La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘grasa propia’

Innovaciones sobre injerto graso en mama y rostro

jueves, diciembre 29th, 2011

El injerto graso estuvo a la cabeza de la innovaciones presentadas y debatidas en New York en el último congreso Cutting Edge celebrado en el Waldorf Astoria éste último mes de diciembre.

Cánulas finísimas, un cuidado proceso de aspiración y preparación de la propia grasa y una delicada técnica de injerto permiten un aumento de volumen con una predictibilidad sin precedentes en diferentes zonas:

 La mama: injertamos grasa en la mama procedente de zonas donde existe exceso. Se consolida como otra opción de aumento mamario. Según el paciente y el objetivo del tratamiento los implantes mamarios de silicona y la grasa propia tienen indicaciones diferentes. También pueden asociarse las dos técnicas de forma complementaria. En unos casos será el injerto graso la opción más favorable y en otros el implante de mama, en función de la anatomía, grado de tensión mamaria y las expectativas de la paciente en cuanto a volumen.
En definitiva podemos, en un grupo de pacientes seleccionado, retirar grasa de una zona del cuerpo (cartucheras-abdomen-etc) y aplicarlo a la mama para conseguir un cierto incremento de volumen.

 Facial – rellenos de grasa propia con finas cánulas : áreas preferentes de relleno con injerto graso en el rostro son el entrecejo, el párpado superior, el párpado inferior, las cejas, la frente, los pómulos, la línea mandibular. No sólo disponemos de cánulas mucho más finas que en el pasado para el relleno con grasa en éstas localizaciones sinó que se la técnica de injerto se ha hecho más predecible. De éste modo minimizamos complicaciones y aportamos mayor naturalidad a los resultados. Areas que se benefician especialmente de éstos avances son el entorno de los ojos como la intersección entre mejila y párpados inferiores o el párpado superior hundido donde la piel es muy fina y podría revelar irregularidades. Colegas expertos en biología celular advirtieron de que hay mucho más de falacia que de base científica para el uso de factores de crecimiento como ingredientes de éxito en el tratamiento con injerto graso y en lifting facial.

La primera paciente con implantes mamarios de silicona 46 años después

lunes, julio 5th, 2010

Para situarnos historicamente el primer aumento de pecho de la historia ha sido atribuido a Czemy de Heidelberg – Alemania en 1895, quien transplantó un lipoma (tumor benigno de grasa) del tronco de una paciente a sus mamas, el resultado no fue el esperado ya que la materia grasa transplantada carecía de riego sanguineo. Después se intentaron muchas modalidades de aumento de mama a base de la inyección de sustancias de diversos orígenes.

En 1961 la paciente de Baytown (Texas) que hoy tiene 78 años consultó con Dr. Gerow para retirar un tatuaje con dermoabrasión de la parte superior de sus mamas y para realizarse una corrección de orejas soplillo, procedimientos que se realizaron con éxito. El Dr. Gerow mencionó la existencia de un nuevo implante mamario mejor que cualquiera hasta aquella época. Este dispositivo consistía en un envoltorio de silicona conteniendo gel de silicona. La paciente, que en principio no mostró interés por el procedimiento decidió finalemente someterse al nuevo procedimiento, operación que tuvo lugar en el Jefferson Davis Hospital de Houston, Texas y fue realizada por los Dres. Frank Gerow y Thomas Cronin.

Han pasado 46 años desde su intervención en 1962, los implantes parecen estár en posicion retro muscular. Su caso ha sido descrito en la publicación oficial de la sociedad americana de cirugía plástica en su edición de Junio 2010.

La paciente se encuentra bien, se manifiesta satisfecha con su intervención aunque reconoce que en los últimos 7 años aprecia un considerable descolgamiento mamario bajo la posición de sus implantes. Este caso, al margen del interés histórico, nos ilustra la evolución de un implante mamario. En su caso se produjo un endurecimiento del tejido que rodea la prótesis (encapsulamiento) y una posible rotura intracapsular (la silicona permanece en el lugar anatómico original aunque el envoltorio alrededor del gel se haya roto). La paciente que ha sido analizada en detalle no presenta ningún efecto negativo soble su salud secundario a su intervencion. El hecho de que el tejido de la mama descienda por delante de una prótesis intacta justifica en ocasiones la intervención de mastopexia o elevación mamaria, operación realizada en pacientes con o sin prótesis mamarias.

