La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Culturas’

Sobre el vaho de la memoria

Lunes, Noviembre 19th, 2012

A partir de este boceto, perpetrado hace unos 6 años en un hotel de Corea del Sur, nació Ardalén de la mano de Miguelanxo Prado. El cómic llega esta semana a las librerías. Kiko da Silva dice que es un libro incluso mejor que Trazo de tiza. Y si lo dice alguien que sabe tanto de tebeos… Puedes comprobar la calidad de este trabajo pasándote por aquí y leyendo sus 40 primeras páginas.

Tuve la inmensa suerte de leer Ardalén hace ya dos semanas, una cortesía que nunca agradeceré suficiente. Y con ese material escribí estas líneas en el Culturas de La Voz de Galicia:

El debate que sirve de excusa para presentar Ardalén es apasionante, y conviene empezar por esto: somos lo que somos porque recordamos, porque tenemos la seguridad (inconsciente) de que al levantarnos seguiremos sabiendo quién somos. Porque intuimos que todo eso, la memoria, es inalterable. Es nuestra. Pero ¿sería posible asimilar los recuerdos de otra persona? ¿No es cierto que si, por lo que sea, recordásemos lo que olvidamos, y olvidamos lo que recordamos, nos convertiríamos en otra persona?

Sobre ese asiento, el de la memoria, el de los recuerdos, acomoda Miguelanxo Prado la obra más extensa, tal vez más compleja y mejor ejecutada de su carrera. Regresa el dibujante coruñés a su género, el cómic, tras su muy personal apuesta cinematográfica, De profundis, un largometraje de animación que se emparenta mucho con este Ardalén, sobre todo en las incursiones en el mar que tan bien sabe desarrollar Prado.

Desde el 2004 no publicaba nada nuevo el también director de Viñetas desde o Atlántico. Su último lanzamiento en dibujo fue aquel La mansión de los Pampín que se llevó el premio a la mejor obra en el Salón de Barcelona. Ardalén, que ha supuesto cuatro años de desarrollo, nada tiene que ver con aquella premonitoria fábula sobre la especulación inmobiliaria. Y viene además con una novedad: es la primera vez que Prado verá su obra publicada, a un mismo tiempo, en gallego (la lengua en la que se expresa habitualmente) y castellano. Ambas llegan a la librería este 20 de noviembre. Publican, respectivamente, El Patito Editorial y Norma. Hasta la fecha lo normal era leer cualquier estreno de Prado en francés antes que en gallego. Se ha puesto fin a la paradoja. El resto de traducciones, media docena ya firmadas, y que el dibujante está haciendo manualmente en su casa (para reproducir la tipografía diferente que emplea para cada personaje) no estarán hasta la primavera.

Ardalén es un trabajo lleno de matices, de esquinas por las que parece que se escapa el relato. Con desconexiones que chocan pero que al final conforman todo el cuadro. Arranca con un extraño, pero bello, poema visual de cuatro páginas sobre unos paisajes que inspirados certeramente en Os Ancares (Lugo), donde se ambienta una obra que va viajando por Cuba, Venezuela y A Coruña desde mediados del siglo pasado. Habla ese poema de la quietud del mar y de la facilidad que tiene para devorar barcos y hombres, y su significado no se termina de entender hasta llegar a las últimas páginas.

Por el medio aparece una historia de investigación personal, la de una joven, Sabela, que trata de reconstruir (sin saber muy bien por qué) la vida de su abuelo tras emigrar a América, volver y regresar de nuevo al Caribe, sin que hubiera más pistas sobre su paradero. Una historia, esta de la emigración fallida, en la que se reconocerán muchos hogares. Las pistas de Sabela la llevan a una aldea por la zona de Noceda en la que conocerá a Fidel, un tipo anciano que, dicen, es el único que se fue a ultramar.

