Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
El Contragolpe

Borja Oubiña y el síndrome Valerón

29 de Septiembre de 2011 a las 11:04

Muchas veces las historias que rodean al fútbol son universales. Los protagonistas son distintos y las aficiones y entornos creen que las aventuras o desventuras que atraviesan son especiales, pero eso ocurre en contadas ocasiones. Es el caso del debate que rodea a Borja Oubiña, visto mil veces, siempre polémico. Sin ir más lejos, recuerda al vivido durante casi tres años unos kilómetros más al norte. Oubiña puede estar viviendo su particular síndrome Valerón, aquel que afecta al mejor jugador y símbolo de un equipo cuando le cuesta encontrar minutos de juego, normalmente por culpa de un malvado entrenador que priva a la afición (y sobre todo a los compañeros de juego) del talento de un futbolista excepcional.

Pocas veces o nunca se pregunta quienes atienden al debate si las razones del entrenador son de peso. Tampoco es el objeto de este post clarificarlo. Oubiña ha sido cruelmente castigado por las lesiones en el momento más brillante de su carrera, cuando había dado el salto a la Premier y alcanzado la internacionalidad en el puesto de mayor relevancia de la selección española. Con mucho tesón y paciencia, el vigués se ha rehabilitado si no al 100%, sí lo suficiente como para que su cuerpo le sostenga y permita desplegar las virtudes no relacionadas con el físico: visión de juego, pase largo, buen trato del balón, capacidad de asociarse…

Pero resulta que Oubiña no juega. La afición se pregunta por qué un centrocampista de su talento tiene dificultades para rascar minutos ante jugadores de un perfil más bajo, como lo era López Garai y lo sigue siendo Bustos. Una situación similar se vivía en A Coruña con Valerón, el último resquicio de la categoría Champions en una plantilla devaluada, igualmente disminuido por el crujido de sus rodillas. La afición blanquiazul se tiraba de los pelos cuando veía que jugadores menores al lado del Flaco, como Juan Rodríguez  o Desmarets, ocupaban la mediapunta, el lugar reservado para el talento de Valerón. La culpa, por supuesto, era de Lotina. “Valerón nos daba unas cosas y nos quitaba otras. En un momento dado me dije: «No hacemos ocasiones». Y busqué esa solución. Asumí más riesgos”, explicó el de Meñaca al terminar la temporada, sobre por qué no usó a Valerón y recurrió a él al final de la Liga.

Ahora el señalado es Herrera. El técnico del Celta no se ha mostrado demasiado entusiasmado con la posibilidad de tener a Oubiña disponible. “El fútbol con Borja o Bustos no variará mucho si los equipos son del estilo del Valladolid”, decía recientemente Herrera en una entrevista a La Voz, aunque sin especificar lo que quiere decir jugar como el Pucela. Ese tipo de afirmaciones se unen a algunas justificaciones vagas para la escasa continuidad de Oubiña en las alineaciones: “Si decido que Borja juegue tres o cuatro partidos seguidos no va a haber ningún problema, ninguno. Pero es bueno para él que después de esos partidos pueda descansar uno. Es bueno y recomendable para él porque además tenemos jugadores que pueden hacerlo igual de bien que él”.

Parte de la crítica y de la afición le reprochan a Herrera no ya las apariciones intermitentes de Oubiña en el equipo, sino que supuestamente le haya castigado por el error defensivo que le costó el empate al Celta contra el Elche. El partido contra el Valladolid tampoco dejó a nadie satisfecho. Hubo división de opiniones sobre la actuación de Oubiña. Para algunos se notó su alineación al lado de Insa en un perfil más combinativo, y subrayan que tras ser sustituido Borja, Bustos perdió el balón del gol del triunfo visitante. También se podría decir que el torrente de llegadas del Celta en la segunda parte llegó sin Oubiña en el campo. El diseño del Celta, un equipo más dotado para el contraataque que para la elaboración, perjudica a Oubiña, poco cualificado para el robo que da pie a las contras, y limitado para llevar el ritmo del partido porque a su equipo le va la directa.

