La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘lifting facial’

El lift con hilos: el “hermano menor” del lifting facial

viernes, enero 24th, 2014

Existe un creciente interés por corregir los signos de envejecimiento facial a edades más tempranas que en el pasado. Por este motivo han surgido nuevas técnicas que ajustan el descolgamiento de los tejidos blandos y piel facial sin precisar las incisiones de otros tipos de lifting. Los tratamientos con “hilos tensores”, “thread lift”, “lifting con hilos”. etc se han popularizado gracias a la evolución de los primeros hilos utilizados ya hace décadas. En el inicio de esta práctica se utilizaron hilos metálicos que eran más evidentes y podían generar reacciones a largo plazo ya que el espesor de los tejidos faciales cambia con el paso del tiempo. Los hilos compuestos de materiales reabsorvibles ofrecen mayor seguridad pues tienen menor potencial de generar problemas crónicos asociados a un cuerpo extraño.

En la mayoría de técnicas de lifting facial mediante hilos empleamos materiales que se reabsorben con el tiempo. Los hilos se insertan a través de punciones en la piel o pequeñas incisiones dentro del cuero cabelludo y sirven para la reposición o sujeción de tejidos faciales que han ido descendiendo o perdiendo convexidad con el paso de los años.
Un efecto deseado de éste tipo de tratamiento es que se desarrollen bandas de colágeno alrededor de los hilos que procuran un soporte añadido a los tejidos que si puede perdurar más que el propio hilo.
Los resultados del lifting mediante hilos no pueden considerarse permanentes, aunque algunos pacientes puedan apreciar resultados más duraderos, la media de beneficio estético ronda los 18 meses.
El procedimiento se realiza con anestesia local sin sedación en regimen ambulante y la recuperación media de la inflamación es de 24-48 horas y puede asociarse a otros tratamientos inyectables.

Injertar grasa para aumentar volumen, un tratamiento versátil.

jueves, junio 17th, 2010

En estos primeros 10 años de siglo 21 el injerto graso se ha consolidado como una opción irrenunciable en los tratamientos de cirugía plástica. La grasa de depósitos localizados del propio individuo puede ser utilizada en otras partes del cuerpo con fines reconstructivos y estéticos. Esencialmente consiste en hacer una LIPOSUCCION de una zona con grasa “sobrante” e introducir la misma grasa procesada en zonas con DEFECTO DE VOLUMEN.  La técnica y los instrumentos utilizados se han refinado y es posible producir cambios mucho más predecibles que el pasado.

SHARON STONE. PROBABLE EFECTO FACIAL DE INJERTO GRASO - LIPOESTRUCTURA.

SHARON STONE. PROBABLE EFECTO FACIAL DE INJERTO GRASO - LIPOESTRUCTURA.

Típicas zonas tratadas:

   MEJILLAS Y PARPADOS: rejuvenecimiento del párpado inferior y corrección del vaciamiento de las mejillas.

– AUMENTO MAMARIO: cuando hay suficientes zonas de exceso en otras partes del cuerpo se puede considerar el aumento de pecho con grasa propia.

– ASIMETRIAS faciales y corporales.

– GLUTEOS: defectos de contorno en glúteos, cicatrices hundidas tras inyecciones en la infancia, opción de aumento glúteo (si existe suficiente grasa en otra zona donante).

– PECTUS EXCAVATUM: corrección de una concavidad o hundimiento congénito en el centro del tórax (pared anterior).

– En ocasiones se pueden corregir o mejorar defectos de volumen tras poliomielitis (ejemplo: pantorrillas)

 VENTAJAS:

– No es posible el rechazo inmunológico pues es un injerto del propio individuo.

– Adaptabilidad del tamaño. Se aplican fragmentos grasos de distintos tamaños según la zona a corregir.

– Sin infección o encapsulamiento. En la zona receptora no se infecta ni encapsula cuando ya se ha vascularizado.

– Contiene células madre pluripotenciales que, según en que zona se injerten, regeneran tejido.

