Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es

Otro milagro en St Mary’s

21 de octubre de 2014 a las 17:35

27 de mayo del 2014. Mauricio Pochettino era anunciado como nuevo técnico del Tottenham. Se adivinaban tumultuosos meses para el Southampton, el que había sido equipo revelación de la pasada Premier League. Efectivamente, la salida del preparador argentino fue el punto de partida al interminable éxodo de futbolistas de los Saints rumbo a lugares más prósperos. Y así, uno tras otro, iban emigrando.

Tres de ellos, uno por línea, cogieron billete hacia Anfield. El central croata Dejan Lovren, el centrocampista y capitán Adam Lallana y el ariete Rickie Lambert. También escaparon dos de las últimas joyas de su prolífica cantera, los carrileros Luke Shaw y Calum Chambers; el primero firmó por el Manchester United y el segundo por el Arsenal, uniéndose así a otros dos jugadores formados en la fábrica de St Mary’s, Theo Walcott y Alex Oxlade-Chamberlain (antes pasaran por allí unos tipos llamados Matt Le Tissier, Alan Shearer o Gareth Bale).

Con todas esas ventas, la entidad amasó una fortuna de más de 100 millones de euros, pero al nuevo entrenador se le presentaba un papelón. Ronald Koeman comprobaba cómo todas esas vitales piezas para Pochettino iban desfilando por la puerta de salida. Debía recomponer la columna vertebral. Ganarse a una afición huérfana de sus ídolos. Era imprescindible acertar con los refuerzos.

Para empezar, el holandés acudió a un hábitat conocido, la Eredivisie. Atrajo al goleador italiano Graziano Pellé, a quien ya tuviera a sus órdenes en Rotterdam, y al coleccionista de asistencias serbio Dusan Tadic. Ambos, por menos de lo que pagó el Liverpool por Lovren. Para apuntalar su zaga recurrió a dos descartes como Ryan Bertrand (Chelsea) y Toby Alderweireld (Atlético de Madrid), además de blindar su juego aéreo con el gigante rumano Florin Gardos y el portero Fraser Forster. Y aún le quedó dinero para incorporar a otro delantero, Shane Long, y a la promesa senegalesa Sadio Mané.

Y la cosa funciona. Pellé lleva seis goles en ocho jornadas, a ritmo de pulverizar cualquier registro de Lambert. Tadic es su socio perfecto, heredando el rol de Lallana, y Bertrand ha necesitado apenas unas semanas para hacer olvidar a Shaw. Y mientras Lovren sufre en Anfield, Alderweireld se ha instalado como una sólida pareja para el mariscal José Fonte. Precisamente, este último y el mundialista galo Morgan Schneiderlin se han convertido en los nuevos líderes sobre el césped. Y todavía falta por regresar Jay Rodríguez, lesionado de gravedad cuando protagonizaba un último curso magistral.

Creo que pocos podrían haber imaginado lo que está ocurriendo en el Southampton a día de hoy después de los acontecimientos veraniegos. Los Saints siguen la estela de Chelsea y Manchester City, bien por encima de los nuevos equipos de sus ex jugadores. Son el conjunto menos goleado y el segundo más realizador, solo por detrás de los Blues. Y vienen de brindar una exhibición ante el Sunderland (8-0). Lo más importante, sin perder ni un ápice del atrevimiento y la frescura que tanto les hizo brillar y gustar el año pasado.

Nadie puede saber cuánto durará este momento tan dulce. Y lo cierto es que la Premier League solo acaba de empezar. Pero en función de las actuaciones y resultados de estas últimas semanas, parece que Pochettino no era el único capaz de obrar milagros en St Mary’s.

Fútbol inglés
Escrito por gabrienriquez Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Fernando Torres y el Milan: ¿el renacer?

18 de septiembre de 2014 a las 16:33

A finales del pasado mes de agosto, Fernando Torres ponía fin a más de tres agridulces años vistiendo la elástica del Chelsea. Dulces por los varios títulos cosechados, especialmente la ansiada Champions League, pero también agrios, y mucho, a nivel personal. Su rendimiento y sus números fueron cualquier cosa menos positivos y el aficionado de la parte azul de Londres celebraba su carta de despedida casi como una victoria más.

Con 30 años y tras un último curso nefasto, ¿quién podría acudir a su rescate? A cualquier seguidor habitual del panorama futbolístico europeo tenía que venirle un club a la cabeza sí o sí: el AC Milan. Un coloso continental en décadas recientes pero cada vez más transformado en cementerio de elefantes y en presunto resucitador de futbolistas con problemas. Precisamente, para el ariete español se presenta como una ocasión inmejorable para revivir su carrera.

Esto es así porque la entidad lombarda ha tenido su mercado más inteligente e interesante en mucho tiempo, desde su elección para el banquillo hasta los refuerzos veraniegos en todas las líneas. Lejos de las boyantes inversiones de otras etapas del propietario Berlusconi, aunque actuando con sentido común en cada decisión. Parecen aciertos, a priori, apostar por descartes como Diego López, Alex, Pablo Armero o Jérémy Ménez, ofrecer minutos al interesante Marco van Ginkel e incluso vender a Mario Balotelli, más encargado de los penaltis que de otra cosa.

