Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
El Contragolpe

El ejemplo de la temporada 2007-2008

27 de septiembre de 2010 a las 14:30

Ahora mismo, cualquier análisis serio de la situación del Deportivo sería deprimente. Rebuscaría pero el retrato seguiría siendo el de un equipo sin personalidad, agobiado ante la falta de soluciones para sus problemas ofensivos, lastrado ya por las lesiones nada más iniciado el campeonato. Después de la dura derrota contra el Almería, no he leído nada positivo sobre el Dépor. Apenas los leves elogios a Rubén Pérez, el mejor parado de las últimas actuaciones del equipo.

Ahora mismo, el veneno del miedo al descenso paraliza, y el dolor de la derrota ante un equipo en principio asequible lo tapa todo. Hay problemas, sí. Pero van cinco jornadas, es muy temprano para echar tierra sobre el cuerpo del fallecido. Hay que tirar de optimismo, a pesar del nerviosismo que contagia el último que debería hacerlo (el entrenador), la desilusión de la afición y la aparente carencia de recursos de una plantilla hecha con demasiados retales.

Una situación que enfrentó el Dépor en la temporada 2007-2008. Entonces miró cara a cara al infierno de Segunda y salió victorioso. Ocupó durante 17 jornadas (media Liga) los puestos de descenso. No es ninguna broma. Si alguna vez Lotina estuvo en el alambre, fue en esa época. Nunca como en ese momento los peores presagios del fin de una era estuvieron tan cerca de hacerse realidad. Había entonces jugadores añorados (Verdú, Lafita, Filipe, incluso Sergio), pero también otros de los que el equipo se libró para algarabía de muchos (Taborda, Cristian, Bodipo) y otros muchos ahora cuestionados (Riki, Adrián, Antonio Tomás…). Se pudo entonces con el compromiso intachable de los futbolitas, una solución táctica desesperada (los cinco defensas) y un fichaje oportuno (Wilhelmson). No hay motivo para pensar que no pueda ocurrir de nuevo.

No me apetecía redundar en los defectos que todo el mundo ha podido ver: problemas de creación, falta de gol, lesiones, dosis de mala suerte, dirección confusa desde el banquillo. Posiblemente esto es un ejercicio de optimismo un poco ingenuo. Es la temporada del vigésimo aniversario del último ascenso a Primera. Aunque sea apelando a ese espíritu, hay que empujar, como se hizo en la 2007-2008.

Deportivo, Liga española
Escrito por Miguel Piñeiro 19 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La suplencia de Juan Rodríguez

21 de septiembre de 2010 a las 19:48

Hubo muchas cosas que me llamaron la atención desde mi butaca en Riazor durante el 2-2 del Dépor contra el Getafe. La primera, la buena asistencia de gente para lo que se esperaba fuera un páramo. Después, el arranque de furia y vergüenza torera de Desmarets, quien apreció como cualquier aficionado la apatía del primer tiempo y salió resulto en el segundo a despertar a la grada y a sus compañeros. También me llamó la atención las reacciones a Lassad, menos apreciadas su zancada poderosa y sus brillantes pases a Riki que su lentitud en ciertas acciones.

Pero también me resultó llamativa la suplencia de Juan Rodríguez. Y que estuviera calentando casi toda la segunda parte sin tener ocasión de jugar. No está siendo el inicio de Liga deseado por el malagueño. Fue titular en la apertura del torneo contra el Zaragoza, pero a la vista de las siguientes alineaciones, parece el damnificado por las críticas que recibió el juego del equipo, y en concreto la pareja de mediocentros. Juan Rodríguez fue suplente en Sevilla (saltó al campo para disputar los últimos 21 minutos) y no jugó nada contra el Getafe.

Por ahora, es el undécimo de la plantilla en minutos jugados, una insignificancia porque sólo llevan disputados tres partidos. Lo cierto es que la temporada pasada, Juan Rodríguez fue uno de los pilares en los que se sustentó el Deportivo, sobre todo en la espectacular primera vuelta. Sólo Aranzubia le superó en minutos disputados. Jugó 35 partidos y sólo uno de ellos desde el banquillo. Completó los 90 minutos en 33 encuentros. Se perdió uno por gastroenteritis y otro por sanción. El tercero fue la misma semana que recibió el alta de su enfermedad intestinal.

Se molestó un poco cuando fue sustituido en un partido en Riazor contra el Getafe. Lotina lo dejó en el vestuario al descanso. «Me sentí señalado», dijo en una entrevista para La Voz. Hacia el final de la temporada pasada, después de haber sido uno de los goleadores del equipo con tres tantos y varios tiros al palo, su rendimiento fue cayendo parejo al del resto de sus compañeros. Incluso Lotina dijo públicamente, después de hacer un aparte con él tras un entrenamiento, que «había cosas que no estaba haciendo bien» y para que no se «descentre» por la renovación de su contrato, que aún está pendiente (termina esta temporada).

