteranos y noveles,  ha dejado claras sus buenas intenciones y también sus problemas, casi todos defensivos. Oltra tiene también el reto de volver a acertar con las piezas de recambio: Zé Castro, Nélson Oliveira y, en menor medida, Álex Bergantiños y Ayoze optan a apuntalar el once del Dépor. Nélson volvió a dejar ante el Sevilla detalles diegotristanescos con un espectacular reverso que selló a Botía y un zurdazo de impresión desde 20 metros. Pero el problema viene más de medio campo hacia atrás. Al Dépor, con sus dos extremos tan activos y con tanto peso en el juego de ataque, le cuesta correr hacia atrás, y ni siquiera cuando está asentado en su campo es el equipo más sólido del mundo.

Veremos si llegan esos cambios y cómo reacciona el Dépor ante el duro tramo de Liga que se le viene encima. Test de fiabilidad para un equipo cuyas sensaciones han ido por encima incluso que su buen balance de puntos. Los rivales más duros podrían bien sacar lo mejor que el Dépor lleva dentro. Cambios o no mediante.

Imagen de previsualización de YouTube Deportivo, Liga española
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Abel Aguilar como síntoma

27 de agosto de 2012 a las 11:10

Fue tan claro y meridiano lo que le sucedió al Deportivo, para bien y para mal, en su tobogán de partido en Mestalla que los análisis de lo ocurrido se hacen solos. Un equipo con tanto vértigo en los últimos 20 metros como el que tiene para defender en los primeros 20. Sacó adelante el partido ante el Valencia con una mezcla de pundonor, talento, fe, un punto de agresividad para tapar los defectos defensivos y el olfato para percibir el inexplicable acogotamiento del rival.

Pocos síntomas mejores de todo ello que la figura de Abel Aguilar, autor de dos goles decisivos, más propios de un delantero ratonero que del centrocampista de más cariz defensivo del equipo. Así es este Dépor, en el que el jugador llamado a corregir los desmanes de Evaldo en auxilio de la defensa se convierte en insospechado goleador. ¿Insospechado? Bueno, relativamene. Abel Aguilar ha marcado 22 goles en sus 181 partidos de Liga en España. La cifra no es desdeñable para un teórico volante defensivo. Explotó su llegada como nunca antes en el Hércules de la temporada 2008/2009, cuando el gallego Juan Carlos Mandiá le pidió llegar al área rival.

Aguilar, que está llamado a aportar, junto a Marchena, solidez y carácter a un nuevo proyecto plagado de promesa, se convirtió así en un síntoma de las virtudes y defectos que el Dépor mostró en Mestalla. Al lado de Juan Domínguez se supone que el colombiano es el ancla, pero acaba marcando dos goles decisivos. El ímpetu de Aguilar es el del equipo, optimista y confiado en sus posibilidades hacia el área rival, pero vulnerable cuando tiene que mirar por el retrovisor. Suplió el Dépor sus carencias con un plus de agresividad en el segundo tiempo, un paso adelante que le sirvió para no sufrir tanto atrás y ante el que el Valencia tembló de manera un tanto incomprensible, a no ser que de la noche a la mañana Gago sea tan determinante como para desmontar a su equipo con otra de sus lesiones.

Aguilar, que ya había marcado en Mestalla en el 2009 cuando jugaba para el Zaragoza, estaba en el mismo escenario cuando empujó con olfato goleador los dos barullos en el área del Valencia y cuando Tino Costa tuvo todo el tiempo del mundo para iniciar la jugada del 2-0. Fue un síntoma de lo bueno y lo malo, de lo que desata la ilusión sobre las virtudes del Dépor y de lo que obliga, al mismo tiempo, a esperar y mantener los pies en el suelo.