Al mando de la nave, un hombre de la casa como el Pippo Inzaghi, conocedor del club desde su categoría Primavera y también del arte de perforar las redes de San Siro. El nuevo míster ya ha demostrado su valía aprobando las salidas de gente sobrante como Kaká o Robinho, insistiendo en la permanencia de Andrea Poli para el centro del campo y otorgando ficha del primer equipo al fenómeno juvenil Hachim Mastour, al que hará debutar a lo largo de la temporada con absoluta seguridad.

Como fiel reflejo de las habilidades de su preparador, el Milan 14/15 ha arrancado el curso consiguiendo ocho goles en dos partidos, finalizados con otras tantas victorias ante Lazio y Parma. Este fin de semana, la prueba definitiva para certificar si los rossoneri están de vuelta: la visita de la Juventus, incontestable dominadora del Calcio en los últimos tiempos y curiosamente entrenada ahora por el ex milanista Allegri. Y como aliciente, el probable estreno de Torres con su nueva maglia.

Respaldado por un club renovado, en un fútbol menos exigente que el inglés y sin torneos europeos con los que despistarse, el delantero español tiene dos años por delante (la duración de su contrato de cesión) para demostrar a sus cada vez más numerosos críticos que aquellas fenomenales cifras del Liverpool no eran fruto de la casualidad o de la magia de Rafa Benítez. Y estrenar su currículum ante la Vecchia Signora sería el mejor comienzo posible.

Fútbol italiano
Escrito por gabrienriquez Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Pep Guardiola y la asignatura de alemán

17 de enero de 2013 a las 15:57

Las especulaciones sobre el futuro de Pep Guardiola se habían convertido en semejante baile de destinos que uno tenía que dudar sí o sí de las primeras informaciones que lo acomodaban en Múnich a partir del próximo verano. Sin embargo, esta vez era cierto. Curiosamente, fueron periodistas italianos los que destaparon el desembarco de un entrenador catalán en Alemania, con mérito especial para Gianluca Di Marzio, uno de los más conocidos rostros del canal Sky en Italia. Una vez evaporada la sorpresa inicial, reflexiones.

En líneas generales, la elección de Guardiola se ha definido como un gran acierto, tanto en los medios de comunicación como en la calle. Esta opinión se sostiene en muy diversos factores, desde la categoría de la institución bávara, de su potencial económico, del nivel de su plantilla y de la imagen que el club, el otro FCB, tiene alrededor del planeta. Por supuesto, también juega su papel la emergencia de la Bundesliga, una competición saneada, con dirigentes responsables, unas gradas a rebosar de público (la comparación de precios con otras ligas es humillante) y un futuro todavía más brillante que su presente.

De otras voces se desprendía una cierta decepción. Consideraba esta minoría que el ex técnico del Barcelona se había decidido por una carta menos atrevida que la feroz Premier League, la de un Bayern que solo encuentra rival en el joven Borussia Dortmund. Se añadía que el torneo alemán caminaba hacia un dualismo similar al español, y donde Pep se encontraría protegido por la historia y estabilidad del club más poderoso del país. Es indiscutible que el Hamburgo o el Werder Bremen hubieran significado retos aún mayores, pero Guardiola tampoco verá una alfombra roja allá por donde pase.

En primer lugar, los niveles de exigencia del Bayern se hallan entre los más altos del continente. Es ganar o morir. Y para ejemplo, Louis van Gaal, conquistador de un doblete en su primera temporada y despedido de forma cruel menos de un año después. Cierto es que las relaciones del holandés con los dirigentes bávaros se habían deteriorado demasiado, en especial con el temible Uli Hoeness, actual presidente y cabeza visible de una directiva a la que no le tiembla el pulso lo más mínimo. Mención aparte, desde luego, merece el trabajo con su plantilla de futbolistas.

Tras su llegada al banquillo del Camp Nou, Guardiola ordenó buscar una salida para algunos de sus grandes egos, como Ronaldinho, Deco o Samuel Eto’o. Años después, las tuvo tiesas con otro genio de difícil temperamento como Zlatan Ibrahimovic. En Múnich tendrá a su disposición otro vestuario repleto de cracks, aunque no tan manso como el último que lideraba en España. Franck Ribèry o Arjen Robben son dos fabulosos extremos, aunque también difíciles de llevar: el holandés puede echarse a perder un tiempo con sus lesiones o sus caprichos y el francés por el exceso de revoluciones en su cabeza. En todo caso, el catalán dispondrá de una buena base de canteranos, como Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger, Toni Kroos, David Alaba o Thomas Müller y un nutrido grupo de jóvenes muy talentosos, como Javi Martínez, Xherdan Shaqiri, Emre Can o Mitchell Weiser. Y los que llegarán.

