Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
El Contragolpe

Tristes y vehementes

26 de noviembre de 2011 a las 14:46

Uno de los grandes misterios del fútbol es su componente emocional. No ya el de los protagonistas, que cada vez está más tenido en cuenta con el rol de los psicólogos deportivos en la preparación de los jugadores. Sino el de los espectadores. Ese componente visceral es el único que mantiene al fútbol en el ámbito del deporte y evita que se encuadre de lleno en el del negocio. Porque no se puede controlar lo que sientan 30.000 personas en un estadio. Las emociones del aficionado, a su vez, pueden estar influenciadas por las que transmitan los protagonistas en el campo o en sus intervenciones públicas. A veces, consiguiendo resultados imprevisibles e improbables. Es en lo único en lo que el fútbol se parece a la Bolsa: las fluctuaciones del mercado (atribuidas no pocas veces a aspectos intangibles como “la confianza”, “el miedo”, “el temor”)  en ocasiones son tan inexplicables como las filias y las fobias que generan ciertos personajes.

El deportivismo vivió como un drama la cara de Lotina. No ya su fútbol, sus decisiones deportivas, su último fracaso con el descenso. Eso vino después. Pero lo primero era su cara. Transmitía tristeza, amargura, un estado de ánimo propenso a la derrota; cómo va a motivar a los jugadores si al verlo dan ganas de llorar, decían no pocos aficionados del Dépor. El sambenito que le colgaron a Lotina seguramente estuvo detrás de que las ruedas de prensa del técnico vasco se convirtieran en una fuente de titulares y declaraciones rimbombantes que en un alto porcentaje se volvían en su contra. Todo por cambiar esa imagen.

Llegó Oltra y fue como abrir una persiana en una casa cerrada a cal y canto. Todo sonrisas, mensaje de optimismo, posicionamiento claro por un estilo de juego… Consciente o inconscientemente, Oltra fue el contrapunto puro de Lotina para el aficionado. Sus patinazos, sin embargo, los atribuye a su carácter vehemente. Achacó a la vehemencia su comparación del Dépor con el Madrid o el Barça, a que si la gente no quiere sufrir en Riazor se vaya al cine… Y por supuesto, a su airada reacción contra Zé Castro. Para quienes lo vimos desde la grada, sin saber todos los detalles, fue esperpéntico: un cambio no del todo normal (Manuel Pablo, casi tres meses sin jugar, iba a entrar como central), con un partido claramente a favor (3-0 ya en el marcador) y sin previsiones de complicarse, y de repente Oltra enloquece, gesticula, da gritos, vuela alguna botella de agua, luego se encara con el futbolista a pesar de que desde el banquillo le piden que pare…

La escena era surrealista. Luego te enteras de que fue Zé Castro quien pidió el cambio y que el gesto de salir por el fondo en vez de por el centro del campo le resultó tremendamente desagradable a Oltra. Zé Castro es sospechoso por su historial en el Deportivo y eso pone más interrogantes al asunto. Pero por muy feo que fuera lo que hizo el portugués, creo que la reacción de Oltra estuvo muy fuera de lugar. A no ser que haya más detrás que no sepamos. Aún así, la vehemencia no puede justificarlo todo. El buenrollismo y las buenas intenciones no dan carta blanca para equivocarse un número indeterminado de veces, sobre todo porque no hay verdaderos motivos para ello: el equipo mantiene todas sus opciones  y emite más señales positivas que negativas. La vehemencia de Oltra debería quedarse en la manera en que defiende sobre el césped la idea de juego y su esquema de equipo, ambas inamovibles por el momento.  Para lo demás, la mejor forma de apagar los incendios es no prender el fuego.

Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La heroica no le sienta bien al Dépor

20 de noviembre de 2011 a las 17:45

Derrotas como la de Elche tienen la ventaja, quizás única, de que se producen ya con cierto recorrido en el campeonato, que anula ciertas sospechas iniciales del tipo «no están acostumbrados a la categoría», «hay demasiadas bajas por lesión», o la últimamente socorrida «el entrenador aún no dio con la tecla». El Deportivo ya es un equipo adulto que con 14 jornadas de Liga debería saber a qué atenerse. Si se fue timorato con ciertas conclusiones tras golpes aún más dolorosos que el recibido en el Martínez Valero, va siendo hora de extraer lecturas más consecuentes, porque por repetidas ya no son fruto de la casualidad o de falta de rodaje.