Pero su memoria, aparentemente, no está para mucha arqueología. La relación que a partir de su encuentro tejen Sabela y Fidel lleva a tres tiempos diferentes: presente, pasado y ficción. Y es en el tercero cuando vuela la imaginación del anciano y cuando la obra alcanza su pico emocional. Y Prado, su cumbre creativa. Las imágenes de salas de estar convertidas en un acuario, las secuencias de bailes imaginados o del paso de enormes ballenas por un prado tienen una fuerza estremecedora, deudoras del movimiento del realismo mágico. La trama se mueve así con soltura entre la realidad y la ficción, con una sucesión de personajes secundarios muy bien caracterizados, con diálogos estupendos y un acabado apenas perceptible, sin estridencias cromáticas, y una variada composición de planos.

Hay tres tiempos narrativos en Ardalén (nombre inventado de una especie de viento que cruza océanos), y pausas entre capítulos en los que se cuela un breve ensayo sobre la memoria, una entrevista, un tratado sobre ballenas… Y un conjunto de documentos (documentos de naufragios, resúmenes meteorológicos, cartas de la emigración, billetes de pasaje a América…).

El juego es el mismo que en Trazo de tiza: se deja en manos del lector el peso de cerrar la historia. Todo con la verosimilitud, empaque dramático y justificación narrativa suficientes para que uno se haga su propia composición y vaya reconstruyendo el complejo hipotálamo de Fidel, siempre a punto de evaporarse.

¿El mejor cómic de Prado? Opinen

Los flojos cómics del 15-M

Domingo, Mayo 13th, 2012

La exageradamente llamada Spanish revolution pilló por sorpresa a casi todo el mundo. Era difícil de explicar, de entender, de contextualizar y, sobre todo, de adivinar el futuro que tenía por delante. Un año después, la vuelta de miles de personas a la calle reivindicando, nuevamente, un cambio individual y global, demuestra que el 15-M no fue flor de unos meses. A ese voluntarioso y extraordinario movimiento le dio nombre un libro, Indignaos, del francés Stephane Hessel, y tras él surgieron otros muchos trabajos, algunos más panfletos que ensayos con cierto afán de perdurar.

La mayoría de cómics editados al calor de ese movimiento forman parte de la primera categoría. Las viñetas no han logrado captar aún, en una buena obra, todo lo que el 15-M significa. Las tres obras que tuve oportunidad de leer tras el pasado verano, surgidas cuando el movimiento de los indignados estaba muy presente, me dejaron frío. Tanto que terminé por regalarlas a alguien que seguro que las apreciaba mejor. Os dejo aquí lo que escribí de aquellos trabajos hace ya 9 meses (sigo pensando lo mismo):

Era cuestión de tiempo que el movimiento del 15-M llegara al cómic, el medio más cercano para buena parte de los miembros de este heterogéneo colectivo. Las obras que las editoriales han sacado estas últimas semanas revelan una cierta urgencia —se nota en varias erratas—, bien por la necesidad de evitar que esto quede en el olvido, bien por el propio interés de las editoriales ante la magnitud social, mediática y política que ha tomado el asunto.
Comparten Cuaderno de Sol (la única de un solo autor), la propia Yes We Camp! (el título se lo da una de las consignas más repetidas de los acampados) y Revolution Complex virtudes como la ironía, la reflexión, la crónica, el compromiso… Pero también vicios como un exceso de complacencia y polaridad: los buenos están a un lado (acampados) y los malos, al otro (policía, medios de comunicación, políticos y banqueros). Se sale de su lectura con una buena dosis de información, pero sin una imagen clara y completa sobre la spanish revolution. Quizá por la propia heterodoxia del movimiento, con múltiples aristas. Pese al notable elenco de nombres que pasan por estas obras (más de 60), no hay respuesta a unas dudas para el lego en este fenómeno: ¿cómo nace el 15-M?, ¿de dónde parte la idea? y, sobre todo, ¿qué va a ser de todo esto? A los indignados se les presupone, y así lo han demostrado, una gran imaginación, audacia y descaro para responder a los retos que presenta el cambiante siglo XXI en que es difícil encontrar acomodo.