El éxito o fracaso de Pep Guardiola en el Bayern de Múnich es una incógnita, y también uno de los máximos atractivos para la próxima temporada en Europa. El fútbol alemán camina hacia la excelencia y sus protagonistas son jugadores disciplinados, trabajadores, como siempre lo han sido, aunque cada vez más técnicos y volcados en el toque y la combinación, como se aprecia en la selección nacional. Y en medio de ese panorama, el artífice del sextete encaja mejor incluso que uno de sus famosos trajes ajustados.

Fútbol alemán
Escrito por gabrienriquez 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El gran interés de la NextGen Series

4 de octubre de 2012 a las 15:22

Cada año, la UEFA dispone alguna que otra competición juvenil de selecciones nacionales, en la que las mayores promesas del fútbol europeo pueden medirse unas con otras. Sin embargo, y pese al enorme peso de la Champions League en el panorama actual, nunca han optado por algún torneo similar a nivel de clubes. El productor televisivo Justin Andrews y el director deportivo del Brentford, Mark Warburton, sí advirtieron el potencial de ese posible formato y crearon la NextGen Series.

Este campeonato sub-19 celebra en estos momentos su segunda edición, ampliada en número de equipos respecto a su antecesora debida al éxito obtenido. El pasado año fueron 16, y en esta ocasión los clubes inscritos ya son 24, entre ellos algunas de las canteras más importantes del planeta. No vamos a descubrir a estas alturas los méritos de las academias de Barcelona, Ajax, Sporting de Lisboa, Athletic de Bilbao, Arsenal o Inter de Milán, vigente campeón. Y junto a todos ellos, los jóvenes más brillantes de otras entidades de renombre como Juventus, Chelsea, Borussia Dortmund, Liverpool, Manchester City, PSG o PSV Eindhoven.

Se trata de una brillante experiencia para esos chicos tanto a nivel profesional como personal, y cuyos resultados inmediatos saltan a la vista. Ahí está el caso de Andrea Stramaccioni, técnico que conquistó la primera NextGen Series con el Inter y hoy es el entrenador del primer equipo. Idéntica trayectoria, aunque sin proclamarse campeón, ha seguido Sá Pinto, técnico del Sporting portugués. Y en cuanto a los jugadores, el ejemplo más llamativo es el Liverpool. Raheem Sterling y el español Suso eran piezas indiscutibles de los Reds en esta competición juvenil, y ahora son habituales en las pizarras de Brendan Rodgers. Una de las estrellas del campeón fue Samuele Longo, cedido este año al Espanyol. Y al impresionante danés Viktor Fischer lo veremos muy pronto por el Amsterdam Arena.

Toda la información sobre el torneo se encuentra en su página web oficial (www.nextgenseries.com) y los diferentes encuentros son televisados por EuroSport. Para hacerse una idea de la creciente importancia de esta competición, en su más reciente jornada se disputó un Wolfsburgo-Barcelona, al que acudieron nada menos que 11.500 personas.

Fútbol europeo
Escrito por gabrienriquez 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El escaparate de la Eurocopa

7 de junio de 2012 a las 7:23

Mesut Özil aterrizó en Sudáfrica en el verano del 2010 sin hacer demasiado ruido. Pero su salida fue bien diferente, envuelta en elogios. El por aquel entonces jugador del Werder Bremen era uno de los nombres propios del Mundial, tras haber aprovechado la cita como el perfecto mostrador para exhibir su calidad al gran público. Semanas después, el joven alemán ficharía por el Real Madrid.

Este es solo un ejemplo más entre la larga lista de futbolistas que multiplicaron su reputación gracias a su rendimiento en algún importante evento de naciones. Veamos qué jóvenes podrían hacer lo mismo que Özil en tierras africanas.

Polonia. Mucho se espera ya del todavía principiante Lewandowski, autor de una temporada soberbia en el Borussia Dortmund. Y también hay que hacerlo del meta del Arsenal Wojciech Szczesny, que a sus 22 años tiene una gran oportunidad para consolidarse como uno de los porteros del futuro en Europa. En un grupo tan equilibrado como el A, los pequeños detalles jugarán un papel importante, y en ese sentido los excelentes reflejos de Szczesny pueden ser fundamentales para los anfitriones.

Grecia. Si dispone de minutos, Ioannis Fetfatzidis cuenta con las cualidades necesarias para hacer trizas cualquier defensa. Pequeño y muy habilidoso, el centrocampista del Olympiakos representa como nadie la interesante nueva generación helena, también formada por Papadopoulos, Ninis o Fortounis.

Rusia. Pieza esencial del CSKA de Moscú desde hace varios años, Alan Dzagoev es una gran esperanza para sus aficionados. Con los Arshavin, Pavlyuchenko o Shirokov en la treintena, los rusos necesitan que el elegante mediapunta adquiera galones y se convierta en un líder de presente y futuro. El talento le sobra para ello.

