Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
El Contragolpe

El soso fútbol olímpico

28 de Agosto de 2008 a las 9:29

No sé qué le pasa al fútbol olímpico, pero es mucho menos emocionante que otros deportes. Digamos, entre ver un partido de fútbol en los Juegos y, por ejemplo, las clasificatorias del ejercicio de suelo de gimnasia artística masculina, ¿que eligirías? Yo, al menos, lo segundo.

Aún así, con aquello de que la competición olímpico-futbolera empezó dos días antes, le eché un vistazo a Argentina y a Brasil. En el partido de Brasil me reí mucho porque expulsaron a un pobre belga con un parecido asombroso con Screech de Salvados por la Campana, por una supuesta patada a un rival, que la repetición reveló como inexistente pero además por mucho. No le había hecho nada y estaba a dos metros del contrario. Lo mejor fue el comentario del narrador de TVE al ver la jugada: “Pues tampoco fue para tanto”.

Coñas aparte, el torneo sirvió para ver en acción a la que probablemente es la mejor pareja de delanteros del fútbol actual. Y son Messi y Agüero. Lo que me recordó que a pesar de que el fútbol olímpico es una sosería, ha tenido casi siempre algo que ver, y a mí particularmente esa pareja sólo me parece comparable a otra que asombró en unos Juegos hace (ay) 20 años:

Imagen de previsualización de YouTube

Son Romario y Bebeto en acción en Seúl 88. Fueron plata en aquellos Juegos al perder la final con la URSS. Un gran vídeo en el que hacen breves apariciones estelares Jorginho, Mazinho, Klinsmann, Suker, ¡¡Dobrovolski!! Grandes jugadores y pantalones ridículos.

Fútbol internacional, Juegos Olímpicos
Escrito por Miguel Piñeiro 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Una selección emocionante

25 de Agosto de 2008 a las 14:36

Este blog ha estado secuestrado, como casi el resto de aspectos de mi vida, por esa cosa maravillosa, absorbente, peligrosamente y casi absurdamente adictiva llamada Juegos Olímpicos. Sabes que tienes un problema con ellos cuando te ves a ti mismo desde fuera, sentado en el sofá, viendo la final de tiro con carabina desde 25 metros a las cuatro de la mañana. Qué colgao está este tío, dirías.

Pues así, pero además trabajando. Ahora escribo sobre la última cosa que me emocionó de los Juegos, que fue la final de baloncesto, posiblemente el tercer mayor espectáculo de Pekín después de Phelps y de Bolt (para mí, por este orden). España hizo lo impensable, al menos a mi parecer: plantarle algo más que seria oposición a Estados Unidos no desde lo que más temían (las defensas en zona, el ritmo lento), sino intercambiando golpes sin miramientos. A ramalazos de talento, casi ganan. La última frontera es, entonces, el físico.

De ese combate espectacular salió especialmente beneficiado Rudy Fernández, que se vendió en el mejor escaparate posible como algo más que un exótico fichaje para Portland Trail Blazers. Rudy tiene el carácter del mejor Petrovic, esa mirada incendiaria, los triples demoledores y un poco de su aspecto teatral. Ahora, va a vestir la misma camiseta que llevó al inmortal yugoslavo a la NBA.

Luego están los árbitros. Es difícil decir ese tópico de no-hay-que-poner-excusas, pero es que un partido tan abierto, de tanta trascendencia, en el que un aspecto del reglamento es violado constantemente y de manera ostentosa… Es como si en un partido de fútbol se permitiese a uno de los equipos tocar el balón con la mano sin pitarles falta. Gracias a Enrique, de Vigo, vi este vídeo perfectamente divulgativo y pedagógico, que debería ser visto en todo Estados Unidos.

También debería verlo la prensa estadounidense, que a lo más que llega a decir (al menos en lo que he leído en la ESPN y en New York Times, en otros medios ni eso) es que el arbitraje FIBA es horrendo, y que ambos equipos tenían motivos para quejarse. Viniendo de un país en el que hay un árbitro procesado por amañar partidos, no parece que tenga autoridad moral para quejarse.

Por último, para mí, la imagen del partido: Juan Carlos Navarro llorando al final. Lágrimas de rabia, que decían los tuvimos ahí y los dejamos escapar. Indica perfectamente que una plata ante Kobe Bryant, Lebron James y compañía también puede saber a poco. Y te sirve para hacerte una idea de lo cerca que estuvo España de conseguirlo.

Baloncesto español, Juegos Olímpicos, Selección española
Escrito por Miguel Piñeiro 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Gracias, Phelps!

9 de Agosto de 2008 a las 18:04

462978-01-07.jpgSe ve que Michael Phelps, además de ser un chico «delicado como un purasangre», es sensible. El llamado a mito de los Juegos de Pekín se ha mostrado receptivo a las clamorosas llamadas internacionales para eliminar su bigote, y en el primer día de competición apareció con el rostro limpio de aderezos poco afortunados. Supongo que el rapaz habrá caído en la cuenta de que pasar a la historia, a figurar en todas las enciclopedias actualizadas a día 20 de agosto, con un look del que te arrepentirías a los dos días, no era la mejor de las opciones.

