Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
El Contragolpe

Y llegaron los Charlies

2 de Mayo de 2012 a las 15:30

[Nueva entrega de la aventura de Dani Cancela desde el fútbol de Hong Kong]

La última jornada de la primera vuelta de la fase de grupos de la AFC Cup y la primera de la segunda, nos depararon un doble enfrentamiento contra el Song Lang Nghe An (si me permitís la licencia, en adelante le llamaré SLNA). Cuando, hace solo una semana, nos enfrentamos a ellos en Hong Kong, poco podíamos pensar que ese equipo hasta simpático, que trataba de jugar el balón, que no ofrecía excesiva dureza y al que superamos con relativa facilidad (2-0) nos iba a dar tanta guerra. En todos los sentidos.

La correspondiente lección de Historia que me toca aprender cada vez que viajamos a un nuevo país (aunque mi mujer y yo ya habíamos estado aquí las navidaes pasadas) me hizo descubrir que los vietnamitas eran un pueblo muy amable, pero también muy orgulloso, que lleva la violencia como una parte mas de su vida, de manera natural. Es increíble como, por todo el país, la propaganda del 82 aniversario de la creación del Partido Comunista, nos muestra gente sonriendo con una metralleta colgada del hombro. Aquí es natural, y no significa que vayan por la calle armados y buscando lío, todo lo contrario. Pero lo ves, y bueno, ciertas cosas amenazan con abandonar su lugar y ponerse a modo de corbata.

Nuestro viaje nos llevó en primer lugar a Hanoi, capital del páis y máximo exponente del caos asiático. Ya lo sabía, pero no dejan de sorprenderme los millones de motos que por todos lados y en todas direcciones pasan como una marea incesante. Sin utilizar los frenos y sin dejar de utilizar la bocina, y circulando tanto por el asfalto como por las aceras, que aquí parecen un carril más de la calle. Tras hacer noche en Hanoi partimos al día siguiente hacia Vinh, todavía mas al norte, más adentro de los dominios del Viet Cong, en la región que vio nacer a Ho Chi Min, verdadero héroe de la revolución armada que llevó a Vietnam del Norte a ocupar el Sur y someterlo al yugo comunista (buff, lo que se aprende leyendo) Después de la experiencia de Malasia, no teníamos muchas expectativas acerca de los campos de entrenamiento o del estadio, pero la capacidad de esta competición para sorprendernos no tiene límite. Entrenamos en un campo sintético. Bueno, un avance.

Lo que nos llamó la atención fue la ubicación, dentro de las instalaciones deportivas del SLNA, que parecían mas las barracas de un campamento militar que una residencia de futbolistas. Las duchas y los baños al aire libre, la ropa de entrenamiento colgada a secar a lo largo del patio y una sensación de miseria que te acerca a la verdadera realidad de Asia, que no es la que vivimos en Hong Kong.

Como una imagen vale más de mil palabras, imaginaros la cara que se nos quedó cuando empezamos a ver salir motos de allí con los jugadores del SLNA camino de su campo de entrenamiento… Y llegó el día del partido. El estadio se caía a cachos, y el campo me hizo descubrir la verdadera dimensión de la definición de patatal referido a un terreno de juego, pero el público era mas bien escaso, y nada hostil, así que nada hacía pensar en un partido duro. La única nota de ambiente la ponía una charanga, que al mas puro estilo sesión vermú amenizaba los primeros compases del
partido al ritmo de Ricky Martin (Dios, si Ho Chi Min levantase la cabeza…).

Pero pronto nos dimos cuenta de que los vietnamitas habían dejado de lado su cara amable e iban a utilizar solo la violenta y la orgullosa. Nos volvemos a Hong Kong con patadas de todos los colores, con marcas en las piernas, en la espalda y con cara de tontos por haber perdido (1-0) un partido en el que nos tiraron a gol una vez y media. Aunque para ser honestos, tampoco nosotros tuvimos muchas más. El empate hubiera sido justo, y ese puntito nos haría estar ya clasificados para la siguiente ronda. De todas formas, estamos en una situación perfecta para lograrlo, con 9 puntos y con tres de ventaja sobre el segundo. Singapur, la próxima parada, es el lugar ideal para conseguirlo.

Allí sabemos que no nos vamos a encontrar ninguna sorpresa desagradable, mas allá del calor. El campo donde jugaremos es sintético y ya lo conocemos porque jugamos allí el año pasado, y Singapur es el país más parecido a Hong Kong que hay, así que nada nos resultará ajeno, Aunque seguro que tendré morriña de la cara más salvaje de Asia.

Dani Cancela
Escrito por Miguel Piñeiro 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Una respuesta a “Y llegaron los Charlies”

Marcus Patacus
Mayo 3rd, 2012 a las 9:25

Buen artículo. No había reparado en tus artículos anteriores pero ahora te seguiré a través del RSS. Unha aperta!

[Responder]

 

Deja tu comentario