República Checa. Los centroeuropeos dependerán en gran medida del rendimiento de sus experimentadas figuras, como Cech o Rosicky, pero también ansían que otros rookies como Vaclav Pilar den un paso al frente. Este diminuto extremo del Viktoria Plzen, ya contratado por el Wolfsburgo para el próximo curso, sacó buena nota en los duelos frente al Barcelona en la Champions.

Holanda. Las previsiones apuntan a una nueva entrega de ese doble pivote guerrero formado por Van Bommel y De Jong. Pero Van Marwijk tiene una tercera vía muy apetecible en Kevin Strootman, buen distribuidor de balón y llegador que ya ha sonado para varios grandes de Europa. Van der Wiel, un fijo a sus 24 años en el carril diestro, es una apuesta seguro para el mercato posterior a la Eurocopa.

Dinamarca. Lo tendrá complicado frente a semejantes enemigos en el grupo B, pero Christian Eriksen es el más indicado para que su país pueda romper los pronósticos. Ha acumulado nada menos que 19 asistencias en el Ajax campeón de la Eredivisie, lo que demuestra su suprema visión y capacidad de pase.

Alemania. Numerosas opciones en una de las grandes favoritas. A nadie le sorprendería un excelso torneo del soberbio central Hummels, el medio Kroos o los atacantes Reus y Schürrle. Todos de un nivel altísimo, como el extraordinario Mario Götze, un virtuoso del balón que hará las delicias de los aficionados durante la próxima década.

Portugal. Aquí, poco donde elegir, puesto que la plantilla está formada en su inmensa mayoría por veteranos y grandes conocidos. Quizás mencionar las posibilidades del buen portero Rui Patrício, ya que Nélson Oliveira, de solo 20 años, debería ser un recambio para Cristiano y compañía.

España. Novedad respecto al equipo campeón del mundo, Jordi Alba lo tiene todo a su favor porque la competencia en su posición es inexistente. Con el posible traspaso al Barcelona en el horizonte, dispone de la ocasión ideal para demostrar que el club catalán acertaría con su fichaje.

Italia. Pocos se han tomado tan al pie de la letra eso de rendir al más alto nivel en año de Eurocopa como Sebastian Giovinco. Tras deleitar en el Parma, su consagración con la elástica azzurra podría ser un factor determinante para su hipotético retorno a la Juventus, club en el que se formó. Una velocidad endiablada y un fantástico golpeo a balón parado están entre sus credenciales.

Irlanda. La llegada de Martin O’Neill al Sunderland transformó la temporada para James McLean, un fijo en los esquemas del norirlandés desde enero. Su versatilidad y su gran estado de forma le convierten en una carta atractiva para Giovanni Trapattoni.

Croacia. Quizás no esté brillando por Sevilla como se esperaba, pero en el país balcánico todavía se confía en Ivan Rakitic. Su presencia en el centro del campo junto al estelar Modric se antoja crucial para los de Slaven Bilic. Ojo también a Jelavic, que remató el año con el Everton a ritmo de dobletes.

Ucrania. Este torneo representará muy posiblemente el adiós internacional para el legendario Shevchenko, y también debería suponer la introducción al mundo de la nueva y talentosa hornada: Konoplyanka, Yarmolenko o el central Yaroslav Rakitskiy, líder indiscutible en la zaga del Shakhtar, son sus principales pilares.

Suecia. En las últimas semanas viene actuando escorado a la izquierda, aunque Rasmus Elm rinde mucho mejor como compañero en la medular de Kallstrom, director del juego sueco. Y así lo ha demostrado en el AZ. Toivonen, que ansía salir del PSV, es otro de los escandinavos a seguir.

Francia. Una vez finalizada la Eurocopa, Yann M’Vila será uno de los nombres propios del mercado veraniego con total seguridad. Y, salvo sorpresa, los rivales de los galos conocerán el por qué. Una fuerza de la naturaleza con visión y buen desplazamiento, excelente tanto en tareas ofensivas como defensivas. Además, será titular. Candidato serio a jugador revelación.

Inglaterra. El tiempo que tendrá en Ucrania solo lo sabe Roy Hodgson, pero Alex Oxlade-Chamberlain ha hecho méritos más que suficientes en el Arsenal para disponer de opciones. Uno de los jugadores más jóvenes en la competición y uno de los pocos que pueden ofrecer algo diferente en ataque para los ingleses.

Eurocopa
Escrito por gabrienriquez 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Chelsea: el destino de una ‘generación única’

21 de mayo de 2012 a las 17:29

Cuando Manuel Neuer se interpuso entre Juan Mata y la portería, el corazón del aficionado del Chelsea se encogió. Podía estar pasando, otra vez. Como en aquel lluvioso estadio moscovita en 2008. Pero la historia, en esta ocasión, tenía reservado un papel estelar para Petr Cech y Didier Drogba, dos de los pilares de una generación única de futbolistas, bautizados así por Pep Guardiola recientemente. El checo atajó y el marfileño anotó el lanzamiento decisivo. Roman Abramovich ya tenía su añorado Santo Grial. Su primera Champions League. El 19 del 5. Para un club nacido en 1905. El destino.