Quizás le perjudicaron las lesiones de Míchel y Urreta, y la expulsión en el Getafe, que alteraron los planes de Lotina durante el partido. De todas formas, el Dépor juega en escasas horas otro dos partidos, contra Villarreal y Almería. Es de suponer que Juan Rodríguez volverá a las alineaciones para aligerar el cansancio de los mediocentros. QUna oportunidad para comprobar si su rol secundario en el arranque de Liga es una anécdota, un fruto de las pruebas de Lotina en la manija del equipo o un síntoma de baja forma del jugador.

Deportivo, Liga española
Escrito por Miguel Piñeiro 9 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La buena suerte de Messi

20 de septiembre de 2010 a las 14:20

«Peña tuvo la mala suerte de lesionarme. Él estaba lógicamente afectado. A lo mejor, se le fue un poco la mano con la entrada pero no se puede decir que vaya a hacer daño en esa acción. Creo que el árbitro sancionó la jugada, y nada más».
Para el que así hablaba, fue simplemente una cuestión de suerte. Así que podemos pensar que Messi fue afortunado. Claro que no a todos les podemos pedir el nivel de santurronería de Valerón. Cuando en el 2002 una entrada que inició su tormento de lesiones fue sancionada apenas con una tarjeta amarilla, nadie pidió campañas de protección. Mucho menos él, que ni siquiera consideró injusta la amonestación.

Posiblemente el caso Messi-Ujfalusi se haya salido de madre. La información corre ahora mucho más rápida. La tele es más ágil que el periódico, la radio más que la tele y twitter les gana a todos ellos. Pocas veces tanto juego dio una lesión de apenas dos semanas. Enseguida pudimos ver el tobillo de Messi hinchado como el pedazo de pan que corona el pan de mi aldea. Supimos el parte médico en caliente y vimos al jugador andar sin muletas esa misma noche.

Pronto se supo que no era para tanto. Eso no detuvo la vorágine, y lo que nos queda. Lo peor de estos debates es que importan según quién o dónde. Valerón era un talento equiparable a los Iniesta y Silva. No hubo campaña para proteger el talento. Y nadie la hará salvo rentabilidad mediática. Cuesta imaginar algo similar con un jugador de Osasuna. Estamos condenados a escuchar y usar como arma arrojadiza los mismos argumentos cada vez que Cristiano o Messi sufren la desgracia de ser cazados. Un debate muy propenso a la demagogia. Lástima que la dureza sobre Messi oscureciese el partidazo de De Gea y la exhibición de Iniesta.

Barcelona, Deportivo, Liga española
Escrito por Miguel Piñeiro 14 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Los mediocentros del Dépor y la personalidad del juego

13 de septiembre de 2010 a las 10:13

Un ejercicio de resistencia numantina en Sevilla endulzó el reestreno de la Liga para el Deportivo. Después de pasar un rato de sopor contra el Zaragoza en Riazor, y de ver cómo ese mismo rival era desintegrado por el Málaga horas antes de segundo partido del torneo, un empate en campo de un equipo como el Sevilla reafirma un poco la autoestima de los blanquiazules.

Volvimos a ver que, además de una gran aceleración y un regate corto elegante y fulminante, Urreta tiene un golpeo de balón bastante bueno. Pude verlo en Riazor en directo, cuando le disputaba a Guardado las faltas laterales y lanzaba córners con peligro. Ayer colgó una pelota de manera impecable que Lopo no acertó a embocar en la portería de Palop. Un arma más para un equipo que necesita recursos de cara al gol urgentemente.

Del duelo contra el Sevilla, me llamó la atención el rol de los mediocentros. Quizás me espolease a fijarme en ellos las palabras a mi juicio poco afortunadas de Antonio Tomás, para quien las críticas que recibió esa línea del equipo tras el estreno contra el Zaragoza sólo podían calificarse como tonterías. Lo cierto es que en un porcentaje alto de equipos, los mediocentros imponen la personalidad del juego. Si el entrenador opta por un jugador de toque y un trotón, busca equilibrio. Si apuesta por dos tipos de toque, uno de ellos quizá más adelantado, su vocación será meramente ofensiva. Si se tira de dos tíos físicamente fuertes, piensas más en el rival y en tapar tus propias carencias. Si usas uno, hoy por hoy eres un visionario. Si usas tres, eres Irureta.

Lotina apostó de inicio por Rubén Pérez en lugar de Juan Rodríguez, por lo que a lo mejor las críticas no eran tanta tontería. El cedido por el Atlético de Madrid es de los que gustan a la grada. Es dinámico, con toque de balón elegante, despliegue físico… Pero tampoco ante el Sevilla el Dépor mandó en la zona ancha, ni mostró mayor fluidez en la salida del balón. Eso sí, coberturas impecables y sentido táctico sin mácula. A lo mejor faltaba la tercera pieza del engranaje, la mediapunta, donde Desmarets es seguro y trabajador, pero plano, o al menos poco atrevido. Si asumimos que la de los mediocentros es la línea del campo donde se fragua la personalidad de un equipo, el Dépor debe estar aún buscándola: ante el Sevilla acabaron jugando cuatro. Algo que debe tener pocos precedentes.