Una de ellas es la fragilidad defensiva de un equipo al que le hacen muchos goles, de muchas formas diferentes y en muchas circunstancias: equipos que llegan poco y marcan mucho, equipos que llegan bastante más y marcan igual, equipos como el Murcia que llegan más que tú pero no marcan… La línea defensiva, la mejor herencia (si no la única ) de la era Lotina hace aguas y el panorama no llama al optimismo: ante el Almería, el segundo clasificado, habrá que improvisar por las bajas de Laure y de Aythami. El canario, como su paisano Ayoze, está en el punto de mira y el deportivismo lamenta también que sus recambios no estén cerca de generar el debate de su suplencia.

Pero hay otra pauta que empieza a repetirse con demasiada frecuencia. Por desgracia, el Dépor se ve por detrás en el marcador en un porcentaje muy alto de los partidos que lleva disputados, o al menos un porcentaje elevado para un candidato al ascenso directo. Ante esas situaciones, Oltra casi siempre opta por un esquema descaradamente ofensivo. Normalmente retira a uno de los dos mediocentros, pero a veces sustituye a un defensa, o a un defensa y a un mediocentro. Algo así sucedió en Elche: justo antes del 2-2, entró en el campo Valerón por Colotto. Una sustitución tan atrevida como arriesgada, porque aún quedaban 25 minutos para el final y porque eso dejaba a un desacertado Aythami como único central (que además luego vio una amarilla y quedó condicionado).

El beneficio que le ha sacado a este toque a rebato el Dépor de Oltra ha sido bastante limitado. En Elche, la inercia del equipo ya era positiva y con la inclusión de Bruno Gama y la mayor participación ofensiva de Juan Domínguez, el Deportivo redujo el 2-0 y daba toda la sensación de llegar al empate. El 2-2 coincidió con el cambio ofensivo pero no fue directamente producto de tal movimiento. ¿Pudo influir después en los espacios que encontró Xumetra en su jugada del 3-2? No lo sé. Lo que sí sé es que ese volcarse con todo no le ha salido casi nunca al Dépor. Le falló ante el Hércules al sustituir a Manuel Pablo por Lassad en el descanso (0-1). Salió rana en Alcoy cuando Oltra puso todo lo que tenía (Riki por Seoane, Saúl por Jesús Vázquez y Juan Domínguez por Aythami) sin marcar un sólo gol (2-0). Tampoco mejoró en Cartagena cuando introdujo a Bodipo por Vázquez (2-1, Riki marcaba antes). Jugar sin un mediocentro no rompío el 0-0 de Murcia (Lassad entró por Vázquez). No cuenta otro infame partido con marcador en contra, el de Alcorcón.

Le salió bien esa jugada a Oltra ante el Girona, cuando después de meter a Lassad por Bergantiños el Dépor se iba hasta el 3-1, aunque luego acabó pidiendo la hora. Y cazó un empate en Riazor ante el Nástic: después de meter a Riki y Juan Domínguez por Ayoze y Bergantiños, empató el Dépor en el 90 y a balón parado. Las intenciones de Oltra, como las del inicio de temporada de ser un equipo que se impone con la pelota y dominando el juego, son muy buenas: un cambio ofensivo siempre llenará el ojo de la grada y lanzará el mensaje oportuno a un equipo que necesita igualar o voltear un resultado. Pero lo cierto es que pocas veces lo está consiguiendo. El Dépor se aturulla en esas circunstancias, sufre el habitual retraso de posición de Valerón y sobre todo, el no tener un cazagoles en el área que te arregle el fregado si no hay claridad en el juego. Aunque lo mejor es no verse en esa situación de remontar, casi a la desesperada, com parece en ocasiones.

Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Ocho protagonistas y un golazo

14 de noviembre de 2011 a las 17:49

Pocos partidos dan más que hablar que un derbi. Y si era tan esperado como el Dépor-Celta, el torrente de reacciones es inacabable. Tanto sobre lo ocurrido en el campo como, por desgracia, lo que sucedió fuera de él. El Celta mereció un punto por ocasiones, aunque no compro la teoría generalizada de que jugó mejor: pegó más aunque no acertó todo lo que necesitaba. El Dépor sufrió pero tuvo buenos momentos con la pelota, porque el Celta se los concede a sus rivales y si éste tiene la calidad del equipo coruñés, peor todavía. Ambos equipos salen reforzados, algo que no es menor dado que los próximos rivales son de entidad. Ahí dejo mis nombres propios del derbi.

-Laure: Su mejor partido de la temporada. Yo esperaba mucho de Laure y por ahora me había decepcionado. Un lateral tremendamente cumplidor pero justo de calidad para Primera tenía todas las papeletas para destacar en Segunda. No lo estaba haciendo, pero ante el Celta recuperó su mejor versión: un tío con muchos arrestos, que crea problemas defensivos al rival y se bate interponiéndose en al menos un remate que iba a gol. Creó la situación del 2-1 y hasta pudo marcar un tanto.

-Álex López: Su compañero Borja Oubiña se llevó los elogios unánimes. A mí me gustó más el ferrolano. Tuvo recorrido, necesitó achicar mucho y no le faltó claridad con la pelota. Crece como todocampista, aunque le penaliza una alineación tan tremendamente atacante que presentó el Celta en Riazor, porque le obliga a un esfuerzo físico muy alto.

-Juan Domínguez: Valerón es el foco evidente del talento en la creación del Dépor y lo demostró también en el Dépor agradeciendo las facilidades del mediocentro del Celta. Pero si alguien estaba bajo el foco en esa zona era Juan Domínguez. Oltra apostó por él y el canterano no decepcionó. Aportó claridad, pausa, llegada y tuvo carácter. La mejor noticia del Dépor, resultado aparte.

-De Lucas: El más peligroso de los cuatro delanteros que Herrera dispuso de inicio. Rozó el gol en varias ocasiones y su verticalidad puso a Ayoze en serios problemas. Acostado en una banda es más peligroso que David Rodríguez porque puede atacar el espacio como el talaverano, pero es capaz también de crear más cosas con la pelota.

-Aranzubía: Volvió a ser el santo en la portería. Oltra le llama a eso hacer su trabajo, pero las paradas de Dani son algo más. Durante la temporada hubo partidos en los que al Dépor le llegaban poco y le hacían goles. Eso desquiciaba a su técnico, que siempre ha negado problemas defensivos por ese ratio. En un día en que las llegadas fueron muchas, Aranzubía volvió a sacar su mejor versión.

-Bermejo: Decepcionó en su  posición de mediapunta, donde se ha hecho titular invirtiendo los papeles con Iago Aspas, cuando las condiciones de ambos llaman a lo contrario. Mario no fue un estorbo para la creación del Dépor, falló su única ocasión clara y fue el primer cambio de Herrera. Yo prefiero en su posición a Joan Tomás.

-Salomão: Cometí un error al excluirlo de mi lista previa de nombres propios del derbi. Desconfiaba de su estado físico y hasta creí que iba a ser suplente. Me dejó mal y me alegro. Aprovechó el escaparate del Dépor-Celta y la atención mediática para mostrarle a los espectadores menos habituales de Segunda por qué se ha convertido en la gran sorpresa de la temporada. Amargó a Oier hasta que su cuerpo le permitió.

-Iago Aspas: Protagonista indiscutible de las horas previas al derbi, faltó a su cita con el gol pero le regaló uno a Bermejo con un pase espectacular que el delantero desperdició. Supo aguantar en medio de la tormenta sin causar un estropicio a su equipo. Que se entienda esto: en un derbi, siempre tiene que haber un jugador como Aspas.

-Lassad: Pasará a la historia de los derbis como en su día lo hizo el Turu. Un golazo que vuelve a retratar las contradicciones de este jugador: de talle fino, juego de toque y galopada elegante, sus mejores goles con el Dépor son dos chutazos violentísimos. Algo que, por cierto, tampoco de ajusta con su fama de delicadeza muscular: otra contradicción. De paso, se reconcilia con buena parte de la grada, a quien disgusta en ocasiones su aparente dejadez y desinterés. Pero dos goles suyos han valido seis puntos en los últimos partidos. Bueno, el último algo más que puntos.