A diferencia de otras temporadas, nadie contaba con ellos. Y había ciertos motivos. El cambio proyectado por el anterior técnico, André Villas-Boas, originó un enfrentamiento con los pesos pesados de la plantilla y el Chelsea deambulaba por Inglaterra y Europa. La clara derrota en Nápoles olía a abismo continental. La infringida por el West Bromwich Albion en la Premier suponía la sentencia para el joven preparador portugués. Roberto Di Matteo, segundo entrenador y ex jugador de los Blues, era el elegido para el rescate. Su principal apuesta, recuperar la moral y el rendimiento de aquellos hombres que habían dado todo por la entidad en la última década.

Armados con su espíritu gladiador, herencia de los tiempos de José Mourinho, John Terry y sus tropas quemaron la etapa napolitana. Anotaron él mismo, su fiel escudero Frank Lampard, el eterno Drogba y el serbio Branislav Ivanovic, un espartano más. Superado el Benfica, llegaba el mayor reto, el Barcelona. Pero el Chelsea es muy consciente de sus limitaciones y también de sus virtudes. Los catalanes quieren el balón en sus pies. Los londinenses, no; ellos solo ansían verlo en la red rival por su incapacidad para dominar el juego. Todos contentos. La posesión es azulgrana, como se esperaba. Los Blues tiran de una muralla, de los lanzamientos largos de Lampard, de la velocidad del brasileño Ramires y de la imponente presencia de Drogba. Fernando Torres pone la puntilla. El Bayern espera.

Como si de una película épica se tratara, el ejército azul acampa en el Allianz Arena de Múnich. La batalla final, en el ecosistema del enemigo. Necesitan otra gesta, como en la ronda anterior. Sus armas, las mismas. No son un grupo virtuoso (Juan Mata al margen), pero lucen unos genes competitivos a prueba de bombas alemanas. Thomas Müller se las arregla para penetrar en su fortaleza, y el acorazado africano emerge de nuevo. En todas las grandes citas lo hace. Más tarde, en el intercambio de golpes definitivo, dispara para certificar la mayor conquista en los 107 años del club. Posiblemente, en su último misil con la elástica del Chelsea y en el fútbol europeo. Tenía que ser él.

La Champions League 11/12 es la culminación a la trayectoria continental de estos hombres en las últimas siete u ocho temporadas. Un grupo que, en épocas con mejores condiciones, ofreció noches europeas apasionantes e inolvidables, especialmente frente al Liverpool y al Barcelona. Una columna vertebral formada por Cech, Terry, Lampard y Drogba, acompañados por otros guerreros infalibles como Ashley Cole y Michael Essien, o ex jugadores como Ricardo Carvalho, Claude Makelele o Michael Ballack. Tantos años de trabajo después, estos futbolistas han aplicado, a su manera, una parte del himno (modificado) del Chelsea: ‘El fútbol es un juego. Y actuando todos unidos, ganaremos’.

 

Champions League, Fútbol inglés
Escrito por gabrienriquez 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Los héroes de la Vecchia Signora

8 de mayo de 2012 a las 16:11

La signora vuelve a presumir de figura. Muy atrás quedan ya esos años de vergüenza y sufrimiento, orquestados por dirigentes de dudosa moral y oscuros métodos. La Juventus de Turín ha recuperado sus genes victoriosos gracias a un efecto dominó iniciado por su presidente, el joven Andrea Agnelli. Él colocó a Giuseppe Marotta al mando de la parcela deportiva, y este a su vez eligió al ex jugador bianconero Antonio Conte para liderar este segundo proyecto (antes había fracasado Luigi Delneri).

El terceto operó a la altura de su histórica entidad. Agnelli aportó los millones necesarios, Marotta los invirtió con maestría y Conte sacó el máximo provecho a una sólida plantilla. El técnico, que una temporada antes había ascendido al Siena a la Serie A, empapó a sus hombres de esa competitividad que le caracterizaba como futbolista. Ahí está el resultado, con el equipo a punto de firmar una temporada impoluta, sin una sola derrota liguera. Sus piezas básicas en el terreno de juego han sido las siguientes:

Gianluigi Buffon. A sus 34 años, vive una segunda juventud. Superada totalmente la lesión ocurrida en el Mundial de Sudáfrica, sus asombrosas capacidades bajo palos han regresado. Uno de los mejores porteros del año en Europa, sino el mejor, como atestiguan los 19 goles encajados por la Juventus en la Serie A y algunas intervenciones sobrehumanas.

Andrea Barzagli. De vuelta al Calcio tras varias temporadas en el Wolfsburgo, se ha erigido como el auténtico líder de la zaga bianconera, bien respaldado por Giorgio Chiellini o el prometedor Leonardo Bonucci. Pero Barzagli ha sido el más consistente entre ellos, hasta el punto de recuperar con todo merecimiento una plaza en la defensa de Italia.