La media de revisiones de implante mamario en la actualidad se situa en los 15 años después del procedimiento inicial, y muchas pacientes como la del caso descrito no presentan problemas clínicos durante décadas. Las mejoras  tecnologicas han dado lugar a prótesis muy superiores a las portadas 46 años en la paciente descrita, con mayor resistencia a la rotura y que inducen con menor frecuencia encapsulamiento.

Injertar grasa para aumentar volumen, un tratamiento versátil.

jueves, junio 17th, 2010

En estos primeros 10 años de siglo 21 el injerto graso se ha consolidado como una opción irrenunciable en los tratamientos de cirugía plástica. La grasa de depósitos localizados del propio individuo puede ser utilizada en otras partes del cuerpo con fines reconstructivos y estéticos. Esencialmente consiste en hacer una LIPOSUCCION de una zona con grasa “sobrante” e introducir la misma grasa procesada en zonas con DEFECTO DE VOLUMEN.  La técnica y los instrumentos utilizados se han refinado y es posible producir cambios mucho más predecibles que el pasado.

SHARON STONE. PROBABLE EFECTO FACIAL DE INJERTO GRASO - LIPOESTRUCTURA.

SHARON STONE. PROBABLE EFECTO FACIAL DE INJERTO GRASO - LIPOESTRUCTURA.

Típicas zonas tratadas:

   MEJILLAS Y PARPADOS: rejuvenecimiento del párpado inferior y corrección del vaciamiento de las mejillas.

– AUMENTO MAMARIO: cuando hay suficientes zonas de exceso en otras partes del cuerpo se puede considerar el aumento de pecho con grasa propia.

– ASIMETRIAS faciales y corporales.

– GLUTEOS: defectos de contorno en glúteos, cicatrices hundidas tras inyecciones en la infancia, opción de aumento glúteo (si existe suficiente grasa en otra zona donante).

– PECTUS EXCAVATUM: corrección de una concavidad o hundimiento congénito en el centro del tórax (pared anterior).

– En ocasiones se pueden corregir o mejorar defectos de volumen tras poliomielitis (ejemplo: pantorrillas)

 VENTAJAS:

– No es posible el rechazo inmunológico pues es un injerto del propio individuo.

– Adaptabilidad del tamaño. Se aplican fragmentos grasos de distintos tamaños según la zona a corregir.

– Sin infección o encapsulamiento. En la zona receptora no se infecta ni encapsula cuando ya se ha vascularizado.

– Contiene células madre pluripotenciales que, según en que zona se injerten, regeneran tejido.

– Sólo se realizan incisiones tan pequeñas que en la mayoría de los casos las cicatrices son prácticamente imperceptibles.

PRINCIPALES LIMITACIONES:

 Zonas radiadas o especialmente atróficas y con presencia de tejido cicatricial son más resistentes al injerto: en éstas puede ser preciso aumentar la concentración de células madre lo cual precisa de un procedimiento más largo y complejo.

– Necesidad de zonas de exceso graso disponible: No todos los pacientes disponen de una zona con suficiente grasa donante.

– Pérdida parcial del injerto:  la grasa implantada puede no sobrevivir en una proporción importante si no recibe suficiente aporte de riego sanguíneo  se puede perder entre un 30 y un 80 % del volumen inicial.

– Limitación del volumen a implantar dependiendo de la zona receptora. Puede requerir varios procedimientos ya que no es posible implantar un gran volumen de grasa en una zona pequeña.

– En la operación de injerto se puede originar un hinchazón o edema que si ocurre en zonas expuestas precisa de una convalecencia.

En definitiva: en cirugía plástica estamos ante una era de volumen y tratamientos celulares y el injerto graso es una opción cada vez más atractiva para una variedad de tratamientos que antes sólo eran posibles con implantes o retirando tejidos de otras zonas con consiguientes cicatrices.