El caso Oubiña se diferencia del de Valerón por un pequeño detalle: el vigués tiene que jugar 15 partidos oficiales para que su contrato no pueda ser rescindido. Por lo demás, las similitudes son claras. Incluida la parte que uno menos se esperaba por el carácter (al menos de cara al público, que es el que conozco) de ambos: se han convertido en líderes fuera del campo, sus opiniones son las más escuchadas y saben lanzar el mensaje oportuno hacia el exterior, muchas veces un mensaje que no coincide del todo con el oficial de sus respectivos clubes, o con el que la masa quiere escuchar. Será la clarividencia de quien ha sufrido más fuera que dentro del terreno de juego.

Celta
Escrito por Miguel Piñeiro 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Aldabonazo en Santo Domingo

25 de Septiembre de 2011 a las 16:42

La segunda derrota del Deportivo en Liga ya no es un accidente. Cuando un Hércules canchero y efectivo cazó un gol en Riazor y después resistió un apurado toque a rebato de los coruñeses, la mayoría quiso ver en el 0-1 un traspiés sin importancia. Tampoco las paradas de Aranzubía contra el Recreativo o las rentas perdidas del Miniestadi preocuparon. Las carencias del Dépor pasaron de puntillas en contraste con las buenas noticias. En Alcorcón las primeras quedaron retratadas y no hubo rastro de las segundas.

La dura derrota en Santo Domingo, más por las sensaciones relacionadas con la actitud que por el marcador, debe servir de aldabonazo. A no ser que prefiramos abonarnos a la conspiranoia de los árbitros: que si López Acera fue el que arbitró en el ascenso del Alcorcón, que si desde que echaron a Meana de la Federación Galega los árbitros de la RFEF tratan con inquina a los gallegos, o que la actuación de Acera es una vendetta por la amenaza de Rodríguez Conchado a Villar. Eso no quita que lo sucedido en Alcorcón tenga pocos precedentes: dos expulsiones a la media hora por doble amarilla, en un equipo que no da una mala patada.

A mí la goleada de Alcorcón me dejó el poso de las peores tardes del equipo de Irureta, cuando a domicilio solía dimitir de su talento, a veces por desgana, otras veces lastrado por una alineación con un punto de conservadora. Solía comerse aquel equipo vergonzosas tundas ante equipos lejos de su potencial, para a los pocos días asombrar con una exhibición en Champions o una victoria contundente al abrigo de Riazor contra el rival que fuese. Salvando las abismales diferencias en todo (entrenador, plantilla, contexto competitivo), los próximos duelos serán una buena prueba para ver si el actual Deportivo sufre del mal del acomodo, demasiado confiando en sus posibilidades. Eso sería una gran noticia: lo peor sería la incapacidad.

Además de la evidente falta de intensidad, el Dépor volvió a acusar en Alcorcón los problemas ya conocidos: dificultades para imponer su dominio en el centro del campo y desatención en el trabajo defensivo en las bandas, principalmente. Desde mi cómoda perspectiva, ambos son susceptible de mejorar (al menos para encarar estos partidos a domicilio) con más centrocampistas. Cada día que pasa la baja de Borja es más sensible para un equipo al que le vendría muy bien su solidez en algunos momentos. Y también la de Bruno Gama, quizás no tan explosivo como Salomão, pero sí más mezclador, con mayor capacidad para asociarse y el toque, que da pausa y permite controlar el ritmo del juego.

Oltra tenía un once muy definido y al que fue haciendo los pertinentes retoques forzado por las lesiones. Ahora tiene que trabajar por culpa de dos sanciones y más problemas físicos, pero el siguiente partido lejos de Riazor ofrece una buena prueba. El Alcoyano ofrece retos similares al Alcorcón (rival ultramotivado por la visita del Dépor, campo escaso, quizás con menos calidad que el equipo madrileño), ocasión para ver si el entrenador y los jugadores hacen los deberes, sobre todo mentales.

Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Si el fútbol fuera una canción de R.E.M.

22 de Septiembre de 2011 a las 16:13

Se me ocurren pocos grupos menos “deportivos” que R.E.M. Originalmente cuatro miembros, estudiantes de Bellas Artes, desgarbados, con pinta de no haber levantado una pesa o cogido un balón en su vida. La noticia de su separación fue un shock para quienes crecimos musicalmente con ellos. Siempre los preferí a U2. La interpretación de sus letras siempre ha sido abierta y hay webs especializadas en ello, sus canciones muchas veces sin sentido y llenas de autorreferencias irónicas. Esto no pretende ser un post riguroso ni mucho menos, sólo un intento de homenaje a R.E.M. usando como vía otra de mis pasiones. Así que ahí va un retrato de algunos protagonistas del fútbol actual con canciones de la banda de Georgia:

-Falcao. Todo el mundo habla del colombiano. Es la sensación de la Liga y una esperanza para la rebeldía del sistema Madrid-Barça. Pero además, Falcao representa mirar con optimismo el inicio de una nueva era en el Atlético, sobrevolando el pasado (Kun y Forlán) con una nueva estrella. Vamos, lo que se narra más o menos en Electrolite.

Imagen de previsualización de YouTube

-Mourinho. Es curioso ver cómo el mejor entrenador europeo de los últimos años ha perdido parte de su ángel, si no de cara a su afición, sí en parte de la prensa que le saludaba como el gran hacedor. La persona se ha visto devorada por el personaje. Sus quejas por los árbitros pueden tener cierto amparo para justificar perder con el Barcelona, pero hacerlo contra el Levante o el Racing de Santander es caer en una mala copia de uno mismo. Como la estrella del rock venida a menos y convertida en cliché de Wake-Up bomb

Imagen de previsualización de YouTube

-Guardiola. Será por cierto parecido físico entre Stipe y Pep (alopécicos precoces, barbudos y canosos, tipo fino), pero desde que el actual entrenador del Barça es entrenador del Barça me lo imagino en Orange Crush. Llamadme raro…

Imagen de previsualización de YouTube

-Celta. La historia reciente del Celta es la de una búsqueda, un remedio para un mal que ya dura demasiado tiempo (estar en Segunda división). Se trata de mantener la fe, creer en cada nueva apuesta aun estando caliente la promesa inclumplida de la anterior. Up es uno de lo discos peor recibidos de R.E.M., pero contiene  Hope, una de las piezas más emocionantes de su carrera.

R.E.M. – Hope (en Spotify, no vídeo)

-Deportivo. Emprende una aventura nueva en un lugar que hasta hace poco parecía muy lejano. Cambiaría ese destino por cualquier otra cosa, pero le consuela saber que hay alguien detrás para ayudarle siempre, una afición sin igual. Le reservo mi canción preferida de R.E.M., Texarkana.

Imagen de previsualización de YouTube General, Música
Escrito por Miguel Piñeiro 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La fiesta coruñesa de la mejor generación de baloncesto

19 de Septiembre de 2011 a las 20:04

El verano de 1999, descansando de mi primer año universitario, salí una noche con unos amigos. En medio de la marabunta en que se convierte la zona del Orzán, destacaba un grupo que iba de pub en pub de la popular zona de copas coruñesa. No por nada, sino porque eran muy altos y llevaban el pelo del mismo tono rubio chillón. Estaban de moda: habían vuelto a poner el baloncesto español en el mapa al vencer el Mundial júnior en Lisboa, nada menos que a Estados Unidos.

Aquella selección en la que estaba el germen del actual equipo dos veces campeón de Europa, campeón del mundo y subcampeón olímpico disputó un torneo en A Coruña poco después de saltar al primer plano de los medios. Era un Preeuropeo que se convirtió en poco más que un trámite, y que unos imberbes Gasol, Reyes, Navarro, Berni, Cabezas, Bueno, etc. aprovecharon para extender la fiesta en una ciudad que se presta a ello.