Arturo Vidal. Uno de los negocios más redondos del pasado verano. El chileno igualó en la Juventus el excelso rendimiento que tuvo en el Bayer Leverkusen, actuando en multitud de posiciones, allá donde le necesitaba el equipo, ofreciendo un despliegue físico y un sacrificio espectaculares y contribuyendo con un buen número de goles a la causa (ocho).

Andrea Pirlo. La jugada maestra de Marotta y Conte y la decisión más cuestionable del Milan en años. Alguien del club lombardo debería explicar cómo se dejó escapar a un fenómeno como este, porque su magia y su clase están intactas. Eje principal de todo el fútbol juventino, levantó al público de sus asientos y sus sofás con movimientos y pases que solo hacen los elegidos.

Claudio Marchisio. El jugador que todo entrenador desea tener en su equipo. Ha aportado en defensa, con un trabajo encomiable, y en ataque, con otra buena suma de dianas. Es un producto de la cantera de la Juventus y la pasión por sus colores se palpa en cada acción, cada entrada, cada disparo desde larga distancia. Posible futuro capitán bianconero.

*Mención especial para: Alessandro Del Piero. Ha dispuesto de menos minutos que los anteriores, pero en momentos puntuales se comportó como ese gran caballero que la Vecchia Signora quiere llevar siempre a su lado. Tuvo tiempo para regalar al mundo sus magistrales lanzamientos de falta, alguno de vital importancia para el título, como el que anotó frente al Lazio cuando el Milan acechaba. Leyenda absoluta del club, del fútbol italiano y mundial, los seguidores continúan reclamando su renovación.

http://www.youtube.com/watch?v=zsUteeqPqsA

Fútbol italiano
Escrito por gabrienriquez Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Mario Balotelli, siempre él

11 de abril de 2012 a las 15:10

La Premier ha quedado casi sentenciada. El Manchester City ha dilapidado su ventaja en los últimos meses y los vecinos del United tienen a tiro establecer un nuevo récord de conquistas domésticas. El tiempo se acaba para Roberto Mancini y sus hombres. En particular, para uno. Mario Balotelli, ese díscolo genio que se autoproclama como uno de los mejores futbolistas del planeta, fue el más señalado en la derrota frente al Arsenal en el Emirates. Su salvaje planchazo a Alexandre Song sirvió como preludio a otras desafortunadas acciones que remataron, como era de esperar, en su expulsión final.

Más de uno se preguntará, ¿pero qué le pasa a Balotelli por la cabeza para desperdiciar así su indudable talento? Mancini acertó esta vez al cuestionarse sobre si su compatriota será capaz de tener una carrera normal. Muchos ya lo ponen en duda. Incluso él mismo parece darse cuenta, como demostró con su celebración en aquel histórico 1-6 de Old Trafford. Aquel día, el italiano de origen ghanés lució una camiseta que decía ¿Por qué siempre yo? Si uno repasa las constantes idas de olla en su corta trayectoria encontrará la respuesta a esta cuestión.

Todavía como jugador del Inter, Balotelli se vistió con la elástica del eterno rival, el Milan, para un programa de televisión de una cadena propiedad de Silvio Berlusconi. Esa acción colmó la paciencia de Massimo Moratti, que poco después le vendió al Manchester City por una millonada. El show no había hecho más que empezar.

http://www.youtube.com/watch?v=kkykcHMg2kQ

Al poco tiempo de llegar a su nuevo equipo dio rienda suelta a sus excesos al volante, destrozando su nuevo vehículo en un accidente. No sería la última de sus travesuras en la carretera. Las grúas de Manchester han tenido que retirar sus coches casi treinta veces, mientras él colecciona multas de tráfico. La prensa británica, tan aficionada a los rumores, incluso especuló que se había estrellado contra una cárcel de mujeres para echar un vistazo. Lo cierto es que su pasión por la velocidad es enorme, así que ordenó construir un pequeño circuito en su jardín. Al menos ahí no pone en peligro a nadie.

La temporada avanzaba y SuperMario hacía amigos en el vestuario, al pelearse en los entrenamientos con Jerome Boateng, Carlos Tévez o Micah Richards. Y también le daba tiempo a disfrutar de la noche. En un club originó una pelea al saltarse las normas que prohibían tocar a las bailarinas. En un casino llegó a ganar un dineral, regalando después 1.000 libras a un vagabundo. Tras una de sus muchas juergas, durmió con una modelo mientras su entonces pareja se encontraba un piso más abajo. Una de las muchas a las que dejó plantadas.

