Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
El Contragolpe

Archivo para ‘Celta’ categoría

(Otros) ocho nombres propios para un derbi gallego

11 de Abril de 2012 a las 16:27

Para seguir con la tradición en vísperas del segundo enfrentamiento entre Celta y Deportivo, y como ya hiciera en el partido de ida, os dejo mi predicción sobre quién puede marcar la diferencia en el esperadísimo derbi gallego, un partido que aúna todos los condicionantes posibles para convertirse en una de las grandes citas del año: primero y segundo de la Liga, rivalidad regional, los dos equipos más goleadores del campeonato, jugadorazos en el campo… Ahí va mi visión del asunto:

-Túñez. Los problemas defensivos del Celta terminaron coincidiendo con la titularidad de Andrés Túñez. Infrautilizado por Herrera la pasada temporada, conquistó un lugar en el once inicial y no lo ha soltado. Desde que el internacional venezolano forma en el centro de la defensa celeste, el equipo vigués ha encajado 10 goles en los 15 partidos que Túñez participó. Antes, 17 goles en 15 jornadas.

-Riki. Que el Dépor llega en un momento distinto al derbi lo ejemplifican muchas cosas, desde la clasificación hasta las sensaciones que transmite su juego en la segunda vuelta del torneo. Pero pocos síntomas como el goleador. Cuando se enfrentó al Celta en Riazor, el Dépor sumaba 4 de las 12 jornadas disputadas sin marcar. Los blanquiazules han revertido esa situación hasta alcanzar los 55 goles, sólo por detrás del Celta. Y Riki tiene buena parte de culpa. Ha marcado 6 tantos en los 10 partidos que ha disputado en la segunda vuelta de la Liga y está en su mejor momento desde que aterrizó en A Coruña.

-Orellana. El personaje más enigmático del actual Celta ha acabado por conquistar a la afición por su fútbol. Nada dado a los gestos populistas, bajo sospecha por sus silencios, el extremo chileno le ha dado un plus de desborde y de opciones en ataque a Paco Herrera. Su duelo con Laure promete ser uno de los más intensos del partido.

-Bruno Gama. Quizás en el mejor momento de su temporada, Bruno Gama viene de ejercer de desatascador con dos asistencias de lujo en el partido contra el Murcia en Riazor. Rompió su maleficio con el gol y siempre ofrece una salida a sus compañeros. Ante el Celta, tan importante será su aportación en ataque como su ayuda a los laterales deportivistas, que tendrán extra de trabajo en Balaídos.

-Sergio. La portería del Celta sufrió un cambio con la lesión de Yoel y desde entonces, Sergio ha ocupado su lugar con seguridad. Se especuló en las últimas jornadas sobre si Yoel recuperaría su puesto en el once (estuvo cerca la pasada semana). El derbi es la prueba de fuego más fuerte a la que se ha enfrentado Sergio desde que llegó al primer equipo. O eso, o Herrera apuesta por un cambio de última hora.

-Álex Bergantiños. Uno de los grandes triunfadores de la temporada en el Deportivo, superviviente de la zozobra del primer tramo del campeonato y ancla del equipo, el centrocampista canterano ha ido a más a lo largo de la Liga. Ha sabido dosificar sus esfuerzos para no intentar abarcar de más. Tendrá mucho trabajo en Balaídos, donde se prevé que el Celta lance un ataque sin tregua.

-Iago Aspas. Al hacer esta lista me propuse no repetir nombres respecto a la de la primera vuelta, pero tengo que hacer una excepción con Aspas. ¿Recordáis cómo llegó el delantero del Celta al partido de Riazor? En plena racha goleadora, imparable en su nueva demarcación de delantero centro, crecido… No es exactamente el mismo panorama con el que afronta la cita de Balaídos. Precisamente por eso me preocupa: no le rodea ni la expectación ni el estado de excitación previos al partido del pasado noviembre.

-Guardado. Candidato en una corta lista al mejor jugador de Segunda división esta temporada, a Guardado el derbi en Vigo le ofrece la oportunidad definitiva. Ya ha redimido todos sus pecados con la afición deportivista tras una temporada sobresaliente meses antes de abandonar A Coruña. Una brillante actuación en Balaídos, con un resultado que prácticamente certifique el ascenso, dejaría su sello indeleble en la historia reciente del Dépor.