Y claro, se presentó en la piscina olímpica de Pekín sin ese freno aerodinámico, y a las primeras de cambio batió casi sin querer su propio récord olímpico en los 400 metros estilos, en la previa de la anunciada primera medalla de oro en la misma prueba. ¿Lo habría conseguido con su mostacho vintage? La respuesta es: indudablemente sí. Pero así sale mejor en la foto, qué demonios…

Lo cual me lleva a pensar: ¿En cuál de estos personajes se habría inspirado Phelps para optar por su efímero bigote? Por favor, que sea Lemmy…

mostachos.jpg

Juegos Olímpicos
Escrito por Miguel Piñeiro 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El peso de la responsabilidad y la redención

8 de Agosto de 2008 a las 22:47

(También en la revista especial de Juegos Olímpicos ue se vendió con La Voz)

Los estadounidenses, tan cinematográficos ellos, lo mismo le ponen eslóganes peliculeros a operaciones en Irak como a los equipos de baloncesto. Y la selección de básquet, la que tiene la misión en Pekín de devolver el oro ocho años después a la nación inventora del juego, la que tiene la obligación de deshacer todos los agravios de los últimos años, también tiene su nombre rimbombante: el Redeem Team, el equipo de la redención.

Estados Unidos ha trabajado desde que Grecia la borró del Mundial de Japón con el único objetivo de llegar a Pekín y volver a poner las cosas en su sitio. Han necesitado un sexto puesto en el Mundial de Indianápolis, el bronce de Atenas y el tercer puesto del campeonato que ganó España para tomar medidas. Bryan Colangelo, el arquitecto de los Suns que han devuelto los partidos de 120 puntos a la NBA y el que ha convertido a los Toronto Raptors en la verdadera franquicia europea de la Liga americana, tomó las riendas con plenos poderes.

Primera medida: un seleccionador procendete del básquet univeristario, Mike Krzyzewski, algo inédito. Segunda medida: todo aquel jugador que vaya a la selección irá sabiendo que no habrá puestos garantizados, ni minutos preestablecidos, y tendrá que comprometerse por al menos tres años. La intención de Colangelo era formar un equipo, algo que pudiera competir con selecciones como España o Argentina, acostumbradas a jugar con los mismos hombres durante años. El resultado: de los doce integrantes del Team USA, sólo Carlos Boozer y Jason Kidd no han disputado las dos últimas citas, el Mundial de Japón y el Torneo de las Américas.

En el torneo clasificatorio del continente americano, la selección estadounidense volvió a las palizas que acostumbraba: ganó sus 10 partidos por 30 puntos de diferencia de promedio. Algunos quisieron ver en la mezcla de Kobe Byrant y LeBron James la posibilidad de un Dream Team como el de 1992. Pero, además de la conjunción, Colangelo buscaba también la humildad y la asunción de que las cosas en el baloncesto internacional no son como eran. En lugar de la excelencia, la redención.

Las dudas
Estados Unidos sigue siendo el gran favorito. Pero aún hay aspectos sospechosos que pulir. La presencia de LeBron es garante de muchas faltas a favor y de canastas imposibles, pero su juego, como el de Dwayne Wade, dista mucho de adaptarse al mundo FIBA. Sobre el escolta de los Heat pesa además la losa de una temporada plagada de lesiones que convirtió a su equipo en el peor de la NBA. La titularidad indiscutible de Jason Kidd se torna en problema si con ello deja en el banquillo a los mejores bases del pasado ejercicio: Chris Paul y Deron Williams.

El máximo anotador de los estadounidenses en los últimos torneos ha sido Carmelo Anthony. Su juego cerca de canasta, su físico imparable desde la posición de alero y su tiro mejor que el de LeBron y Wade lo hicieron adaptarse mejor al mundo FIBA. Pero está pendiente de un juicio por conducir borracho y Denver Nuggets quiere deshacerse de él. Su cabeza está en otra parte.

Y luego están los pívots. El único gran cinco que ha llamado Krzyzewski es Dwight Howard, cuya principal virtud es ofreer uno de esos cuerpos que sólo se ven en el baloncesto americano. Pero el técnico no confía en él para llevar el peso ofensivo del equipo. Las otras opciones, el fino Chris Bosh y el tanque Carlos Boozer, distan mucho de ser grandes pívots dominantes.

Sin embargo, si las piezas logran encajar, Estados Unidos será la primera favorita al oro. Tiene a Kobe Bryant embarcado en una misión, con lo que eso supone de heroicidad y talento. Tienen a la mejor camada de jóvenes de la última década. Cuentan en su plantilla con un tirador letal, Michael Redd, para atacar las zonas que tanto se le atragantan a los poco versátiles jugadores de NBA. Tienen un trío de bases en Kidd, Paul y Williams absolutamente envidiable. Si los problemas de ego se mantienen a un lado y sobreviven a la dureza del grupo de clasificación con España, Grecia (dos de los equipos que los han derrotado en los últimos años), Alemania y China, estarán en el disparadero para completar la operación para la que fueron reclutados: devolver el oro y, lo más importante, el honor al baloncesto de su país. Al menos así lo sienten.