¿Y en el campo? Mario sabe marcar goles, guiñar ojos a rivales y cruzarse de brazos ante la hinchada enemiga, pero nadie le explicó cómo colocarse un peto correctamente. Hasta que llegó a Kiev. Poco después de aquella lección, se aburría tanto durante una sesión con Mancini que prefirió disparar con dardos a los juveniles del City. El club le impuso una sanción, al tiempo que le daba una oportunidad para la siguiente temporada…

Sin embargo, a Balotelli le va la marcha. El pasado verano protagonizó una escena bochornosa en un amistoso en Los Angeles, haciendo una ruleta cuando estaba solo ante el portero. Falló y se llevó el abucheo del personal. Mancini le sustituyó de inmediato, lo que ocasionó una fuerte discusión entre ambos. La cosa ya empezaba mal, y visto lo visto a lo largo del año, tiene pinta de acabar bastante peor.

¿Y con la selección italiana? ¿Podemos esperarle para la Eurocopa? Cesare Prandelli, su entrenador, apostaría en su contra. Entre sus méritos para acudir a la cita están el haber saltado al campo con una camiseta antigua, que luego se cambió, o acomodarse en el banquillo con su iPad mientras sus compañeros se medían a las Islas Feroe. A sus 21 años, solo Balotelli tiene la llave para dejar atrás estos episodios a medio camino entre la broma y el escándalo y centrarse en su trabajo. Porque, aunque ya cueste creerlo, es un talento fantástico.

 

Fútbol inglés
Escrito por gabrienriquez 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Las opciones de Eden Hazard

21 de marzo de 2012 a las 19:11

A finales del pasado mes de enero, horas antes del cierre del mercado invernal, el joven belga Eden Hazard se atrevía a anunciar públicamente su próximo destino: Inglaterra. Desde su estreno en 2007, el habilidoso jugador del Lille ha sido un habitual en la rumorología futbolística, apareciendo en las agendas de los más importantes clubes del continente. Pero ahora el propio interesado ha cerrado el círculo, al enviar un mensaje directo a los seis equipos que salieron de su boca. ¿Cuál de ellos conseguirá firmar en verano a una de las mayores promesas de todo el planeta?

Manchester United. La actual primera posición en la Premier League maquilla una floja temporada para los hombres de Sir Alex Ferguson, muy decepcionantes en los torneos europeos y coperos. Son muchas las voces en Old Trafford que solicitan una cierta renovación en la plantilla, y Hazard encaja a la perfección en el perfil de futbolista que agrada, y mucho, al escocés. Precisamente, el veterano entrenador acudió recientemente a espiarle en directo. Los Red Devils ya disponen de excelentes efectivos en su posición, como Nani, Ashley Young o Antonio Valencia, pero el potencial del belga es incluso superior.

Manchester City. El candidato número uno en caso de que el traspaso se mida por cuestiones económicas. En el Etihad Stadium disponen de un arma casi infalible, ante la que solo los Alexis Sánchez de este mundo son invulnerables: un salario astronómico que nadie puede (o quiere) igualar. Al igual que Ferguson, Roberto Mancini ojeó al belga en el duelo Lille-Valenciennes. En contra de los Citizens juega la feroz competencia ya existente en su ataque. En una entrevista con la televisión gala, el belga aseguró que quería firmar por un club donde dispusiese de minutos; mientras, Samir Nasri, Mario Balotelli o Edin Dzeko son algunos nombres que han saboreado las mieles del banquillo.

Tottenham. Una posibilidad que ganó mucha fuerza a raíz de un artículo de France Football, en el que se señalaba a los Spurs como el destino preferido de Hazard. Las piezas encajan. Los londinenses han despegado esta temporada gracias a un vertiginoso fútbol ofensivo, y Harry Redknapp reconoció hace poco que el jugador del Lille estaba entre sus objetivos. Además, en White Hart Lane habría más espacio que en cualquier acera de Manchester. Pero también aquí aparecen obstáculos. Por un lado, el factor económico, que se podría solventar con la venta de alguna figura, como Luka Modric o Gareth Bale. Por otro, la incertidumbre sobre el futuro del técnico.

Arsenal. Si se escribiera una lista de los futbolistas más vinculados con Arsène Wenger en los últimos tiempos, Hazard estaría sin duda en las primeras posiciones. Se trata de un viejo deseo del alsaciano, que ya se acercó a él en diversas ocasiones. Para regocijo de los Gunners, la atracción es mutua, como ya detalló el propio jugador más de una vez. Sin embargo, hay una tercera parte en la ecuación, el Lille, que podría no estar por la labor. Y es que, salvo sorpresa mayúscula, el Arsenal parte en clara desventaja respecto a la cifra del traspaso. Sus fichajes suelen costar por debajo de los 20 millones de euros, y el belga saldrá por una suma bastante superior.

Chelsea. Parecía el favorito durante el mes de enero, cuando ya se habló de conversaciones con su agente. Hoy, la realidad es otra. Roman Abramovich ha vuelto a despachar a su entrenador, y las idas y venidas en el banquillo de Stamford Bridge dificultan una planificación en condiciones. Además, el billete de Champions está más caro que nunca, y ahí el ruso no puede intervenir con su chequera. Si los Blues acaban entre las cuatro primeras posiciones, la cosa cambia. Los pronósticos anticipan un verano cargado de novedades, en un equipo necesitado de sangre joven para una nueva era. Y ahí Hazard tendría una plaza asegurada, como le ha ocurrido a Juan Mata.