Celta, Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro 23 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El derbi también llega a Hong Kong

11 de noviembre de 2011 a las 17:21

[Nueva entrega de la aventura de Dani Cancela desde el fútbol de Hong Kong]

Este domingo será uno de esos días en los que de verdad añoraremos no estar en A Coruña. Tras muchos años sin tener el partido de los partidos, el derbi vuelve. No del mejor modo posible, que sería con los dos equipos en Primera y peleando por altos objetivos, como sucedía hace una década, pero sí en el mejor escenario: un Riazor que estará hasta la bandera y con un ambiente de esos que hacen historia.

En el Kitchee, también lo viviremos de forma especial. Y es que de los dos gallegos que estamos en el equipo, el Chino Losada y yo, él es de Vigo y celeste, y yo coruñés y deportivista. Y a pesar de que no solemos hablar mucho de fútbol, seguro que el lunes uno de los dos llegará con la cabeza gacha, y el otro con una sonrisa de oreja a oreja a pesar de las ojeras.

Y es que la casualidad, o la mala fortuna para nosotros sitúa este derbi en una jornada en la que no hay liga de Primera, con lo que el partido se jugará a las 8. Y eso significa que en Hong Kong serán las 3 de la mañana. Si hubiese jornada en Primera el partido sería el del Plus igualmente, pero a las 12, y aquí sería la hora perfecta para disfrutar del partido. Aun así, seguro que merecerá  la pena.

No encontraremos ningún lugar en el que pongan el partido, así que los gallegos que vivimos aquí (que somos unos cuantos) no podremos juntarnos para disfrutar del partido y habrá que tirar de internet para verlo.

Y mientras llega el domingo, nosotros estamos en plena pretemporada. Sí, no me he vuelto loco. Resulta que esta va a ser la tercera semana en la que no hay liga, se juegan partidos de segunda ronda de la copa, la Cambo Senior Shield, y nosotros quedamos eliminados en la primera. Por eso, estamos aprovechando para hacer una segunda pretemporada y cargar pilas para lo que nos viene a partir de enero, cuando a la liga tendremos que sumar los partidos de la AFC Cup. También, a título personal, para disfrutar de los últimos días de sol y calor, visitando playas increíbles que hasta ahora no conocíamos y que nos descubren un Hong Kong completamente distinto y mejor si cabe. Un Hong Kong en el que mires a donde mires es imposible encontrar un rascacielos; solo arena, rocas, bosques que acaban en la misma playa y un mar transparente que parece imposible encontrar en China.

Este paraíso se llama Tai Long Wan, que en chino significa Bahía de las olas grandes, y es lo más parecido a estar en Valcovo o Valdoviño o cualquier playa de Atlántico indomable de esas que tenemos tantas y valoramos poco. No es lo mismo, pero entre esta playa, el derbi, y una Estrella Galicia (el otro día la encontramos en una feria internacional de vinos y bebidas alcohólicas), parece que estamos un poquito más cerca de nuestra tierra.

Dani Cancela
Escrito por Miguel Piñeiro 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Ocho nombres propios para un derbi

9 de noviembre de 2011 a las 16:23

El 13 de noviembre regresa la fiesta del fútbol gallego. Una cita que por desgracia es en Segunda división, pero que la coyuntura del balompié internacional le da una dimensión inesperada: la Primera se detiene y eso le deja el lugar indiscutible de partido estrella en España, una categoría que reclama por méritos propios. Dépor y Celta se verán las caras  por primera vez en partido oficial desde el 2007, ambos candidatos máximos al ascenso, en momentos divergentes, aunque eso pocas veces importa a la hora de un derbi. Os dejo los que, a mi criterio, son los nombres propios de este duelo:

-Borja Oubiña. El símbolo del celtismo será titular en el centro del campo del equipo vigués. Se ha convertido en el principal debate alrededor del Celta y su entrenador, pero la buena racha de resultados celeste ha coincidido con su mayor participación. Posiblemente nunca sea el jugador que fue, por el tiempo perdido en lesiones y porque el Celta actual no mastica en el centro del campo, una zona apenas de paso para llevar a la dinamita de su ataque. Pero su primer pase, su pausa cuando la situación lo requiera y, sobre todo, su liderazgo le convierten en carne de derbi.