Juegos Olímpicos, NBA
Escrito por Miguel Piñeiro 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

No entiendo esta postura

6 de Agosto de 2008 a las 17:46

El fútbol femenino ha dado el pistoletazo de salida a los Juegos Olímpicos. Si las mujeres de Van der Vaart o de Wilhelmsson practicasen el balompié, no se hablaría de ellas sólo por ser las chicas de (uno no deja de sorprenderse con los titulares y el despliegue de medios que creó la esposa del nuevo madridista).

Pero tampoco me voy a tirar el farol aquí de ser un experto en fútbol femenino. Lo que me llevó a este tema es esta foto:

442302-01-07.jpg

Desconozco el por qué de esa postura. Si es un tema cultural o de pudor, o qué. Lo más que se llegó a hablar de una foto de estas de equipo antes del partido, es cuando los jugadores del Madrid eran incapaces de organizarse para posar, o cuando se producen una de esas foto chorras en pachangas infumables, donde se mezclan equipos, jueces, periodistas, etc. Así que si alguien tiene una idea del por qué las chicas nigerianas se ponen así para la foto, por favor que me ayude.

Fútbol internacional, Juegos Olímpicos
Escrito por Miguel Piñeiro 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Cuando el oro en baloncesto no es una quimera

6 de Agosto de 2008 a las 12:40

(Tal y como aparece en la revista especial sobre los Juegos Olímpicos que desde hoy se vende con La Voz)

España ha vivido un año coloreando hitos de su historia deportiva. Nadal le puso colores y músculos a un nuevo triunfo en Wimbledon, y la selección de fútbol tiñó de rojo la segnda victoria en la Eurocopa. En el 84 las imágenes de Los Ángeles ya tenían colorines, pero si la selección de baloncesto logra en Pekín un nuevo metal, romperá otra de las grandes gestas del deporte español.

Y por encima, el oro no parece una quimera. El baloncesto español aspira a lo más alto en China con las credenciales que da un título mundial, un subcampeonato europeo y una colección de jugadores sin igual en Europa en el momento cumbre de sus carreras.

Ni siquiera el tumulto creado por el choque de egos entre el forjador desde los banquillos de la selección, Pepu Hernández, y la federación, disminuye las posibilidades de España en los Juegos Olímpicos. La suave transición de Aíto García Reneses, poco traumática para lo que realmente importa (los jugadores), permite afrontar la gran cita de Pekín en unas condiciones al menos igual de buenas que los últimos dos grandes torneos internacionales.

No hay secretos en el parqué. Todo volverá a girar alrededor de Gasol, cuyo estado físico después del tobogán de su increíble temporada en la NBA es la mayor de las incógnitas para el futuro de la selección. También la recuperación de Garbajosa, tras un año en blanco por las lesiones y la pérdida de confianza de Toronto en sus posibilidades, es algo que Aíto tendrá que calibrar.

Por lo demás, las apuestas más arriesgadas del hasta ahora técnico del Joventut se encuentran en el puesto de base. La inclusión de Raúl López en detrimento de Carlos Cabezas es de las más discutidas por las dudas que genera el del Real Madrid en defensa. Y el otro envite es en la misma medida arriesgada e ilusionante: la presencia de Ricky Rubio, con sus 17 añitos, es uno de los focos de atención del equipo. Su polivalencia, su capacidad creativa, su defensa, su descaro… pueden convertirle en una de las sensaciones de los Juegos. Su inclusión, más allá del mayor o menor tiempo de juego, es un acierto porque es mejor acostumbrarlo a estas exigencias: suyo es el futuro del baloncesto español.

Pau, Calderón con su renovado estatus de estrella, Marc Gasol convertido en el mejor jugador de la ACB, Navarro descansado con 3 meses de vacaciones,… Y aún no se ha mencionado a Rudy Fernández, camino de la NBA, máximo anotador de la Liga y el más valioso de la ULEB. ¿Hay entonces algún pero? Aíto García Reneses quiere que el equipo marque la diferencia con su defensa, al estilo de lo que venía haciendo en el Joventut, y usar el contraataque en cuanto se pueda. Y en el aspecto defensivo surgen las dudas. Los estiletes de la era Pepu (Garbajosa, Berni, Mumbrú, Jiménez) han tenido temporadas muy irregulares. Y el mejor defensor en puesto de base, Carlos Cabezas, no está. Si España resuelve ese aspecto, y la mejor combinación de pívots para acompañar a Gasol (Felipe Reyes, Marc, Garbajosa), tendrá tantas opciones como cualquiera.

El grupo de clasificación no será sencillo. España está encuadrada con el gran favorito (Estados Unidos), la anfitriona (China), uno de sus rivales más duros en Europa (Grecia) y el obstáculo de Nowitzki. La ventaja: evitarse el cruce con los estadounidenses. Y el camino a una medalla histórica un poco más despejado.

Baloncesto español, Juegos Olímpicos
Escrito por Miguel Piñeiro Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net