Liverpool. La pista más improbable. Los Reds están lejos de los puestos de Champions, algo que parece un requisito imprescindible para atraer a talentos como el crack belga. En el lado opuesto de la balanza, Kenny Dalglish cuenta con dos factores a favor. Al igual que ocurre en el Manchester City o en el Chelsea, el dinero no sería un problema, como ya se demostró a lo largo del 2011 con las llegadas millonarias de Luis Suárez, Andy Carroll o Stewart Downing. Además, ahí está la carta Joe Cole, cedido en el Lille. En su día se comentó que los de Anfield se habían reservado un derecho de tanteo gracias a este préstamo.

¿De qué colores creéis vosotros que acabará vestido Eden Hazard?

 

Fútbol francés, Fútbol inglés
Escrito por gabrienriquez Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El final de una etapa en el Inter

28 de febrero de 2012 a las 17:57

Giuseppe Meazza de Milán, viernes 17 de febrero. El duelo entre el Inter y el Bolonia está a punto de terminar. De repente, las gradas corean un nombre. No es Wesley Sneijder, el ídolo local. Ni tampoco Diego Milito, el goleador que decidió la final de la Champions League 09/10. También es olvidado Claudio Ranieri, el cada vez más cuestionado entrenador de los nerazzurri. No en vano, el marcador señalaba un lapidario 0-3. En aquel momento, los aficionados se acordaban de José Mourinho.

Nadie sabe todavía los nombres que trabajarán para el Inter del mañana, pero a día de hoy su futuro está más teñido de negro que de azul. La breve y fructífera etapa con el portugués parece mucho más lejana que aquel triste período de principios de siglo, que muchos recordarán por la eliminatoria de Copa de la UEFA ante el Alavés y por las lamentables escenas protagonizadas por los italianos en el partido de vuelta, destrozando y quemando su propio estadio.

Afortunadamente, esta vez los aficionados han mantenido el orden. El juego del equipo, sin embargo, se asemeja cada vez más al de entonces. Ha tocado fondo. El Inter suma una derrota tras otra, ya sea en la Serie A o en la Champions League, y aumenta el riesgo de perder el tren europeo de la próxima temporada. Las piernas de los futbolistas ya no responden y la ausencia de motivación es total. Numerosos cambios se antojan inevitables.

¿Y por qué ha llegado el Inter a esta situación?

José Mourinho disponía de un bloque de mucho nivel, cierto, aunque también veterano. La responsabilidad defensiva recaía en los Lúcio, Maicon, Walter Samuel o el incombustible capitán Javier Zanetti. Otros experimentados como Esteban Cambiasso, Thiago Motta o Dejan Stankovic trabajaban para que Sneijder crease, y Milito o Samuel Eto’o finalizasen. El portugués y sus muchachos daban la alegría de su vida a Massimo Moratti.

Pero el ex entrenador de Oporto o Chelsea se sació rápido. Su sustituto, Rafa Benítez, llegaba consciente del potencial del equipo, aunque advertía sobre la necesidad de ciertos retoques. Nadie en el Inter tuvo en cuenta su consejo. A los pocos meses, y con su posición en entredicho, el español sorprendió a medio mundo con una incendiaria rueda de prensa dirigida a sus jefes, nada más ganar el Mundial de Clubes. En ella, apuntaba tres opciones: reforzar la plantilla, mantener el mismo grupo y apuntar hacia él en caso de fracaso o hablar con su agente y alcanzar una solución.

Moratti, rabioso ante la rajada, optó por un combinado entre la tercera y la primera vía. Echó a Benítez y, ya con el sustituto Leonardo instalado, compró a varios jugadores, destacando entre ellos el ariete Giampaolo Pazzini. La entrada en la Champions salvó la temporada, pero las idas y venidas estaban lejos de terminar. La escapada del brasileño rumbo a París fue el preludio de otra más lamentada, la de Eto’o hacia el fútbol ruso. Por si fuera poco, los aficionados conocían por la prensa que también se escuchaban ofertas por Sneijder. Desde el club, se señalaba a las nuevas normas establecidas por la UEFA…

Lo peor aún estaba por venir. Los futbolistas, viejos y nuevos, no rinden. Ni con Gasperini ni con Ranieri. Maicon, Sneijder o Diego Forlán han perdido su magia. Otros fichajes, como Mauro Zárate o Andrea Poli, apenas cuentan y el club ya piensa cómo deshacerse de ellos. Fredy Guarín ha llegado lesionado en enero. Motta acepta la llamada de Leonardo y proclama lo que muchos piensan: ‘Mi ciclo allí terminó. Quiero estar en un equipo en crecimiento. El Inter necesita un cambio y gente adecuada para hacerlo’. Lo primero es obvio. Para lo segundo, Moratti demostró su habilidad en otras ocasiones. Es hora de recuperarla.

Fútbol italiano
Escrito por gabrienriquez Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net