Los júniors de oro, en A Coruña. González, de pie a la izquierda (Foto: Eduardo)

En aquel equipo estaba Julio González, gallego de Foz, que disfrutó de aquella experiencia: «Era una situación curiosa, la verdad, porque venímaos de ganar el Mundial y estábamos aún de fiesta pero teníamos un torneo oficial que duraba 10 días».  La selección que entrenaba Carlos Sainz de Aja se enfrentó en la Polideportiva de Riazor a Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Israel, Finlandia y Portugal.  «Menos Israel, el nivel de los rivales tampoco era alto, así que recuerdo con cariño aquellos días, sobre todo por el ambiente veraniego de A Coruña», recuerda González.

«Había alguno que ya estaba en ACB pero la mayoría no éramos conocidos. Pero veían a unos tíos altos y con el pelo así de rubio y se interesaban», afirma el actual jugador del Baloncesto León, que también apunta que «el ambiente en el pabellón también era muy bueno». Julio González no alcanzó el rutilante nivel de sus compañeros de generación pero sí que se ha labrado una sólida carrera en la LEB Oro. «No jugaron una buena primera fase pero los últimos partidos demostraron que sólo Estados Unidos les puede discutir», analiza sobre el Eurobásket.

La selección puso el broche de oro a un verano de lujo para el baloncesto español. Oros europeos sub-20 masculino y femenino, sub-18 masculino y sub-16 femenino;  plata mundial de las chicas sub-19; y bronces del sub-16 masculino y el sub-18 femenino. todos estos grupos de jóvenes habrán tenido su verano de fiesta como los júniors de oro de Lisboa tuvieron en A Coruña hace ya 12 años, soñando con alcanzar las mismas cotas de una generación difícilmente repetible.

Baloncesto español
Escrito por Miguel Piñeiro 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Nadie como Navarro

17 de Septiembre de 2011 a las 9:56

Cualquier estudioso o simple aficionado al baloncesto con dos dedos de frente (incluso yo, vamos) señalaría a Pau Gasol como el mejor jugador español de la historia de ese deporte. Pero, al menos al que firma, quien más le pone, de siempre, es Navarro. Será por la empatía con los más bajitos, o simplemente por esa capacidad innata para explotar partidos. En un Europeo que se me está pasando por delante sin enterarme por culpa de los horarios, la brutal exhibición de Navarro contra Macedonia (concentrada en el vídeo que sigue) supone el mejor de los enganches.

Imagen de previsualización de YouTube Baloncesto español
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La salud del golpeo de Guardado

11 de Septiembre de 2011 a las 22:36
Imagen de previsualización de YouTube

Ya lo avisó en un amistoso con su selección hace una semana, y también en el primer partido de Liga del Deportivo contra el Recreativo de Huelva, cuando un centro suyo dio pie al gol de Colotto, que a la postre valió tres puntos. Andrés Guardado está fino con el golpeo de balón, una muestra de confianza pero sobre todo de salud. En un futbolista lastrado por las lesiones musculares durante su periplo deportivista, que esté pateando con tanta calidad y tan frecuentemente es una señal tan positiva como los resultados que deja en su club y en su selección.

Dicho lo cual, se lesionará dentro de tres días y dejará esto en una paja mental importante. Pero se ha criticado tanto a Guardado por tantos motivos (sus viajes con la selección, su verano de indecisión, sus continuas recaídas, su rendimiento por debajo de lo esperado) que hay que ser justos con un inicio de temporada más que prometedor. Sobre todo a balón parado, donde se ha convertido en la referencia indiscutible de Oltra para lanzar faltas laterales y córneres desde ambos lados.

Las lesiones musculares de Guardado han sido, principalmente, en isquiotibiales y bíceps femoral, ambos grupos en la parte posterior de la pierna. No tan decisivos en el golpeo de balón como el cuádriceps, que Guardado ha mantenido intacto. El golpeo sano del mexicano es una de las mejores noticias del inicio de temporada del Deportivo.

Deportivo
Escrito por Miguel Piñeiro 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net