 

Celta, Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro 12 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Ocho protagonistas y un golazo

14 de Noviembre de 2011 a las 17:49

Pocos partidos dan más que hablar que un derbi. Y si era tan esperado como el Dépor-Celta, el torrente de reacciones es inacabable. Tanto sobre lo ocurrido en el campo como, por desgracia, lo que sucedió fuera de él. El Celta mereció un punto por ocasiones, aunque no compro la teoría generalizada de que jugó mejor: pegó más aunque no acertó todo lo que necesitaba. El Dépor sufrió pero tuvo buenos momentos con la pelota, porque el Celta se los concede a sus rivales y si éste tiene la calidad del equipo coruñés, peor todavía. Ambos equipos salen reforzados, algo que no es menor dado que los próximos rivales son de entidad. Ahí dejo mis nombres propios del derbi.

-Laure: Su mejor partido de la temporada. Yo esperaba mucho de Laure y por ahora me había decepcionado. Un lateral tremendamente cumplidor pero justo de calidad para Primera tenía todas las papeletas para destacar en Segunda. No lo estaba haciendo, pero ante el Celta recuperó su mejor versión: un tío con muchos arrestos, que crea problemas defensivos al rival y se bate interponiéndose en al menos un remate que iba a gol. Creó la situación del 2-1 y hasta pudo marcar un tanto.

-Álex López: Su compañero Borja Oubiña se llevó los elogios unánimes. A mí me gustó más el ferrolano. Tuvo recorrido, necesitó achicar mucho y no le faltó claridad con la pelota. Crece como todocampista, aunque le penaliza una alineación tan tremendamente atacante que presentó el Celta en Riazor, porque le obliga a un esfuerzo físico muy alto.

-Juan Domínguez: Valerón es el foco evidente del talento en la creación del Dépor y lo demostró también en el Dépor agradeciendo las facilidades del mediocentro del Celta. Pero si alguien estaba bajo el foco en esa zona era Juan Domínguez. Oltra apostó por él y el canterano no decepcionó. Aportó claridad, pausa, llegada y tuvo carácter. La mejor noticia del Dépor, resultado aparte.

-De Lucas: El más peligroso de los cuatro delanteros que Herrera dispuso de inicio. Rozó el gol en varias ocasiones y su verticalidad puso a Ayoze en serios problemas. Acostado en una banda es más peligroso que David Rodríguez porque puede atacar el espacio como el talaverano, pero es capaz también de crear más cosas con la pelota.

-Aranzubía: Volvió a ser el santo en la portería. Oltra le llama a eso hacer su trabajo, pero las paradas de Dani son algo más. Durante la temporada hubo partidos en los que al Dépor le llegaban poco y le hacían goles. Eso desquiciaba a su técnico, que siempre ha negado problemas defensivos por ese ratio. En un día en que las llegadas fueron muchas, Aranzubía volvió a sacar su mejor versión.

-Bermejo: Decepcionó en su  posición de mediapunta, donde se ha hecho titular invirtiendo los papeles con Iago Aspas, cuando las condiciones de ambos llaman a lo contrario. Mario no fue un estorbo para la creación del Dépor, falló su única ocasión clara y fue el primer cambio de Herrera. Yo prefiero en su posición a Joan Tomás.

-Salomão: Cometí un error al excluirlo de mi lista previa de nombres propios del derbi. Desconfiaba de su estado físico y hasta creí que iba a ser suplente. Me dejó mal y me alegro. Aprovechó el escaparate del Dépor-Celta y la atención mediática para mostrarle a los espectadores menos habituales de Segunda por qué se ha convertido en la gran sorpresa de la temporada. Amargó a Oier hasta que su cuerpo le permitió.

-Iago Aspas: Protagonista indiscutible de las horas previas al derbi, faltó a su cita con el gol pero le regaló uno a Bermejo con un pase espectacular que el delantero desperdició. Supo aguantar en medio de la tormenta sin causar un estropicio a su equipo. Que se entienda esto: en un derbi, siempre tiene que haber un jugador como Aspas.

