La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Cómic y cooperación

Escrito por Rubén Santamarta
19 de Octubre de 2012 a las 20:00h

Esta es una reseña que hace unos meses escribí para la revista de Médicos Sin Fronteras porque se me ocurrió que dos de los tebeos que había leído recientemente explicaban muy muy bien qué hacen, y por qué es tan importante su trabajo, las ONG sobre el terreno. Por aquí os dejé hace tiempo un trabajo de Moebius sobre otra organización humanitaria, la Cruz Roja.

El texto, al final, se quedó en algo más breve. Este es el original:

Hay muchas maneras de acercarse al trabajo que desde hace 40 años desarrolla Medicos Sin Fronteras. Dan cuenta de ello los medios de comunicación, esta misma revista que tiene usted entre sus manos, y también el cómic. El llamado noveno arte lleva unos años acercándose con tino a la realidad social. Y ahora lo hace también al mundo de la cooperación con dos trabajos muy recomendables y muy didácticos. Son El fotógrafo (editado por Sins Entido) del francés Didier Lefèvre, y Crónicas de Jerusalén (Astiberri) del canadiense Guy Delisle.

En ambas novelas gráficas (lo cierto es que habría que añadir que esto pasa en cualquier obra de Delisle) se acerca al público, con detalle, conocimiento y precisión, el trabajo de MSF. Y con el añadido de hacerlo desde ópticas, espacios y momentos diferentes: El fotógrafo recupera una intervención de la organización a mediados los años 80 en Afganistán. Crónicas de Jerusalén explica el día a día, ya en este siglo XXI, entre israelíes y palestinos. Coinciden ambos en utilizar la primera persona en su relato, una fórmula que permite acercarse mejor a las reflexiones de sus protagonistas sobre los problemas, retos y soluciones que ofrecen las instituciones humanitarias.

Los dos trabajos, con una ejecución artística impecable (cada uno a su modo) revelan, de forma paralela a sus historias mas personales, la evolución de MSF, desde los problemas para cruzar una frontera y llevar cargamento con mucho rudimento cuando la cooperacion era vista como algo casi extraterrestre; hasta la profesionalización del sector y el reparto del trabajo por áreas. Con sus ventajas y con sus inconvenientes.

El fotógrafo es un libro largo en el que se mezclan imagen real (fotografías) y dibujada para conformar un relato trepidante que engarza muy bien con el concepto más convencional de ayuda: auxiliar a quien lo necesita, superando los retos (terreno, guerra, hambre, frío…) que se pongan por delante.

Crónicas de Jerusalén toca otros ámbitos, quizá más presentes hoy, como las dificultades geopolíticas y sociales que se encuentra un expatriado. Con un punto de humor, que siempre se agradece. Y, como en El fotógrafo, con una nada disimulada denuncia sobre lo que se ve en esos territorios en conflicto muchos veces olvidados. Ver, contar y actuar.

Etiquetas: , , , , , , ,

Una respuesta a “Cómic y cooperación”

  1. Sergio dice:

    Interesantes. Hace un tiempo había visto un artículo interesante sobre ese tema (tomando además la cooperación al desarrollo como activismo social) en una revista y la comenté aquí . Además está por ahí uno genial sobre el conflicto del sahara con menos de 3000 palabras y otro sobre comercio justo

    [Reply]

Deja tu comentario