– Sólo se realizan incisiones tan pequeñas que en la mayoría de los casos las cicatrices son prácticamente imperceptibles.

PRINCIPALES LIMITACIONES:

 Zonas radiadas o especialmente atróficas y con presencia de tejido cicatricial son más resistentes al injerto: en éstas puede ser preciso aumentar la concentración de células madre lo cual precisa de un procedimiento más largo y complejo.

– Necesidad de zonas de exceso graso disponible: No todos los pacientes disponen de una zona con suficiente grasa donante.

– Pérdida parcial del injerto:  la grasa implantada puede no sobrevivir en una proporción importante si no recibe suficiente aporte de riego sanguíneo  se puede perder entre un 30 y un 80 % del volumen inicial.

– Limitación del volumen a implantar dependiendo de la zona receptora. Puede requerir varios procedimientos ya que no es posible implantar un gran volumen de grasa en una zona pequeña.

– En la operación de injerto se puede originar un hinchazón o edema que si ocurre en zonas expuestas precisa de una convalecencia.

En definitiva: en cirugía plástica estamos ante una era de volumen y tratamientos celulares y el injerto graso es una opción cada vez más atractiva para una variedad de tratamientos que antes sólo eran posibles con implantes o retirando tejidos de otras zonas con consiguientes cicatrices.

Diferencias en el envejecimiento facial en gemelos idénticos. Hábitos que deterioran prematuramente el rostro.

miércoles, mayo 20th, 2009

La medicina preventiva también tiene impacto en la cirugía plástica-estética ya que prevenir el envejecimiento prematuro y evitar o retrasar posibles correcciones quirúrgicas del rostro es otro beneficio más de cuidar el organismo introduciendo hábitos de vida saludables. El rostro tiene una importante función en la comunicación interpersonal, es la parte más visible del cuerpo y donde se concentran muchas características de la identidad estética del individuo.

Una publicación muy reciente en la revista de la sociedad americana de cirugía plastica corrobora la experiencia de investigaciones y observaciones clínicas frecuentes en las consultas de cirugía plástica. El estudio tuvo lugar en Ohio coincidiendo con una masiva reunión de gemelos, el Twins Day Festival en Twinsburg (Ohio). 186 pares de gemelos idénticos completaron  un pormenorizado cuestionario y se obtuvieron imágenes digitales de los mismos. Un panel de observadores determinó la edad aparente de los rostros fotografiados, ésta edad fue contrastada con diferentes factores que pudieran estar relacionados con el envejecimiento. Las conclusiones fueron las siguientes:

Índice de masa corporal-IMC: para individuos menores de 40 años con una diferencia, a mayores, de 4 puntos en el índice de masa corporal (pacientes con más peso corporal) fueron percibidos como de mayor edad que los más delgados. Esta diferencia se invertía para individuos mayores de 55 años en los que existía una distancia de 8 puntos en el IMC. Es decir: con unos kilos de más los gemelos aparentaban mayores siendo menores de 40 años pero más jóvenes a partir de los 55, dentro de márgenes razonables.

– Tabaquismo: Cada 10 años de diferencia en fumar produjo 2,5 años de envejecimiento aparente.

– Exposición al sol: Más exposición solar indujo una apariencia más envejecida del rostro. Hobbies como el tenis o el golf fueron factores de riesgo de mayor exposición solar. El uso de cremas de protección solar contribuye a una apariencia real más joven.

– Terapia hormonal peri-menopáusica: El estudio aclara que todavía no está claramente definido el rol de las hormonas en el envejecimiento, sin embargo, en cuanto a apariencia  se refiere, la terapia con estrógenos y progesterona fue asociada a rasgos faciales menos envejecidos.

– Evitar el consumo de alcohol: Los gemelos que evitaban el alcohol eran percibidos por los observadores como más jóvenes.

– Estado civil: Las mujeres que se habían divorciado tenían una apariencia más envejecida que sus gemelas casadas o solteras.

– Uso de antidepresivos: El uso de antidepresivos en el momento del estudio o con anterioridad fue un factor asociado a un mayor envejecimiento aparente.