-Lassad: Pasará a la historia de los derbis como en su día lo hizo el Turu. Un golazo que vuelve a retratar las contradicciones de este jugador: de talle fino, juego de toque y galopada elegante, sus mejores goles con el Dépor son dos chutazos violentísimos. Algo que, por cierto, tampoco de ajusta con su fama de delicadeza muscular: otra contradicción. De paso, se reconcilia con buena parte de la grada, a quien disgusta en ocasiones su aparente dejadez y desinterés. Pero dos goles suyos han valido seis puntos en los últimos partidos. Bueno, el último algo más que puntos.

Celta, Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro 23 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Ocho nombres propios para un derbi

9 de Noviembre de 2011 a las 16:23

El 13 de noviembre regresa la fiesta del fútbol gallego. Una cita que por desgracia es en Segunda división, pero que la coyuntura del balompié internacional le da una dimensión inesperada: la Primera se detiene y eso le deja el lugar indiscutible de partido estrella en España, una categoría que reclama por méritos propios. Dépor y Celta se verán las caras  por primera vez en partido oficial desde el 2007, ambos candidatos máximos al ascenso, en momentos divergentes, aunque eso pocas veces importa a la hora de un derbi. Os dejo los que, a mi criterio, son los nombres propios de este duelo:

-Borja Oubiña. El símbolo del celtismo será titular en el centro del campo del equipo vigués. Se ha convertido en el principal debate alrededor del Celta y su entrenador, pero la buena racha de resultados celeste ha coincidido con su mayor participación. Posiblemente nunca sea el jugador que fue, por el tiempo perdido en lesiones y porque el Celta actual no mastica en el centro del campo, una zona apenas de paso para llevar a la dinamita de su ataque. Pero su primer pase, su pausa cuando la situación lo requiera y, sobre todo, su liderazgo le convierten en carne de derbi.

-Valerón. El último ancla del Dépor con sus momentos más gloriosos ya vivió momentos de gloria y escarnio contra el Celta. Sufre en las últimas jornadas ante el atasco de su equipo, y la estrecha vigilancia de los rivales. El deportivismo se rasca la cabeza tratando de descifrar por qué en los partidos que el conjunto blanquiazul va a remolque el Flaco se ve alejado del área en vez de buscar el pase mágico que resuelva el entuerto. No está especialmente brillante en las últimas jornadas, pero ausente Guardado, es el jugador más decisivo del Dépor en lo que va de Liga.

-Joan Tomás. Posiblemente no esté brillando al nivel de otros que se llevan los titulares. Pero el rol de Joan Tomás ha crecido de mero revulsivo a una solución para Paco Herrera. Su aparición en la mediapunta, un remedo de Trashorras pero com mayor velocidad para suplir una dosis menor de genialidad, ha desatascado no pocos partidos para el Celta. En esa posición, me ha parecido más resolutivo que el laborioso Mario Bermejo, y además sorprende para llegar a gol. El tipo de futbolista que se le suele atragantar a la defensa del Dépor.

-Saúl. No sé si es muy aventurado decir que es el jugador del Dépor con más chispa en estos momentos de la temporada, pero así me lo parece. Recuperado de sus lesiones, ha ido apareciendo en el equipo a medida que Salomão ha perdido fuelle, castigado físicamente. El asturiano es un futbolista que necesita reivindicarse, porque sí y porque además ya no puede usar de parapeto lo malo que era el entrenador que no le ponía (como hizo en pretemporada). Su desborde, rapidez y centros han sido de lo mejor en los últimos partidos. La baja de Guardado y el cansancio de Salomão le abren las puertas de la titularidad. Añade también opciones de refresco en la mediapunta y debe asumir la responsabilidad del balón parado en ausencia de Guardado. Y eso será importante, como veremos más abajo…

-El banquillo del Celta. Si hay una ventaja clara que yo vea del Celta sobre el Dépor, está en el banquillo. No en el entrenador, sino en los jugadores. Herrera cuenta con más opciones de cambiar el perfil de su equipo con los cambios. Puede tener centrocampistas de toque o de destrucción, delanteros más de referencia o más móviles, jugadores de banda o mediapuntas habilidosos. No se trata de calidad de plantilla, sino de diferentes matices.