-Valerón. El último ancla del Dépor con sus momentos más gloriosos ya vivió momentos de gloria y escarnio contra el Celta. Sufre en las últimas jornadas ante el atasco de su equipo, y la estrecha vigilancia de los rivales. El deportivismo se rasca la cabeza tratando de descifrar por qué en los partidos que el conjunto blanquiazul va a remolque el Flaco se ve alejado del área en vez de buscar el pase mágico que resuelva el entuerto. No está especialmente brillante en las últimas jornadas, pero ausente Guardado, es el jugador más decisivo del Dépor en lo que va de Liga.

-Joan Tomás. Posiblemente no esté brillando al nivel de otros que se llevan los titulares. Pero el rol de Joan Tomás ha crecido de mero revulsivo a una solución para Paco Herrera. Su aparición en la mediapunta, un remedo de Trashorras pero com mayor velocidad para suplir una dosis menor de genialidad, ha desatascado no pocos partidos para el Celta. En esa posición, me ha parecido más resolutivo que el laborioso Mario Bermejo, y además sorprende para llegar a gol. El tipo de futbolista que se le suele atragantar a la defensa del Dépor.

-Saúl. No sé si es muy aventurado decir que es el jugador del Dépor con más chispa en estos momentos de la temporada, pero así me lo parece. Recuperado de sus lesiones, ha ido apareciendo en el equipo a medida que Salomão ha perdido fuelle, castigado físicamente. El asturiano es un futbolista que necesita reivindicarse, porque sí y porque además ya no puede usar de parapeto lo malo que era el entrenador que no le ponía (como hizo en pretemporada). Su desborde, rapidez y centros han sido de lo mejor en los últimos partidos. La baja de Guardado y el cansancio de Salomão le abren las puertas de la titularidad. Añade también opciones de refresco en la mediapunta y debe asumir la responsabilidad del balón parado en ausencia de Guardado. Y eso será importante, como veremos más abajo…

-El banquillo del Celta. Si hay una ventaja clara que yo vea del Celta sobre el Dépor, está en el banquillo. No en el entrenador, sino en los jugadores. Herrera cuenta con más opciones de cambiar el perfil de su equipo con los cambios. Puede tener centrocampistas de toque o de destrucción, delanteros más de referencia o más móviles, jugadores de banda o mediapuntas habilidosos. No se trata de calidad de plantilla, sino de diferentes matices.

-Colotto. El Deportivo lleva cuatro partidos de los 12 jugados en Liga quedándose a cero. Pero siempre hay un peligro tan constante como conocido: el balón parado colgado al segundo palo buscando a Colotto. El argentino remata o bien devuelve el balón al centro del área para que alguien lo empuje. Colotto es siempre una amenaza pero si le sumamos las eternas dudas del Celta para defender esas jugadas (lo demostró en el último partido contra el Cartagena, donde tembló en los últimos instantes), convierten al central argentino en una buena opción para los amantes de las apuestas por internet tipo Marcará-un-defensa.

-Riazor. La afición del Dépor ha sido el sustento de la entidad en las semanas siguientes al descenso y el principal motivo de orgullo por su reacción, convirtiendo el estadio en el más poblado de Segunda y parte de Primera. Su apoyo al equipo ha rozado la ingenuidad en ocasiones en que el rendimiento en el campo requería alguna que otra bronca. Ahora que los resultados han mitigado las altas expectativas de principios de temporada, Riazor volverá a ser el primer apoyo para la reacción. Tengo muchas dudas sobre el partido, pocas el empuje de la grada.

-Iago Aspas. Tan admirado por unos como odiado por otros. Tan hábil dentro de la cancha como torpe fuera de ella (en cuanto a declaraciones se refiere). Es el futbolista del momento en Segunda división y, posiblemente, el que mejor llegue al derbi. Esta temporada, menos retórico, más directo y goleador como le ha pedido su entrenador, se ha convertido en la principal amenaza del Celta. Y en consecuencia, del derbi.

Celta, Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro 13 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net