Deportivo, Liga española
Escrito por Miguel Piñeiro 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Crowdsurfing en A Coruña

28 de mayo de 2012 a las 19:01

Hace poco más de un año, escribía con el corazón encogido y desde el sofá de casa, dolorido ante un destino que semejaba fatal. El descenso del Deportivo de La Coruña a Segunda división era un golpe moral y un movimiento de gran incertidumbre a nivel puramente del juego y del futuro de la institución. Poco queda 372 días después de esas sensaciones a bote pronto, porque el Dépor ha rebotado de inmediato y vuelto al lugar del que no debería haber salido. ¿La clave de este movimiento que desafía a la habitual ley de la gravedad de quien cae a Segunda? Hay muchas a distintos niveles, pero la foto que compuso la portada sábada de La Voz del lunes resume la principal:

FOTO: Manuel Marras

La imagen funciona a muchos niveles pero a mí me impacta porque da la sensación de que el famoso bus del ascenso hace crowdsurfing sobre la afición del Dépor, como si fuera una estrella de rock paseado por sus fans en pleno concierto. Y básicamente eso es lo que ha pasado durante este período de 372 días que podrían haber sido de luto pero que el empuje de una masa social comprometidísima con su equipo (el capital más importante que sacó el Deportivo del trauma del descenso) convirtió finalmente en una fiesta.

Así que la inversión tuvo sus réditos y la ciudad volvió a alumbrar con su sonrisa por un amor que no es capaz de dejar ir. No hay mucho más que decir, sólo esperar lo que depara el regreso a Primera con la única certidumbre de que la grada seguirá igual.

Imagen de previsualización de YouTube Deportivo, Música
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Lassad, entre el amor y el cabreo

14 de mayo de 2012 a las 17:57

Cada temporada, la afición de un determinado equipo la toma con un jugador por los motivos más peregrinos: una supuesta vida nocturna demasiado activa, bajo rendimiento deportivo, sospechas de abandonar el barco a final de temporada, etc. Luego está mi preferida, que es la de la indolencia. Se le silba o critica al futbolista de turno porque no corre. No disputa ese balón imposible que arenga a la grada pero con incidencia nula en el juego. Esta temporada, esa cruz ha recaído en Lassad. Al tunecino le han llegado a sus puntiagudas orejas algunos de los escasos pitos de Riazor esta temporada. Recogió el más inmediato testigo de Adrián, que antes de acabar la temporada como máximo goleador era criticado por poco más que su lenguaje corporal.

Lassad se ha movido toda la temporada entre el amor y el cabreo de la grada. La china de la indolencia le ha tocado a él, con motivo o sin motivo. Sí que parece que físicamente no es el futbolista que irrumpió en el primer equipo del Dépor. No se le ve tan rápido en su zancada, y anda justo de fondo (por ejemplo, ante el Elche en casa se mostró con serios problemas físicos al inicio del segundo tiempo). Los partidos que he podido ver en Riazor y protagonizados por Lassad han tenido momentos de run-run en la grada con alguna acción del tunecino.

Y la realidad es que Lassad ha sido clave en la temporada del Dépor que, todo apunta, terminará en ascenso. Lleva 11 goles, una cifra que es mayor a la suma de todos sus goles como profesional (había anotado 3 en la temporada 2008/2009, 2 en la 09/10, y 5 en la 2010/2011). Alguno de ellos han resultado especialmente significativos, como los logrados en los derbis contra el Celta, la ocasión para redimirse con la grada, que ha oscilado en su empatía con el jugador. «No me siento un ídolo. Soy uno más y estoy muy agradecido a la afición, que se ha portado siempre muy bien conmigo. Hubo momentos en que me silbó, pero fue para mi bien», reconoció tras volver de Vigo con otro gol decisivo bajo el brazo.

En Soria soltó otro zarpazo para acercar un poco más al Dépor a su objetivo. 7 de sus 11 goles han llegado en partidos que el equipo coruñés ha vencido por la mínima, por lo que han sido más bien decisivos. Pero sobre todo, a pesar de su ciclotimia y aparente dejarse llevar, de que no ha sido el delantero de zancada elegante difícil de parar cuando arranca que Riazor vio en sus primeros partidos de blanquiazul, Lassad ha sido decisivo llenando los vacíos de las lesiones de Riki. El de Aranjuez ha demostrado en sus 26 partidos ser el mejor punta del Dépor, capaz de marcar diferencias en Segunda. Pero sus recurrentes lesiones le han limitado a 26 partidos. Ahí es donde se mide la importancia de Lassad esta temporada, que mimos de la grada aparte, ha marcado casi los mismos goles que Riki sabiéndose por detrás del madrileño en las preferencias del técnico.

Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

(Otros) ocho nombres propios para un derbi gallego

11 de abril de 2012 a las 16:27

Para seguir con la tradición en vísperas del segundo enfrentamiento entre Celta y Deportivo, y como ya hiciera en el partido de ida, os dejo mi predicción sobre quién puede marcar la diferencia en el esperadísimo derbi gallego, un partido que aúna todos los condicionantes posibles para convertirse en una de las grandes citas del año: primero y segundo de la Liga, rivalidad regional, los dos equipos más goleadores del campeonato, jugadorazos en el campo… Ahí va mi visión del asunto:

-Túñez. Los problemas defensivos del Celta terminaron coincidiendo con la titularidad de Andrés Túñez. Infrautilizado por Herrera la pasada temporada, conquistó un lugar en el once inicial y no lo ha soltado. Desde que el internacional venezolano forma en el centro de la defensa celeste, el equipo vigués ha encajado 10 goles en los 15 partidos que Túñez participó. Antes, 17 goles en 15 jornadas.

-Riki. Que el Dépor llega en un momento distinto al derbi lo ejemplifican muchas cosas, desde la clasificación hasta las sensaciones que transmite su juego en la segunda vuelta del torneo. Pero pocos síntomas como el goleador. Cuando se enfrentó al Celta en Riazor, el Dépor sumaba 4 de las 12 jornadas disputadas sin marcar. Los blanquiazules han revertido esa situación hasta alcanzar los 55 goles, sólo por detrás del Celta. Y Riki tiene buena parte de culpa. Ha marcado 6 tantos en los 10 partidos que ha disputado en la segunda vuelta de la Liga y está en su mejor momento desde que aterrizó en A Coruña.

-Orellana. El personaje más enigmático del actual Celta ha acabado por conquistar a la afición por su fútbol. Nada dado a los gestos populistas, bajo sospecha por sus silencios, el extremo chileno le ha dado un plus de desborde y de opciones en ataque a Paco Herrera. Su duelo con Laure promete ser uno de los más intensos del partido.

-Bruno Gama. Quizás en el mejor momento de su temporada, Bruno Gama viene de ejercer de desatascador con dos asistencias de lujo en el partido contra el Murcia en Riazor. Rompió su maleficio con el gol y siempre ofrece una salida a sus compañeros. Ante el Celta, tan importante será su aportación en ataque como su ayuda a los laterales deportivistas, que tendrán extra de trabajo en Balaídos.

-Sergio. La portería del Celta sufrió un cambio con la lesión de Yoel y desde entonces, Sergio ha ocupado su lugar con seguridad. Se especuló en las últimas jornadas sobre si Yoel recuperaría su puesto en el once (estuvo cerca la pasada semana). El derbi es la prueba de fuego más fuerte a la que se ha enfrentado Sergio desde que llegó al primer equipo. O eso, o Herrera apuesta por un cambio de última hora.

-Álex Bergantiños. Uno de los grandes triunfadores de la temporada en el Deportivo, superviviente de la zozobra del primer tramo del campeonato y ancla del equipo, el centrocampista canterano ha ido a más a lo largo de la Liga. Ha sabido dosificar sus esfuerzos para no intentar abarcar de más. Tendrá mucho trabajo en Balaídos, donde se prevé que el Celta lance un ataque sin tregua.

-Iago Aspas. Al hacer esta lista me propuse no repetir nombres respecto a la de la primera vuelta, pero tengo que hacer una excepción con Aspas. ¿Recordáis cómo llegó el delantero del Celta al partido de Riazor? En plena racha goleadora, imparable en su nueva demarcación de delantero centro, crecido… No es exactamente el mismo panorama con el que afronta la cita de Balaídos. Precisamente por eso me preocupa: no le rodea ni la expectación ni el estado de excitación previos al partido del pasado noviembre.

-Guardado. Candidato en una corta lista al mejor jugador de Segunda división esta temporada, a Guardado el derbi en Vigo le ofrece la oportunidad definitiva. Ya ha redimido todos sus pecados con la afición deportivista tras una temporada sobresaliente meses antes de abandonar A Coruña. Una brillante actuación en Balaídos, con un resultado que prácticamente certifique el ascenso, dejaría su sello indeleble en la historia reciente del Dépor.

 

Celta, Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro 12 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net