-Colotto. El Deportivo lleva cuatro partidos de los 12 jugados en Liga quedándose a cero. Pero siempre hay un peligro tan constante como conocido: el balón parado colgado al segundo palo buscando a Colotto. El argentino remata o bien devuelve el balón al centro del área para que alguien lo empuje. Colotto es siempre una amenaza pero si le sumamos las eternas dudas del Celta para defender esas jugadas (lo demostró en el último partido contra el Cartagena, donde tembló en los últimos instantes), convierten al central argentino en una buena opción para los amantes de las apuestas por internet tipo Marcará-un-defensa.

-Riazor. La afición del Dépor ha sido el sustento de la entidad en las semanas siguientes al descenso y el principal motivo de orgullo por su reacción, convirtiendo el estadio en el más poblado de Segunda y parte de Primera. Su apoyo al equipo ha rozado la ingenuidad en ocasiones en que el rendimiento en el campo requería alguna que otra bronca. Ahora que los resultados han mitigado las altas expectativas de principios de temporada, Riazor volverá a ser el primer apoyo para la reacción. Tengo muchas dudas sobre el partido, pocas el empuje de la grada.

-Iago Aspas. Tan admirado por unos como odiado por otros. Tan hábil dentro de la cancha como torpe fuera de ella (en cuanto a declaraciones se refiere). Es el futbolista del momento en Segunda división y, posiblemente, el que mejor llegue al derbi. Esta temporada, menos retórico, más directo y goleador como le ha pedido su entrenador, se ha convertido en la principal amenaza del Celta. Y en consecuencia, del derbi.

Celta, Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro 13 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El largo y duro camino para salir del infierno

18 de Octubre de 2011 a las 16:25

La Segunda división es diferente. Para empezar, dura mucho más. Después, se crean corrientes de opinión según las cuales los buenos futbolistas, en vez de marcar más diferencias porque se supone que el nivel es menor, las pasan más canutas que en una categoría superior por los marcajes, la dureza y la hipotética reducción de medidas de algún campo. Si a todos esos condicionantes se le suma la inexperiencia, en el caso del Dépor tenemos un caso digno de reality: parece que el equipo coruñés es un ricachón WASP de Manhattan sobreviviendo como puede en el Bronx. Se maneja con torpeza fuera de su entorno, donde todos le tienen muchas ganas por venir de donde viene, y encuentra su zona de confort en casa, arropado por los suyos.

Dépor y Celta siguen probando que la dificultad de la Segunda es tremenda. Mezclan sensaciones tremendamente positivas con patinazos desmoralizantes. La única diferencia entre ambos, a nivel emocional, es el tiempo: los coruñeses viven en la urgencia (ganar ya, demostrar que eres el mejor ya) propia de quienes acaban de descender y se saben favoritos; los vigueses, desafortunadamente, han pasado ya por ahí. Ambos tienen mucho potencial arriba, problemas para consolidarse en el centro del campo y desajustes defensivos. Nada que no se pueda arreglar, porque el camino de salida del infierno es, además de duro, largo.

Imagen de previsualización de YouTube Celta, Deportivo, Música
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Borja Oubiña y el síndrome Valerón

29 de Septiembre de 2011 a las 11:04

Muchas veces las historias que rodean al fútbol son universales. Los protagonistas son distintos y las aficiones y entornos creen que las aventuras o desventuras que atraviesan son especiales, pero eso ocurre en contadas ocasiones. Es el caso del debate que rodea a Borja Oubiña, visto mil veces, siempre polémico. Sin ir más lejos, recuerda al vivido durante casi tres años unos kilómetros más al norte. Oubiña puede estar viviendo su particular síndrome Valerón, aquel que afecta al mejor jugador y símbolo de un equipo cuando le cuesta encontrar minutos de juego, normalmente por culpa de un malvado entrenador que priva a la afición (y sobre todo a los compañeros de juego) del talento de un futbolista excepcional.