Mientras Lotina busca pulsar los botones adecuados, al Dépor le dio para sacar un empate en un campo tan complicado como el Sánchez Pizjuán. Algo que seguro que rompe los peores presagios de aficionados coruñeses, que antes del partido pedían que los santos les protegiesen…

Imagen de previsualización de YouTube Deportivo, Liga española, Música
Escrito por Miguel Piñeiro 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La publicidad, Adrián, Dioni, Abalo y Serbia

7 de septiembre de 2010 a las 11:42

He ido a un hospital de visita y, en consecuencia, estoy enfermo. En pleno delirio de ibuprofeno, me he dado cuenta de que llevo sin escribir una semana, y me he cogido a mí mismo de la pechera y me he forzado a poner algo, de cuya coherencia no estoy muy convencido.

-El fútbol, al menos en Europa, es una institución (a falta de una palabra más precisa para abarcar su signficado) muy tradicional y ligada a sentimientos casi ancestrales. Por eso su necesaria vertiente empresarial muchas veces se da de bruces contra una realidad intangible que le hace fracasar. Es el caso de la iniciativa de la LFP de premiar la celebración de gol más original. Este verano Internet ha visto con curiosidad de espectador de zoológico cómo unos futbolistas islandeses se devanaban los sesos por ser estrellas más en YouTube que en el campo. Al respecto de la propuesta de la LFP, no tengo nada más que decir que lo que se afirma aquí. Y añado: el patrocinio del concurso viene de la misma empresa que provocó que al último fichaje del Pontevedra lo presentaran en un restaurante de comida rápida y con la camiseta, no de su equipo, sino de la marca de hamburguesas. Son cosas que chocan con las tradiciones futboleras de toda la vida. Y con el buen gusto también.

-Sobre el estreno liguero del Dépor, ya tan lejano en el tiempo, me quedé con un detalle que pude apreciar por mi rara oportunidad de presenciar un partido en Riazor estrenando mi butaca de socio. Adrián tuvo uno de sus días de Curro Romero pasado por un matiz melancólico. Cayó con sentido hacia la banda derecha donde sus mejores socios, Urreta y Míchel, dejaron detallitos de buen gusto, combinaciones rápidas y con sentido. Luego se arrancó con dos regates vertiginosos en la línea de fondo, hacia el interior del área, y un chut que Leo Franco despejó con dudas al interior del área. Más tarde, entró en modo tristón, con una novedad: Se pegó dos o tres carreras furibundas en busca de balones imposibles, presionando a los zagueros y portero maños, casi siempre con escaso resultado. Levantó los aplausos de la grada. Cuando fue sustituido en el segundo tiempo, minutos después de haber tocado su último balón, la tribuna se puso en pie para saludar su esfuerzo. Había hecho lo mismo o menos que en otros partidos, pero salió ovacionado. Son las cosas que a veces no entiendo de esto del fútbol.

-Sé que es tan injusto y fútil que no merece la pena ni ponerlo, pero Dioni marcó el otro día contra el Vecindario un buen gol de delantero que se puede ver al final de este vídeo. Por cierto, un jugador canario casi marca un gol desde el medio del campo que también merece ser visto:

Imagen de previsualización de YouTube

-El Celta jugó ya dos partidos de Liga: en el segundo marcó en 25 minutos tres goles con toda la efectividad que le faltó en el primero. Ambos encuentros estuvieron protagonizados por un futbolista: Dani Abalo. El extremo ha arrancado la temporada sacudiéndose la zozobra de la época Eusebio. Apuntaba a jugador de Primera y sobrado, pero entró en una escalada de irregularidad propia e impuesta: titular, suplente, grada, suplente, titular, mal partido, regular partido, alguno bueno. Recién cumplidos los 23 años, esperemos su confirmación. Él reconoce que tenía mucho que mejorar. El talento efervescente de Iago Aspas (para lo bueno y para lo malo) le hizo ocupar un segundo plano en el escalafón celeste. Ha comenzado la temporada reclamando sus galones.

-Por último, el baloncesto. He estado bastante desconectado del Mundial de Turquía. El juego de España tampoco ha ayudado mucho. No he podido ver el cruce de octavos con Grecia, pero las sensaciones que transmiten las crónicas fueron mejores. España tiene un problema soterrado que es el físico. Muchos de sus puntales están limitados en su capacidad atlética o con molestias puntuales que mitigan su impacto. Más allá de la ausencia de Pau Gasol o problemas de esquema. El tiempo dirá si España se queda lejos de sus objetivos o se convierte en uno de esos equipos-Rocky, que se dejan golpear al inicio de la peli para luego remontar contra pronóstico (¿?) y dejar al rival con cara de tonto por haberse confiado. De Serbia preocupan muchas cosas. Son un año mayores que los que perdieron la final del Europeo, tienen los triples de Tripkovic (qué haría sin los chicos de Jugones, que me avisan de que no está en el Mundial…), la fuerza de Perovic, el genio de Teodosic, el lanzamiento de sillas de Krstic… Un gran equipo, pero España tiene que ganarse el derecho a la única derrota que no se consideraría un fracaso: la de Estados Unidos en la final.

Baloncesto español, Celta, Deportivo, General
Escrito por Miguel Piñeiro 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net