Revolution Complex, una obra colectiva, responde a esa misma premisa. De los nacidas al calor del 15-M, es el cómic más atrevido a nivel artístico, y el más homogéneo en su resultado. Hay desde ridiculizantes historias sobre los activistas prosistema —¿qué pasaría si fueran los ricos los que acamparan?, se preguntaron con irreverencia Pepe Larraz, Miguel Ángel Vázquez y Jordi Pastor— hasta entrevistas, aparentemente reales del italiano Stassi (un tipo muy comprometido políticamente) que hace doméstico el 15-M. Muy reseñables son las tiras de Artur Laperla y Marcos Prior, en la mejor tradición de la viñeta de prensa. Un descubrimiento. Prior, junto a Homs, firma además una soberbia secuencia sobre el nacimiento del odio, de la venganza y de la rencilla que empaña la sociedad contemporánea. El tamiz en blanco y negro de todas las páginas le aporta, además un cierto toque fanzine, muy propio del tema.

Yes We Camp! (en el enlace lo puedes leer íntegro) comparte el espíritu colectivo, sin protagonismos individuales (seña propia del 15-M), con miniensayos entre las historietas, y nombres muy reconocidos e ilustres: Paco Roca (casi siempre excepcional, aunque flojea aquí), Pere Joan, Eduard Punset, Miguel Gallardo, Carlos Giménez… Y gratos descubrimientos como Ximo Abadía o Pere Mejan. Quizá por esa amalgama de nombres hay demasiadas diferencias, lugares comunes y el resultado no es nada redondo.

La más floja es Cuaderno de Sol. Enrique Flores tenía mimbres para hacer una obra estupenda. Es un buen dibujante, y su implicación en el 15-M, tras días enteros en la Puerta del Sol, le debería permitir hacer algo mejor que esta apología. La obra es una sucesión inconexa de viñetas de difícil lectura —se entiende, porque las hizo sobre el terreno—, confusas, con demasiado ruido y excesivamente complacientes. Le falta, además, algo a lo que Flores habría podido llegar con naturalidad: sentimiento. Aunque igual esa era su intención.

Aquí en pdf

¿El mejor cómic del 2010?

Martes, Enero 11th, 2011

elinviernodeldibujante

Sí, al menos para los lectores (entre los que me incluyo) que votaron en La cárcel de papel. Yo fui uno de los que lo votó. También lo hicieron varios de los comiqueros que han pasado por la BDteca estos últimos días. Un trabajo entrañable, impecable artísticamente, entrenido y muy aleccionador.

Aquí os dejo la minireseña que hice de esta obra a inicios de diciembre en el suplemento Culturas:

Retrato de una rebeldía

«Un episodio poco conocido para el gran público en torno a la célebre editorial Bruguera le sirve a Paco Roca para hacer un extraordinario cómic de homenaje a un tiempo,los años 50, y a unos dibujantes que alumbraron una de las mejores épocas del tebeo español. Roca recrea la rebeldía de los míticos Conti, Cifré, Escobar, Giner y Peñarroya para fundar la revista Tío Vivo abandonando Bruguera, una apuesta de libertad creativa en plena dictadura franquista que terminó fracasando. Un trabajo impecable, con una gran documentación, y el empleo de diferentes colores de fondo de página». (esta es la pagina)

Si queréis saber por qué Paco Roca ha firmado uno de los grandes trabajos del 2010, podéis descargaros las 15 primeras páginas.

El cómic de David y Kike

Martes, Agosto 10th, 2010

Aquí os dejo el cómic de Kike Benlloch, al texto, y David Rubín, al lápiz y los colores, con el que La Voz de Galicia da este año la bienvenida a Viñetas desde o Atlántico. Fue portada y contraportada del suplemento Culturas de este pasado sábado. Para los rezagados este es el inicio, y este, el final. Disfrutadlo y haced caso a lo que se dice en la última escena.