Pocas veces o nunca se pregunta quienes atienden al debate si las razones del entrenador son de peso. Tampoco es el objeto de este post clarificarlo. Oubiña ha sido cruelmente castigado por las lesiones en el momento más brillante de su carrera, cuando había dado el salto a la Premier y alcanzado la internacionalidad en el puesto de mayor relevancia de la selección española. Con mucho tesón y paciencia, el vigués se ha rehabilitado si no al 100%, sí lo suficiente como para que su cuerpo le sostenga y permita desplegar las virtudes no relacionadas con el físico: visión de juego, pase largo, buen trato del balón, capacidad de asociarse…

Pero resulta que Oubiña no juega. La afición se pregunta por qué un centrocampista de su talento tiene dificultades para rascar minutos ante jugadores de un perfil más bajo, como lo era López Garai y lo sigue siendo Bustos. Una situación similar se vivía en A Coruña con Valerón, el último resquicio de la categoría Champions en una plantilla devaluada, igualmente disminuido por el crujido de sus rodillas. La afición blanquiazul se tiraba de los pelos cuando veía que jugadores menores al lado del Flaco, como Juan Rodríguez  o Desmarets, ocupaban la mediapunta, el lugar reservado para el talento de Valerón. La culpa, por supuesto, era de Lotina. “Valerón nos daba unas cosas y nos quitaba otras. En un momento dado me dije: «No hacemos ocasiones». Y busqué esa solución. Asumí más riesgos”, explicó el de Meñaca al terminar la temporada, sobre por qué no usó a Valerón y recurrió a él al final de la Liga.

Ahora el señalado es Herrera. El técnico del Celta no se ha mostrado demasiado entusiasmado con la posibilidad de tener a Oubiña disponible. “El fútbol con Borja o Bustos no variará mucho si los equipos son del estilo del Valladolid”, decía recientemente Herrera en una entrevista a La Voz, aunque sin especificar lo que quiere decir jugar como el Pucela. Ese tipo de afirmaciones se unen a algunas justificaciones vagas para la escasa continuidad de Oubiña en las alineaciones: “Si decido que Borja juegue tres o cuatro partidos seguidos no va a haber ningún problema, ninguno. Pero es bueno para él que después de esos partidos pueda descansar uno. Es bueno y recomendable para él porque además tenemos jugadores que pueden hacerlo igual de bien que él”.

Parte de la crítica y de la afición le reprochan a Herrera no ya las apariciones intermitentes de Oubiña en el equipo, sino que supuestamente le haya castigado por el error defensivo que le costó el empate al Celta contra el Elche. El partido contra el Valladolid tampoco dejó a nadie satisfecho. Hubo división de opiniones sobre la actuación de Oubiña. Para algunos se notó su alineación al lado de Insa en un perfil más combinativo, y subrayan que tras ser sustituido Borja, Bustos perdió el balón del gol del triunfo visitante. También se podría decir que el torrente de llegadas del Celta en la segunda parte llegó sin Oubiña en el campo. El diseño del Celta, un equipo más dotado para el contraataque que para la elaboración, perjudica a Oubiña, poco cualificado para el robo que da pie a las contras, y limitado para llevar el ritmo del partido porque a su equipo le va la directa.

El caso Oubiña se diferencia del de Valerón por un pequeño detalle: el vigués tiene que jugar 15 partidos oficiales para que su contrato no pueda ser rescindido. Por lo demás, las similitudes son claras. Incluida la parte que uno menos se esperaba por el carácter (al menos de cara al público, que es el que conozco) de ambos: se han convertido en líderes fuera del campo, sus opiniones son las más escuchadas y saben lanzar el mensaje oportuno hacia el exterior, muchas veces un mensaje que no coincide del todo con el oficial de sus respectivos clubes, o con el que la masa quiere escuchar. Será la clarividencia de quien ha sufrido más fuera que dentro del terreno de juego.

Celta
Escrito por Miguel Piñeiro 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El gol de De Lucas

29 de Agosto de 2011 a las 17:56

Para quienes quieran ver el probablemente mejor gol de la jornada en Segunda (y a lo mejor Primera), aquí está el lanzamiento de falta de Quique de Lucas en la victoria del Celta 1-3 en Murcia. Es cierto que el balón hace un efecto extraño, pero la intención queda fuera de toda duda.

Imagen de previsualización de YouTube

BONUS TRACK: Las cosas que tiene YouTube. Fue buscar “De Lucas” y encontrarme con este golazo de la última perla del Sao Paulo, Lucas Moura, en el derbi paulista contra el Santos.

Imagen de previsualización de YouTube Celta, Fútbol internacional
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net