Agitando Viñetas

Jueves, Agosto 5th, 2010

El año pasado en La Voz comenzamos la semana grande del tebeo en Galicia proponiendo un cartel alternativo en la portada del Culturas y terminamos con esta doble página de entrevista a tres históricos de la BD europea. Sin olvidar vídeos, bocetos y derivados en papel y en digital sobre Viñetas desde o Atlántico. Esta vez esperamos estar a la altura. Pasaos el sábado por el kiosko y echadle un ojo al suplemento. Aquí os dejo caer cómo empiezan esas páginas, gracias a Kike Benlloch y David Rubín

culturas

En la puta calle

Viernes, Mayo 7th, 2010

Hace años, en una de mis últimas prácticas antes de acabar la carrera, me hice un reportaje sobre la gente que vivía en la calle, los que dormían refugiados en portales o en los bajos del estadio de Riazor, los que comían en la cocina económica de Santiago, los que se quedaban pidiendo durante horas por las calles de la zona vieja compostelana… De una mayoría me asombró que, aun viendo una cámara, sonreían y pedían salir alegres. De otros, su silencio. Lo titulé «Vivo en la puta calle».

miguel

Miguel, 15 años en la calle me ha traido esos recuerdos. El cómic de Miguel Fuster es un ejercicio soberbio de sinceridad, de exploración de sus tres lustros tirado por Barcelona, por los montes alejados de la ciudad buscando calor, medigando para comprar un cartón de vino, los miedos a la noche, la gente que se quedó por el camino… Miguel se retrata sin complejos, como un tipo perdido, alcoholizado, olvidado, pero aún consciente de su situación. Un dibujante al que le pasó de lado al suerte y que acabó junto a yonkis y tipos enloquecidos. ¿Cuándo se convierte uno en un vagabundo? La obra, además de su valor documental, tiene un tratamiento estético acertado, cuatro trazos, borrones casi, para describir a personajes y paisajes urbanos. Hay muchas, demasiadas, sombras, pero un halo de cierto optimismo conjugado con monólogos largos, a veces excesivamente poéticos. La credibilidad es lo mejor de este álbum que acaba de sacar Glénat.

miguel_interior

Actualización: aquí puedes leer entera la reseña de esta obra en el suplemento Culturas.

Otro tebeo gratis

Miércoles, Octubre 21st, 2009

Del magnífico Low Moon de Jason ya os hablé recientemente por aquí y la semana pasada lo hice en el suplemento Culturas de La Voz. Para quien prefiera comprobar directamente que este autor es un genio con el relato, aquí puede descargarse una de las cinco historias completas del libro. Si quieres leer más, pásate por la librería. Lo edita Astiberri.

(PD: trataré de que no sea el último tebeo on line)

El otro cartel

Lunes, Agosto 10th, 2009

alex

Tradicionalmentte, los organizadores de Viñetas desde o Atlántico encargan el dibujo del cartel del encuentro que hoy comienza alguno de los protagonistas de la edición anterior. En el anterior post ya os mostraba el de esta edición, de Daniel Acuña. En La Voz quisimos hacerlo al revés: ¿Cómo ve el salón quien va a acudir por primera vez? y Alex Cal nos hizo la impresionante imagen que veis aquí arriba. Y en un tiempo récord. Lo tiene todo: la torre, el Spiderman-gaiteiro y las amenazantes pinzas de un puñado de centollos. Fue la carta de presentación del suplemento de Culturas de este sábado. La viñeta ya la tiene Álex en la portada de su blog

Y ya está gustando: los chicos de Cultura Galega lo han puesto en su portada especial sobre Viñetas. Gracias a Álex y a Emma Ríos, que nos cedió una preciosa y sugerente ilustración para la doble que este fin de semana publicamos en las páginas centrales de Culturas y que podeis leer aquí y aquí.

(PD: mañana sigo con algunas cosillas del salón. Podeis opinar también sobre qué portada os gusta más)